Francia: la Ocupación y la Resistencia

La editorial Perrin acaba de reeditar el libro que Éric Alary dedicó a L’Histoire des paysans français, aunque esa no es la única novedad del autor, que llega a las librerías con otro volumen: Nouvelle histoire de l’Occupation. Esta es la presentación:

“El 14 de junio de 1940, las tropas alemanas entran en París. Este es el comienzo de cuatro largos años de ocupación de Francia. ¿Cómo lo imaginaron los alemanes? ¿Cómo lo prepararon? ¿Qué ideas tenían de sus vecinos del otro lado del Rin? ¿Cómo se comportaron con ellos, en París o en las provincias? ¿Mostraron empatía por las personas que estaban sufriendo vejaciones y penurias? ¿O más bien  la morgue esperaba a los vencidos que despojaban? ¿Cómo convivieron ? ¿Eran libres de actuar como quisieran? ¿Qué imágenes guardaron tras la guerra de este período en particular?

Estas son, entre muchas otras, algunas de las preguntas que Éric Alary responde en este libro pionero. Con una pluma ágil, empleando fuentes esencialmente alemanas en gran parte inéditas, nos ofrece una historia renovada, alejada de los clichés habituales y de las simplificaciones a posteriori, y de carne y hueso, gracias a los muchos destinos individuales de los que se hace eco a través de testimonios esclarecedores. Esta gran síntesis, en la que vemos al francés y al alemán, es oportuna para llenar un vacío en este episodio trágico”.

En cuanto al volumen, se puede ojear el primer capítulo, que viene precedido de una introducción que se inicia así:

“En 1949, los últimos prisioneros de guerra alemanes abandonaron el territorio francés, el mismo año en que se abolieron las tarjetas de racionamiento para el pan. Extraña colusión de hechos. Los franceses están marcados por los dolorosos años de la ocupación alemana y los exocupantes son derrotados, aplastados, con sus países destruidos y ocupados por las potencias aliadas (URSS, Estados Unidos, Inglaterra y Francia). La liberación del territorio en 1945 abre camino a años difíciles para los franceses, con el regreso a la legalidad republicana, a las restricciones alimentarias aún numerosas y dolorosas, a la reconstrucción del país, a la reorganización en el contexto del ajuste de cuentas políticas e ideológicas en plena guerra fría. También es el momento de castigar a los que ocuparon Francia desde 1940 hasta 1945, con la ayuda de los italianos en la parte sureste del país. La historia contemporánea de los alemanes en Francia había comenzado con la Guerra de 1870 y luego continuó con la Gran Guerra. Los dos pueblos siempre parecieron sentir una atracción mutua, a veces una especie de fascinación sospechosa, pero con el odio prevaleciendo, dando como resultado un largo cortejo de sufrimiento.

Ciertamente, la ocupación alemana de Francia ha dejado huellas indelebles desde 1945, constantemente despertada por los desafíos de la memoria, los juicios tardíos (Papon, Touvier, Barbie) y las instrumentalizaciones políticas de esta historia. Hoy, la memoria está aplacada. Sin embargo, las huellas de la ocupación son numerosas en el país: los búnkers en la costa, los cementerios alemanes, las calles que llevan el nombre de resistentes martirizados por los torturadores nazis. Tras la guerra, Francia y Alemania han cubierto muchas etapas para reconciliarse y crear la CEE (Comunidad Económica Europea), y luego la Unión Europea. El general de Gaulle y el canciller Konrad Adenauer no escatimaron esfuerzos para hacerlo. Cientos de comités de hermanamiento franco-alemanes han surgido desde principios de la década de 1960 en ciudades y pueblos a ambos lados del Rin. Sin embargo, nada hacía presagiar esta larga marcha hacia la amistad entre ambos países. El sufrimiento infligido por los ocupantes alemanes en Francia fue terrible. Los historiadores lo conocen bien, con estudios de cada uno de los aspectos de esta presencia, vista principalmente del lado francés. Pero una historia que pretenda ser lo más equilibrada posible debe mirar hacia el otro lado. Los ocupantes también fueron padres de familia, con hermanos, con hijos, con hijas. Intercambiaron sus impresiones en miles de cartas y escritos sobre su situación en Francia. Algunos establecieron relaciones amistosas con la población francesa, mientras que otros cometieron lo irreparable, crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad”.

El libro, por otro lado, podría muy bien complementarse con otro de reciente aparición: La Lutte clandestine en France. Une histoire de la Résistance (Seuil), obra de  Sébastien Albertelli, Julien Blanc y Laurent Douzou. Así se nos presenta:

“Tres historiadores, especialistas en la resistencia, han decidido combinar su experiencia, cruzar sus miradas, someterse a una crítica recíproca y exigente. Basándose en una abundante literatura, los autores se han centrado en desarrollar un relato que a veces rebate, como en el caso de la memoria de la Resistencia, las tesis comúnmente aceptadas.
Cada uno de los diecisiete capítulos del libro se abre con un documento visual (una foto de un documento de identidad, una reproducción de una hoja clandestina, una instantánea de una escena pública o privada) que ilustra una faceta de esta historia, saturada de representaciones, pero pobre en ilustraciones Estos variados documentos sirven, pues, como puertas de entrada a un mundo que es intrínsecamente difícil de capturar, el de la lucha clandestina.

Si bien se sigue el marco cronológico del período, desde las primeras manifestaciones de rechazo en 1940 hasta la liberación del territorio en entre el verano y el otoño de 1944, se ha favorecido un enfoque antropológico del fenómeno. Esto lleva a enfatizar la extrema densidad del tiempo de resistencia, a analizar sus prácticas y sociabilidad, a cuestionar también los vínculos que se están tejiendo poco a poco con la sociedad. Busca entender qué significa concretamente vivir en Resistencia. Sujeto a un peligro permanente, sin un modelo anterior al que referirse, el universo clandestino de la Resistencia, oculto e invisible, siempre estará reinventando su propia acción. Generará así experiencias extremadamente variadas, exponiendo a todos sus protagonistas, dondequiera que hayan estado, a riesgos idénticos y mortales.”

Copyright © 2019 Lisez!Editis / Seuil


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.