La cuestión memorial en el siglo XXI

Nos detenemos con esta entrada en un volumen que trata sobre uno de los temas más habituales hoy en día: La question mémorielle au XXIe siècle: Jouer éternellement le passé  (L’Harmattan),  obra del historiador y filósofo Charles-Edouard Leroux.

Este es el breve paratexto editorial:

“¿Cómo recuerdan las sociedades? Es en la forma en que constituyen su relación con el pasado que uno puede apreciar lo que una sociedad es capaz de aportar positivamente a los individuos y los grupos que la componen en un momento dado. Para evitar el pesado recuerdo de un siglo XX cuya barbarie fue una de las más mortíferas de la historia, inventamos el “deber del recuerdo”, sin poder poner fin al trauma y la culpa mostrados por la memoria. De ahí la necesidad, a principios del siglo XXI, de abordar la cuestión de la memoria, recuperarla en toda su magnitud y aprehenderla de una manera crítica”.

Afortunadamente, esa somera presentación puede complementarse con las conferencias que el citado Leroux da y anima desde 2007 en el seminario del  “Mémorial de Caen“. De una de ellas, de 2018, que trata sobre “Mémoires privées, mémoires collectives”, ofrecemos los primeros párrafos:

“Los conflictos que han desestabilizado muchas regiones del mundo durante el siglo XX han provocado resurgimientos de la memoria privada y colectiva, lo cual ha dado lugar a crisis de legitimidad, a búsquedsa identitarias, a perturbaciones por doquier que afectan a la cotidianeidad de las prácticas y las representaciones de los individuos y los grupos. Las memorias y las contra-memorias atestiguan más que nunca, por su complejidad e intensidad, la urgencia de reconsiderar las memorias privadas y las memorias colectivas en una perspectiva de apaciguamiento.

Para retomar nuestras abundantes reflexiones dedicadas a lo que ahora llamo la cuestión memorial, recurriré al título de una obra autobiográfica de Eugène Ionesco, la cual enfatiza el carácter esencialmente ambiguo e incierto de la memoria, a la vez presente  pasado y pasado presente. Ya sea una memoria privada, en este caso la autobiografía del dramaturgo, o una memoria colectiva, que no debemos olvidar que también resulta del testimonio privado de todo o parte de un grupo, una memoria siempre ha de entenderse como un momento inseparable del contexto temporal en el que se manifiesta y que le da sentido.

Es bien sabido que los recuerdos que nos acosan, independientemente de los coeficientes de veracidad que podamos atribuirles, constituyen manifestaciones presentes, resurgimientos actuales de momentos de la vida vividos anteriormente. No faltan obras de psicología individual o colectiva que subrayan que incluso las manifestaciones más originales, extravagantes e improbables de las cuales nuestras mentes son capaces, son resultado de nuestras experiencias anteriores. A riesgo de sostener una tesis algo radical, sugiero que casi no hay manifestación del presente que no dependa del pasado, incluso aunque no seamos conscientes de ello. En este punto, Henri Bergson, que fue y probablemente sigue siendo el mejor analista de la memoria, supo forjar una fórmula simple: “Conciencia significa ante todo memoria”. Y el autor de La Energia Espiritual precisa: “conservación y acumulación del pasado en el presente”. La conservación y la acumulación complican el ejercicio de la memoria por una suerte de oposición, como testimonian los actores de las políticas museográficas o patrimoniales: cuanto más cosas se acumulan, más se complican sus condiciones de preservación. De lo que a veces se sigue ese “movimiento retrógrado de lo verdadero” que asimismo analiza Bergson. La memoria no es transparente, está sujeta a los caprichos de las circunstancias. En definitiva, está en debate. Esta es otra lección de Bergson a la que François Furet dio una vez su pleno alcance: “el pasado es un campo de posibilidades en cuyo seno «aquello que ocurrió» aparece luego como el único destino de ese pasado”. Ese luego es el presente. Lo que significa que otro presente puede abrir otro posible pasado e, igualmente, otro recuerdo. Una forma de enfatizar que en cada momento de nuestra vida estamos por el pasado, y esto es mucho más frecuente y mucho más intenso de lo que solemos creer. Pero un pasado presente, o el pasado de un presente. Este erá más precisamente el objeto de nuestro próximo encuentro, el de evaluar el peso del pasado en todas las circunstancias de nuestras vidas individuales y colectivas.

En cualquier caso, parece que las últimas décadas del siglo pasado nos han enseñado o recordado en qué medida el equívoco presente-pasado/pasado presente es, de hecho, la primera marca de toda memoria, y que no podemos abiertamente, es decir, sin desvíos y sin dudas, medir su veracidad y determinar claramente su significado. Este es el objeto de nuestra reflexión presente.

(…)”.

© Editions L’Harmattan /  Le Mémorial de Caen /  Charles-Edouard Leroux


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.