Julius S. Scott: El viento común

Existen materiales literarios de todo tipo, los reales y los mitológicos, o legendarios, fantásticos y fabulosos, que algunas veces también responden a algo real. En el terreno de lo legendario, pero finalmente real y aplicado al campo histórico, la palma quizá le corresponda a The Common Wind. Afro-American Currents in the Age of the Haitian Revolution (Verso), del sin par Julius S. Scott.

La peripecia de este volumen es bastante conocida, hasta el punto de que la wikipedia la relata de forma correcta. También lo indica el editor, al presentarlo:

The Common Wind es un relato apasionante y colorido de las redes intercontinentales que unieron a las masas libres y esclavizadas del Nuevo Mundo. Habiendo profundizado en la gris oscuridad de los registros oficiales del siglo XVIII en español, inglés y francés, Julius S. Scott ha escrito una poderosa “historia desde abajo”. Scott sigue la propagación de “rumores de emancipación” y a las personas que había tras ellos, dando vida a los protagonistas en la revolución esclava.

Al rastrear los mundos en colisión de bucaneros, desertores de guerra y cimarrones comuneros de Venezuela a Virginia, Scott registra con detalles incomparables la transmisión contagiosa de motines e insurrecciones, proporcionando a los lectores una historia intelectual de los esclavizados.

Aunque a The Common Wind se le atribuye haber “abierto el Atlántico negro con rigor y compromiso con el poder de las palabras escritas”, el manuscrito permaneció inédito durante treinta y dos años. Ahora, después de recibir una gran aclamación de los principales historiadores de la esclavitud y el Nuevo Mundo, Verso lo ha publicado por primera vez, con un prólogo del académico y autor Marcus Rediker“.

Quedaría por indicar, como por ejemplo ha hecho Manisha Sinha en The Nation que “el volumen, que comenzó como su tesis de 1986 y quedó inédito debido al perfeccionismo y la mala salud de Scott, se ha convertido en un objeto de culto a lo largo de los años” y que “junto con la popularidad de la escuela subalterna en la historia del sur de Asia, los recientes estudios campesinos en la historia de América Latina y las muy citadas obras de James C. Scott sobre las “armas de los débiles” y la política cotidiana de los oprimidos, The Common Wind redefinió para muchos historiadores cómo escribir “historia desde abajo”.

En fin, el asunto, bien comentado hace poco por José Ángel Koyoc Kú en Revista Común, es el siguiente:

“A pesar de no haber sido un estudio publicado, el historiador estadounidense Marcus Rediker señala en el prólogo de este libro que eso no fue impedimento para que la tesis de Scott fuera multicitada por diferentes estudiosos en diversos campos. Esta notoriedad, entre otras cosas, se debió a que la obra de Scott, desde su presentación como tesis doctoral, fue una gran contribución a la forma de entender y escribir la historia “desde abajo”. Y es que, desde el mismo corazón de la propuesta del autor, podemos encontrar los ecos de varios historiadores que lo antecedieron y quienes también contribuyeron a esta particular forma de escribir historia. La misma idea de analizar los rumores entre las clases populares en tiempos revolucionarios nos remite a El Gran Pánico de 1789, el estudio pionero del historiador francés Georges Lefebvre sobre las noticias e historias que corrieron en la campiña gala durante la Revolución francesa. El sujeto histórico sobre el que escribe Scott nos recuerda a otro gran clásico: The Making of the English Working Class escrito por el historiador inglés Edward Palmer Thompson para quien la clase trabajadora era un fenómeno histórico que existía producto de la experiencia compartida de una colectividad y determinada ampliamente por las relaciones de producción en las que estaban envueltos. De esta manera Julius Scott se ocupa en The Common Wind de analizar la forma en la que la colectividad de las “gentes sin amos” que incluía a esclavos africanos, cimarrones, marineros europeos, angloamericanos y de “color”, artesanos de los puertos caribeños, mujeres del servicio doméstico y desertores de los ejércitos coloniales crearon una “tradición móvil” en el espacio colonial atlántico y con ello redes de información que alimentaron la oposición al sistema colonial antes, durante y después de la Revolución haitiana.

El autor toma un fragmento del poema que William Wordsworth escribió referente a Toussaint L’Ouverture (“There’s not a breathing of the common wind / That will forget thee”) para intitular su estudio y que captura bien el proceso a través del cual las noticias de la revolución francesa y haitiana se transmitieron y permitieron a los revolucionarios afroamericanos crear una “tempestad” en los dominios coloniales.

(…)”

A lo cual, el colega Peter Linebaug propone añadir:

“El tema trabajado en la obra de Scott se expresa en su propio subtítulo, “Corrientes de la comunicación afroamericana en la era de la revolución haitiana” (“Currents of Afro-American Communication in the Era of the Haitian Revolution”). Los comunicadores afroamericanos eran aquel “Caribe sin amo”, una frase que combina en sí misma una relación político-económica con una geográfica. Los que no tienen amo –nómadas, vagabundos, desertores, fugitivos, asaltantes, renegados, piratas, bandidos, bucaneros, “el colorido surtido de personajes pícaros e insubordinados”, aquellos con “medios no conocidos de subsistencia” y, utilizando la expresión más abúlica que nunca he escuchado para señalar una conciencia revolucionaria, “gente desencantada en busca de nuevas opciones”. La figura de los “sin amo” está estrechamente asociada a su antónimo, es decir, a la de los que sí lo tienen, los dominados, especialmente al navegante y al esclavo. Ellos están cualificados, son expertos de la navegación, del clima, de la construcción de barcos, de los idiomas. Las mujeres en el mercado se referían la una a la otra como “marineras”. Estudiaron el horizonte en busca de lo que el futuro podría traer: tempestades, huracanes, tormentas, brisa, comercio, calma”.

© Verso Books /  The Nation / José Ángel Koyoc Kú / Peter Linebaug


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.