Stalin y el destino de Europa

A finales del pasado año, el profesor Norman M. Naimark publicó un volumen que, con sus defectos, ha tenido una gran acogida en los medios : Stalin and the Fate of Europe. The Postwar Struggle for Sovereignty (Harvard UP).

Así lo presenta el editor:

“¿Era inevitable la división de Europa tras la Segunda Guerra Mundial? En esta potente reevaluación del orden de la posguerra en Europa, Norman Naimark sugiere que Joseph Stalin estaba mucho más abierto a un asentamiento en el continente de lo que pensábamos. A través de estudios de caso reveladores, de Polonia y Yugoslavia a Dinamarca y Albania, Naimark reformula la Guerra Fría temprana enfocándola en la lucha de los europeos para determinar su futuro.

A medida que las naciones devastadas por la guerra comenzaron a reconstruirse, las intenciones soviéticas se apliaron. Los ejércitos de Stalin controlaban la mayor parte de la mitad oriental del continente, y en Francia e Italia, los partidos comunistas eran fuerzas políticas importantes. Sin embargo, Naimark nos revela un Stalin sorprendentemente flexible, que inicialmente no tenía intención de dividir Europa. Durante una ventana de oportunidad de 1945 a 1948, líderes de todo el espectro político, incluidos Juho Kusti Paasikivi de Finlandia, Wladyslaw Gomulka de Polonia y Karl Renner de Austria, rechazaron las presiones externas. Para algunos, esto significaba luchar contra el dominio soviético. Para otros, significó reclutar a los estadounidenses para que apoyaran sus objetivos.

La primera helada de la Guerra Fría se pudo sentir en el tenso patrullaje de zonas de ocupación en Alemania, pero no fue sino hasta 1948, con el golpe de Estado en Checoslovaquia y el Bloqueo de Berlín, cuando se produjo la polarización que nos es familiar. La división no se volvió irreversible hasta la división formal de Alemania y el establecimiento de la OTAN en 1949. Al ilustrar cómo los líderes europeos manejaron hábilmente los intereses nacionales frente a las potencias dominantes, Stalin and the Fate of Europe revela el potencial real de una trayectoria alternativa para el continente”.

Y eso dice en la introducción:

“(…)

La Unión Soviética había ganado la guerra en Europa. Sus tropas estaban presentes en muchas partes del continente, desde la isla danesa de Bornholm hasta el litoral búlgaro del Mar Negro. El Ejército Rojo había liberado las capitales de Europa central: Varsovia, Praga, Berlín, Viena y Budapest, a veces con un coste enorme para sus soldados y con resultados desastrosos para las poblaciones locales. El propio pueblo soviético sufrió desesperadamente las consecuencias de la guerra. La gran pena y el duelo de perder veintisiete millones de soldados y civiles —más de sesenta y cinco veces las pérdidas estadounidenses durante la guerra— pesaron mucho en la sociedad. La feroz lucha y la ocupación alemana de la parte occidental de la Unión Soviética generó una incalculable miseria en los pueblos de la región. Como resultado de la destrucción, decenas de millones vivieron en la pobreza extrema, muchos de los cuales encontraron refugio en chozas, casas de barro y bloques de apartamentos bombardeados. Sin embargo, el estado soviético estaba intacto, su ejército —un contingente de unos seis millones y medio— era una presencia intimidante en el continente. Por tanto, Stalin estaba a punto de liderar los esfuerzos aliados para construir un acuerdo de posguerra en Europa.

En Cecilienhof, la residencia real alemana en Potsdam, Stalin parecía tener el control durante la conferencia aliada, celebrada del 17 de julio al 2 de agosto de 1945. Franklin Roosevelt había enfermado a principios de esa primavera y murió el 12 de abril. Fue reemplazado por Harry. S. Truman, que tenía poca experiencia en asuntos exteriores y solo asistió a regañadientes a la cumbre de Potsdam. Que Winston Churchill perdiera las elecciones británicas del 25 de julio de 1945 y fuera reemplazado en Potsdam por el líder laborista Clement Attlee no hizo sino elevar el estatus de Stalin en Europa y el mundo como el líder principal de la victoriosa coalición de guerra. Supuestamente, Truman quedó fortalecido por la información que recibió en Potsdam de las exitosas pruebas, el 16 de julio de 1945, de la bomba atómica en Alamogordo, Nuevo México. Pero el mismo Stalin parecía poco intimidado por esta noticia, que Truman le susurró al oído en la recepción de una conferencia. Stalin ya conocía el proyecto de armas nucleares por su servicio de inteligencia. Mucho más importante para el dictador soviético fue la explosión de la bomba el 6 de agosto en Hiroshima, que le llevó a ordenar al jefe de la policía secreta, Lavrentii Beria, que iniciara un proyecto soviético para construir una bomba.

Hay muy poca evidencia de que Stalin tuviera un plan preconcebido para crear un bloque de países en Europa con un sistema común de estilo soviético. Dada su propensión a ver el mundo a través de lentes ideológicas, sus objetivos a largo plazo incluían la comunización de Europa (y del mundo). Pero a corto plazo, le preocupaba mucho que Alemania no se rearmara o fuera capaz de llevar a cabo otra invasión de la Unión Soviética a través de Polonia, y que los países del este de Europa central sirvieran como gustosos ayudantes en tal guerra. Stalin observó con frecuencia después de 1945 que la guerra con Alemania era probable en un plazo de quince o veinte años. También estaba preocupado por la posesión de la bomba atómica por parte de Occidente y por su posible uso militar contra la Unión Soviética, en un conflicto directo entre Moscú y Occidente, pero también políticamente, como una forma de privarlo de sus ganancias territoriales en Europa. El creciente interés de Stalin tras la guerra por difundir la influencia soviética en el este de Europa central puede haber estado relacionado con la idea de que el aumento del “espacio” soviético le compensaría por la asimetría de posguerra en el armamento nuclear con Occidente. (La primera bomba soviética fue probada con éxito solo en agosto de 1949).

(…)”

© President and Fellows of Harvard College


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.