Los mejores libros de historia del 2019 (o algunos de ellos)

Como otros años, esta bitácora repasa a vuelapluma las listas de los mejores libros de historia de este agonizante 2019. Lo hacemos, como es habitual, en los mercados anglosajón y francés, aunque este año contamos ya con una breve selección española que pueden consultar en El Mundo.

I. Empecemos, como también es costumbre, en el continente americano, citando  una de las biblias del mudo editorial: Publishers Weekly. Hay varias obras de interés a mencionar, aunque no están a cargo de historiadores académicos. Por ejemplo:

The British Are Coming: The War for America, Lexington to Princeton, 1775–1777 (Holt), de Rick Atkinson, un habitual de la historia militar;  The Club: Johnson, Boswell, and the Friends Who Shaped an Age (Yale UP), de Leo Damrosch, biógrafo y profesor de literatura;  Gods of the Upper Air: How a Circle of Renegade Anthropologists Reinvented Race, Sex, and Gender in the Twentieth Century (Doubleday), del profesor de relaciones internacionales Charles King; de semejante materia es Ibram X. Kendi, autor de How to Be an Antiracist (One World); y The Impeachers: The Trial of Andrew Johnson and the Dream of a Just Nation (Random House), de la ensayista Brenda Wineapple.

Así que, estrictamente hablando,  solo nos queda:  How to Hide an Empire: A History of the Greater United States (Farrar, Straus and Giroux), de Daniel Immerwahr, libro y autor de los que ya nos hemos ocupado.

La siguiente etapa podría ser el Washington Post, pero nada hay de nuestra disciplina. Así pues, lo seguro es acudir al Nytimes, periódico que ofrece sus clásicas listas de 100 y 10 títulos. Dejaré que el lector repase ese centenar de libros notables, donde hay un buen puñado de obras de interés (como también en su “Times Critics’ Top Books of 2019“).  En cuanto a la decena de volúmenes destacados del año (siempre en el apartado de no-ficción), solo uno, y repetido: The Club, de  Leo Damrosch.  Y algo semejante ocurre en las páginas de la revista Time, donde a lo sumo se puede mencionar:  The Heartbeat of Wounded Knee: Native America from 1890 to the Present (Riverhead), del escritor y antropólogo David Treuer.

 

II. Subamos brevemente al norte, a Canadá. Allí se acaban de fallar dos premios significativos:

El Cundill History Prize, galardón que ha sido para la sinóloga Julia Lowell por su Maoism: A Global History (The Bodley Head / Knopf), sin olvidar al amplio elenco de  finalistas.

Y el  CHA Best Scholarly Book in Canadian History Prize, que ha sido para Shirley Tillotson y su  Give and Take: The Citizen-Taxpayer and the Rise of Canadian Democracy (UBC Press) o sobre cómo un libro de historia de la fiscalidad puede ser todo un éxito en tiempos más bien contrarios.

Aunque, si ustedes me lo permiten, les diré que el libro de historia más comentado este año de un autor canadiense ha sido, sin duda alguna, The Mosquito: A Human History of Our Deadliest Predator (Allen Lane), de  Timothy C. Winegard, obra que Ediciones B se ha apresurado a traducirnos.

 

III. Pasemos, pues, al Reino Unido de la Gran Bretaña –ya en la pista de despegue rumbo al Brexit-, donde  la cantidad de libros de historia abruma. Y ello porque la costumbre británica es dejar que sus especialistas se explayen convenientemente, cada uno por su cuenta.

Empecemos, pues,  con The Guardian,  donde William Feaver escoge a William Dalrymple y su estupendo The Anarchy (Bloomsbury) , volumen al que ya nos hemos referido.  Idéntica elección hace Julia Lowell (la del citado Cundill History Prize), aunque ella añade otro  título que también hemos mencionado: el de Toby Green, A Fistful of Shells (Allen Lane).

Si utilizáramos una cierta orientación política, le tocaría el turno al New Statesman. En este medio, y entre otros muchos de sus críticos, el mismísimo William Dalrymple lleva el agua a su molino escogiendo:

El libro de Kim Wagner sobre el más notorio crimen del Raj, relatado en Amritsar 1919: An Empire of Fear and the Making of a Massacre (Yale University Press); el de Katie Hickman sobre  She-Merchants, Buccaneers and Gentlewomen: British Women in India (Virago), una historia social protagonizada por una galería de mujeres poderosas y a menudo excéntricas; y The Emperor Who Never Was (Harvard University Press), de Supriya Gandhi, sobre el desafortunado príncipe mogol Dara Shukoh.

También tenemos a Timothy Garton Ash, cuyas preferencias son claramente europeas (y, por tanto, ya en desuso brexitiano):

El libro sobre el triángulo Francia-Uk-Alemania de Stuart Sweeney, The Europe Illusion: Britain, France, Germany and the Long History of European Integration (Reaktion); el ambicioso Werte und Mächte: Eine Geschichte der westlichen Welt (CH Beck), de Heinrich August Winkler, un estudio de la historia de Occidente desde Pericles hasta Ursula von der Leyen; rematado todo ello con una novela (para olvidar el Brexit, dice), la de Simon Leys sobre The Death of Napoleon (New York Review Books), obra ya disponible en castellano.

Y acabamos con la elección  de Richard J Evans y la de Brendan Simms- ya que Mark Mazower opta por la literatura- : la estupenda biografía de  Lewis Namier (1888-1960),  Conservative Revolutionary: The Lives of Lewis Namier (Manchester University Press), de DW Hayton; y el “absorbente” Staring at God: Britain in the Great War (Random House) de Simon Heffer.

Peores -o mejores- son las cosas cuando llegamos al Financial Times, donde su crítico Tony Barber se explaya a su gusto:

El monumental The Boundless Sea: A History of the Oceans (Allen Lane), de David Abulafia, que hemos mencionado de pasada en este blog;   Greece: Biography of a Modern Nation (Allen Lane/University of Chicago Press), de Roderick Beaton, que abarca desde 1718 hasta el presente; To Begin the World Over Again: How the American Revolution Devastated the Globe (Yale University Press), de Matthew Lockwood, analizando la otra cara de la Revolución Americana, pues habría tenido un impacto global catastrófico, al fortalecer  fortaleció al Imperio Británico y producir una persecución y coacción generalizadas;  el polémico -entre otras cosas porque saca el islamismo a pasear-  The Thirty-Year Genocide: Turkey’s Destruction of Its Christian Minorities, 1894–1924 (Harvard University Press), de Benny Morris y Dror Ze’evi, sobre la macare genocida cometida sobre armenios, asirios y griegos; la reevaluación del orden de la posguerra en Europa que ofrece Stalin and the Fate of Europe: The Postwar Struggle for Sovereignty (Belknap Press), de Norman M Naimark; Without the Banya We Would Perish: A History of the Russian Bathhouse (Oxford University Press),  de Ethan Pollock, una historia cultural sobre una de las instituciones rusas más ubicuas y duraderas; el volumen de historia económica sobre  The Story of Silver: How the White Metal Shaped America and the Modern World (Princeton University Press), de William L Silber; The Russian Job: The Forgotten Story of How America Saved Russia from Famine (Picador), de  Douglas Smith, sobre la historia de cómo una organización benéfica estadounidense luchó contra la hambruna rusa de los años veinte;  y el ya citado Amritsar 1919 de Kim A Wagner.

Ya en las aguas claramente conservadoras, pasamos al Evening Standard, donde Julian Glover se decanta por Who Dares Wins: Britain, 1979-1982 (Allen Lane), de Dominic Sandbrook, un relato muy británico por el que desfilan Margaret Thatcher,  Tony Benn, la princesa Diana, Joy Division, Carros de Fuego y  la batalla por las Malvinas, entre muchos otros y otras; mientras Simon Sebag Montefiore prefiere Lakota America: A New History of Indigenous Power (Yale UP), de Pekka Hämäläinens, que hace ahora con los Lakota lo que ya hiciera con The Comanche Empire. Sin olvidar, porque injusto sería, que Ian Thomson nos recuerda las bondades de In The Lark Ascending (Faber), de Richard King, un libro que no es de historia propiamente hablando, pero que ofrece “una exploración lírica de cómo la historia e identidad de Gran Bretaña han sido moldeadas por la misteriosa relación entre su gente, su música y el paisaje”. Es decir, una excelente lectura que, dado el nuevo contexto del Brexit, podrá leerse quizá de otro modo, para reafirmar las esencias británicas.

Y acabamos con The Telegraph, aunque con libros no exactamente todos de nuestra época contemporánea

Gunpowder and Geometry (William Collins), de  Benjamin Wardhaugh, sobre la vida del científico Charles Hutton; King of the World  (Allen Lane), de Philip Mansel, sobre Luis XIV; The Royal Society (Head of Zeus), de  Adrian Tinniswood, sobre la sociedad del lema “nullius in verba”; el citado Staring at God,  de Simon Heffer; y Attlee and Churchill  (Atlantic) de Leo McKinstry, obra de la que Frederick Forsyth  dice simplemente:  ‘A masterpiece’ . Así sea.

Y si todo lo anterior no basta para satisfacerles, pueden aún acudir al Times, donde no obstante los títulos se repiten con otro orden, empezando con The Anarchy de William Dalrymple.

 

IV. En Francia, por su parte, uno de los sellos triunfadores es “Passés composés”, editorial de la que nos ocupamos en su momento, dado que esta muy bien representada en las dos listas de referencia.

Por un lado, en los “30 meilleurs livres de l’année” (Le Point), donde se incluyen dos obras de historia:

La síntesis del siglo de revoluciones que se ofrece en Le siècle des révolutions (1660-1789), de Edmond Dziembowski (Perrin)

Y la historia militar de Barbarossa : 1941. La guerre absolue, de Jean Lopez y Lasha Otkhmezuri (Passés composés), autores ambos ligados a la revista Guerres & Histoire.

Por otro, en los “100 livres de l’année” de Lire, en cuyo apartado de historia tenemos:

Jean-Luc Bitton, Jacques Rigaut, le suicidé magnifique (Gallimard), sobre el conocido poeta surrealista y dadaísta; el ensayo literario de  Charles Dantzig titulado  Dictionnaire égoïste de la littérature mondiale (Grasset);  el estudio de historia militar de Hervé Drévillon, Mondes en guerre 1 et 2 (Passés composés); el ya citado del mismo sello y orientación de Jean Lopez y Lasha Otkhmezuri;  Andrea Marolongo con La part du héros : le mythe des Argonautes et le courage d’aimer (Les Belles lettres); así como dos libros de cariz similar, aunque de aliento distinto: el de Pierre Rigoulot y su Points chauds de la guerre froide (1946-1989) (L’Archipel) y la traducción del volumen de
Odd Arne Westad, sobre Histoire mondiale de la guerre froide (1890-1991) (Perrin).

 

V. Y para terminar, como en otras ocasiones, una visita a las antípodas.

Por un lado, al Ernest Scott Prize , que la Universidad de Melbourne concede al mejor libro de historia sobre Australia y Nueva Zelanda. Este año, el galardón ha recaído en el joven profesor  Billy Griffiths, de  la Deakin University,  por su Deep Time Dreaming: Uncovering Ancient Australia (Black Inc Books),  volumen sobre la cultura indígena australiana a través de la historia de la arqueología. Es decir, sobre cómo el descubrimiento de las huellas de la antigua Australia condujo a la reafirmación de la identidad aborigen en la segunda mitad del siglo XX.

Ello, no obstante, sin olvidar a los finalistas, que han sido:

Roger Blackley, Galleries of Maoriland: Artists, Collectors and the Maori World 1880-1910 (Auckland University Press),  un estudio de  la época que sentó las bases de las principales galerías y museos de la era moderna.

Judith Brett, The Enigmatic Mr Deakin (Text Publishing), la vida pública, privada y familiar de una de las principales figuras políticas de Australia del XIX y principios del XX.

Samia Khatun, Australianama. The South Asian Odyssey in Australia (Hurst Publishers),  que aborda las historias de varios pueblos colonizados por el Imperio Británico  trazando una historia  (y una episteme) alternativa de la diáspora del sur de Asia.

Y Rebe Taylor, con Into the Heart of Tasmania (Melbourne University Publishing), un recorrido sobre la aborigen Tasmania y las preguntas que ello abre: ¿cómo veo el pasado?, ¿cómo veo a los pueblos y culturas aborígenes en el archivo o, de hecho, en el presente?, ¿estoy buscando probar algo concreto?, ¿para avanzar en mi disciplina? ,¿para educar a mis compañeros australianos?, ¿acaso para castigarlos?…

Por otro lado, podemos reparar en el Bert Roth Award for Labour History, con una lista de finalistas más amplia y con obviamente  un ganador: el capítulo que David Haines y Jonathan West firman en el volumen New Zealand and the Sea (Bridget Williams Books), editado por Francis Steele.

Una lista -y esto conviene subrayarlo-, en la que  por primera vez se cuela una cuenta de Twitter: “Alexander Turnbull Library, James Cox, Life 100 Years Ago tweets from a labourers’ diary in real time”.  Se trata de proyecto con casi 2,000 entradas que detallan cinco años de la vida en retaguardia de este tal James Cox (1914-1918), lo cual no es más que una pequeña parte de los 38 años que cubre su diario. Claro que esto ha sido posible por el apoyo de “First World War Centenary programme office, part of Manatū Taonga, the Ministry for Culture and Heritage”.

En fin, como colofón, podría citarse que, por lo que parece, el segundo W.H. Oliver Prize al mejor libro de historia sobre Nueva Zelanda que otorga la NZHA ha recaído en The Face of Nature: An Environmental History of the Otago Peninsula (Otago UP).

Felices fiestas!!


2 comentarios sobre “Los mejores libros de historia del 2019 (o algunos de ellos)”

  1. Feliz Navidad y mucha salud, lecturas y escrituras en el 2020! Siempre agradecido por esta maravilla de blog, el cual me mantiene actualizado con la historiograf´ia. Un gran abrazo desde la martirizada Venezuela.
    Carlos Balladares (@profeballa).

Responder a Anaclet Pons Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.