Jonathan I. Israel: La Ilustración derrotada (1748-1830)

En su vasto empeño por caracterizar el mundo de las ideas, y en particular todo lo relacionado con la Ilustración, el profesor Jonathan I. Israel  despliega de nuevo su vasto (y discutido) conocimiento en el millar de páginas de The Enlightenment that Failed. Ideas, Revolution, and Democratic Defeat, 1748-1830 (OUP).

Esto dice el editor:

The Enlightenment that Failed explora la creciente brecha entre las tendencias e iniciativas de la Ilustración que apelaron exclusivamente a las élites y aquellas que aspiraban a iluminar a toda la sociedad mediante mayor sensibilización de la humanidad, las libertades y el nivel educativo en general. Jonathan I. Israel explica por qué la tendencia secularizadora democrática y radical de la Ilustración occidental, tras obtener algunos éxitos notables durante la era revolucionaria (1775-1820) en numerosos países, especialmente en Europa, América del Norte y América española, fracasó finalmente. Sostiene que una tendencia populista, la de Robespierriste, firmemente en desacuerdo con los valores democráticos y la libertad de expresión, obtuvo ventaja ideológica en Francia, y que la reacción negativa que esto provocó en general causó una reacción anti-Ilustrada más general todavía, un creciente anti-intelectualismo combinado con formas de renacimiento religioso que socavaron en gran medida los anhelos de los desposeídos, desheredados y desfavorecidos, y terminaron ayudando, aunque a menudo sin darse cuenta, a que las ideologías conservadoras anti-Ilustradas dominaran la escena.

The Enlightenment that Failed relaciona ambas revoluciones estadounidense y la francesa con la Ilustración de una manera marcadamente diferente de cómo se hace generalmente, mostrando cómo ambas grandes revoluciones se dividieron fundamentalmente entre tendencias ideológicas muy opuestas y totalmente incompatibles. La Ilustración Radical, que había sido un desafío ideológico efectivo para el status quo monárquico-aristocrático prevaleciente, se debilitó, luego descarriló y se desplazó casi por completo de la conciencia occidental, en las décadas de 1830 y 1840, por el surgimiento del marxismo y otras formas de socialismo”.

Y así empieza:

“Un cuarto de siglo después de formular inicialmente mi tesis de la Ilustración Radical, este volumen extiende los temas centrales del proyecto al remontarse antes de 1650, para considerar los movimientos subterráneos del “Renacimiento Radical” y la “Reforma Radical” en relación con la Ilustración, y hacia adelante para abarcar una variedad de contextos relevantes hasta ahora no cubiertos o reunidos, como la emancipación de las mujeres, la emancipación negra, la teoría de la raza, el surgimiento de las repúblicas hispanoamericanas, la reforma educativa, la reforma legal y el advenimiento de la economía y especialmente los trastornos revolucionarios posteriores a 1789 en el mundo transatlántico, aprincipios del siglo XIX. El volumen también aborda las objeciones clave planteadas en la creciente controversia que rodea la tesis.

En las últimas décadas, una importante reacción de la historiografía a la creciente necesidad de revaluar el fenómeno general de la Ilustración -tanto en su unidad como en su diversidad, dada la creciente riqueza de investigaciones detalladas y la creciente necesidad de adoptar una perspectiva geográfica mucho más amplia de que en tiempos  fue habitual- ha sido la de reorganizar el tema principalmente en términos de “ilustraciones plurales” y centrarse cada vez más en contextos nacionales y religiosos particulares. El argumento central presentado en Radical Enlightenment (2001) y desarrollado aún más en Enlightenment Contested (2006) y Democratic Enlightenment (2011) fue que la Ilustración occidental en su conjunto fue el resultado de una efusión compartida de nuevos hallazgos e ideas básicas en filosofía, ciencia y erudición en general, especialmente los conceptos de tipo liberador, tolerante y secularizador, que trajeron a su paso, durante la segunda mitad del siglo XVIII, numerosas mejoras prácticas de amplio alcance. En consecuencia, basar el punto de vista de la Ilustración en una tipología de “familia diversa”, aunque comprensible como reacción a los problemas historiográficos, debilita nuestro sentido de la unidad de la Ilustración, de las pretensiones universales y el sabor cosmopolita, así como el alcance global cercano y nuestro sentido de su continua relevancia para la política y la sociedad actuales.

(…)”.

Copyright © Oxford University Press 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.