Marxismo y arquitectura: el urbanismo socialista mundial

Como suele suceder, aunque ocasionalmente, alguno de los esporádicos lectores de esta bitácora solicitan algún tema poco o nada tratado. El de la historia de la arquitectura -el porqué se me escapa- es uno de ellos. Pero la oportunidad no siempre se presenta, o lo hace de un modo que no resulta atractiva al encargado de la redacción. Así que lo mejor es esperar a que la ocasión sea propicia, como ahora es el caso.

A principios de este 2020 apareció un libro titulado Architecture in Global Socialism: Eastern Europe, West Africa, and the Middle East in the Cold War (Princeton UP), obra de Łukasz Stanek. Refiriéndose a él, el periodista y escritor Owen Hatherley señalaba:  «Lo que hace es socavar la idea de que los países de Europa del Este eran tecnológicamente atrasados». (…) Y, además «es un trabajo pionero de la historia revisionista que debe leerse mucho más allá de los que ya estén interesados en la arquitectura. No carece de defectos: aunque Stanek enfatiza la dirección africana y árabe de los europeos del este en lugar de hacer lo contrario, son los europeos quienes siguen siendo el foco. Pero lo que logra es enorme: un libro que reescribe no solo la historia de la guerra fría, sino también la historia de la globalización y la urbanización global, que resultó haber sido conducida desde Sofía o Belgrado casi tan a menudo como desde Nueva York, Londres y Moscú. Si eso significó una mejor globalización está más allá de su alcance. Sin embargo, ahora sabemos que las ciudades globales, como existen actualmente, no son las únicas posibles».

Dicho esto, la sinopsis editorial añade:

«En el curso de la Guerra Fría, arquitectos, planificadores y empresas constructoras de la Europa socialista del este entablaron una vibrante colaboración con los de África occidental y Oriente Medio para llevar la modernización al mundo en desarrollo. Architecture in Global Socialism muestra cómo su colaboración reformuló cinco ciudades del Sur Global: Accra, Lagos, Bagdad, Abu Dhabi y la ciudad de Kuwait. Łukasz Stanek describe cómo las autoridades locales y los profesionales de estas ciudades recurrieron a los sistemas soviéticos de prefabricación, a los métodos de planificación húngaros y polacos, a los materiales de construcción yugoslavos y búlgaros, a los diseños estándar rumanos y alemanes orientales, y a los trabajadores manuales de Europa del Este. Explora cómo el camino del desarrollo socialista se adaptó a las condiciones tropicales en Ghana en la década de 1960, y cómo las tradiciones arquitectónicas de Europa del Este recibieron una nueva vida en la década de 1970 en Nigeria. Observa cómo se explotaron las diferencias entre el comercio exterior socialista y el emergente mercado global de la construcción en el Medio Oriente en las últimas décadas de la Guerra Fría. Stanek demuestra cómo estas y otras prácticas de cooperación global por parte de los países socialistas —lo que él llama creación socialista mundial— dejaron su huella perdurable en los paisajes urbanos del mundo poscolonial.

Con una extensa recopilación de imágenes inéditas, Architecture in Global Socialism se basa en investigaciones de archivo originales en cuatro continentes y una gran cantidad de entrevistas en profundidad. Este incisivo libro presenta una nueva comprensión de la urbanización global y su arquitectura a través de la lente del internacionalismo socialista, desafiando nociones muy arraigadas sobre la modernización y el desarrollo en el Sur Global».

Complementamos lo anterior con algunos párrafos de la entrevista concedida a Architectural Histories [Heynen, H. and Loosen, S., 2019. «Cold War History beyond the Cold War Discourse: A Conversation with Łukasz Stanek». Architectural Histories, 7(1), DOI]:

Heynen & Loosen: está familiarizado con muchos de los temas centrales de esta Colección especial sobre marxismo y teoría arquitectónica en la división Este-Oeste [para Architectural Histories], y ahora ha leído los artículos de Nikola Bojić, Sheila Crane, Maroš Krivý, Ákos Moravánszky y Ke Song. ¿Cuál es su primera reacción a estos enfoques diversos de las conexiones del marxismo con la arquitectura?

Stanek: comparto la ambición de esta Colección Especial. Una forma de describir mi trabajo reciente es verlo como un intento de hacer una historia arquitectónica de la Guerra Fría más allá del discurso de la Guerra Fría. Si bien la mayoría de los archivos de los antiguos regímenes socialistas en Europa del Este se han abierto, los tropos de la propaganda de la Guerra Fría continúan influyendo en gran parte de la historia de la arquitectura que se escribe hoy. Un desafío claro es, por ejemplo, el triunfalismo capitalista después de la caída del Muro de Berlín, que redujo la globalización de la arquitectura a la occidentalización o americanización. Esta narrativa triunfalista a menudo se extendió a un camino teleológico de desarrollo para la arquitectura moderna después de la Segunda Guerra Mundial. Otros ejemplos incluyen la devaluación de la arquitectura estatal-socialista después de las vanguardias soviéticas de los años veinte. Vista como producida por el trabajo «no libre» y colectivo, esta arquitectura se consideraba incompatible con el credo post-romántico de la creatividad individual y la autoría que aún prevalece en la historiografía arquitectónica. Otro ejemplo es una narración sobre la arquitectura en el socialismo organizada de acuerdo con la oposición entre «burocracia» y «utopía», siendo esta última la forma dominante en la que los marxistas occidentales se referían al carácter progresista del socialismo. Un ejemplo adicional es una cosmovisión orientalista que ve la producción cultural de Europa del Este como extraña y exótica, o, por el contrario, la reduce a una mera imitación de un supuesto original occidental. Relacionado con esto, está el conjunto de supuestos que dotan a algunas categorías (occidentales) de validez mundial, mientras que la aplicación de otras (las originarias de Europa del Este y el Sur Global) está restringida a geografías específicas en el espíritu de los estudios de área, esencialmente una disciplina de la Guerra Fría.

Los artículos de la Colección Especial desafían algunos de estos tropos atrincherados. Contra el supuesto común que reduce el discurso marxista en el mundo socialista a funciones rituales o formuladas, dejan en claro que también hubo muchos otros usos del marxismo en la cultura arquitectónica socialista estatal. Estos se ubicaron a horcajadas en los registros descriptivos, normativos y críticos. El discurso marxista fue instrumentalizado para describir la realidad de los países socialistas; definir las direcciones futuras, las ambiciones y los objetivos de desarrollo en estos países; y, a veces, para disputar aspectos del «socialismo tal como realmente existía». Algunos de los diseñadores, académicos, teóricos y educadores discutidos en los cinco artículos utilizaron el marxismo para hacer poderosas afirmaciones contra el desarrollo desigual y la desigualdad económica que persistieron en el socialismo. También respaldaron su crítica mediante estudios específicos de cada sitio. Estos se centraron en patrones de industrialización, estructuras de clase (incluidas categorías como «trabajadores-campesinos» e «intelectuales técnicos») y formas de conflicto social específicas de la Europa del Este de la posguerra.

Al hacerlo, los protagonistas de los cinco artículos activaron estratégicamente algunos (en lugar de otros) aspectos de la heterogénea tradición marxista desde el siglo XIX, y algunas (en lugar de otras) experiencias que tenían lugar en otras partes del mundo socialista. Su trabajo muestra que los intercambios entre los países del Comecon en Europa del Este y China, y Argelia y Europa del Este fueron reales. Pero sus participantes tenían diferentes preocupaciones y objetivos y, en estos intercambios, la distinción era al menos tan importante como los préstamos. Un proceso similar de préstamo y distinción tuvo lugar con respecto al marxismo occidental, que proporcionó a algunos intelectuales en Yugoslavia, Hungría, Checoslovaquia y Polonia inspiración y herramientas conceptuales para poderosas críticas de los procesos de urbanización en el socialismo de Estado. Este proceso todavía está en marcha en China hoy. Una conferencia reciente en la Academia de Arte de China en Hangzhou (2017) que se centró en el trabajo de Lefebvre es un ejemplo de ello. Criticar a los regímenes socialistas podría tener graves consecuencias para los críticos. Sin embargo, los empleados de los institutos de diseño, de las oficinas de planificación, de la administración estatal y de las universidades discutidas en esta Colección Especial rara vez eran «disidentes». Esto muestra que la distinción familiar entre el marxismo occidental, el marxismo «ortodoxo» y el marxismo «disidente» rara vez es útil para entender la cultura arquitectónica en la Europa socialista del este.

(…)».

© Princeton University Press /  Architectural Histories (Ubiquity Press)


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.