La menopausia: ciencia, historia y significado

Con cierta premura, como podemos, vamos recuperando libros que se nos han ido quedando en el tintero del pasado 2019. Uno de ellos es The Slow Moon Climbs: The Science, History, and Meaning of Menopause (Princeton UP), de la historiadora Susan Mattern, volumen que se nos presenta del siguiente modo:

“¿Las formas en que miramos la menopausia son incorrectas? La historiadora Susan Mattern dice que sí, y The Slow Moon Climbs revela cuán equivocados hemos estado. Llevando a los lectores de las selvas tropicales de Paraguay a las calles de Tokio, Mattern recurre a investigaciones históricas, científicas y culturales para revelar cómo se desarrollaron nuestras percepciones de la menopausia desde la prehistoria hasta la actualidad. Durante la mayor parte de la historia humana, las personas no tenían palabras para la menopausia y no la veían como una condición médica. Más bien, en las sociedades agrarias y recolectoras tradicionales, era una transición a otra etapa importante de la vida. Este libro, pues , presenta nuevas formas de entender la vida más allá de la fertilidad.

Mattern examina la fascinante “Hipótesis de la abuela”, que defiende la importancia de los ancianos en la crianza de las generaciones futuras, así como otras teorías evolutivas que han generado ideas sorprendentes sobre la menopausia y el lugar de las personas mayores en la sociedad. Ella se fija en comunidades agrícolas donde los hogares dependían de mujeres posproductivas para la supervivencia de la familia. Y explora la aparición de la menopausia como una condición médica en el mundo occidental. Fue alrededor de 1700 cuando las personas comenzaron a ver la menopausia como un trastorno patológico peligroso relacionado con síntomas molestos que debilitaban y hacían vulnerables a las mujeres. Mattern argumenta que la menopausia fue otro síndrome, como la sofocación histérica o la melancolía, que surgió o resurgió a principios de la Europa moderna junto con el surgimiento de una clase médica profesional.

The Slow Moon Climbs proyecta sobre la menopausia, por fin, la luz positiva que merece, no solo como una etapa esencial de la vida, sino también como un factor clave en la historia del florecimiento humano”.

Y aquí, unos párrafos del prólogo, el inicial y los que siguen al subtítulo “Los mitos de la menopausia”:

“Un día frío de primavera, la madre de Genghis Khan se encontró abandonada a orillas del río Onon, en Mongolia. Con ella estaban sus siete hijos. El mayor, el futuro conquistador de gran parte de Asia, entonces llamado Temüjin, tenía nueve años. Los dos más pequeños pertenecían a la otra esposa de su marido (aquella, una figura muy oscura en la historia). Su esposo, Yisügei Ba’atur, había muerto. Hoelun todavía era una mujer joven, pero nunca se volvería a casar y no tendría más hijos. Pero aunque su ciclo reproductivo había terminado y su futuro parecía sombrío esa mañana de 1170, Hoelun fue una de las mujeres biológicamente más exitosas de la historia, la progenitora de una fracción asombrosamente grande de las personas que viven actualmente.

(…)

Hoy, la mayoría de las mujeres que conozco piensan en la menopausia como un problema médico, que deben soportar estoicamente o manejar con medicamentos. Hay miles de libros disponibles que ofrecen consejos médicos sobre la menopausia; sus recetas son confusas y conflictivas en el mejor de los casos y, a veces, francamente engañosas. Este libro no es uno de ellos. La menopausia solo se convirtió en un tema de interés médico en Europa en el siglo XVIII, y su lugar en la medicina moderna se fundamenta sobre esa base reciente. Durante la mayor parte de la historia humana, las personas han visto la menopausia por lo que, como sostengo, realmente es: una transición del desarrollo a una etapa importante de la vida; no un problema, sino una solución. En su mayor parte, no han tenido palabras para la menopausia y no han prestado demasiada atención al final de la menstruación, sino que han reconocido la mediana edad como una transición al estado de anciana, abuela o suegra. Gran cantidad de investigación científica ha intentado resolver el enigma de la menopausia: ¿por qué las mujeres dejan de reproducirse en la mediana edad cuando parece obvio que la selección natural debería haber favorecido a quienes continuaron teniendo hijos? Las explicaciones que ha producido esta investigación son ingeniosas y fascinantes, pero en su mayoría inaccesibles para el público, y han tenido poco impacto en la comprensión popular de la menopausia, o en la comunidad médica, para el caso.

Entonces, ¿cómo evolucionó la menopausia? Surgió y perduró en un contexto de intercambio y cooperación, y en este contexto, fue muy útil. Las formas en que demostró ser adaptativa podrían ser difíciles de modelar matemáticamente o rastrear con estudios de supervivencia o por otros medios, pero esto no me molesta demasiado: la naturaleza ha hecho los cálculos por nosotras. Al ayudar a sus hijas a reproducirse, las abuelas formaban parte de un sistema que permitía a los humanos comprimir 50 años de vida reproductiva en la mitad de ese tiempo, y este factor ha ayudado a mantener el punto de equilibrio del final de la fertilidad en nuestros 40 años, en lugar de seleccionar para la reproducción tardía en mujeres, lo que seguramente hubiera sucedido de otra manera.

(…)

La menopausia es parte de un ciclo de vida y una estrategia reproductiva que es exclusiva de los humanos y que puede explicar nuestra exitosa colonización de casi todas las partes de la Tierra. Debido a que las mujeres tienen una larga “etapa de vida post-reproductiva”, los humanos pueden combinar cualidades que generalmente no van juntas: reproducción rápida e inversión intensiva en la prole; rápido crecimiento de la población y un importante papel para la experiencia y la tecnología. Debido a un ciclo de vida y una estrategia reproductiva que incluía la menopausia, las poblaciones humanas podían difundirse por un paisaje en circunstancias favorables, pero también limitar el número de niños dependientes que competían por recursos y maximizar el número de proveedores adultos para consumidores jóvenes. La menopausia es parte integrante de una capacidad extraordinaria de cooperación que ha sido fundamental para el éxito de los humanos en el pasado y parece probable que también lo sea para nuestro futuro.

(…)”.

© Princeton University Press. 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.