Las ciudades y el mar: las playas de california

Una historiadora francesa dedicada un objeto norteamericano, una estudiosa interesada por la intersección entre historia medioambiental y urbana, concretada en las playas californianas. De eso trata La Ruée vers le sable. Une histoire environnementale des plages de Los Angeles au XXe siècle (Éd. de la Sorbonne), de  Elsa Devienne. Por ser el tema el que es, tan señalado para ciudades costeras y demás, reparamos en este libro.  Así se nos presenta:

«Santa Mónica, Venice, Malibú … Los nombres de las playas de Los Ángeles son conocidos en todo el mundo y evocan un paisaje natural paradisíaco donde los surfistas y las estrellas de Hollywood se codean sobre una arena inmaculada. Sin embargo, a principios del siglo XX, los habitantes de Los Ángeles se quejaban regularmente del lamentable estado del litoral: las playas, cuando eran accesibles, a menudo estaban abarrotadas, estrechas y erosionadas, sin mencionar los desechos que ensuciaban el suelo. La ruée vers le sable cuenta la historia de la gran campaña de modernización de playas que, a lo largo del siglo XX, transformó las huelgas de antaño en espacios de ocio modernos e hizo de Los Ángeles el modelo esencial de ocio costero de masas. Desde la década de 1920, ingenieros, urbanistas, empresarios y notables formaron un lobby para salvar las playas del desastre. Esta obsesión, una verdadera «fiebre de la arena», da lugar a una transformación radical del ecosistema costero. En el período de posguerra, un nuevo paisaje costero emergió de la tierra: vastas playas de arena fina, ampliadas artificialmente, con inmensos aparcamientos, baños elegantes y bordeadas de autopistas urbanas. Pero, al desarrollar la costa de acuerdo con los deseos y temores de las familias blancas de la clase media, los «modernizadores» también contribuyen a expulsar a ciertos grupos, en particular a los afroamericanos, las clases populares y los homosexuales. Combinando la historia social, ambiental y cultural, este libro ofrece una relectura sin precedentes de la historia de Los Ángeles al tiempo que renueva los enfoques de la historia de la naturaleza en la ciudad y del ocio en masa».

Por lo demás, el libro proviene de la tesis que la autora leyó en 2014, bajo la dirección del americanista François Weil, tesis titulada «Des plages dans la ville : une histoire sociale et environnementale du littoral de Los Angeles (1920-1972)«.  De ese trabajo inicial es del que extraemos unos párrafos (que, por supuesto, también ha avanzado en otros muchos textos más breves):

«En 1965, cuando Reyner Banham, profesor de arquitectura en el University College de Londres, llega a Los Ángeles por invitación del departamento de planificación de la Universidad de California, no sabía conducir. Fascinado por el que llama la «ciudad del momento», decide, como «generaciones pasadas de intelectuales ingleses [que] comenzaron a aprender italiano leyendo a Dante», tomar finalmente el volante «para poder leer Los Ángeles en el texto». En el libro, publicado en 1971, que extrae de sus numerosas estancias en Los Ángeles, Banham comienza su exploración de la ciudad y de su arquitectura en la costa porque, según él, «más que cualquier otro aspecto de la ciudad, aquello que las otras metrópolis más podrían envidiar en Los Ángeles son las playas».

Comenzar la descripción de una metrópoli, la tercera ciudad más poblada de los Estados Unidos, tras Nueva York y Chicago, con sus playas puede ser sorprendente. Pero, como nos recuerda Reyner Banham, Los Ángeles se caracteriza por su policentrismo: no tendría sentido acercarse a la ciudad a través de su centro histórico. Además, en una ciudad conocida por la escasez de espacios públicos,  y la costa, en gran parte perteneciente al Estado de California, es un área recreativa esencial para los angelinos. Preservadas de la molestia de las actividades portuarias, concentradas en el extremo sur de la ciudad, en la bahía de San Pedro, las vastas playas de arena fina que bordean la aglomeración, desde Malibú, al norte, hasta Redondo Beach, al sur, son frecuentadas por decenas de millones de visitantes cada año. Por otro lado, si tomamos la costa en su sentido geográfico, es decir, si incluimos tanto las playas como los barrios junto al océano, es un importante centro residencial, comercial, económico y cultural de la región metropolitana. Lejos de ser un espacio marginal en la ciudad, la costa y sus playas constituyeron, desde principios de la década de 1970, un elemento clave para comprender Los Ángeles y su tremendo crecimiento demográfico y económico durante el siglo XX.

Sin embargo, como nos recuerda Reyner Banham, Los Ángeles no es una «ciudad costera clásica, es decir, descubierta y conquistada por el mar». La ciudad fue fundada tierra adentro. Cuando se dotó de un puerto industrial y comercial en San Pedro a fines del siglo XIX, en la Bahía de Santa Mónica, donde se encuentran las playas más cercanas al centro de la ciudad, todavía era un espacio aislado y abandonado. Fue a principios del siglo XX, gracias a la moda de los baños de mar y la inauguración de nuevos ferrocarriles, cuando los angelinos miraron a sus playas. Los primeros resorts costeros establecidos a lo largo de la costa -Santa Monica, Venice, Manhattan Beach, Hermosa Beach y Redondo Beach, que luego formaron municipios independientes- compartían la costa con el municipio de Los Ángeles. Siguiendo el modelo de las famosas playas de la costa este y de Europa, como Coney Island o Blackpool, los parques de atracciones construidos en el paseo marítimo conocieron un rápido éxito. La costa en ese momento seguía el conocido patrón de desarrollo turístico de una costa arenosa ubicada cerca de una gran ciudad.

A partir de la década de 1920, el crecimiento demográfico de la región se aceleró y la ciudad adoptó dos características que la distinguieron de sus contemporáneas: la horizontalidad del entorno construido y la expansión urbana. En consecuencia, la costa ya no es simplemente un espacio marginal de la región, donde los habitantes de la ciudad se divierten durante un fin de semana antes de reanudar el camino hacia el este, es decir, a las oficinas, fábricas y zonas residenciales. Ahora es una parte integral de la ciudad, absorbida por su tejido urbano y conectada por transporte público a toda la región metropolitana. En otras palabras, desde la década de 1920, las playas de la Bahía de Santa Mónica ya no eran lugares excéntricos de ocio: eran espacios urbanos, firmemente unidos a la ciudad y su funcionamiento, frecuentados diariamente por una población de poco más de un millón de habitantes, y cuya planificación, accesibilidad, supervisión y regulación son objeto de muchos debates y controversias.

(…)».

Obviamente, no todo fueron playas en California. Así que, para complementar, nada mejor que Set the Night on Fire. L.A. in the Sixties (Verso), de  Mike Davis y Jon Wiener, un retrato del hervidero de agitación política y social que fue aquella ciudad (plataforma de lanzamiento del Black Power, con Malcolm X y Angela Davis…).

© Éditions de la Sorbonne / Elsa Devienne


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.