Elogio de la lentitud, en tiempos virales

Estando como estamos, con medio orbe enclaustrado, y el otro medio en trance de ello o encomendándose a los dioses para que tal cosa no les llegue, parece un buen momento para tratar un volumen que, más que un libro de historia, esun ensayo, aunque a cargo de un historiador, Laurent VidalLes Hommes lents. Résister à la modernité, XVe-XXe siècle (Flammarion), que así se presenta:

«La historia de la modernidad es, en primer lugar, la de la discriminación: al erigir la velocidad como modelo de virtud social, las sociedades modernas han inventado un vicio, el de la lentitud -esa supuesta incapacidad para mantener el ritmo y vivir al ritmo de los tiempos

Partiendo de una violencia simbólica y un imaginario desconocido, Laurent Vidal ofrece la génesis de los hombres lentos, estos individuos apartados por la ideología del Progreso. Nos encontramos a su vez con un indio perezoso y un indolente colonizado en el momento de los grandes descubrimientos, trabajadores indisciplinados en el triunfante siglo XIX; más cerca de casa, el migrante que espera o el trabajador perezoso permanecen al margen de la obsesión contemporánea con la eficiencia.

Pero el autor revela sobre todo la forma en que estos hombres aprovechan la lentitud para subvertir la modernidad, a la inversa de la cadencia impuesta por los relojes y cronómetros: de la ociosidad a la astucia desplegada para apropiarse de los espacios asignados, los hombres lentos crean ritmos increíbles, incluso en la música sincopada de jazz o samba. Al inventar nuevos modos de acción basados en pausas, como las estrategias de sabotaje del sindicalismo revolucionario, nos ofrecen otra mirada sobre la emancipación.

Combinando el rigor del historiador con la sensibilidad de un escritor que recurre tanto a la literatura como a las artes, este ensayo abre nuevos horizontes para repensar nuestra relación con la libertad».

Y así empieza:

«1. Bien llamados Tiempos Modernos

La escena es bien conocida: parado detrás de una línea de montaje, Charlot se dedica a apretar los tornillos que pasan regularmente ante él; se afana aún más, ya que el gesto y la cadencia no le son familiares: una picazón o una mosca insistente pueden perturbar fácilmente la constancia necesaria del gesto.

Bien llamados Tiempos Modernos, pues han erigido el dominio de la velocidad como modelo de virtud social.

Modernos, aquellos que saben cómo mantener el ritmo, acompañar la cadencia.

Modernos, los rápidos,los eficientes.

Aquí está Charlot tragado pronto por los engranajes de este mecanismo implacable que lo devora antes de escupirlo finalmente, aturdido. Quizás porque comprendió desde el interior el funcionamiento de la máquina monstruo, sus gestos parecen en este momento exacto escapar de la eficiencia necesaria a la que estaban sujetos anteriormente. Tocándose la nariz o un botón del faldón, el cuerpo ligero y como liberado, parece alcanzar una forma poética de gracia o liberación.

El propósito de este ensayo está comprendido en esta escena y su resultado inesperado.

2. La fuerza está del lado de los lentos

Siempre prominente en el panteón de la modernidad occidental, la velocidad nunca deja de fascinar. Lo testimonian una serie de tratados sobre filosofía u obras de sociología e historia, sin olvidar las novelas, la pintura, la fotografía …

No hay necesidad de preocuparse por el más mínimo detalle para darse cuenta de que este encanto de la velocidad solo valora, la mayor parte del tiempo, a aquellos que tienen la capacidad de adaptarse a su ritmo rápido cuando no de dominarlo – como si la velocidad indujera necesariamente el poder social. En consecuencia, como una reflexión invertida, se impone la asociación entre lentitud y fragilidad social.

(…)».

Y, para tomárselo con calma, dos textos más. Por un lado,  el libro de la filósofa Hélène L’Heuillet: Eloge du retard (Albin Michel):

«Una ansiedad nos persigue: llegar tarde. Vivimos nuestra vida cotidiana, nuestro trabajo, la educación de nuestros hijos e incluso nuestras vacaciones con tanto miedo al retraso que terminamos adelantándonos a todo, anticipándonos a todo y fabricando tanta precocidad que el sentimiento de vivir nos abandona. Hemos perdido el sentimiento del tiempo, y con él el sentimiento de nuestra existencia. Este libro nos muestra que no es difícil de encontrar.

Llegar tarde es saltarse la escuela, tomar caminos secundarios, no ir directamente al grano, es introducir pequeñas variaciones que pueden descarrilar los engranajes bien engrasados de nuestras vidas demasiado mecánicas. Finalmente, es vivir. Frente a los valores dominantes de nuestras sociedades modernas (fluidez, flexibilidad, urgencia y velocidad) y las patologías que resultan de ello, el retraso, un «lapso» de tiempo que nos permite recuperar nuestra condición temporal, se convierte en una verdadera estrategia de resistencia».

Por otro, se puede recuperar -ahora que sale en tapa blanda- el volumen del filósofo Brian O’Connor, Idleness: A Philosophical Essay (Princeton UP), una defensa poskantiana de la ociosidad, cuya síntesis dice:

«Durante milenios, la ociosidad y la pereza se han visto como vicios. Se espera que todos trabajemos para sobrevivir y salir adelante, de modo que dedicar nuestras energías a cualquier cosa que no sea el trabajo y la superación personal puede parecer un lujo o un fracaso moral. Lejos de cuestionar esta sabiduría convencional, los filósofos modernos la han afianzado, viendo la ociosidad como un obstáculo para la necesidad ética de que las personas tengan que ser autónomas, útiles, contribuir al bien social o simplemente evitar el aburrimiento. En Idleness, el primer libro que desafía la descripción de la inactividad en la filosofía moderna, Brian O’Connor argumenta que el planteamiento contra una indiferencia frente al trabajo y al esfuerzo es defectuoso, y que la ociosa falta de rumbo puede permitir la más alta forma de libertad.»

© Éditions Flammarion / Éditions Albin Michel / Princeton University Press


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.