Kate Lister: la curiosa historia del sexo

En efecto, aunque no sea exactamente el libro de una historiadora, no he podido resistirme a tratar un proyecto curioso para un libro curioso sobre una curiosa palabra: A Curious History of Sex (Unbound), de Kate Lister.

Unbound es un editor que financia sus obras por el método del crowdfunding, con lo que va ofreciendo diversas ventajas a quienes adelantan su dinero para tener el libro final, cosa que en este caso se arrastra desde el pasado año.  Ahora ya, recién salido, promete:

«Este libro analiza la curiosa historia del sexo, extraída de lo mejor del archivo de las Whores of Yore con toneladas de material exclusivo y nuevo. La Dra. Kate Lister explora todas las cosas extrañas y desconcertantes que los seres humanos han hecho en la búsqueda (y negación) del todopoderoso orgasmo . ¿Por qué nos sentimos tan culpables por eso? ¿La venta de servicios sexuales siempre ha sido ilegal? ¿Los victorianos eran realmente tan mojigatos como pensamos (respuesta corta: Diablos, no)?

(…)

Kate Lister comenzó el proyecto Whores of Yore en 2015. El objetivo del proyecto es dar voz a los que no tienen voz, iniciar una conversación muy necesaria sobre la historia de la sexualidad, la difícil situación de las trabajadoras sexuales modernas y, en última instancia, extraer el palo mojigato. del culo de la sociedad».

En efecto, este proyecto se describe del siguiente modo:

«Whores of Yore es un proyecto y archivo de investigación, interdisciplinario y con una mirada positiva sobre el sexo, dedicado a explorar la historia de la sexualidad humana y desafiar la vergüenza y el estigma. Con entregas periódicas de académicos de todo el mundo, y miles de seguidores, tenemos un tesoro de recursos al alcance de su mano.

La Dra. Kate Lister comenzó el proyecto Whores of Yore en 2016. El archivo proporciona una plataforma para académicos, activistas, trabajadores sexuales y archiveros para compartir sus experiencias, investigaciones e historias sobre sexualidad y estudios de sexualidad. El sitio web y las redes sociales aportan imágenes, anécdotas, documentos, curiosidades e investigaciones de vanguardia a los curiosos incurables; proporcionando una plataforma para académicos, profesionales del sexo, activistas y público en general para participar, debatir e intercambiar conocimientos de fuentes múltiples El sitio web proporciona un espacio donde académicos, activistas, archiveros y profesionales del sexo pueden presentar artículos, imágenes, podcasts y señalar sus investigaciones».

Amén de lo anterior, disponemos desde hace algún tiempo de un extracto, que comienza con la parte rotulada «Un nombre desagradable para una cosa desagradable: una historia del coño»,  tras la cual se advierte al lector que vaya con cuidado, dado que va entrar en una zona no apta para ciertos espíritus sensibles (por si ciertas palabras les ofenden):

«Me encanta la palabra cunt [coño, en España, o cualquier otra  variante del castellano]. Me encanta todo al respecto. No solo cuando se lo representa, como con vulva, vagina y pudendum (…), sino cuando el coño es señalado de forma real, oral y visualmente. Me encanta su forma monosilábica simple. Adoro que las primeras tres letras (c u n) tengan básicamente todas la misma forma de cáliz, rodando a través de la palabra hasta que son detenidas en su divagación por la explosiva T al final. Me encanta el gruñido contundente de la C y la T intercalando los sonidos más suaves de la UN, lo que permite escupir la palabra como una bala, o extender la UN y rodarla por la boca para lograr un efecto dramático; cuuuuuuuuuuuunt! Me encanta porque es deliciosamente sucia, infinitamente divertida y, como signo sonoro de exclamación, es capaz de detener una conversación. Walter Kirn llamó al coño «la bomba atómica del idioma inglés», y tiene toda la razón (Kirn, 2005). Amo su versatilidad. En Estados Unidos, es espectacularmente ofensiva, mientras que en Glasgow puede ser un término cariñoso; «I love ya, ya wee cunt» es una expresión que se escucha en las guarderías de Glasgow. Eso no es cierto, pero la gente escocesa posee una destreza lingüística deslumbrante con el coño. La novela de Irvine Welsh de 1993, Trainspotting, contiene 731 coños (aunque solo 19 llegaron a la película).

Pero, más que nada, me encanta el poder absoluto de la palabra. Estoy fascinada por el estatus sagrado de cunt como, citando a Hugh Rawson, «la palabra más tabú de todas las del inglés» (Rawson, 1989). Ha habido cambios significativos en las actitudes sociales desde 1989 y ahora hay otros contendientes para la palabra más ofensiva en el idioma inglés; nigger y otros insultos raciales son obvios pesos pesados. Nigger es una palabra profundamente ofensiva debido a su contexto histórico. No es solo una palabra descriptiva, es una palabra que se utilizó para deshumanizar a la gente de color y justificar algunas de las peores atrocidades de la historia humana. Es una palabra que requiere su propio estudio y se puede leer sobre la historia profundamente inquietante y compleja de la palabra-N. Podemos entender por qué los insultos raciales son horriblemente ofensivos, pero ¿cunt? ¿A nadie le parece extraño que la palabra más ofensiva en inglés sea una palabra para vulva? ¿O que esta palabra pueda incluso considerarse tan ofensiva como «nigger«, una palabra que se generó a partir de una de las peores y más oscuras atrocidades humanas? Hasta donde yo sé, cunt está relativamente libre de genocidio racial, así que tenemos que preguntarnos, ¿cómo llegó a ser tan ofensivo?, ¿qué hizo mal el coño?

(…)».

© Unbound  


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.