Un mundo en negro y blanco: historia del orden racial

Aurélia Michel, profesora de la Paris-Diderot dedicada a la «Histoire des Amériques Noires», acaba de publicar un riguroso ensayo con el sello Points que -con el carácter generalista que este tiene- aborda una cuestión interminable: Un monde en nègre et blanc. Enquête historique sur l’ordre racial (Points). La breve presentación dice:

«Este libro se propone exponer y aclarar, para el gran público, el peso aún muy activo de la esclavitud en nuestras sociedades. Tomando las etapas principales, que van desde la esclavitud mediterránea pasando por las africana y atlántica hasta los procesos de colonización europea en tres continentes (África, América y Asia), proporciona las claves históricas para la definición de la raza y revela sus fundamentos económicos, antropológicos y políticos. Debido a que también trata de las nociones de libertad, igualdad y trabajo, y que compromete nuestras identidades, la historia de la esclavitud dibuja el hilo de la construcción de Europa y revela el orden racial que gobierna nuestro mundo contemporáneo».

Y así empieza:

«Comencemos con lo que debería haber sido el final: en 1947, poco después de su creación, la Unesco convocó a un grupo de eminentes científicos (etnólogos, sociólogos, genetistas, antropólogos y biólogos) para decidir la definición científica de la raza y así acabar con las ideologías que podrían reclamarla. Es una primera reacción al trauma de la Shoah, pero también es una posición crítica frente a la colonización que entonces prevalece en las nuevas organizaciones internacionales. El resultado de esta larga investigación se publicó en forma de folleto en 1950, bajo el título ¿Qué es una raza? La respuesta, presentada de una manera muy pedagógica y respaldada por numerosos gráficos, es definitiva: nada o no mucho. A partir de esto, se establece que la raza, una noción biológicamente infundada, no puede justificar ninguna política discriminatoria ni la alteración de los derechos humanos universales proclamados en 1948 y ratificados por todas las democracias, incluso las coloniales. Por el contrario, el racismo, o cualquier intento de hacer de la raza la base de las desigualdades observadas, es objeto de condena moral y, en la mayoría de los casos, legal.

La raza, por tanto, no existe. Sin embargo, el hecho de que esta conclusión sea aceptada por la mayoría de las personas y que el racismo se haya vuelto fuertemente acusatorio, incluso para quienes lo practican, no ha sido suficiente, ni de lejos, para erradicar la desigualdad racial o la violencia racista de nuestras sociedades. Para medir esta violencia y la fuerza de lo tácito, enclavado en una historia común a todo Occidente, bastará con un pequeño experimento: pronunciemos la palabra «negro» en un espacio público, ya sea en una aula, en un patio de recreo, en televisión; los efectos serán inmediatos y terribles, a pesar de que es una palabra completamente anacrónica que se ha desviado mil veces de su significado original. A modo de comparación, digamos la palabra «siervo» o la de «villano», que también se refieren a construcciones históricas pasadas, hechas de heridas, dominación, desprecio social, y veremos que el cargo de violencia que acarrean es casi nulo. De hecho, la palabra «negro», que es una metonimia que data de finales del siglo XVI y que asocia de manera duradera los términos esclavo y africano, tiene una gran actualidad. Por lo demás, es el eco de esta violencia lo que lleva a muchas personas (blancas) a evitar la palabra francesa «noir» en favor de una especie de eufemismo, «black», que quizás coloca al que lo pronuncia. lejos de la realidad que evoca. Tengamos en cuenta también que el calificativo «blanco», cuando no se asume directamente como el proyecto de un orden racista, también puede desencadenar una fuerte agresividad. Denuncia la misma realidad que el término «negro».

La raza, por tanto, como realidad social y política, y a pesar de su invalidez científica, existe. Esta realidad es a la vez negada y perfectamente conocida. El principal desafío de este libro es, pues, hacer audible un conjunto de hechos y procesos que han sido largamente atestiguados, descritos y que son accesibles en el espacio público .

En efecto, lo que saben tanto los historiadores como la mayoría de las víctimas ha sido denunciado y enumerado en un grueso corpus literario y político, en particular por autores negros, desde Frederick Douglass hasta Ta-Nehesi Coates, pasando por W.E.B. Du Bois, Aimé Césaire, Frantz Fanon y James Baldwin, que lucharon contra la esclavitud, la violencia racial y la discriminación, o que simplemente testificaron sobre su experiencia como individuos en una sociedad racista. Se han escrito docenas de novelas y realizado películas sobre el período de la esclavitud antes de que algunas se dieran en el blanco, como la serie Raíces (1977) y más recientemente Django (2012) o 12 Años de esclavitud (2013). La sorpresa y la emoción general que han provocado estas obras nos revelan cuánto hemos estado protegidos hasta ahora de este pasado.

(…)».

© Éditions Points (La Martinière Groupe)


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.