Krzysztof Pomian: El museo, una historia mundial

Hace ya algunos años -a finales de 2013 mas concretamente-, y como parte de la exposición «La licorne et le bézoard», el profesor Krzysztof Pomian  impartió una interesante conferencia  titulada «Musée, une histoire mondiale«.  De aquellos polvos museísticos y de otros semejantes desciende el (primer) volumen ahora presentado: Le musée, une histoire mondiale. I: Du trésor au musée (Gallimard).

Como decimos, su interés no es nuevo: Collectionneurs, amateurs et curieux. Paris-Venise, XVIe-XVIIIe siècle (Gallimard, 1987), L’Anticomanie. La collection d’antiquités aux 18e et 19e siècles (EHESS, 1992), Des saintes reliques à l’art moderne. Venise-Chicago, XIIIe-XXe siècle (Gallimard, 2003). Todos ellos han ofrecido una nueva visión global de la cultura europea, de su secularización, de su modo de apropiarse del pasado y de su democratización.  Pero todos ellos eran parciales, mientras que el que ahora se publica es, como ha señalado Roger Chartier, la primera síntesis jamás escrita.

Y he aquí el libro, expuesto por el editor en los siguientes términos:

«Desde las acumulaciones de las tumbas egipcias o chinas y desde los tesoros reales hasta nuestro actual Louvre, entre otros lugares, el museo necesitará tiempo para encontrar su forma y su función de conservación, estudio y exhibición de los objetos. Sin embargo, nunca se ha escrito una historia mundial de los museos que, a la vez, sea política, social y cultural. Aquí está: Le Musée, une histoire mondiale, en tres volúmenes que aparecerán durante dos años.

El primer volumen de esta obra monumental, Du trésor au musée, parte de un pasado lejano para llegar a la creación de la institución denominada «museo», inventada en Italia a finales del siglo XV, llegando a toda Europa en el siglo XVIII. Una historia compuesta de donaciones y bienes, robos y saqueos, guerras y diplomacia. Y también de arquitectura, de una forma de contemplar y manipular objetos, de cuestiones legales y organizativas, ante los vastos debates sobre exhibición, iluminación y colgado que seguirán. Una historia del arte, pero también del comercio, de conocimientos, de técnicas. La riqueza de las ilustraciones, que se apoyan en un texto luminoso, hará que todos quieran volver finalmente a este «lugar tan extraño, como declara Krzysztof Pomian en la apertura de su libro: el museo».

Como mera aclaración, remito a la entrevista publicada en La Croix:

«La Croix: Las antiguas tumbas reales son las primeras en ofrecer conjuntos de objetos preciosos. «Nuestros museos de arte y arqueología son los herederos», escribe. ¿Cuáles son las diferencias fundamentales entre estos tesoros antiguos y nuestros museos?

Krzysztof Pomian: El tesoro acompaña a todas las monarquías sacras, desde China hasta Mesoamérica pasando por Occidente. Los materiales preciosos, especialmente el oro, abundan allí y superan la calidad de ejecución de los objetos. El tesoro es, pues, un instrumento de ejercicio del poder que permite recompensar a los familiares. También es signo de elección divina y acompaña a su dueño después de la muerte. Es parte de un intercambio entre el aquí abajo y el más allá. El museo en sí es parte de un intercambio entre el pasado y el futuro, una transmisión a una comunidad aquí abajo. Es una institución laica y pública, abierta a los visitantes. Y, a diferencia del tesoro, no se entierra ni se quema con su dueño, sino que está llamado a perdurar.

La Croix : Antes de que los tesoros lleguen al museo, se necesita un vínculo esencial: las colecciones privadas. La primera existió en China y la antigua Roma. Luego no reaparecieron en Europa hasta el siglo XIV. ¿Cómo explicarlo?

K. P .: La respuesta solo puede ser hipotética. En Roma, con el imperio, la ostentación está reservada para el emperador. Luego viene el cristianismo, que coloca las reliquias de los santos en lo más alto de la jerarquía de valores y dirige la mirada hacia lo invisible. El Renacimiento va acompañado de la afirmación de un cierto individualismo. Sin embargo, la colección es el resultado de un deseo individual. Carlos V, al aislar en su tesoro los camafeos que llevaba consigo, fue uno de los primeros príncipes en marcar su singular gusto. Petrarca, que coleccionaba monedas antiguas y pinturas de Giotto o Simone Martini en su casa, se convierte en modelo para otros humanistas.

Así, las colecciones privadas se multiplicaron en el siglo XV en Italia, luego al norte de los Alpes … A diferencia de los tesoros, estas colecciones se orientaron desde muy temprano hacia la producción humana, más que hacia los materiales preciosos. La pintura, que pretende ser una actividad intelectual, pasa a primer plano, presagiando la jerarquía de nuestros museos de arte.

La Croix : Es un Papa quien está en el origen del primer museo, en 1471 …

K. P .: Sí, ¡pero inicialmente fue una operación puramente política! Para apaciguar las relaciones con Roma, envenenadas por su antecesor, Sixto IV ofreció al municipio antigüedades guardadas en Letrán. Estas se exhibieron en el Capitolio y pasaron cincuenta años antes de que se agregara el nombre de «museo» a esta colección. Este invento también tardará en difundirse, en el siglo XVI, en ciudades como Florencia con la galería Uffizi abierta a los visitantes, Venecia con el Statuario pubblico, o Milán con la biblioteca y galería de arte Ambrosiana …

La Croix : Al norte de los Alpes, los primeros museos no llegaron hasta dos siglos después. ¿Por qué ?

K. P .: Por las guerras de religión que están sometiendo a Europa a fuego y sangre, con un estallido de destrucción bárbara. En el siglo XVI, la nobleza francesa o alemana tenía muchas otras preocupaciones distintas a las de fundar un museo. En los palacios principescos existen colecciones, Kunstkammern (gabinetes de curiosidades), en parte vinculadas a los tesoros. Otros se desarrollaron en el siglo XVII entre ricos burgueses, eruditos …

Sin embargo, no fue hasta 1661 que se creó el Museo de Basilea, luego el Museo Ashmolean en Oxford. Sólo después del Tratado de Utrecht (1713) los museos experimentaron un verdadero auge en los países germánicos, e incluso en Francia, donde el rey inauguró parte de su colección en el Palacio de Luxemburgo en 1750. Animados por la filosofía de la Ilustración, algunos príncipes, deseosos de parecer ilustrados, acordarán compartir la visión de sus mejores obras con la gente.

La Croix : Aparte de Italia, los museos de historia natural en Europa a menudo preceden a los museos de arte …

K. P .: Aquí hay un factor religioso importante, especialmente en los países protestantes: la naturaleza en todas sus creaciones, incluidas las más humildes, manifiesta la providencia divina mucho mejor que la historia humana, atravesada por el mal.

Además, el auge de los jardines botánicos y los museos de historia natural corresponde a la constitución de burocracias estatales que intentan inventariar recursos para desarrollar la economía, la agricultura. El primer museo que se abre en París es, por tanto, el Gabinete de Historia Natural del Rey en el Jardin des Plantes. Y en Londres, el Museo Británico, que en ese momento no era un museo de arte».

© Gallimard – Bayard Presse


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.