Las tentaciones de la carne

En pleno momento de cuarentena (y  pronto de cuaresma) los profesores Alain Cabantous y François Walter renuevan su atestiguada colaboración (Noël, Payot, 2016) con un volumen bien sugerente:  Les tentations de la chair. Viriginité et chasteté, 16e-21e siècle (Payot).

Quizá la editorial suiza Payot presente algunos problemas de conexión debido a las circunstancias, pero este es el resumen editorial:

«Si bien estos dos comportamientos parecían casi acabados tras la «revolución sexual» de los años 1970-1990, la virginidad y la castidad han experimentado un fuerte renacimiento. En una sociedad tan hipersexualizada, individuos o grupos los convierten hoy en un objetivo de vida, sin que estén necesariamente vinculados a una creencia religiosa. Esta notable síntesis se interroga a largo plazo (siglos XVI-XXI) por las prácticas extremadamente variadas que estos dos términos han supuesto en Europa, a menudo confundidas, y más complejas de lo que parece. A pesar del magisterio moral de la Iglesia sobre los laicos, que trató de imponerles el imperativo absoluto de la procreación y la negación del placer carnal, todo fue posible, entre el ideal místico y las bajezas asumidas. Esta búsqueda de un improbable ideal que atormente a las poblaciones atestigua sobre todo nuestras difíciles relaciones con la sexualidad y el peso de las fantasías masculinas sobre la condición femenina».

Y estos son algunos de los párrafos introductorios:

«¿Y si el inició de esta investigación estuvo en el enunciado de unos «breves»? Según varias encuestas sociológicas hechas en los últimos años, al menos en Europa, muy pocos jóvenes, alrededor del 10%, llegan vírgenes al momento de casarse … si se casan. Una proporción que ha disminuido constantemente en cincuenta años. Y, sin embargo, aunque muchas chicas, tal vez la mitad, no sangran cuando tienen relaciones sexuales por primera vez, algunas recurren a la cirugía restauradora antes de casarse para recomponer un himen que, de hecho, fisiológicamente no existe como tal! Entre las mujeres musulmanas en particular, el aumento de la himenoplastia es incluso parte de un «movimiento de liberación sexual» (Nedra Ben Smaïl). Por el contrario, un sitio con sede en Alemania, Cinderella Escorts, propone subastar (con un precio de un millón de euros) la virginidad de las jóvenes «chicas» que lo soliciten. En mayo de 2019, más de 300 habían dado este paso. Finalmente, con motivo del descubrimiento de múltiples escándalos sexuales, especialmente entre el clero católico, del 5 al 15% de los sacerdotes han cometido abuso sexual y entre el 25 y el 40% de sus miembros mantienen o han mantenido una o más relaciones románticas hetero u homosexuales durante su ministerio, hasta el nivel más alto de la jerarquía. Como si, a través de estos ejemplos ilustrativos, nuestra percepción de la virginidad y la castidad se limitara a una simplificación excesiva de la conducta.

Es, por el contrario, a partir de la complejidad de estos dos estados que tratamos de construir este tema aparentemente inusual, ya que a través de estas denominaciones se trata de designar un estado físico, incluso carnal, que se transforma a menudo en una referencia ética y espiritual. ¿Acaso este paso de una realidad completamente humana a una identidad altamente moral y virtuosa permite que algunos piensen, plagiando una vez más la fórmula erasmiana, que «uno no nace virgen ni casto, se convierte»? Por tanto, es en torno a las referencias culturales que rodean estas «virtudes» -salvaguarda de la «pureza», la templanza y el control de las pulsiones-, basadas en una disciplina impuesta o asumida, pero también de su contrario, que la virginidad y la castidad evolucionarán de acuerdo a ritmos nada menos que lineales. Sobre este tema, la comparación entre un siglo XIX que se refiere a ello en voz alta y clara, y los instrumentaliza en términos de buena idoneidad educativa, y los períodos que lo enmarcan revelan masivamente el peso del contexto social y religioso en el que se desarrollan, se deforman, se exacerban y se desintegran estas nociones.

Por tanto, la ambición de este trabajo es múltiple. Es primero, y analíticamente, medir los posibles vínculos o distinciones entre virginidad y castidad. Sin embargo, en esta área, las confusiones son muchas y a menudo se han mantenido deliberadamente. Los discursos de los moralistas católicos han alimentado continuamente estas ambigüedades. Creyendo que la virginidad era el nivel más alto de castidad, impusieron no solo una escala de valores, sino que crearon una especie de interdependencia que solo es teórica o que, más bien, está inscrita en las eflorescencias de una teología. especulativa. En 1848, en su Tratado sobre teología moral, Thomas M.-J. Gousset distinguió, de acuerdo con unas gradaciones despectivas, entre la castidad de las vírgenes, la de las viudas y la de las personas casadas. Por cierto, no evoca la de los clérigos. En este sentido, el decreto conciliar sobre la formación de sacerdotes, publicado en 1965, evoca «su necesaria renuncia al matrimonio [para que] el celibato no sea una fuente de daño alguno para su vida y su actividad, permitiéndole adquirir un mejor dominio del alma y del cuerpo».

(…)

El fetichismo de la virginidad está profundamente arraigado en la cultura masculina.

Además, la mirada que la sociedad aplica a la violencia sexual y a la violación explica la importancia dada en el siglo XIX a la prueba de la virginidad. Desde el Código Penal de 1791, la violación no es solo un acto de lujuria masculina que hace que la víctima pierda todo el crédito matrimonial y empañe el honor familiar. La mujer ahora se considera víctima del acto violento, cuyo autor debe ser castigado por representar una amenaza social. «Esta basculación del mundo de la desvergüenza al de la violencia ya no será cuestionado», escribe Alain Corbin. Pero el himen permanece en el centro del procedimiento, de modo que el desprecio de la violación es precisamente la pérdida de la virginidad y, por eso, los patólogos forenses buscan su rastro. Sin desgarro, y para seguir siendo coherentes con lo que la anatomía les enseña, inspeccionan el cuerpo femenino para detectar hematomas en la vulva. Sin embargo, los tribunales consideran a menudo que solo una virgen puede ser violada. Se supone que una mujer que ya ha conocido al hombre sabe defenderse y resistirse. De lo contrario, se sospecha de provocación y consentimiento. Los «malos instintos», la «malicia», decir que una niña es «precoz» o «avanzada», son otras tantas formas de dar a entender que ella tiene algunas nociones sobre la sexualidad y, por tanto, de factores agravantes.

(…)».

© Payot


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.