Un mundo acaba, otro emerge: La revolución anglo-holandesa (1500-1800)

De entre todos los libros publicados en los primeros meses del año, quizá uno de los de aliento más amplio sea How the Old World Ended: The Anglo-Dutch-American Revolution 1500-1800 (Yale UP), del profesor Jonathan Scott.  Esta es la presentación del editor:

«Entre 1500 y 1800, la región del Mar del Norte superó al Mediterráneo como la parte más dinámica del mundo. En su esencia, la relación anglo-holandesa entrelazó una estrecha alianza y un feroz antagonismo con un intenso efecto creativo. Pero condición previa para la Revolución Industrial fue también el establecimiento en la Norteamérica británica de un tipo único de colonia, para el asentamiento de personas y de cultura, más que para la extracción de cosas.

La revolución republicana de Inglaterra de 1649-1653 fue un intento espectacular de cambiar la vida social, política y moral en la dirección iniciada por los holandeses. En este libro de gran angular y deslumbrante, Jonathan Scott argumenta que también fue un punto de inflexión en la historia mundial.

A raíz de la revolución, la competencia con los holandeses transformó los recursos militares-fiscales y navales del Estado. Uno de los resultados fue un monopolio comercial angloamericano protegido navalmente. Dentro de este contexto, más de un siglo después, la Revolución Industrial sería desencadenada por el poder alquímico de las compras americanas».

Dicho lo cual, la introducción empieza diciendo:

«Este libro se refiere en primer lugar a cómo terminó el viejo mundo, y solo en segundo lugar a por qué. Por tanto, su interés principal está en el proceso histórico. En 1649, Gerrard Winstanley escribió: ‘el viejo mundo se está consumiendo como un pergamino en el fuego’. ¿El viejo mundo se erosionó gradualmente o se abrasó? La respuesta dada aquí es que ambas cosas a la vez. De manera comparable, en la actualidad, el progresivo cambio climático está sobrealimentando eventos catastróficos».

Por su parte, el prólogo se inicia así:

«Hace menos de trescientos años se produjo el reordenamiento más fundamental de la existencia humana desde el comienzo de la agricultura. ¿Cómo fue esto posible, implicando, como lo hizo, la desaparición de un estilo de vida completo y fuertemente defendido? La Revolución Industrial es un campo importante para los historiadores económicos y sociales. Pero explicarlo requiere que comprendamos un conjunto de desarrollos a lo largo del período moderno temprano que conecta los subcampos de la historia ambiental, económica, social, política, intelectual y cultural, y que examinemos el desarrollo de los procesos y eventos que cambiaron el mundo, incluyendo el migración a gran escala de pueblos.

Para empezar, esta transformación debe explicarse en términos regionales y globales. Entre 1500 y 1800, cuando Europa estableció sus primeras colonias mundiales, la región angloholandesa del Mar del Norte superó al Mediterráneo como epicentro del capital material y cultural. Considerando el surgimiento de la industrialización dentro de este contexto, el presente estudio va más allá de las historias paralelas de los Países Bajos e Inglaterra para ofrecer el primer relato sistemático de una relación angloholandesa que entrelazó una estrecha alianza y un feroz antagonismo al intenso efecto creativo entre la Revolución Holandesa y la Revolución Gloriosa ( 1566–1689). Posteriormente, intenta explicar por qué, después de la industrialización angloholandesa (o protoindustrialización) durante los siglos XVI y XVII, se produjo una Revolución Industrial exponencial en Gran Bretaña desde aproximadamente 1780.

Parte de la respuesta a esta pregunta depende del desarrollo en el clima templado de la Norteamérica británica de un tipo único de colonia europea, establecida para el asentamiento de personas y de cultura, en lugar de la extracción o el cultivo de cosas. Durante el siglo XVIII, esta subsección del imperio europeo se volvió demográficamente explosiva, porque estaba fuera de la zona de enfermedades tropicales transmitidas por mosquitos. Este fue el mercado más dinámico que impulsó el crecimiento de las manufacturas británicas. Fue un desarrollo económico arraigado en la historia ambiental, social, cultural y política: la del protestantismo migratorio que llevó en el siglo XVII a los peregrinos escoceses, ingleses, holandeses y eventualmente suecos y alemanes a través del Atlántico en su misión hacia lo salvaje.

(…)».

Y, en fin, este el modo con el que se abre el primer capítulo:

«Durante el período comprendido entre 1500 y 1800, las sociedades europeas fueron, como lo habían sido durante mucho tiempo, y a pesar de su diversidad económica, política y cultural, predominantemente agrícolas. A fines del siglo XVIII, en el Reino Unido de la Gran Bretaña, había llegado una revolución económica que arrasaría con estas sociedades. Una vez que se demostró su poder, fue imitada en otras partes de Europa, y luego en América, Turquía, Japón, Rusia y, finalmente, China, siendo un proceso que todavía está en marcha. Antes de la Revolución Industrial, el nivel de vida aumentó lentamente, si es que lo hizo. Pero en los dos siglos transcurridos desde 1800, el ingreso real promedio de la población mundial se ha multiplicado casi por diez y ‘en el mundo industrializado. . . 15-20 veces‘ «.

© Jonathan Scott / Yale University


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.