Historia de la moda

Entre los asuntos  que antaño podíamos orillar, por ser menor, está el que tiene que ver con el vestido y la moda. Las cosas han cambiado mucho y lo que tiene que ver con la materialidad y con el consumo se ha convertido en un campo más o menos asentado. Otro ejemplo de ello, aunque visto quizá desde la historia social de la técnica, es Fabriquer le désir. Histoire de la mode de l’Antiquité à nos jours (Belin), de la especialista y profesora Audrey Millet, que además cuenta con un blog en esta misma plataforma.

Veamos cómo se presenta:

«Fútil o cargada de significado, amada o criticada, la moda de la ropa marca los espíritus, transforma los cuerpos, dicta las opciones económicas y culturales; en definitiva, crea deseo. Herramienta de seducción y marcador social, el vestido es el lugar del consumo menos razonado. Desde llevar un cinturón en Atenas hasta los accesorios de lujo, desde las sandalias antiguas hasta los zapatos medievales, desde el guardarropa de Catalina de Aragón hasta la utopía estética nazi, Audrey Millet ofrece una historia global de la moda, con implicaciones económicos, estéticas, sociales o culturales. Lejos de ser una mera descripción, esta historia de la moda y el lujo explica por qué la ropa, querida o difamada, nueva o de segunda mano, ocupa un lugar tan importante en los imaginarios».

Y así empieza la introducción:

«Entre la seducción y el deseo, la moda hace reaccionar a los consumidores, ricos o modestos, científicos e higienistas, élites políticas e industriales. Hoy, su estudio toma muchas direcciones: economía, consumo, manufactura, género, placer … El enfoque favorecido en este libro es el de una historia social total. No es exhaustivo, pero el panorama ofrece nuevos rumbos para jóvenes investigadores, referentes y claves de lectura para aficionados y estudiantes. Al reunir en la bibliografía a los mejores especialistas del mundo, este libro detalla las principales dinámicas de la creación de un sistema de la moda al tiempo que enfatiza los elementos más destacados. El uso del cinturón en Atenas, la sandalia antigua y el zapato medieval, el vestuario de Catalina de Aragón, el colonialismo, la Sape, la utopía de una prenda femenina nazi, la exhibición de moda adolescente …

Varias constantes han precedido a la redacción de esta historia, las de la estilista que se convirtió en historiadora y pasó por la historia de las artes. Los artesanos y los fabricantes de moda no son asignados por el Estado a sus talleres. Tienen su parte de decisión. De modo que el consumo no es una invención de los siglos XVIII y XIX. La envidia y el placer han conmovido a las personas desde la antigüedad. Como muestra Gilles Lipovetsky, el mundo pasó del capitalismo de consumo al capitalismo seductor tras la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, postulo que el deseo ha sido el preludio de la acción humana durante varios siglos. No hay razón para negar el surgimiento del capitalismo a partir del siglo XIV. Los sistemas de producción y fabricación ya estaban bien establecidos antes del final de la Edad Media y el comienzo del Renacimiento. También se trataba de interrogarse sobre las evidencias de la producción textil, femenina y doméstica durante varios siglos. Pocas posibilidades había de que Penélope tejiera toda la ropa de la casa. En consecuencia, también era necesario preguntarse si los sistemas de medición corporal estereotipados y prêt-à-porter se remontaban al siglo XIX. Finalmente, solo la búsqueda de los orígenes de un sistema, de un objeto y una tendencia pudo orientar las preguntas.

Los diez capítulos que siguen no tienen un tamaño equivalente. Cada período es interrogado utilizando una metodología comparable, según los trabajos disponibles. Producción, manufactura, actores, élites, consumidor, textiles, gestos del oficio, patrocinadores, adopciones y rechazos, género, cuerpo, imposición de estilos, vestimenta y desnudez , la música… no todos tienen el mismo lugar según la época, pero han sido objeto de idénticas preguntas en un intento de pintar un cuadro de un sistema de moda en movimiento, adorado y criticado. Porque, como sabemos, la moda suele verse como un detalle inútil e innecesario dentro de la historia. La historia de la disciplina que sigue lo prueba. Las fuentes de la antigua Grecia y Roma son más incompletas y algunas de ellas son posteriores a los períodos analizados. La historia de la moda solo se puede escribir a partir de un tipo de fuente, y así ha sido durante mucho tiempo. Las fuentes impresas, en particular, plantean muchos problemas de interpretación. En gran parte tienen un vacío, el de la ropa, los gestos, la economía y la vida cotidiana de los consumidores. La periodización, con el final de la Edad Media percibido como el nacimiento de la moda, requería la resolución de problemas cronológicos. De hecho, las cesuras de los períodos históricos no pueden ser los mismos para todos los asuntos estudiados. La Gran Peste, la caída de Granada, la toma de Constantinopla, el descubrimiento de América … ¿son relevantes para estudiar la historia de la moda? (…)

(…)

© Éditions Belin / Humensis


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.