Emma Rothschild: Una historia familiar (a lo largo de tres siglos)

No recuerdo haber dejado constancia de ello, pero si no es así aprovecho para afirmar que un@ de mis historiador@s preferid@s es  Emma Rothschild (sí, pertenece a la rama británica de este reconocido apellido). Por tanto, no es extraño que recoja de inmediato la aparición de su An Infinite History: The Story of a Family in France over Three Centuries (Princeton UP), una obra que recuerda mucho a su previa The inner life of empires: an eighteenth-century history, del mismo editor.

El breve resumen del libro, en su habitual perspectiva,  ya nos pone los dientes largos:

«Marie Aymard era una viuda analfabeta que vivía en Angulema, una ciudad de provincias en el suroeste de Francia, un lugar donde aparentemente nunca sucedía nada. Sin embargo, en 1764, dejó su huella fugaz en el registro histórico a través de dos documentos: un poder en relación con la propiedad de su difunto esposo, un carpintero de la isla de Granada, y un contrato prenupcial para su hija, firmado por ochenta y tres personas en Angulema. ¿Quién era Marie Aymard? ¿Quiénes eran todas estas personas? ¿Y por qué estaban juntas en una tarde oscura de diciembre de 1764? A partir de estas preguntas, An Infinite History ofrece una mirada panorámica a una familia extensa durante cinco generaciones. A través de noventa y ocho historias conectadas sobre individuos sociables e inquisitivos, que terminan con la tataranieta de Marie Aymard en 1906, Emma Rothschild despliega una innovadora historia moderna de redes sociales y familiares, emigración, movilidad, con la Revolución Francesa y la transformación de la vida económica del siglo  XIX.

Rothschild teje una vasta narrativa que se asemeja a una novela de época, una que trata sobre una familia numerosa y oscura, de la que casi no quedan cartas privadas, cuyos miembros viajaron a Siria, México y Tahití, y cuyos destinos eran profundamente desiguales, desde una costurera que vivía en la pobreza en París a su primo tercero, el cardenal de Argel. Rothschild no solo se basa en descubrimientos en archivos locales, sino que también utiliza nuevas tecnologías, incluida la visualización de redes sociales, búsquedas a gran escala y métodos innovadores de investigación genealógica.

An Infinite History demuestra cómo la vida cotidiana de una familia durante tres siglos puede constituir un registro notable de profundos cambios sociales y económicos».

El tema no es nuevo del todo, pues esta autora ya lo trató en su “Isolation and Economic Life in Eighteenth-Century France», publicado en  2014 en The American Historical Review (119-4).   Ahora eso sí, se amplia, con el siguiente inicio:

«Esta es una historia de tres o cuatro mil personas, que vivieron en tiempos agitados. Es un relato —o noventa y ocho relatos— sobre un pequeño pueblo y una mujer curiosa y analfabeta, Marie Aymard, que vivió allí durante toda su vida. También es la historia de una familia extensa en el espacio y en el tiempo históricos de los siglos XVIII y XIX: la familia de Marie Aymard, a lo largo de cinco generaciones y a lo largo de sus vidas inverosímiles, que terminan con la muerte de su tataranieta en 1906. Es una indagación sobre las posibilidades cambiantes de la investigación histórica en nuestro propio tiempo, y sobre la infinidad de fuentes o evidencias sobre vidas pasadas.

La pequeña ciudad es Angulema, en el suroeste de Francia, y durante la vida de Marie Aymard era conocida como un lugar de «desasosiego», introversión e interminables «asuntos» legales y financieros. Dos generaciones después, era una sociedad, todavía, de “La más fatal inmovilidad ”, como escribió Honoré de Balzac en la secuencia de novelas que describió como un “drama con tres o cuatro mil personalidades”. Devenir no provinciano, en Les illusions perdues, la novela de Balzac sobre el papel y la imprenta, era «se désangoulêmer,» o «des-angoulêmize uno mismo».

La historia comienza en el invierno de 1764, con dos hojas de papel. Una era un poder notarial en el que Marie Aymard atestiguaba, como parte de sus “investigaciones” -según su propia expresión-, sobre la suerte de su difunto esposo, un carpintero que emigró a la isla de Granada y que se había convertido en propietario, o eso había oído decir, de «una cierta cantidad de negros». El otro era un contrato prenupcial que fue firmado unas semanas después por ochenta y tres personas en Angulema, con motivo del matrimonio de la hija de Marie Aymard con el hijo de un sastre. Estos dos actos o acuerdos, redactados por un notario en la ciudad, fueron el punto de partida de una historia que va de una persona a sus conexiones, las propias y otras, y a una indagación histórica muy amplia: una historia por contigüidad de los tiempos modernos. Había una costurera viviendo en la pobreza en Montmartre, en París, allá por la generación de los nietos de los nietos de Marie Aymard, y su hermana, vendedora ambulante; un farmacéutico naval en Tahití; la viuda de un banquero deshonrado en Le Mans; y el cardenal-arzobispo de Cartago.

La vida de la familia toma giros inesperados, al igual que las historias de sus conocidos y vecinos; esta es una historia en el espíritu de la gazza ladra, la urraca ladrona que vuela con cucharillas y platos y relucientes monedas nuevas. Es infinita, o incipientemente infinita, en el sentido de que no hay fin para la información, las desviaciones y los episodios de la vida ordinaria. Se trata de contigüidad en el espacio y en el espacio de las relaciones sociales; la investigación comienza con la familia de Marie Aymard, con la más amplia red social de los ochenta y tres firmantes del contrato matrimonial de 1764, y con la sociedad aún mayor de las 4.089 personas que constaban allí en los registros parroquiales de la ciudad en el mismo año. También se trata de la contigüidad en el tiempo y las generaciones superpuestas de la vida familiar, a medida que la historia continúa en la época histórica, llena de acontecimientos, de la Revolución Francesa y de los cambios económicos del siglo XIX. Está inspirada por un interés en la vida de otras personas, en lo que sucedió a continuación y lo que significó, y por un sentido exultante y exhausto de las posibilidades de la investigación histórica.

La historia de Marie Aymard y su familia es un viaje en el espacio y el tiempo, y también es mi propio viaje. Entré en una librería en Florencia en el verano de 1980 y vi una revista de historia, Quaderni Storici, con un artículo -el manifiesto de Carlo Ginzburg y Carlo Poni sobre una prosopografía desde abajo, o de una historia que esté llena de individuos y relatos, y no necesariamente una historia de los grandes y célebres- que me hizo desear poder ser historiadora. Quince años después -en Angulema, cerca de la estación de tren, en el marco poco romántico de los Archivos departamentales de la Charente- me cautivaron los archivos y no he querido ni un momento resistir el hechizo.

La tecnología para hacer historia ha cambiado casi irreconociblemente durante los cuarenta años que han pasado desde 1980, y eso también es parte de la historia de este libro. Me he estado demorando, o distrayendo, en el espacio virtual del sitio web de los Archivos municipales de Angulema durante 795 días diferentes desde la primavera de 2012, y tengo 1.348 páginas de imágenes de mis notas escritas a mano. Pero esa sensación de tocar la historia de las vidas individuales sigue ahí, así como el sentido de las infinitas posibilidades. Es una alegría perderse en un mar así; «E il naufragar m’è dolce in questo mare«.

(…)

Es un  relato de tiempos cambiantes desde la perspectiva de una familia única, numerosa y desigual. Es sobre todo una historia en torno a cómo es vivir en medio de hechos que escapan a nuestro control.».

© Emma Rothschild / Princeton UP


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.