La aventura intelectual de Umberto Eco

Aunque llevamos echando de menos al maestro Eco desde que desapareció, los cinco años transcurridos han sido considerados una una efeméride lo bastante redonda como para que los amigos italianos hayan inundado las páginas de sus periódicos con recordatorios sentidos y profundos. Pero no solo eso, el año nos ha regalado un libro: Le avventure intellettuali di Umberto Eco (La nave di Teseo), de Stefano Traini.

El volumen se añade a un sinfín de otros textos y libros que ya se han escrito sobre su obra, entre los que me permitirán recomendar una breve pero sustanciosa lectura;  Leer el mundo. Visión de Umberto Eco (la huerta grande), del profesor Justo Serna.  El que ahora nos ocupa es distinto, pues intenta hacer un recorrido sistemático y cronológico por toda la obra del estudioso italiano.

Y esto nos dice en la introducción («Avventure intellettuali tra diffidenza e ironia»):

«Como dijo Jacques Le Goff en la Conferencia Internacional de Cerisy-la-Salle dedicada a la obra de Umberto Eco, si decides abordar su obra, puedes sentirte mareado y creer que el suelo tiembla bajo tus pies. Es difícil, de hecho, explorar los numerosos rincones de su producción intelectual, que va de la filosofía a la semiótica, de la estética a los medios de comunicación, de la literatura a otras artes. Hay que elegir. En este libro intento presentar la actividad intelectual de Umberto Eco organizándola según un criterio en parte cronológico y en parte temático. Los tres primeros capítulos proceden en sentido cronológico y van desde la tesis de grado (discutida en 1954 y publicada en 1956) a los trabajos pre-semióticos (años sesenta), pasando por la fase semiótica (que ubicaría entre principios de los setenta y 1997, año de publicación de Kant e l’ornitorinco ). El cuarto capítulo está dedicado a las novelas, que se superponen con la actividad científica y ensayística (la primera novela es de 1980, la última es de 2015). El quinto y último capítulo está dedicado a las reflexiones sobre los medios y las comunicaciones de masa, que atraviesan toda la vida intelectual de Eco.

Un hombre de grandes pasiones intelectuales, Umberto Eco: y cada capítulo de este libro, después de todo, corresponde a algunas de sus pasiones, que se convierten en aventuras de investigación en parte ligadas entre sí, en parte independientes. Comienza con los años de formación y con la tesis sobre el pensamiento estético de Tomás de Aquino: a partir de ahí estalla su pasión por la filosofía, por un lado, y por la Edad Media, por otro. El interés por la filosofía se mantendrá constante en su vida, tanto es así que, en la Autobiografia intellettuale (2017), Eco escribe que a la luz de su producción bibliográfica podría legítimamente definirse como un historiador de la filosofía (o más generalmente un historiador de la cultura). En cuanto a la pasión por la Edad Media, nació en los años universitarios con las lecciones de Carlo Mazzantini y las lecturas para la tesis, y resurgirá periódicamente en los años siguientes. En 1973, acompañando con una carta al editor Franco Maria Ricci sus notas al comentario sobre el Apocalipsis del Beato di Liébana, escribe palabras que muestran claramente su pasión por la Edad Media:

Por más vueltas que le dé, debo decir que nací a la investigación atravesando bosques simbólicos donde habitaban unicornios y grifones, y comparando las estructuras pinaculares y cuadradas de las catedrales con las puntas de malicia exegética ocultas en las tetragonales fórmulas de las Summulae, deambulando entre el Vico degli Strami y las naves cistercienses,  conversando afablemente con cultos y fastuosos monjes cluniacenses, vigilado por un Aquinate gordinflón y racionalista, tentado por un Honorio Agustoduniense, por sus fantásticas geografías en las que al mismo tiempo se explicaba quare in pueritia coitus non contingat, como llegar a la Isla Perdida y como atrapar un basilisco con la sola ayuda de un espejuelo de bolsillo y de una fe inconmovible en el Bestiario.

[…] Así, el Medioevo siguió siendo, si no mi oficio mi afición, y mi tentación permanente, y lo veo por doquier, en transparencia, en las cosas de que me ocupo, que no parecen medievales pero lo son. Secretas vacaciones dedicadas a pasear bajo las bóvedas de Autun, donde el abate Grivot escribe hoy, manuales sobre el Diablo con encuadernaciones impregnadas de azufre, éxtasis campestres en Moissac y en Conques, deslumbrado por los Venerables Ancianos del Apocalipsis o por los diablos que arrojan las almas de los condenados a enormes calderos humeantes; y, al mismo tiempo, estimulantes lecturas del monje iluminista Beda, la búsqueda en Occam del auxilio racional, para penetrar los misterios del Signo en aquellos aspectos donde Saussure aún es oscuro. Y así sucesivamente, nostalgia constante de la Peregrinatio Sancti Brandani, verificación de nuestra interpretación del Libro de Kells, nueva visita a Borges en los kenningars celtas, verificación en los diarios del obispo Suger de las relaciones entre el poder y las masas obedientes … (Eco 1973: 167)

Por lo demás, Eco ambienta Il nome della rosa en la Edad Media y el volumen que recoge sus escritos sobre el pensamiento medieval (Eco 2012) tiene más de 1300 páginas, signo de que ha reflexionado sobre la Edad Media de forma constante y muy productiva. a lo largo de su vida.

En los libros Opera aperta (1962) y Apocalittici e integrati (1964), que se examinan en el segundo capítulo, surgen algunas de sus pasiones pre-semióticas, que también se mantendrán constantes a lo largo de los años: el arte y en particular las vanguardias, de un lado; los medios y las comunicaciones de masa, por el otro (y por tanto la televisión, la radio, los periódicos, la literatura de consumo, los cómics, las canciones, el kitsch). Por un lado, Eco estudia las formas del arte contemporáneo en cuanto reflejan una determinada forma de ver la realidad y, por tanto, como «metáforas epistemológicas»; por otro lado, analiza las comunicaciones de masa para comprender mejor las tendencias culturales más amplias: se impone así una actitud metodológica muy innovadora que consiste en relacionar diferentes dominios culturales.

De ahí el encuentro con el estructuralismo, que le proporciona un método de análisis, y el foco sobre la semiótica, campo de estudio en el que reorganizar las reflexiones sobre los signos, la significación y la comunicación. Entramos así en el tercer capítulo, quizás el corazón de este volumen: a partir de este momento, Eco se sumerge en el estudio de los códigos, de los significados y, sobre todo, de la interpretación. Con la lente de la semiótica, redefine sus problemas filosóficos (el signo, el símbolo, la verdad, la belleza, el referente, el iconismo) y realiza análisis textuales que resaltan siempre los contenidos sociales e ideológicos. La semiótica de Eco nace en el contexto del estructuralismo pero luego, gracias sobre todo a la influencia del filósofo estadounidense Charles Sanders Peirce, adquiere una dimensión filosófica que se convertirá en su seña de identidad.

Desde la época de Verri, Eco había escrito pastiches literarios que luego se fusionaron en Diario minimo (1963), pero con la novela Il nome della rosa (1980) inicia una actividad narrativa que se convierte, en efecto, en parte de su actividad filosófica y con la que, sobre todo, toma forma una pasión que nunca lo abandonará. En el cuarto capítulo me centro en las siete novelas escritas entre 1980 y 2015, en primer lugar presentando las tramas, porque para Eco el «placer de contar historias» pasa por la elaboración de tramas muy complejas; algunas notas sobre la poética de la composición, insertadas por el mismo Eco en ensayos en los que reflexiona sobre su actividad literaria; y los vínculos con su actividad científica, porque en las novelas el autor pone en escena, con toda su ambigüedad y contradicción, las cuestiones que aborda en su investigación semiótica y filosófica, proponiéndolas nuevamente con otro lenguaje y en un nivel de relevancia distinto.

(…)».

©  La Nave di Teseo / Stefano Traini


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.