Geopolítica: guerras invisibles

Mucha son las personas que sienten pasión por el proceloso mundo de la geopolítica, que añoran las proyecciones de Alfred Thayer Mahan o las de Halford John Mackinder y los suyos o que, por ejemplo, siguen con deleite los análisis de Robert D. Kaplan, que pasa por ser uno de los estudiosos más celebrados en este campo. Pero este periodista, analista, profesor, escritor y viajero estadounidense no es el único, ni mucho menos.  Buena prueba de ello es, pongamos por caso, el volumen Guerres invisibles. Nos prochains défis géopolitiques (Tallandier), de Thomas Gomart, director del Institut français des relations internationales.

Y esto nos dice en la introducción:

«(…)

Cuando el 31 de diciembre de 2019, la oficina de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Beijing fue notificada del brote de coronavirus en Wuhan, muy pocos pudieron predecir sus consecuencias estratégicas. Crisis de salud en sus causas y tecnológica en sus efectos, esta pandemia ha provocado un cortocircuito duradero de la globalización con el confinamiento general de miles de millones de personas que nunca han estado tan conectadas. Nos ha recordado que «los vivos se organizan biológicamente» como enseñaba Pierre Teilhard de Chardin (1881-1955). En positivo, marcó un paso más en la toma de consciencia de la unidad del mundo. En negativo, catalizó tensiones latentes y potencialmente explosivas. Dos características la distinguen. La primera es la discrepancia entre el número de víctimas -en comparación con episodios anteriores como la gripe española- y el alcance de las medidas adoptadas por las autoridades públicas en todo el mundo. La segunda es la necesaria combinación a encontrar entre la materialidad de los medios utilizados (camas de hospital, máscaras, pruebas, etc.) y la inmaterialidad de los medios movilizados (plataformas, medios, aplicaciones digitales, etc.) para atajarla en los planos sanitario, político y económico.

La Covid-19 cambia el equilibrio entre Asia y Occidente, pero sobre todo sella la ruptura entre China y Estados Unidos. Es un ciclo de cuarenta años el que se está cerrando, cambiando la naturaleza misma de la globalización. El neoliberalismo de Ronald Reagan (1911-2004), traído a Europa por Margaret Thatcher (1925-2013), se tradujo en la desregulación y financiarización de las economías avanzadas. Su alcance global no puede entenderse sin las reformas estructurales iniciadas por Deng Xiaoping (1904-1997) para abrir la economía de China al mundo. Esta complementariedad chino-estadounidense, que tuvo lugar a fines de la década de 1970, se produjo en un contexto de rivalidad soviético-estadounidense, en un contexto estratégico marcado por la revolución islamista en Irán, la intervención soviética en Afganistán y la crisis de los euromisiles.

Durante estas cuatro décadas, ha habido una tremenda transferencia industrial y tecnológica de Estados Unidos, Europa y Japón a China, una transferencia que ahora permite a Pekín impugnar abiertamente la supremacía de Washington: «Estados Unidos imprime dólares estadounidenses para comprar productos de todo el mundo, y el mundo entero trabaja para los Estados Unidos. Todo esto está muy bien. Pero en caso de una epidemia o una guerra, ¿un país sin industria manufacturera puede considerarse un país poderoso?», se preguntaba ingenuamente, en mayo de 2020, el general Qiao Liang, veinte años después de La Guerre hors limites.

Al crear oportunidades estratégicas, la pandemia se puede interpretar desde esta perspectiva. La reacción de Estados Unidos ha puesto de relieve el grado de desorganización de la administración federal. El enfoque del mundo sobre Donald Trump le debe mucho al personaje, pero también a la centralidad que conserva Estados Unidos en el sistema internacional. La elección de Joe Biden muestra hasta qué punto continúan estando políticamente polarizados. Si bien es previsible un cambio en el estilo diplomático con esta nueva administración, los fundamentos del poder estadounidense no cambiarán. Su intención es detener la “blitzkrieg tecnológica” lanzada por China para mantener su supremacía. Utilizada por el fiscal general William Barr a principios de 2020, esta expresión refleja que Washington ve el despliegue del 5G como una batalla tecnológica decisiva por el dominio global de los datos. Esta visión es objeto de un amplio consenso.

(…)».

©  Éditions Tallandier


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.