El padre de Hitler: el aprendizaje del dictador

Hace algunas semanas leíamos una nota de prensa que decía: «Cartas inéditas revelan la influencia del padre sobre Hitler«. Allí se indicaba: «Una serie de cartas inéditas escritas por el padre de Adolf Hitler, Alois Hitler, analiza en profundidad los orígenes familiares del dictador nazi. La correspondencia sirvió de base para un libro publicado este lunes en Austria». Eso era a finales de febrero y el volumen aludido es Hitlers Vater. Wie der Sohn zum Diktator wurde (Molden), del historiador austríaco Roman Sandgruber.

Dado que no acostumbramos a visitar la historiografía austríaca y que, además,  se trata de una fuente desconocida hasta ahora, una que permite sostener el papel clave que el padre de Hitler habría desempeñado en la formación psicológica de su hijo, me parece adecuado reparar en el libro.

Y así empieza:

«Adolf Hitler procedía de la provincia. No pudo escapar de la provincia: tampoco de la carga que eran la mancha oscura de sus orígenes y la laguna de sus dieciséis antepasados, algo que había exigido a todos los alemanes, pero de lo que nunca fue capaz de hablar sobre sí mismo. Tampoco del peso de su infancia, marcada por la represión y la violencia, de la que intentó liberarse en numerosos relatos, pero que sin embargo le determinó perpetuamente en sus opiniones y formas de actuar. Tampoco del peso de su entorno provinciano, que, aunque le permitió conocer medios muy diferentes, no sólo le impidió entablar relaciones amistosas, sino que tampoco le dio una educación mundana y moderna.

Adolf pasó el primer tercio de su vida, los años de juventud de 1889 a 1907, en la Alta Austria, su padre Alois incluso dos tercios, prácticamente toda su vida adulta. Entre 1837 y 1903 pasó casi todo su tiempo en provincias: primero en el Waldviertel y luego en Salzburgo y la Alta Austria. Hizo carrera aquí y alcanzó cierto renombre, pero también tuvo que soportar muchas frustraciones y sufrimientos. Su hijo Adolf consideró su estancia en la Alta Austria como los años más importantes y felices de su vida, aunque no fueron tan felices como le parecieron en retrospectiva. Fue aquí donde recibió y absorbió las líneas decisivas de sus fatídicos pensamientos y acciones. Las impresiones y experiencias recogidas en la Alta Austria no le abandonaron hasta su final en el Führerbunker de Berlín. En el relato que hace el propio Hitler de sus años de juventud, dominan dos temas: el conflicto con su padre y los conflictos de la monarquía multinacional de los Habsburgo.

Adolf Hitler es una de las pocas personas de las que se puede decir con cierta justificación que la historia habría sido diferente sin él.  Nadie en la historia mundial reciente ha obtenido tanto poder de la nada en tan poco tiempo, nadie ha abusado de él de forma tan desenfrenada y, con su propia caída, ha arrastrado con él a tanta gente a la muerte y nadie como él ha influido en sus destinos . Su camino conducía más claramente que el de cualquier otro político al desastre total. Sin embargo, cuando nació en Braunau am Inn en 1889, nadie podía adivinar la devastación física y los estragos mentales que su persona dejaría tras de sí: Ni los horrores de la expulsión y el asesinato de judíos, ni los asesinatos por eutanasia, ni la persecución de los gitanos, los homosexuales o los opositores políticos, ni la discriminación de las iglesias y las comunidades religiosas, ni la explotación de los trabajadores forzados, ni la Segunda Guerra Mundial que desencadenó, ni siquiera la Primera Guerra Mundial, que la monarquía de los Habsburgo había contribuido a desencadenar. Pero el racismo, el antisemitismo, el imperialismo, la eugenesia y el nacionalismo ya estaban presentes en el siglo XIX. Pero este fin de siècle, en el que creció el joven Hitler, difundió también tanto glamour, tanto progreso y tanta autosatisfacción que no se quisieron percibir los lados oscuros y las células de siembra del desastre, y aún hoy se reconocen sólo a regañadientes tras la brillante fachada de esta época de ensueño.

Hitler admiraba la historia de superación de su padre, lograda gracias a la «diligencia y la energía» desde los más pequeños orígenes, pero contraponía su soñada existencia de artista a la aterradora idea de tener que «sentarse un día en una oficina» como un «hombre sin libertad» como su padre. El objetivo mucho más poderoso y devastador de la vida de un político aún no estaba previsto, sino que ya se había fijado en la escuela: «Me hice nacionalista». Y: «Aprendí a entender la historia», que consideraba como el reconocimiento de las causalidades histórico-mundiales predeterminadas por la Providencia.

Las biografías han recuperado gran importancia en la investigación histórica, no sólo porque son capaces de vincular los niveles micro y macro, sino también porque en ellas se pueden incorporar muchos campos de investigación que se han modernizado, desde la historia cotidiana hasta la psicohistoria. En la investigación sobre el nazismo han tenido desde el principio una importancia especial, por un lado, porque en las dictaduras las decisiones individuales de los actores y los autores tienen mayor importancia y, por otro, porque en una tiranía el destino de las víctimas también merece mayor atención.

El espectacular descubrimiento de fuentes hasta ahora completamente desconocidas y las nuevas posibilidades de la investigación digital en fuentes conocidas me dieron el impulso para escribir este libro. Junto con mi conocimiento de los contextos históricos, derivado de toda una vida de investigación en historia económica, social y contemporánea, y los conocimientos sobre la mentalidad y el modo de vida regionales resultantes de mi propia experiencia histórico-vital,  tomé la decisión de escribir sobre un tema que podría convenirse en que está sobreinvestigado de cabo a rabo o que no puede investigarse en absoluto. Es un tema delicado, porque también hay muchas emociones implicadas y no es fácil y tampoco justificable mantener siempre la distancia necesaria para la investigación histórica. Espero no sólo haber aclarado una serie de hechos, sino también haber contribuido a una mejor comprensión del desarrollo de Adolf Hitler, de la historia de su padre y también del entorno social e ideológico en el que se movía.

(…)»

© Roman Sandgruber / Molden Verlag/ Verlagsgruppe Styria GmbH & Co KG


2 comentarios sobre “El padre de Hitler: el aprendizaje del dictador”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.