Malicia blanca: la CIA en África

Aunque no sea un volumen de los habituales, reparamos hoy en el libro de la historiadora Susan Williams, titulado White Malice The CIA and the Neocolonisation of Africa (Hurst). Así no presenta el editor:

“Accra, 1958. Los líderes de la liberación de África se han reunido en una conferencia, llena de fuerza, propósito y visión. Kwame Nkrumah, de Ghana, recién independizada, y Patrice Lumumba, del Congo, establecen una estrecha colaboración. Todo parece posible. Pero, en pocos años, ambos hombres habrán sido blanco de la CIA y su sueño de una verdadera autonomía africana habrá sido socavado.

Estados Unidos, al ver que los europeos se retiraban de África, estaba decidido a tomar el control. El panafricanismo inspiraba a los afroamericanos que luchaban por los derechos civiles; la amenaza de la influencia soviética sobre los nuevos gobiernos africanos se cernía sobre ellos; y la idea de un reactor atómico en manos negras era inaceptable. La conclusión era sencilla: Estados Unidos tenía que “reconquistar” África, en la sombra, por cualquier medio.

La renombrada historiadora Susan Williams se sumerge en los archivos, revelando nuevos e impactantes detalles del programa encubierto de Estados Unidos en África. La CIA se arrastró por el continente, envenenando las esperanzas de 1958 con agentes secretos e informantes; presionando subrepticiamente a la ONU; con infiltración cultural y sobornos; asesinatos y golpes de Estado. Cuando los colonizadores se marcharon, los estadounidenses entraron, con amargas consecuencias que aún hoy resuenan en África”.

Además,  tras mostrar los primeros procesos de independencia, la segunda parte del volumen contiene estos párrafos:

“Casi cuarenta estadounidenses acudieron a Accra en diciembre de 1958:  afroamericanos y blancos en número bastante similar. Algunos de ellos asistieron como miembros por derecho propio, como el congresista Charles Diggs Jr. de Detroit, activista de los derechos civiles. Otros representaban a organizaciones no gubernamentales (ONG), como el African-American Institute, la American Society of African Culture, el United African Nationalist Movement, con sede en Harlem, la organización cuáquera conocida como American Friends Service Committee, el American Committee on Africa (ACOA), la American Federation of Labor and Congress of Industrial Organizations (AFL- CIO) y la Associated Negro Press. Aunque todos compartían el interés por África, procedían de entornos variados y tenían puntos de vista políticos diferentes.

Los que eran amigos personales de Nkrumah tenían un historial de participación en el Consejo de Asuntos Africanos, que se había creado en 1937 en EE.UU. como forma de apoyar la lucha contra el colonialismo y el racismo en África. Su sede estaba en Harlem, en Nueva York. El primer director ejecutivo fue Max Yergan, un intelectual estadounidense que había estado entre los primeros misioneros negros de la YMCA en Sudáfrica. Horrorizado por el racismo sudafricano, se había alejado de las organizaciones de derechos civiles más convencionales en favor del comunismo. En el consejo, trabajó estrechamente con Paul Robeson. Otros miembros eran Eslanda Robeson, W. E. B. Du Bois, Shirley Graham, Adam Clayton Powell Jr, Ralph Bunche y William Alphaeus Hunton, antiguo profesor de la Universidad de Howard.

El consejo publicaba el boletín mensual New Africa, que ponía de relieve las injusticias en África con artículos de académicos como Du Bois y Hunton. El consejo creó un exitoso perfil público y organizó reuniones masivas, incluyendo concentraciones a las que asistieron decenas de miles de personas en el Madison Square Garden y en la Iglesia Bautista Abisinia de Harlem. Nkrumah participó en una conferencia en 1944, organizada por el consejo para proyectar un programa internacional para la liberación de África en la posguerra.

Yergan fue destituido como director ejecutivo en 1948. Se había vuelto abiertamente anticomunista y a partir de 1952 empezó a colaborar con el FBI contra el consejo. Para entonces, el consejo se había convertido en una víctima de la Guerra Fría: el Comité de Actividades Antiamericanas de la Cámara de Representantes (HUAC) acusó a los miembros del consejo de ser comunistas y señaló el hecho de que algunos, como Paul Robeson, habían visitado la Unión Soviética. En 1954, el director ejecutivo Hunton fue citado a comparecer ante un gran jurado y se le obligó a entregar todos los documentos del consejo relativos a sus comunicaciones con el Congreso Nacional Africano de Sudáfrica. El Consejo, paralizado por las investigaciones del HUAC, fue disuelto en 1955. Mientras tanto, Hunton cumplió seis meses de prisión por negarse a revelar los nombres de los contribuyentes al Fondo de Fianzas para los Derechos Civiles.

(…)

Cuando el Consejo de Asuntos Africanos se disolvió, dejó un hueco importante y significativo en la sociedad estadounidense que, desde el punto de vista de la CIA, debía ser llenado con seguridad por individuos que no fueran susceptibles al comunismo.

El Consejo de Asuntos Africanos había adoptado una posición de apoyo político y práctico activo a la liberación de África, postura que no adoptó el Instituto Africano-Americano (AAI), que envió a sus miembros a la Conferencia de los Pueblos Africanos celebrada en Accra en 1958. El AAI había sido creado en 1953 por un grupo multirracial de académicos y por empresarios con poderosos intereses mineros en África central. Entre los académicos se encontraba Horace Mann Bond, que había sido presidente de la Universidad de Lincoln cuando Nkrumah estudiaba allí; en 1951, seis años después de que Nkrumah abandonara EE.UU. para irse a Gran Bretaña, Bond le concedió el título honorífico de doctor en Derecho. Bond acudió a Accra para la ceremonia de independencia de Ghana, y también asistió a la AAPC al año siguiente. Para entonces era el decano de la Universidad de Atlanta; se había visto obligado a dimitir de la Universidad de Lincoln en 1957 debido a las dudas sobre su gestión.

El objetivo declarado de la AAI era establecer vínculos más estrechos entre los pueblos de África y Estados Unidos; organizaba programas de becas, colocaciones de profesores en África y una serie de servicios de conferencias, información y visitas. La sede de la AAI estaba en la ciudad de Nueva York, donde disponía de unas lujosas oficinas en el número 345 de la calle 46 Este, a sólo cuatro minutos a pie de la Asamblea General de la ONU, lo que facilitaba el acceso a los delegados y actos de las Naciones Unidas. También tenía una oficina en Washington, en el céntrico número 1234 de la calle 20, y otra en Accra. Publicaba una revista mensual titulada Africa Special Report (más tarde Africa Report), editada por Bob Keith.

Pero la AAI no era lo que parecía. Este hecho salió a la luz en 1967, menos de diez años después de la AAPC en Accra, cuando el Washington Post reveló el 26 de febrero que una serie de organizaciones estadounidenses eran frentes creados por la CIA y se financiaban en secreto a través de una serie de canales y fundaciones “de paso”. Uno de estos frentes era la AAI.

La revista radical Ramparts y el Saturday Evening Post se hicieron eco de la revelación de la CIA y ampliaron los detalles. Como los electricistas que rastrean el cableado subterráneo de los circuitos complicados”, informó un periodista en 1969, los periodistas profundizaron y “examinaron cientos de registros fiscales de fundaciones y listas de subvenciones. Una y otra vez, para su asombro, lograron establecer conexiones entre un laberinto de organizaciones sin ánimo de lucro y un generador oculto. Este generador era, sin duda, la CIA”.

El Congreso y la prensa se lanzaron al ruedo, sacando a la luz una gran cantidad de información secreta. Finalmente, se identificaron más de 225 organizaciones diferentes -que operan en muchas partes del mundo-, incluida África, como receptoras directas o indirectas de fondos de la CIA. Algunas de ellas fueron creadas especialmente por la CIA, mientras que otras habían sido creadas independientemente de la agencia y luego fueron patrocinadas y financiadas por ella.

(…)”.

© Hurst Publishers / Susan Williams


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.