Anthony Saich: el Partido Comunista de China cumple cien años

Y, por supuesto, se va a celebrar por todo lo alto y a mayor gloria del camarada Xi Jinping, como cualquier habrá podido leer en la prensa de todo el orbe y ver en sus respectivos noticiarios televisivos.  Pero dejaremos de lado los múltiples festejos, el engalanamiento y la pompa generales, el ondear de banderas e incluso el nuevo museo, así como los muchos otros actos, para centrarnos en el volumen que hasta ahora ha ganado la batalla occidental -allí se actualiza la clásica Breve Historia del Partido Comunista de China– de las novedades literarias sobre el particular: From Rebel to Ruler. One Hundred Years of the Chinese Communist Party (Belknap Press), del profesor Tony Saich.

Y así empieza:

«En 1976, cuando estudiaba en China con un grupo de estudiantes británicos de intercambio, uno de los otros estudiantes extranjeros, un pro-maoísta, se refirió a nosotros como «empiristas británicos». Sin tener ni idea de lo que significaba, me lo tomé como un cumplido hasta que alguien señaló que el yo-yo humano Deng Xiaoping, que había sido purgado una vez más, había sido denunciado por sus oponentes radicales como «empirista». A Deng se le acusaba de restar importancia a la ideología en favor de «buscar la verdad a partir de los hechos»: ¡empirismo! El encuentro me hizo comprender la importancia de cómo el Partido Comunista Chino (PCCh) utiliza el lenguaje y la ideología no sólo en la vida cotidiana, sino también en las luchas entre facciones. Simples eslóganes señalan lo que es un comportamiento correcto y guían sobre cómo debe comportarse la gente en todo el sistema. Estos eslóganes eran especialmente útiles cuando los niveles de alfabetización eran bajos, porque eran fáciles de asimilar por la población en general. El principal portavoz del PCCh, el Diario del Pueblo, utilizaba sólo un número limitado de caracteres chinos para que su mensaje llegara al mayor número de personas posible.

Presidir la diversidad

No hay ningún otro partido político como el PCCh. La longevidad, el tamaño, la resistencia y la capacidad de superar obstáculos aparentemente imposibles del partido lo convierten en una organización política muy distintiva. Sin embargo, es difícil definir con precisión qué es el PCCh. Podemos esbozar sus estructuras y los deberes de sus miembros, pero no podemos captar su esencia de esta manera. La extensión y el alcance del control del partido son impresionantes. Hay ramas del partido en casi todas las cuatro millones de organizaciones de base de China (aldeas, municipios y comités urbanos), pero los informes mencionan con frecuencia los problemas de corrupción y desenfreno que se extienden. Hay noventa millones de miembros del partido (aproximadamente una décima parte de la población adulta de China, y más que toda la población de Alemania), pero ha sido difícil conseguir que muchos de los miembros, especialmente los ricos, paguen sus cuotas. ¿Qué es lo que impulsa a la gente a afiliarse al partido? Dado que el PCCh es el único partido de cualquier ciudad, cualquiera que tenga aspiraciones políticas o personales querrá afiliarse, con lo que todas las tensiones de la sociedad se trasladan al partido. Las opiniones de los miembros varían mucho. He conocido a miembros del partido que son más estalinistas que Stalin, otros que son más conservadores que la exprimera ministra británica Margaret Thatcher, y otros que se describen a sí mismos como socialdemócratas o como pertenecientes a la facción democrática dentro del partido. Algunos se encuentran entre las personas más ricas del país, otros son verdaderos creyentes y otros simplemente intentan avanzar en sus propias carreras. Alrededor de un tercio de todos los nuevos reclutas del partido provienen de los campus universitarios, pero una encuesta de 2014 reveló que cuanto más joven era el solicitante, más probable era que solicitara la afiliación por interés propio. Esta diversidad dentro del partido explica la obsesión del PCCh por la «unidad de pensamiento» y la construcción o coacción de la conformidad.

El PCCh es una organización extremadamente compleja. A nivel local, en las calles y en los pueblos, existen sutiles interacciones entre el partido y la sociedad que dificultan las definiciones claras.  Hace varias décadas, iba en un jeep recorriendo una carretera de montaña cuando me topé con un bloqueo. El tráfico estaba retenido mientras se inauguraba un nuevo puente en una ceremonia tradicional. Desconcertado, pregunté a los que la presidían  si el partido local había dado permiso para la dedicatoria. Me miraron desconcertados hasta que un observador me explicó que la persona con la elaborada túnica era el secretario del partido. Le correspondía a él, como figura más importante del pueblo, dedicar el nuevo puente que proporcionaría un enlace crucial con el mundo exterior y, según esperaban los aldeanos, traería nueva riqueza a la localidad. Este tipo de acontecimientos, que ocurren cada día en toda China, nos hacen reflexionar sobre la relación entre el partido y la sociedad y entre la tradición y la modernidad. ¿Creía el secretario del partido que la elaborada dedicatoria animaría a los espíritus para asegurar que la riqueza fluyera hacia la aldea? ¿Se sintió obligado a llevar a cabo la celebración para mantener o crear credibilidad entre los lugareños? ¿Estaba llevando la palabra del partido a la aldea, o estaba llevando los intereses locales y posiblemente las creencias heterodoxas al partido? En todos estos casos, probablemente se trataba de ambas cosas. El ritual tradicional contrastaba con la construcción del puente, que representaba la modernidad y la integración del pueblo con el mundo exterior. El puente era el vínculo con el mercado que había sido el motor de las reformas de los años 80 y 90.

Aunque el PCCh ha intentado penetrar en la sociedad más a fondo que sus predecesores, los últimos setenta años, desde que tomó el poder, han revelado el poder residual de las culturas locales. En la provincia sureña de Guangdong, las estructuras tradicionales de los clanes desempeñan un importante papel en la vida económica y política. En los pueblos de la provincia que he visitado, se han restaurado o construido de nuevo grandes salas de linaje, que constituyen claramente el punto de organización más importante para los intercambios políticos y socioeconómicos. Esta reaparición de estructuras de poder tradicionales más abiertas ha dificultado la aplicación de las normas del partido. En algunas aldeas, el secretario del partido y el jefe del linaje son la misma persona. En el pueblo de Yantian, en el sur de China, descubrí que todos los secretarios del PCCh desde 1949 habían sido miembros del mismo linaje dominante. Esto incluyó el período de la reforma agraria, cuando algunos miembros del clan fueron ejecutados como terratenientes, el Gran Salto Adelante de 1958-1960, cuando las prácticas y la vida comunal fueron llevadas al extremo, y el período desde 1978, cuando el partido ha permitido las reformas económicas. El dominio del linaje sobre la política local es tradicional, no leninista ni siquiera clasista. En los últimos años, los secretarios del partido de Yantian han demostrado ser muy hábiles a la hora de conservar el pleno apoyo de las autoridades superiores del partido y, al mismo tiempo, proteger los intereses de los miembros de la aldea, y con ello han conseguido una riqueza considerable para la aldea. Una vez más, se plantea la cuestión de si el PCCh está controlando la comunidad local a través del linaje, o si el linaje está utilizando el partido para proteger y promover sus propios intereses, o alguna combinación de ambos.

Estas identidades locales se ven reforzadas por las prácticas y costumbres religiosas. Oficialmente, China es un país ateo, pero el PCCh no ha tenido más remedio que tolerar las prácticas religiosas siempre que no desafíen el poder del Estado. El partido ha adoptado una serie de celebraciones oficiales laicas que marcan fechas clave en la historia de la revolución o en las tradiciones comunistas (como el Día Nacional, el 1 de octubre, y el Día Internacional del Trabajo, el 1 de mayo), pero las fiestas más importantes se derivan de la tradición china (el Año Nuevo chino, una semana de enero o febrero basada en el calendario lunar, y el Qing Ming, día de barrido de tumbas a principios de abril) y de las costumbres locales. El culto religioso local y las prácticas tradicionales han florecido desde el comienzo de la era de la reforma, pero la religión organizada que subraya una lealtad más allá del PCCh se ve con recelo y suele ser reprimida.

A pesar de los intentos de producir una sociedad más monolítica y obediente, como el programa de «reeducación» para los de cultura islámica en la provincia noroccidental de Xinjiang, China sigue siendo una nación cultural y lingüísticamente diversa. Al PCCh le ha ido mejor cuando ha aceptado este hecho y ha adaptado la política para reflejar estas variaciones. Antes de 1949, el PCCh sobrevivía cuando se ocupaba de la política local y adaptaba los dictados centrales para adecuarlos al entorno local. De hecho, los líderes locales del Partido Comunista fueron incluso más allá al utilizar los rituales y símbolos tradicionales para atraer a los residentes a su causa y oponerse a los dueños del poder tradicional. Por el contrario, el partido no tuvo éxito, a menudo con consecuencias desastrosas, cuando la ideología y el dictado central dominaron y se intentó cambiar la realidad sobre el terreno demasiado rápido o demasiado radicalmente. Después de 1949, la imposición de un enfoque ideológico poco práctico de la política condujo al desastre durante el Gran Salto Adelante, cuando decenas de millones de personas murieron de hambre, y más tarde, durante la Revolución Cultural (1966-1969), cuando el caos reinó en la China urbana en particular y un número incalculable de personas fueron injustamente perseguidas. A la nación le fue mejor cuando se permitió una mayor flexibilidad para permitir la adaptación local, como a principios de la década de 1950 y durante el período de reforma desde 1978, aunque la actual centralización de la formulación de políticas de Xi Jinping amenaza con desafiar eso.

Desde la época imperial, pasando por los años de la República (1912-1949) y hasta el período de la República Popular China, han operado múltiples realidades bajo la fachada de un Estado-nación unitario. Esto hace que sea peligroso para los historiadores generalizar. La política del PCCh que podría convenir al corazón de los Han puede producir consecuencias inesperadas en las regiones fronterizas o en el interior. Lo que funciona en la megalópolis de Shangai no necesariamente funciona en los pueblos de Yunnan a lo largo de la frontera con Myanmar. En el ámbito político, hacer una sola política para todo el país es lo que se llama «cortar con un solo cuchillo». La topografía y el clima varían tanto en China como en Europa o Norteamérica, y en su masa terrestre viven cincuenta y cinco minorías nacionales reconocidas. Estas poblaciones minoritarias ocupan más del 60% de la masa terrestre total, la mayoría de ellas en zonas fronterizas estratégicas, pero representan menos del 10% de la población total. La periferia siempre ha sido importante para las preocupaciones de seguridad de China, ya que proporciona una zona de amortiguación para proteger el «núcleo Han» de posibles invasores. La preocupación de Pekín por estas zonas se ve acentuada por el hecho de que allí se encuentran también recursos naturales vitales. El ejemplo más reciente de la preocupación del PCCh de que estas áreas puedan salirse de control es la revelación en 2018 de que el partido había estado supervisando un programa masivo de reeducación en Xinjiang para erradicar la identidad islámica, por temor a que pudiera proporcionar una narrativa alternativa a la del partido-Estado. El PCCh considera problemática cualquier apelación a una narrativa alternativa de identidad y responde con una mezcla de represión, supresión de la cultura tradicional, culpando a «entidades externas» de provocar problemas y esperando que una mayor inversión «desarrolle» el problema.

(…)».

© 2021 by the President and Fellows of Harvard College


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.