Jean-Marie Guéhenno: El primer siglo XXI

Jean-Marie Guéhenno, reconocido diplomático francés, acaba de dar a la imprenta un volumen de análisis, uno que avanza una nueva periodización histórica:  Le premier XXIe siècle – De la globalisation à l’émiettement du monde  (Flammarion).

Así empieza:

“Los ocho años que pasé como jefe de las operaciones de mantenimiento de la paz de la ONU me sirvieron para comprender la fragilidad de las sociedades humanas. Como el aire que respiramos, la paz parece ser el estado natural de cualquier sociedad. He descubierto, a través del contacto con países destrozados por la guerra, que no es así. Este respeto instintivo por las leyes, que generalmente nos hace observarlas incluso en ausencia del gendarme, este limitado pero real prejuicio de confianza que mostramos a los que llamamos nuestros semejantes, no son sentimientos tan naturales como a menudo imaginamos. Son un barniz precario que cuesta muy poco borrar, y que luego es infinitamente difícil de restaurar. En los países en guerra civil donde se despliegan la mayoría de las misiones de mantenimiento de la paz, este barniz ha desaparecido, y el “capital social” del que hablan los antropólogos y los filósofos -esa riqueza que no reside en las capacidades individuales de cada miembro de una comunidad humana, sino en los vínculos, implícitos y explícitos, que los unen- ha desaparecido. Lo que queda es un mundo de desconfianza donde nadie confía en nadie.

Esta experiencia me llevó a tener una visión diferente de las sociedades en paz. En lugar de verlas como ejemplos del estado de equilibrio pacífico al que toda sociedad humana debería volver tarde o temprano, las vi como éxitos excepcionales que siempre están amenazados. Como el médico que, a fuerza de ver sólo enfermos, acaba preguntándose qué milagro mantiene a la mayoría de la población con buena salud, empecé a preguntarme por las condiciones necesarias para mantener la paz en una sociedad. Esta constatación me empujó a ir más allá de la reflexión que llevaba a cabo hace veintiocho años, cuando publiqué mi primer libro, El fin de la democracia. En aquel momento, me preocupaban las condiciones necesarias para que la democracia funcionara correctamente en un planeta que empezaba a globalizarse. Ahora entiendo que la cuestión que hay que abordar es más radical, y que la crisis democrática en el mundo occidental no es sólo una crisis de las instituciones democráticas. La cuestión que plantea el mundo contemporáneo es la de las condiciones de existencia de las comunidades humanas, democráticas o no, en un planeta globalizado, cuestión que se ha hecho aún más compleja con la invención de Internet, que ha creado un mundo virtual en competencia con el mundo físico. La cuestión de la democracia es secundaria: para que la democracia sea posible, se necesita una sociedad.

El Covid-19, que revela nuestra fragilidad

Ya había escrito una buena parte de este libro cuando se produjo la pandemia de Covid-19. De repente, cada uno de nosotros se encontró encerrado en una comunidad reducida a los más cercanos, y todos empezamos a mirar con gran desconfianza a todos los que estaban fuera de este primer círculo, los “otros”, todos los demás. ¿Quién estaba infectado? ¿En quién podemos confiar? ¿Con quién solidarizarse? ¿Para quién y para qué arriesgarse? Las preguntas que había empezado a hacerme perdieron de repente su carácter especulativo. Se convirtieron en preguntas a las que había que dar respuesta cada día.

El miedo a la muerte nos persiguió durante meses, y estuvimos durante un tiempo, y no sólo en sentido figurado, solos con nosotros mismos. En esos meses en los que no estábamos seguros de que habría otro mes, ¿qué buscábamos realmente?, ¿qué perseguíamos? ¿dónde encontramos consuelo?, ¿existe, más allá de nuestra pequeña vida personal, una comunidad humana que nos proteja y a la que podamos estar orgullosos de pertenecer? Las preguntas sobre la sociedad y las preguntas sobre nuestras vidas individuales se unieron. Cada noche aplaudimos a los cuidadores. Les estábamos agradecidos por proteger nuestras vidas, pero también por demostrar con su compromiso personal que la vida humana no es sólo la absurda lotería de un virus a veces mortal. Les envidiamos por dar un sentido colectivo a sus vidas con sus acciones, en una época en la que cada vida individual, bajo la amenaza de ser superada por el azar, parecía perder el suyo. Como en todas las épocas en las que una gran desgracia colectiva golpea a una comunidad humana, existe la necesidad psicológica de pensar más allá de uno mismo para mantener el sentido de una vida que de repente se ha vuelto terriblemente precaria.

La crisis ha actuado como un poderoso acelerador: las tendencias que ha revelado ya estaban ahí, pero pensamos erróneamente que teníamos tiempo de sobra para adaptarnos a ellas. No es así, y la agitación económica, política y social que está provocando acentúa el contraste entre luces y sombras. Por un lado, nuestras sociedades han descubierto su vulnerabilidad en el espacio de unos pocos meses: el “capital social” que permite a los gobiernos gobernar, que ya se había agotado, se ha reducido a casi nada en muchos países, y la crisis económica y social actual no tiene solución política. En la mayoría de los países, la confianza en las virtudes de la acción política colectiva y en las instituciones que la organizan está bajo mínimos. China parece escapar a este desafío, pero lo hace en parte mediante la mentira y la represión. Por otra parte, la pandemia confirma que nuestras acciones individuales son tanto más eficaces cuanto más se inscriben en un proyecto colectivo: a escala nacional, las medidas de precaución sólo producen sus efectos si todos las respetan. A escala mundial, la imposibilidad de detener el movimiento de seres humanos a largo plazo hace que la acción decidida de un país pierda su eficacia si otros países adoptan una actitud de laissez-faire. Y cuando se trata de la economía y las finanzas, está claro que sólo nos salvará una acción internacional concertada. Se ha convertido en un tópico observar que en todo momento, incluso antes de la globalización, las grandes crisis se superan en gran medida gracias a la cooperación, dentro de las sociedades y entre ellas.

Sin embargo, esta conciencia sigue atrapada en viejos patrones, aunque hayan contribuido al desastre actual. Entre la debacle de la América de Trump, las mentiras de la China de Xi Jinping y los bandazos europeos, ningún modelo político ha salido indemne de la crisis. Pero el contraste era grande entre los países democráticos de Asia, donde la disciplina colectiva se ejercía sin intimidación policial, como en Corea y Taiwán, y los países occidentales, donde la prioridad dada al individuo a menudo dificultaba una respuesta eficaz. Más allá de los enfrentamientos ideológicos, la crisis ha demostrado que el equilibrio entre lo individual y lo colectivo -la expresión de una filosofía y una cultura- es un factor más determinante que el sistema político.

Esta conclusión me lleva de nuevo al punto de este libro. Los políticos de muchos países han aprovechado la era “post-crisis” para impulsar su propia agenda, y en la competencia geopolítica entre Estados Unidos, China y Europa, cada potencia encuentra razones para afirmar su superioridad. Mi posición es diferente. Más allá de estos debates geopolíticos, creo que es necesario explorar la crisis de las comunidades humanas, la forma en que ha desaparecido el “capital social”, para poder refundar la política y explorar los caminos que nos lleven a un nuevo contrato social, a un “segundo Renacimiento”.

El Renacimiento fue precedido por la Peste Negra, que mató a casi la mitad de la población europea en pocos años. Este terrible choque precipitó una redefinición de la relación del hombre con el mundo. Poco más de un siglo después, la invención de la imprenta supuso otra conmoción, que cambió las condiciones de acceso al conocimiento y sacudió los cimientos de la legitimidad política. La secuencia actual es diferente: la pandemia surgió cuando ya se había inventado Internet, y por tanto es tanto un amplificador como un revelador de las transformaciones del mundo.

(…)

© Jean-Marie Guéhenno / Flammarion


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.