Karl Schlögel: el aroma de los imperios

No hay que temer a la retirada académica, porque suele ser solo académica pero no retirada. Que se lo digan al profesor Karl Schlögel, al que la jubilación en 2013 -con 65 años- no le ha sentado nada mal. Aunque su gran y merecido éxito tuvo lugar en 2008, con Terror y utopía,  ha continuado trabajando y ofreciendo algunas perlas. La última apareció en alemán hace un año (Hanser Verlag) y nos llega ahora su traducción inglesa –The Scent of Empires. Chanel No. 5 and Red Moscow (Polity Press)- para convertirse en uno de los libros del verano anglosajón.

Este es el breve prólogo:

“Nunca fue mi plan adentrarme en el mundo de los olores y las fragancias, y mucho menos en el de los perfumes. Como cualquiera que haya cruzado la frontera en la Friedrichstrasse de Berlín antes de la caída del Muro, sabía que los mundos divididos del Este y del Oeste eran también mundos olfativos divididos. Pero otras sustancias y temas encabezaban mi agenda académica. No tenía ningún proyecto en mente, ni la intención de tratar de llenar un vacío en la investigación o producir pruebas de un nuevo “giro” en los estudios culturales. Mi conocimiento del mundo de las fragancias era modesto en el mejor de los casos, probablemente en consonancia con la experiencia media de un hombre que conoce lo mínimo sobre jabones, desodorantes, cremas y colonias. Mi contacto con este mundo era marginal y ocasional, y sólo se producía cuando recorría la sección de perfumes de unos grandes almacenes (normalmente en la planta baja y casi imposible de evitar) o pasaba por las inevitables tiendas libres de impuestos del aeropuerto de camino a mi puerta de embarque. Lo que me llamaba la atención no era tanto el aroma, ni la peculiar mezcla de olores, sino la luz y el brillo del cristal, el arco iris de colores, los espejos y el vidrio, y el maquillaje perfecto de las mujeres que no eran personal ni vendedoras, sino modelos, encarnaciones vivas de la elegancia. Este mundo brillante, con sus infinitas gradaciones de color y matices, siempre me ha parecido muy extraño.

Y, sin embargo, tuve el fuerte impulso de superar mis escrúpulos y aventurarme en este universo especial, incluso sin conocerlo previamente. En cierto modo, es un acto de autoestima tomarse la libertad de escribir sobre un tema del que no se sabe casi nada. Cualquier preocupación quedó anulada por un impulso inicial que resultó ser algo más que una impresión fugaz. Este impulso fue seguir un rastro en el tipo de persecución que desarrolla su propio impulso, su propia atracción, que no se agota y se extingue hasta que el rastro ha sido descubierto y la historia ha sido contada.

En el principio había un aroma. Llenaba el aire en todas las ocasiones festivas de la Unión Soviética: en el Conservatorio de Moscú, en el Teatro Bolshoi, en las ceremonias de graduación y en las bodas. El aroma, algo dulce y pesado, se asoció en mi mente con multitudes bastante estables, suelos de parqué pulidos, lámparas de araña luminosas, partes del público circulando por el vestíbulo del teatro durante los intermedios. Más tarde también me encontré con este aroma en Alemania del Este, normalmente en recepciones oficiales, en el contexto de reuniones germano-soviéticas y en clubes de oficiales. Mi primera idea fue seguir la pista del aroma, tal vez averiguar el nombre de la marca. Después, todo lo demás encajó.

Mi investigación inicial reveló que la fragancia era un perfume llamado “Moscú Rojo”. Conocemos la historia del exitoso “Chanel nº 5”, pero pocos conocen la del perfume soviético más popular. Resulta que ambas fragancias tienen un origen común, una composición creada por perfumistas franceses en el Imperio Ruso, uno de los cuales -Ernest Beaux- regresó a Francia tras la Revolución Rusa y la Guerra Civil y conoció a Coco Chanel, mientras que el otro -Auguste Michel- se quedó en Rusia, ayudó a establecer la industria soviética del perfume y utilizó un perfume conocido como “Le Bouquet Favori de l’Impératrice” como base para “Moscú Rojo”. Ambos perfumes representan el nacimiento de nuevos mundos de fragancias, historias de vida radicalmente diferentes, los ambientes culturales de París y Moscú en la primera mitad del siglo XX, y el seductor aroma del poder que impregnó dos carreras: La de Coco Chanel, que se relacionó con los alemanes en el París ocupado, y la de la menos conocida Polina Zhemchuzhina, esposa del ministro de Asuntos Exteriores soviético Vyacheslav Molotov y comisaria del pueblo por derecho propio, que, durante un tiempo, fue responsable de toda la industria soviética de cosméticos y perfumes. Coco Chanel se instaló temporalmente en Suiza tras la guerra, mientras que Polina Zhemchuzhina-Molotova se vio envuelta en las campañas antisemitas de finales de los años 40 y pasó cinco años en el exilio, donde experimentó el “olor de los campos”. Chanel alcanzó el éxito en la escena de la moda parisina de los años 50, mientras que Zhemchuzhina vivió recluida con su marido en Moscú y siguió siendo una ferviente estalinista hasta su muerte en 1970. Y una pista secundaria en mi investigación me llevó a la “gran dama del cine alemán”, Olga Chekhova, que también era cosmetóloga de formación.

Por muy popular que fuera el perfume “Moscú Rojo”, no tenía muchas posibilidades de contrarrestar el estancamiento de la última etapa de la Unión Soviética y la presión de la industria mundial de las fragancias. Pero volvió al mercado en la Rusia postsoviética, y su propia existencia -al igual que la pasión de quienes coleccionan frascos de perfume- se ha convertido en el emblema de una peculiar “búsqueda del tiempo perdido”. Esta búsqueda puede dar lugar a revelaciones sorprendentes, como el hecho de que el vanguardista ruso Kazimir Malevich diseñara (de forma anónima) el frasco de la eau de toilette más vendida de la Unión Soviética antes de pintar el “Cuadrado Negro“, una obra icónica del arte del siglo XX.

Había largos periodos de investigación en los que no ocurría gran cosa, pero luego otro descubrimiento sorprendente volvía a impulsar las cosas. Cuando uno recorre los bazares de las ciudades rusas y empieza a coleccionar botellas y carteles publicitarios prerrevolucionarios, se encuentra por todas partes con aficionados que se han convertido en expertos. Cuando se peregrina a la plaza Vendôme y al número 31 de la calle Cambon para ver la escalera donde Coco Chanel presentaba sus colecciones, se aprende que el mundo del lujo no es un tema de análisis social menos esclarecedor que los estudios históricos sobre la vida cotidiana de la gente corriente. Las boutiques y perfumerías de la calle Saint-Honoré ofrecen una visión de la grandeza de la artesanía y la imaginación sin límites de los artistas y diseñadores. Este libro nunca se habría escrito sin la inspiración del gran Karl Lagerfeld. Cuando se visitan museos y archivos en los que nunca se habría entrado de otro modo, se descubren redes y relaciones personales que sólo se hacen visibles a la luz de una constelación específica: Diaghilev como contemporáneo de Coco Chanel; Malevich como contemporáneo de Tiffany, Gallé y Lalique. Y cuando uno curiosea en Internet, descubre que Moscú Rojo no es sólo un objeto de coleccionista nostálgico. Se puede pedir en línea cuando se quiera.

Cada época tiene su propio aroma, su olor, su perfume. La “Edad de los Extremos” ha dado lugar a sus propios paisajes olfativos. Las revoluciones, las guerras y las guerras civiles también son acontecimientos olfativos. El mundo dividido del siglo pasado puede ahora unirse y explorarse como un todo, post festum – siguiendo nuestra nariz, por así decirlo”.

©  Karl Schlögel / Polity Press


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.