Jon D. Wisman: Orígenes y la dinámica de la desigualdad. La ideología persuasiva de las élites

Poco es lo que por estos pagos ha llegado del profesor Jon D. Wisman, docente de economía en la capitalina American University. Entre esas escasas  traducciones está, no obstante, la que ha sido su tesis principal desde hace tiempo, la de que es la política, y no la economía, la que determina en última instancia la desigualdad.  Y de eso trata precisamente su último libro: The Origins and Dynamics of Inequality. Sex, Politics, and Ideology (OUP).  De hecho, partes del volumen ya son conocidas: los capítulos 4,7 y 8, el 11, el 12 y el 13.

Dicho eso, así empieza:

“Muchos observadores de los actuales problemas mundiales están de acuerdo con la afirmación del presidente Barack Obama de que la desigualdad es “el reto que define nuestro tiempo“. Este libro afirma algo más: que ha sido la cuestión definitoria de toda la historia de la humanidad. La lucha por la desigualdad siempre ha sido la fuerza subyacente que ha impulsado la historia de la humanidad. Así, la explosión de la desigualdad en Estados Unidos y Gran Bretaña en los últimos 45 años, y su crecimiento menos rápido en todos los demás países ricos, no ha sido una anomalía. Es un retorno a la dinámica política por la que las élites, desde los albores de la civilización, han tomado prácticamente todo para sí mismas y han dejado a todos los demás con poco más que los medios con los que sobrevivir. Incluso después de que en el siglo XIX los trabajadores varones de los países capitalistas avanzados obtuvieran el derecho de voto y se convirtieran en la inmensa mayoría de los votantes, la desigualdad siguió aumentando. El único descenso de la desigualdad impulsado por la política se produjo durante los 40 años que transcurrieron entre los años 30 y los 70. Esto ha sido una anomalía histórica.

¿Por qué la desigualdad ha caracterizado a las sociedades humanas desde el surgimiento de la civilización? El proyecto de este libro es ofrecer una respuesta exhaustiva a esta pregunta. Sin embargo, antes de examinar el marco explicativo de esta respuesta, es instructivo echar un breve vistazo a la historia de la desigualdad.

La desigualdad -en la mayoría de los casos, una desigualdad económica y política extremas- ha caracterizado la historia de la humanidad desde el surgimiento del Estado y el nacimiento de la civilización hace unos 5.500 años, cuando la superioridad de la tecnología militar, la organización militar y la ideología permitió a unos pocos subyugar a todos los demás. Las sociedades estatales premodernas se convirtieron en lo más desiguales que podían ser, cerca o en su “frontera de posibilidades de desigualdad”, un concepto desarrollado por el economista Branko Milanovic  para designar un extremo en el que las élites toman absolutamente toda la producción excepto lo necesario para la subsistencia, lo que los productores necesitan para apenas sobrevivir y reproducirse. Tomar más sería matar a la gallina de los huevos de oro. El politólogo Carles Boix está de acuerdo: “Según todos los indicadores, una abrumadora mayoría de la humanidad vivía al margen de la subsistencia hasta mediados del siglo XIX. . . . La esperanza de vida media [incluso hasta 1820] era ligeramente superior a los veintiséis años. . . .”. Un uno por ciento rico y un poco más de soldados, administradores y sacerdotes, junto con algunos comerciantes, extraían prácticamente todo el excedente de una población agraria empobrecida (Scheidel).

Esta desigualdad extrema significaba que una élite muy reducida vivía en un lujo relativo mientras que todos los demás vivían al borde de la privación material extrema, cayendo a menudo desde esa precaria cornisa en la inanición cuando se veían afectados por malas cosechas, catástrofes naturales, disfunciones sociales o guerras. A veces los productores vivían por encima de la mera supervivencia y reproducción, debido a los colapsos demográficos o al aumento de la demanda de mano de obra. Sin embargo, a largo plazo, el crecimiento demográfico y el poder político de las élites los empujaban inexorablemente hacia la subsistencia.

Para entender esta extrema desigualdad económica y política, hay que reconocer primero que llegó bastante tarde, hace sólo 5.500 años, y que por tanto ha existido durante un periodo muy corto, sólo el último 2 ó 3 por ciento de la historia humana. Por tanto, en contra de la opinión generalizada, no se puede afirmar que la desigualdad material extrema sea una parte naturalmente necesaria de la condición humana.

Nuestra especie -Homo sapiens- existe desde hace unos 200.000 años, y hasta el surgimiento del Estado y la civilización, los humanos vivían en relativa igualdad política y económica. Antes de la adopción de la agricultura, hace unos 10.000 años, prácticamente todos los seres humanos vivían en sociedades nómadas de recolectores, que encontraban el alimento mediante la caza y la recolección, como hacían otras especies animales, y vivían con altos niveles de igualdad económica y política. Esto se debía a la tecnología de las armas de piedra, que era relativamente barata y estaba al alcance de todos, y a su capacidad para coordinarse socialmente en coaliciones contra los agresores. Los líderes sólo existían durante las crisis, como la guerra, replegándose entre iguales cuando volvía la calma.

Sólo con la agricultura y, eventualmente, con concentraciones de población más densas, surgió la necesidad de modos más formales de coordinación social, creando las condiciones sociales en las que los jefes podían surgir. Los jefes pujaban por obtener privilegios excepcionales alegando un acceso especial y el favor de las fuerzas espirituales o celestiales. Esta argucia ideológica les proporcionaba ciertos privilegios, sobre todo un mayor acceso a las parejas. Sin embargo, no les permitía adquirir una riqueza significativa ni siquiera un poder político importante. De hecho, su estatus especial era frágil. Una cosecha desastrosa podía revelar la fraudulencia de su pretensión de obtener el favor de los poderes divinos, llevando a sus sociedades a volver a un alto grado de igualdad (Flannery y Marcus).

La desigualdad adquirió permanencia y plenitud -o se acercó a su frontera de posibilidad de desigualdad- con el surgimiento de los Estados y la civilización. Esto ocurrió cuando las élites pudieron beneficiarse de la mayoría, si no de todas, las tres condiciones. En primer lugar, las nuevas, escasas y costosas armas basadas en el metal y los modos de organización y estrategia marcial les proporcionaban suficiente ventaja militar para exigir tributos a los productores y sofocar cualquier resistencia, incluso tras el fracaso de las cosechas. En segundo lugar, una ideología suficientemente poderosa podía convencer a la mayoría de los miembros de la sociedad, si no a todos, de que la desigualdad era la voluntad de los dioses, como debe ser, y por tanto justa. En tercer lugar, los productores se enfrentaban a barreras geográficas o sociopolíticas que les impedían escapar, lo que les daba pocas opciones para no someterse. Esencialmente, no tenían dónde huir, ya que todas las opciones eran menos atractivas que la de su sumisión. Estaban “enjaulados”.

De estas tres condiciones, la ideología es la que ha recibido menos atención por parte de los historiadores y científicos sociales, a pesar de que ha estado siempre presente y, por lo general, es la fuerza que más continuamente domina en el mantenimiento de los órdenes sociales de desigualdad. Lo que suele hacer que la ideología sea lo suficientemente poderosa como para mantener la desigualdad es la deferencia hacia las opiniones de las élites y el miedo a que cualquier cambio sustancial sea a peor. Un poderoso ejemplo moderno lo deja claro. Una vez que el sufragio se democratizó y cada miembro adulto de la sociedad obtuvo una voz igualitaria, las urnas podrían haberse utilizado para aplicar políticas que redujeran o incluso eliminaran la desigualdad. El hecho de que los votantes no lo hicieran sustancialmente es atribuible al poder superior de la ideología de la élite, que presentaba inequívocamente las medidas igualitarias como destructoras del crecimiento económico, del orden social y de la libertad y, por lo tanto, no beneficiaban a nadie.

Sin embargo, es posible que la ideología de una élite pueda ser deslegitimada o seriamente debilitada. Esto ocurrió cuando los jefes, que reclamaban privilegios especiales debido a la pretensión de un favor especial con los dioses, perdieron legitimidad tras las hambrunas u otras catástrofes. Un ejemplo más moderno es el fuerte golpe que recibió la ideología de las élites como resultado del sufrimiento generalizado durante la Gran Depresión de la década de 1930. En este caso único, en Estados Unidos y Europa, 40 años posteriores de políticas promulgadas democráticamente disminuyeron sustancialmente la desigualdad de ingresos, riqueza y privilegios. La singularidad de este período se pone de manifiesto por el hecho de que la ideología que subyace a las políticas que condujeron al colapso financiero de 2008 y a la consiguiente “Gran Recesión” no ha sido seriamente cuestionada. En el momento en que este libro entra en imprenta, la explosión de la desigualdad, que se remonta a finales de los años 70, sigue sin disminuir. Está por ver si se detendrá o se invertirá debido a la grave pandemia de coronavirus que actualmente está asolando las economías y aumentando drásticamente el sufrimiento y la disfunción socioeconómica causados por la desigualdad.

(…)”.

© Oxford University Press / Jon D. Wisman


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.