Adam B. Lerner: El Trauma colectivo y la construcción de la política internacional

Como en anteriores ocasiones, vamos a una tesis doctoral, del mundo de las relaciones internacionales, leída en 2020 bajo la supervisión de  Shailaja Fennell y Duncan Bell. Un par de años después nos llega, con título semejante: From the Ashes of History.
Collective Trauma and the Making of International Politics (OUP), obra de Adam B. Lerner. Digamos que un pàr de capítulos (5-6) ya se han publicado parcialmente, en European Journal of International Relations y Perspectives on Politics, sin que ello merme en nada el conjunto.

Así em pieza la introducción:

“Las diversas historias de origen que los estudiosos de las relaciones internacionales (RRII) han propuesto para su disciplina tienen algo en común. Tanto si se remontan a la Paz de Westfalia tras la Guerra de los Treinta Años, al primer “gran debate” tras la Primera Guerra Mundial o incluso al relato realista clásico de Tucídides sobre la Guerra del Peloponeso, todos ellos conciben el escenario político internacional como algo forjado tras la violencia masiva. Incluso los relatos alternativos y críticos que sitúan las raíces de las RRII en las antiguas jerarquías imperiales, el comercio internacional de esclavos o la ola de descolonización del siglo XX implican igualmente la violencia estructural del imperio y el racismo, así como la expulsión a menudo violenta de los gobernantes extranjeros. Estos orígenes mitificados aluden a la omnipresencia de la violencia de masas en las RRII, con un papel que va mucho más allá de las investigaciones sobre las raíces de la disciplina. Muchas de las instituciones que estudian los eruditos de la política internacional -incluyendo las fronteras que definen los Estados, las normas que delinean el comportamiento apropiado, las organizaciones que gestionan las relaciones interestatales, e incluso las líneas ideológicas entre “nosotros” y “ellos”- surgieron de manera similar debido a un tremendo derramamiento de sangre y opresión. Al igual que la medicina tiende a prestar una atención desproporcionada a las enfermedades del cuerpo, las relaciones internacionales tienden a centrarse en las enfermedades de la política mundial.

Sin embargo, a pesar de la desproporcionada atención que recibe la violencia de masas, los estudiosos de las RRII tienen una problemática tendencia a aceptar sus consecuencias sin más. Por lo general, los académicos siguen un modelo implícito de “evento” de la violencia de masas, basado en una cronología lineal y secuencial  y en nociones mecanicistas de causa y efecto. Este modelo entiende que los episodios violentos tienen duraciones definidas, que comienzan con amaneceres identificables y culminan con crepúsculos concluyentes. Según este pensamiento, una vez que un cataclismo termina, sus consecuencias destructivas se hacen fácilmente evidentes y, potencialmente, cuantificables. El interés se despierta cuando los medios de comunicación informan de los daños, a menudo en forma de recuento de víctimas, testimonios de testigos presenciales o imágenes de bienes destruidos. Poco después, los expertos calculan el coste de los daños materiales, así como el calendario y el presupuesto de las reparaciones. Los políticos, incluidos los estadistas internacionales, elaboran planes de reconstrucción y rehabilitación. Los ciudadanos sobre el terreno siguen luchando, encontrando formas de superar las dificultades y reconstruir sus vidas. Con el tiempo, a medida que se reparan las infraestructuras y se curan las heridas físicas de las víctimas, los políticos pasan a ocuparse de otros asuntos más urgentes. Así, la violencia masiva desaparece de la atención y queda relegada al pasado. El tiempo avanza obstinadamente.

Aunque quizás sea intuitivamente atractivo, las tendencias mundiales fundamentales demuestran continuamente la inadecuación de este modelo de evento lineal simplificado de la violencia de masas. Sólo el año 2020 (en el que se redactó la mayor parte de este manuscrito), con sus tragedias globales agravadas, presentó numerosas conmociones y cambios que sólo pueden explicarse con referencia a las heridas purulentas de la historia que desafían las suposiciones del modelo de eventos. La pandemia de Covid-19, por ejemplo, causó sin duda nuevas oleadas de muerte y destrucción, pero también se cebó con las persistentes injusticias estructurales de los sistemas sociales y políticos, derivadas de los legados de violencia masiva que hibernan políticamente durante los periodos de prosperidad.  Las respuestas estatales a la pandemia, como el señalamiento público y las restricciones a la inmigración, reflejaron igualmente las jerarquías y rivalidades globales profundamente arraigadas, desarrolladas debido a la violencia masiva y a la subsiguiente y continua sospecha y tensión.  En medio de los cierres y la frustración latente, la muerte en mayo de 2020 de George Floyd a manos de agentes de policía de Minneapolis encendió la indignación y las protestas en todo el mundo. Este movimiento transnacional se centró no sólo en la angustia específica de la muerte de Floyd, sino también en cuestiones más amplias sobre cómo el legado de la opresión violenta del pasado, como la esclavitud, el imperialismo y Jim Crow, sigue vivo en las instituciones y prácticas actuales.  Mientras tanto, la política nacionalista en Israel, Hungría, India, China, Estados Unidos y otros países ha aprovechado las frustraciones relacionadas con la pandemia para promover narrativas de sufrimiento pasado y gloria futura. En el verano de 2020, el gobierno alemán llegó a cerrar una cuarta parte de su unidad de fuerzas especiales de élite tras descubrir a miembros de extrema derecha que repetían como loros teorías conspirativas de la época nazi sobre enemigos internos que traicionaban a la nación.  Como tituló el autor Viet Thanh Nguyen, ganador del Premio Pulitzer, su libro sobre la memoria de la guerra en Vietnam, Nothing Ever Dies. Pero si esto es así, ¿por qué algunos recuerdos permanecen latentes durante generaciones para volver a surgir?

En este libro, defiendo un nuevo enfoque para entender cómo las historias de violencia masiva reverberan en el presente, que complica el modelo de eventos y su lógica. Este enfoque reconoce cómo el legado de la violencia masiva puede persistir en el tiempo, irradiando a través de las redes y las estructuras de poder, remodelando los actores políticos internacionales y sus lógicas de acción. Para dar cuenta de estos impactos duraderos, defiendo que se entienda el procesamiento sociopolítico de la violencia masiva a través de la lente del trauma colectivo. Basándome en las ideas interdisciplinarias de los estudios sobre el trauma, desarrollo esta lente para entender no sólo cómo los individuos responden a la violencia masiva, sino también cómo las secuelas de la violencia masiva se arraigan políticamente con el tiempo, pudiendo no sólo dar forma a los modos de pensamiento dominantes, sino también resurgir en importancia durante los momentos cruciales y motivar la acción. Mientras que los enfoques racionalistas pueden prever actores idealizados que ignoran los “costes hundidos” del sufrimiento pasado y se centran únicamente en los riesgos y las opciones futuras, yo sostengo que el trauma colectivo puede moldear la forma en que los actores interpretan este futuro, su lógica y sus injusticias persistentes. Tras la violencia masiva, el trauma colectivo puede constituir una comprensión del yo y del otro que enmarca las nociones de reconciliación, rehabilitación y recuperación. Sólo mediante el desarrollo de una lente teórica en sintonía con las variadas y específicas permutaciones del trauma colectivo puede la disciplina de las relaciones internacionales comprender plenamente el mundo que la violencia de masas ha contribuido a crear.

(…)

Fuera de la corriente principal de la disciplina, en las últimas décadas, varias contribuciones críticas dignas de mención han comenzado a incorporar el concepto de trauma en el conjunto de herramientas teóricas de las RRII y a explorar sus posibles vínculos con conceptos como la memoria, la seguridad ontológica y la justicia transicional. De esta literatura, destacan dos monografías ejemplares. En primer lugar, Trauma and the Memory of Politics, de Jenny Edkins, de 2003, se basa en una comprensión psicoanalítica del trauma para examinar cómo los Estados pueden cooptar las secuelas de la violencia para reafirmar su poder, una forma de lo que ella denomina “abuso político”. A través de un cuidadoso análisis interpretativo, Edkins dilucida cómo incluso la legitimidad de los Estados democráticos liberales modernos depende a menudo del borrado del trauma, por ejemplo, medicalizando las respuestas traumáticas de los soldados a la guerra para devolverlos al servicio activo o patologizando su aversión natural a la espantosa realidad del poder estatal. Sin embargo, a pesar de su clara visión, el argumento del libro se basa en una suposición problemática de que las “visiones dominantes” del Estado necesariamente suprimirán o instrumentalizarán el trauma. Por lo tanto, plantea cuestiones sobre el grado en que, en determinadas circunstancias, el trauma puede desafiar de forma significativa las identidades del Estado e informar las agendas políticas.

En segundo lugar, y más recientemente, las Affective Communities de Emma Hutchison han teorizado sobre cómo, tras los acontecimientos traumáticos, las emociones compartidas pueden unir a las “comunidades afectivas” locales, nacionales e incluso transnacionales. El trabajo de Hutchison presta gran atención a la representación del trauma. A través de una gran variedad de casos, Hutchison demuestra cómo las representaciones lingüísticas y visuales -principalmente difundidas a través de los medios de comunicación o la propaganda gubernamental- crean significados compartidos que consolidan los vínculos en el espacio nacional y transnacional. Sin embargo, a pesar de su éxito a la hora de vincular el trauma con las identidades a gran escala, su trabajo deja abiertas cuestiones sobre cómo el trauma interactúa con el poder: cómo el trauma no sólo puede fomentar las solidaridades transnacionales, sino también infundir y constituir instituciones políticas para remodelar los debates políticos. Además, como he argumentado anteriormente, la falta de compromiso de Hutchison con las dimensiones económicas del trauma puede conducir a un análisis problemáticamente limitado de las experiencias de los subalternos de la violencia masiva.

(…)

Divido este libro en dos partes, la primera principalmente teórica y la segunda principalmente empírica. Aunque pueden leerse de forma independiente, si se leen juntas demuestran tanto el valor añadido al análisis empírico por la lente de la primera parte como la utilidad más amplia de un marco basado en el trauma colectivo para los estudios de las RRII. La primera parte se basa en la introducción de este capítulo y teoriza el trauma colectivo como un fenómeno emergente y el papel fundamental que puede desempeñar en los discursos de identidad que constituyen los sujetos, los objetos y las lógicas de la acción política internacional.  Estos capítulos teóricos sirven para la “redescripción problematizadora” que Shapiro destaca como objetivo principal de la teoría política. En conjunto, ofrecen una “recaracterización que habla de las insuficiencias del relato anterior” y, a su vez, esta visión sirve como una potente lente de análisis, que descubre nuevos aspectos de estos casos descuidados por la erudición histórica y de RRII predominante. Sin embargo, antes de proseguir, merece la pena esbozar brevemente los fundamentos metodológicos de esta lente teórica, que entiendo en el molde de la tipificación ideal weberiana. Esta visión de la teoría difiere de la de gran parte de las ciencias sociales convencionales. No aspiro a ofrecer leyes sociales nomotéticas o incluso una descripción del trauma colectivo como un fenómeno sistemático y objetivo con efectos consistentes a través del tiempo y el espacio. Más bien, demuestro cómo la teorización del trauma colectivo de una manera más autorreflexiva e históricamente informada puede servir como una poderosa heurística para el análisis empírico y como una potente crítica de los modelos convencionales de las RRII del sistema internacional.

(…)

Tras las intervenciones teóricas de la primera parte, la segunda contiene tres capítulos que examinan cuestiones específicas de la historia de la construcción de los Estados indio, israelí y estadounidense y de la elaboración de la política exterior, demostrando cómo el trauma colectivo puede dar forma a la comprensión del yo y del otro, así como a la lógica de la acción política. Cada aplicación empírica emplea mi lente teórica para orientar el análisis crítico del discurso (ACD) que se compromete con una gran variedad de material primario, extraído de archivos relevantes publicados e inéditos, relatos de los medios de comunicación y documentos oficiales del gobierno. El ACD es un método especialmente adecuado para descubrir la creación de significado social que traduce las narrativas del trauma colectivo en los discursos de identidad más amplios que constituyen la base de la acción política internacional.  A diferencia de los enfoques históricos más tradicionales o del análisis textual metodológicamente individualista, el ACD orienta deliberadamente la atención de los académicos hacia la intertextualidad, la idea de que los significados relevantes se negocian a través de la interacción de múltiples textos. (…).

(…)”.

© Oxford University Press / Adam B. Lerner


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.