Revoluciones de ayer y de hoy (1789-2011)

Así se expresaba hace unos días Robert Darnton en el blog de la NYREV:

“La cuestión ha rondado en todos los artículos y emisiones sobre Egipto, Túnez y los otros países de la región cuyos pueblos se han rebelado: ¿qué constituye una revolución? En la década de 1970, solíamos perseguir esa pregunta en los cursos sobre revoluciones comparadas; y mirando hacia atrás en mis apuntes antiguos, no puedo dejar de imaginar una trayectoria: Inglaterra, 1640; Francia, 1789; Rusia de 1917 … y ¿Egipto, 2011?

No me atrevería a pronunciarme sobre el curso de los acontecimientos en Egipto durante las últimas tres semanas, pero creo que es justo preguntarse si la información que ahora llega cada segundo por todos los medios de comunicación, de Twitter a la televisión, tiene ninguna relación con los modelos clásicos de  revolución. ¿O debería Egipto enseñarnos a abandonar por completo los modelos y tener en cuenta un tipo de trastorno insospechado en nuestras antiguas variedades de ciencia política?

Desde la perspectiva de la década de 1970, Francia produjo la madre de todas las revoluciones en la década de 1780; y veíamos fases prototípicas en la experiencia francesa: el colapso del viejo orden, un período de reconstrucción constitucional, la contrarrevolución, la radicalización, el terror, la reacción y la dictadura militar. Si los acontecimientos de Egipto se ajustaran a ese patrón, cuando apenas ha entrado en la fase uno, queda mucho camino por recorrer.

Pero ¿por qué debería ajustarse? Tal vez, como algunos historiadores suelen argumentar, el modelo expresa una dialéctica más profunda, que puede ser detectada en todos los grandes trastornos. Sin embargo, otros responden citando elementos que eran únicos en situaciones particulares, tales como el liderazgo fallido, las consecuencias imprevistas  y la pura contingencia . El elemento de la contingencia sin duda pesó mucho en 1789. Si Luis XVI hubiera llegado a un compromiso en su momento con los revolucionarios o los hubiera reprimido de manera decisiva, los acontecimientos podrían haber tomado un rumbo diferente. ¿Mubarak-Louis XVI?

¿Qué pasa con los demás principios de ciencia política que evocábamos? ¿La “curva J”, que describe una reacción colectiva de mejora a corto plazo en la economía después de un período de estancamiento? ¿La “revolución de expectativas crecientes”, en la que poco a poco las reformas estimulan esperanzas irrealizables? ¿El carácter excesivamente centralizado de la administración estatal, que conduce a la atrofia de la vida civil fuera del centro y la vulnerabilidad en la capital? ¿El estatus de frustración de la burguesía, los “intelectuales alienados,” la élite dividida, las reformas errónea y, sí, el precio del pan?

Francamente, mis gastados apuntes no me ayudan a entender los noticieros de hoy. Traté de guiar correctamente a mis alumnos al insistir en que María Antonieta nunca dijo: “Que coman pastel”. Pero un informe de la plaza Tahrir cita a un revolucionario gritando “¿dónde está mi pollo frito de Kentucky?” Al parecer, ese grito desmintió un rumor, difundidopor agitadores pro-Mubarak, de que los manifestantes estaban siendo sobornados por potencias extranjeras que les ofrecían comida a fin de que se quedaran en la plaza. Pero también mostró que los manifestantes tenían sentido del humor. ¿Una revolución con el hueso de la risa? ¿Se rió alguna vez Robespierre?

En medio de la revolución egipcia, durante cinco días el antiguo régimen trató de salvarse a sí mismo cortando todos los accesos a Internet. Los revolucionarios respondieron con mensajes boca a boca a través de redes humanas. En ese sentido, creo que volvieron a los mismos medios orales de comunicación que resultaron cruciales en el París de 1789. Así como la toma de la Bastilla comenzó el 12 de julio de 1789, cuando Camille Desmoulins saltó sobre una mesa en el jardín del Palais-Royal  e instó a la multitud a tomar las armas del Hôtel des Invalides,  los manifestantes en El Cairo tuvieron éxito en la toma de la Plaza Tahrir instando a los grupos a que se reunieran en ciertos lugares centrales y luego marcharan en masa.

Lo que llama mi atención extranjera son las escenas de manifestantes sosteniendo cámaras de teléfonos móviles mientras son atacados por matones favorables a Mubarak. Activistas con conocimientos informáticos  parecían marcar el ritmo mediante la manipulación de los nuevos medios de comunicación. Nada detuvo el impulso que condujó a la primera protesta del 25 de enero después de que Wael Ghonim, ejecutivo de Google de 30 años de edad, mostrara el cadáver horriblemente mutilado de Khaled Said, víctima de la brutalidad policial, en la página de Facebook que había creado: “Todos somos Khaled Said”.

De Facebook y YouTube a las emociones viscerales, el mensaje viajó por todas partes. Luego, poco después de que comenzaran las protestas, Ghonim desapareció. Había puesto un mensaje de advertencia en Twitter (“Ruega por # Egipto. Muy preocupado de que el gobierno esté planeando un futuro crimen de guerra contra la gente. Todos estamos dispuestos a morir # jan25”) y luego pasó doce días, con los ojos vendados, en lo que podría haber sido una cámara de tortura. Cuando fue puesto en libertad, de repente se encontró en el centro de atención, siendo entrevistado en el único noticiario de televisión independiente del país. Cuando hablaba de centenares de personas golpeadas hasta la muerte en las calles, Ghonim se derrumbó y se quedó llorando fuera de cámara. Sus comentarios fueron difundidos de inmediato en YouTube y Twitter, electrizando a todo Egipto. Esta escena no escenificada dio nueva vida a las protestas en un momento en que estaban decayendo. Nada como eso había traspasado jamás, con tanta rapidez y con tanta fuerza, la cortina electrónica que en Egipto separaba al público de información honesta. Due una escena de autenticidad de la alta tecnología, un cri du coeur que traspasó todos los artificios de nuestra “era de la información.”

Ellos tenían una palabra para los levantamientos en el París del siglo XVIII: “Emociones populares”. Otra palabra describía los mensajes callejeros a través de las redes orales en aquel momento: “Ruidos público”. Cuando leo mis apuntes amarillentos y mis manoseados libros de bolsillo no encuentro un modelo para los egipcios. Pero los twitteros en la Plaza Tahrir recogen los ecos de un pasado lejano, y mi corazón está con ellos”.

Una versión diferente de este artículo apareció en el 17 de febrero edición de Die Zeit.

Copyright © 1963-2011 NYREV, Inc. All rights reserved.


7 pensamientos sobre “Revoluciones de ayer y de hoy (1789-2011)”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *