Umberto Eco: De la “bellezza” a la “bruttezza”

brutezzza.jpg

 Así se anuncia el nuevo libro de Eco, que se acaba de presentar en la feria de Frankfurt : Cuatro años después de escribir la  «Storia della bellezza» (con el estimable saldo de medio millón de copias vendidas a lo largo y ancho de sus 27 ediciones en distintas lenguas), el semiólogo italiano ha decidido probar fortuna con el reservo. Así que aborda con este nuevo tratado (456 páginas lo contemplan) todo lo relacionado con lo repelente y horrendo.  «In ogni secolo, filosofi e artisti hanno fornito definizioni del bello – dice Eco en la presentación -; grazie alle loro testimonianze è così possibile ricostruire una storia delle idee estetiche attraverso i tempi. Diversamente è accaduto col brutto. Il più delle volte si è definito il brutto in opposizione al bello ma a esso non sono state quasi mai dedicate trattazioni distese, bensì accenni parentetici e marginali»

 Una antologia, pues,  en la que el lector verá entremezclados textos e imágenes para su mayor disfrute: desfilan por allí  Rubens,   Marcel Proust,  Matthias Grunewald   o  Maurizio Cattelan.  Y aparecen cosas tomadas por desagradables, referencias a lo grotesco, odioso, indecente, abolimable, inmundo, obscenoo, repugnante,  espantoso, abyecto, horrible, horripilante, terrible, tremendo, monstruoso, repulsivo, nauseabundo, fétido, deforme, desfigurado, en fin, toda la pléyade de adjetivos con los que se representa esta “bruttezza”. 

Esta historia- ha declarado Eco – “pone problemi nuovi innanzitutto perché da Platone in poi i pensatori di ogni secolo hanno scritto sul bello, mentre di estetiche del brutto ne esiste una sola, quella pubblicata nel 1853 dal tedesco Karl Rosenkranz, edita in Italia dal Mulino a cura di Remo Bodei”. Y luego viene el recorrido más o menos evidente, como la figura de Quasimodo (Hugo), la fealdad industrial (Dickens –¿y Engels?),  el culto a la enfermedad (La Traviata),  la poesía de lo decadente (Baudelaire), etc.

Humor y densidad no faltan para abordar la fealdad, y el éxito está asegurado, a pesar de que no sea Eco quien escribe, sino quien guía los textos antologados. Todo lo que quieran saber y más (reseñas incluidas): en la casa Bompiani



Citar este post
Anaclet Pons (2007, 28 octubre). Umberto Eco: De la “bellezza” a la “bruttezza”. C L I O N A U T A : Blog de Historia. Recuperado 14 de abril de 2024, de https://doi.org/10.58079/mxtj

6 comentarios sobre “Umberto Eco: De la “bellezza” a la “bruttezza””

  1. En efecto. No en vano, Eco ha presentado su libro aludiendo a unas palabras de Hegel (“Il brutto entra nell’arte solo col Cristianesimo”), hablando de la relación que existe entre la estética y la representación del dolor.

  2. En efecto. No en vano, Eco ha presentado su libro aludiendo a unas palabras de Hegel (“Il brutto entra nell’arte solo col Cristianesimo”), hablando de la relación que existe entre la estética y la representación del dolor.

  3. El libro que cita Eco como precedente inmediato de este suyo, es la obra de Karl Rosenkranz (filósofo alemán discipulo y biógrafo de Hegel) que se titula “Estética de lo feo” (Julio Ollero Editor, 1992), en versión original de 1853 “Ästhetik des Häßlichen”. Me parece importante citarlo porque se trata de un libro clásico y citado en todos los programas de asignaturas sobre “historia de la estética” o “historia del gusto”, del que han partido la mayoría de estudios posteriores sobre el tema (me imagino que Eco también lo citará en esta historia suya de la fealdad).

    Para hacer boca mientras llega la traducción de Eco, el lector español puede consultar como toma de contacto, el libro de Eugenio Trias “Lo bello y lo siniestro” (Ariel, 2001) o el capítulo de la “Teoría Estética” (Taurus, 1980) de Adorno, que lleva por título “Las categorias de lo feo, lo bello y la técnica”.

  4. El libro que cita Eco como precedente inmediato de este suyo, es la obra de Karl Rosenkranz (filósofo alemán discipulo y biógrafo de Hegel) que se titula “Estética de lo feo” (Julio Ollero Editor, 1992), en versión original de 1853 “Ästhetik des Häßlichen”. Me parece importante citarlo porque se trata de un libro clásico y citado en todos los programas de asignaturas sobre “historia de la estética” o “historia del gusto”, del que han partido la mayoría de estudios posteriores sobre el tema (me imagino que Eco también lo citará en esta historia suya de la fealdad).

    Para hacer boca mientras llega la traducción de Eco, el lector español puede consultar como toma de contacto, el libro de Eugenio Trias “Lo bello y lo siniestro” (Ariel, 2001) o el capítulo de la “Teoría Estética” (Taurus, 1980) de Adorno, que lleva por título “Las categorias de lo feo, lo bello y la técnica”.

  5. Vi el libro en Roma y supe de inmediato que sería un éxito. La ‘belleza’ de su cubierta, el autor (o, mejor, el editor-responsable) y el concepto mismo así lo auguran: lo feo, lo bello y lo siniestro son categorías variables, clasificaciones que dependen de los criterios generales de una época y de una cultura. Hubo un tiempo en que estas taxonomías parecían objetivas. Hoy, por el contrario, se nos desdibujan y la variedad estética o antiestética actual nos lleva a interrogarnos sobre la historia de esas categorías. Sé que la ‘Storia de la brutezza’ pronto estará en las librerías españolas. Con la ganga sobrante de los mass media, con el alud de inmundicia con que nos regodeamos, la pregunta sobre qué es lo feo es cada vez más urgente.

  6. Vi el libro en Roma y supe de inmediato que sería un éxito. La ‘belleza’ de su cubierta, el autor (o, mejor, el editor-responsable) y el concepto mismo así lo auguran: lo feo, lo bello y lo siniestro son categorías variables, clasificaciones que dependen de los criterios generales de una época y de una cultura. Hubo un tiempo en que estas taxonomías parecían objetivas. Hoy, por el contrario, se nos desdibujan y la variedad estética o antiestética actual nos lleva a interrogarnos sobre la historia de esas categorías. Sé que la ‘Storia de la brutezza’ pronto estará en las librerías españolas. Con la ganga sobrante de los mass media, con el alud de inmundicia con que nos regodeamos, la pregunta sobre qué es lo feo es cada vez más urgente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.