Archivo de la categoría: Austria

El padre de Hitler: el aprendizaje del dictador

Hace algunas semanas leíamos una nota de prensa que decía: «Cartas inéditas revelan la influencia del padre sobre Hitler«. Allí se indicaba: «Una serie de cartas inéditas escritas por el padre de Adolf Hitler, Alois Hitler, analiza en profundidad los orígenes familiares del dictador nazi. La correspondencia sirvió de base para un libro publicado este lunes en Austria». Eso era a finales de febrero y el volumen aludido es Hitlers Vater. Wie der Sohn zum Diktator wurde (Molden), del historiador austríaco Roman Sandgruber.

Dado que no acostumbramos a visitar la historiografía austríaca y que, además,  se trata de una fuente desconocida hasta ahora, una que permite sostener el papel clave que el padre de Hitler habría desempeñado en la formación psicológica de su hijo, me parece adecuado reparar en el libro.

Y así empieza:

«Adolf Hitler procedía de la provincia. No pudo escapar de la provincia: tampoco de la carga que eran la mancha oscura de sus orígenes y la laguna de sus dieciséis antepasados, algo que había exigido a todos los alemanes, pero de lo que nunca fue capaz de hablar sobre sí mismo. Tampoco del peso de su infancia, marcada por la represión y la violencia, de la que intentó liberarse en numerosos relatos, pero que sin embargo le determinó perpetuamente en sus opiniones y formas de actuar. Tampoco del peso de su entorno provinciano, que, aunque le permitió conocer medios muy diferentes, no sólo le impidió entablar relaciones amistosas, sino que tampoco le dio una educación mundana y moderna.

Adolf pasó el primer tercio de su vida, los años de juventud de 1889 a 1907, en la Alta Austria, su padre Alois incluso dos tercios, prácticamente toda su vida adulta. Entre 1837 y 1903 pasó casi todo su tiempo en provincias: primero en el Waldviertel y luego en Salzburgo y la Alta Austria. Hizo carrera aquí y alcanzó cierto renombre, pero también tuvo que soportar muchas frustraciones y sufrimientos. Su hijo Adolf consideró su estancia en la Alta Austria como los años más importantes y felices de su vida, aunque no fueron tan felices como le parecieron en retrospectiva. Fue aquí donde recibió y absorbió las líneas decisivas de sus fatídicos pensamientos y acciones. Las impresiones y experiencias recogidas en la Alta Austria no le abandonaron hasta su final en el Führerbunker de Berlín. En el relato que hace el propio Hitler de sus años de juventud, dominan dos temas: el conflicto con su padre y los conflictos de la monarquía multinacional de los Habsburgo.

Adolf Hitler es una de las pocas personas de las que se puede decir con cierta justificación que la historia habría sido diferente sin él.  Nadie en la historia mundial reciente ha obtenido tanto poder de la nada en tan poco tiempo, nadie ha abusado de él de forma tan desenfrenada y, con su propia caída, ha arrastrado con él a tanta gente a la muerte y nadie como él ha influido en sus destinos . Su camino conducía más claramente que el de cualquier otro político al desastre total. Sin embargo, cuando nació en Braunau am Inn en 1889, nadie podía adivinar la devastación física y los estragos mentales que su persona dejaría tras de sí: Ni los horrores de la expulsión y el asesinato de judíos, ni los asesinatos por eutanasia, ni la persecución de los gitanos, los homosexuales o los opositores políticos, ni la discriminación de las iglesias y las comunidades religiosas, ni la explotación de los trabajadores forzados, ni la Segunda Guerra Mundial que desencadenó, ni siquiera la Primera Guerra Mundial, que la monarquía de los Habsburgo había contribuido a desencadenar. Pero el racismo, el antisemitismo, el imperialismo, la eugenesia y el nacionalismo ya estaban presentes en el siglo XIX. Pero este fin de siècle, en el que creció el joven Hitler, difundió también tanto glamour, tanto progreso y tanta autosatisfacción que no se quisieron percibir los lados oscuros y las células de siembra del desastre, y aún hoy se reconocen sólo a regañadientes tras la brillante fachada de esta época de ensueño.

Hitler admiraba la historia de superación de su padre, lograda gracias a la «diligencia y la energía» desde los más pequeños orígenes, pero contraponía su soñada existencia de artista a la aterradora idea de tener que «sentarse un día en una oficina» como un «hombre sin libertad» como su padre. El objetivo mucho más poderoso y devastador de la vida de un político aún no estaba previsto, sino que ya se había fijado en la escuela: «Me hice nacionalista». Y: «Aprendí a entender la historia», que consideraba como el reconocimiento de las causalidades histórico-mundiales predeterminadas por la Providencia.

Las biografías han recuperado gran importancia en la investigación histórica, no sólo porque son capaces de vincular los niveles micro y macro, sino también porque en ellas se pueden incorporar muchos campos de investigación que se han modernizado, desde la historia cotidiana hasta la psicohistoria. En la investigación sobre el nazismo han tenido desde el principio una importancia especial, por un lado, porque en las dictaduras las decisiones individuales de los actores y los autores tienen mayor importancia y, por otro, porque en una tiranía el destino de las víctimas también merece mayor atención.

El espectacular descubrimiento de fuentes hasta ahora completamente desconocidas y las nuevas posibilidades de la investigación digital en fuentes conocidas me dieron el impulso para escribir este libro. Junto con mi conocimiento de los contextos históricos, derivado de toda una vida de investigación en historia económica, social y contemporánea, y los conocimientos sobre la mentalidad y el modo de vida regionales resultantes de mi propia experiencia histórico-vital,  tomé la decisión de escribir sobre un tema que podría convenirse en que está sobreinvestigado de cabo a rabo o que no puede investigarse en absoluto. Es un tema delicado, porque también hay muchas emociones implicadas y no es fácil y tampoco justificable mantener siempre la distancia necesaria para la investigación histórica. Espero no sólo haber aclarado una serie de hechos, sino también haber contribuido a una mejor comprensión del desarrollo de Adolf Hitler, de la historia de su padre y también del entorno social e ideológico en el que se movía.

(…)»

© Roman Sandgruber / Molden Verlag/ Verlagsgruppe Styria GmbH & Co KG

La arquitectura del consumo

Ya lo han visto ustedes, repasar la revista Reset nos ha costado un par de entradas y eso que sólo nos hemos detenido en Alberto Toscano. ¿Y si ojeáramos otras publicaciones? Tengan en cuenta que Snop me mantiene atiborrado de todo tipo de textos, sean libros y revistas, y que la mayoría de ellos me son completamente desconocidos. Tranquilos, no lo haré, al menos no regularmente. Pero ya que estamos, permítanme sólo una referencia más, ahora que han pasado las fiestas. En esta ocasión citaré la publicación austríaca Wespennest, su número 145 de 2006. En ese enlace podrán ver ustedes el índice, si es que logran descifrar el alemán.


De todo el contenido destaca un artículo muy sugerente: Simulierte Städte, sediertes Leben. Ein Versuch über die Shopping Mall. En roman paladino: Ciudades simuladas, vida sedada. Los centros comerciales como lugar paradigmático del estilo de vida capitalista. Autor: el escritor Robert Misik, una firma habitual en periódicos y revistas y autor de varios libros, el últmo de los cuales es Genial dagegen. Kritisches Denken von Marx bis Michael Moore (2005), Si no se lo creen, visiten su blog. Por cierto que tiene entrada en la Wikipedia: “ist ein österreichischer Journalist und politischer Schriftsteller. Misik, der in den 1980er Jahren der Gruppe Revolutionäre Marxisten (GRM) angehörte, arbeitet regelmäßig für die taz sowie für die in Österreich erscheinenden Zeitschriften profil und Falter. Eines seiner Hauptthemen ist die Auseinandersetzung mit der Globalisierung und ihren Folgen“. Han leído bien, el GRM, es decir, la sección austriaca de la IV Internacional trotskista fundada en 1938.

Bien, vayamos al asunto, a lo que escribe Misik. Empecemos con el arquitecto Rem Koolhaas, premio Mies van der Rohe de 2005, como ustedes recordarán, y autor de los excelentes Delirio en Nueva York (Barcelona, Gustavo Gili, 2004) y La ciudad genérica (Barcelona, Gustavo Gili, 2006).  Dice este caballero que “ir de compras es la última forma de actividad pública”, la única que nos queda ya. Por eso, añade Misik, son tan importantes los centros comerciales (mall), por eso es tan importante comprenderlos.

Comprar, shopping

Hagamos lo que hagamos, compramos. Éste es el punto de partida para comprender nuestro estilo de vida. Nuestro mundo emocional incorpora una ristra de imágenes que de alguna manera se asemejan a los anuncios. Incluso el amor se consume. Un romance como debe ser incluirá al menos ir al cine, pero también una cena en un local distinguido, un fin de semana en un hotel con encanto y, para los más pudientes, un paseo por París, la capital de los enamorados. Cualquier experiencia viene modelada, pues, por imágenes prefabricadas. Por tanto, es totalmente correcto decir que “consumimos” o “compramos” nuestras emociones, nuestras experiencias y nuestra identidad. Debido a esto, no es sorprendente que comprar se haya convertido en una categoría sociológica.

De todos modos, comprar es una categoría que es productiva precisamente porque es borrosa: se refiere a aspectos económicos y psicológicos, a lo urbano y a lo tecnológico,  coloreando todas las parcelas de la vida. “No es sólo que comprar se combine con todo, es que todo se combina con comprar”, escribe Sze Tsung Leong en un título ya canónico, la Harvard Design School Guide to Shopping. De ahí la frase de Rem Koolhaas. Es decir, en el estilo de vida de nuestros días, los bienes de consumo difieren menos en función de su valor y su utilidad práctica que en relación con sus características culturales, que son las determinantes, de modo que comprar es adquirir una identidad. De eso último tratan las marcas.

Pero las compras son como un espacio en blanco en la cartografía global del conocimiento. Una clase de tabú que no se toca. Teorizar sobre ello parece ser un arte menor, algo para los manuales de usuario, los consultores que se especializan en diseño o los investigadores que compilan conocimiento práctico. Por ejemplo, para gentes como Paco Underhill (sí, Paco), el antropólogo del consumo, el autor de ¿Por qué compramos? La ciencia del Shopping y de Call of the Mall: The Geography of Shopping. Este afamado consultor (Envirosell) nos indica que el comprador permanece en una tienda un promedio de 11.27 minutos mientras que el que no compra solamente pasa allí una media de 2.36 minutos; además fue quien descubrió la regla según la cual al entrar en una tienda lo primero que hace un comprador es torcer a la derecha (cosa de la que los vendedores han sacado jugosas conclusiones).


Así pues, poco sabemos realmente sobre la “mentalidad del consumidor”. En el discurso de la globalización, por ejemplo, todo el debate ha girado sobre la división del trabajo internacional, sobre el hecho de que los coches están diseñados en Alemania, montados en España, vendidos en China, que las oficinas de contabilidad están en Calcuta y que los accionistas de la compañía son fondos de inversión dispersos por todo el orbe. Sin embargo, poco se dice sobre el hecho de la globalización de la emoción y del deseo, sobre la comprensión global del lenguaje de los símbolos con los cuales una materia se comunica con el consumidor.

En el centro comercial se puede simular una vida social normal alrededor de los bienes de consumo y de su presentación, motivo básico al que ese lugar debe su existencia. Fijémonos en los pasillos, en los espacios vacíos. Esos lugares yermos de los grandes centros del pasado se han convertido ahora en espacios fértiles en los que pasar el tiempo, en cafés, cines y restaurantes temáticos. Lugares que simulan el zumbido del centro de una ciudad y que crean una atmósfera apropiada para consumir, en los que todo está planeado y controlado; la apropiación o la adaptación del espacio por parte de los transeúntes es imposible o está prohibida. Así pues, se han transformado en centros de hospitalidad urbana, han adquirido las características propias del centro de la ciudad. Es un espacio pseudo-público o un espacio privado gigantesco. Es un espacio privado porque nos lo apropiamos individualmente y es sólo el telón de fondo de lo social, aunque a todos los efectos, por supuesto, es un espacio público.

Por otra parte, su éxito repercute sobre el centro de cualquier ciudad: petrificado y reordenado, éste adopta cada vez más la estética del mall. El colmo es que los malls han comenzado a incluir reconstrucciones de las calles de la ciudad. Además, en un complejo proceso de ósmosis, la historia y la imagen de una ciudad acaban combinándose en una marca. A diferencia del mall, los centros urbanos tienen una ventaja específica, su aura. De hecho, lo que los visitantes de la ciudad desean comprar, junto con los productos que adquieren, es en parte la imagen de la ciudad como la marca. Visto así, el hacer compras en el centro de una ciudad es casi como una de tantas otras variantes de la compra tematizada. Es decir, un entretenimiento, una experiencia casi semejante a ir a un parque acuático. Con lo que llegamos a la paradoja final: la transformación de la ciudad en parque temático, en escaparate, en centro comercial de tiendas; o sea, la venganza del mall sobre lo urbano. 

Concluyamos. Si es cierto lo que dijo Stuart Hall (the material world of goods and technologies is deeply cultural) entonces el mall es realmente el lugar paradigmático de un mundo “culturalmente capitalizado”, en el cual la vida social y la comunicación  no  pueden imaginarse sin la mediación de los bienes de consumo. Visto así, la “mallificación” de las ciudades ha de verse como algo constante, consistente, algo que no se puede tomar a la ligera. Algo que muchos rechazan, como el citado Rem Koolhaas, que lo ha denominado “espacio chatarra“, una especie de condena perpetua a compartir un jacuzzi con millones de amigos: «Junkspace is the sum total of our current architecture: we have built more than all previous history together, but we hardly register on the same scales. Junkspace is the product of the encounter between escalator and air conditioning, conceived in an incubator of sheetrock (all three missing from the history books). … It substitutes accumulation for hierarchy, addition for composition. More and more, more is more. Junkspace is overripe andundernourishing at the same time, a colossal security blanket that covers the earth. … Junkspace is like being condemned to a perpetual Jacuzzi with millions of your bestfriends» (Rem Koolhaas, «Junk-Space», Archplus 149, Abril 2000).

En cualquier caso, así es como concluye Misik: El centro comercial puede que sea el código genético, el DNA de nuestro tiempo.

Piensen en todo ello, piensen en sus ciudades, en lo que se están convirtiendo. Actúen en consecuencia, depositen su voto, que queda poco para las municipales. Un poquito de porfavó.