Archivo de la categoría: General

Ejemplos de historia digital

Como agoreros en ocasiones, o como simples augures del futuro, quienes se dedican a la historia digital no tienen precio. Nos muestran otras formas de trabajar, aquí aún impensables, pero quizá pronto irremediables (pienso en los nuevos planes de estudio).

Ejemplos hay muchos, todos ellos norteamericanos. Tomemos uno bastante curioso que proviene del departamento de historia de la Universidad de West Ontario, en Canadá, donde trabaja William J. Turkel (que se doctoró hace tres años en el MIT y se nota). Este profesor imparte sus cursos convencionales, pero hace otras cosas, y esas cosas las sabemos por su blog: Digital History Hacks.

wjturkel.jpg

He aquí lo último que se le ha ocurrido:

“Geo-DJ, Part 1: The Idea”

En mi anterior investigación sobre lo que llamé place-based computing, utilicé un Tablet-PC con receptor GPS para presentar a los historiadores materiales de archivo durante una práctica sobre el terreno. Pensemos que estamos situados delante de un edificio antiguo. El sistema utiliza el GPS para determinar nuestra localización, que se plasma en un sistema de información geográfica (GIS). Los trazos del GIS incluyen mapas históricos y fotografías aéreas georeferenciadas, así que podemos ver qué había alrededor de nuestra posición actual (o lo que se cree que había alrededor de ella) cuando fueron creadas esas representaciones históricas. El GIS también incluye enlaces hipertextuales a otros tipos de fuentes históricas, como fotografías de los edificios y de los alrededores, registros censales, artículos periodísticos, directorios de la ciudad, y así sucesivamente. Puedes pinchar sobre una fuente digital para consultarla, comparándola con las fuentes materiales que se han ido acumulando de forma natural en el archivo del lugar. El sistema ha sido probado y funciona bastante bien para investigadores individuales y pequeños grupos, aunque nuestro prototipo no fuera muy robusto, pues la duración de la batería es relativamente corta y la lectura se hace difícil cuando la luz del sol le da directamente.

El sistema que ahora estoy diseñando, geo-DJ, amplía este trabajo a una dimensión ambiental, auditiva. Imaginemos que caminamos por el exterior con un dispositivo tipo iPod que está reproduciendo una banda sonora electrónica. La música cambia como te mueves, reflejando los patrones históricos de uso del suelo del área que estás explorando. Puedes elegir representar trozos del bosque original con una flauta, de una granja lechera con una viola de gamba y cencerros, una fábrica con un conjunto de percusión, un matadero con trompas discordes. Mientras caminas hacia el lugar en el que hay una vieja fábrica, sube el volumen del sonido de la percusión hasta hacerse dominante. Como en los anteriores sistemas place-based, geo-DJ incluye un receptor GPS y se basa en la tecnología GIS. El sistema determina nuestra actual posición, después calcula la distancia y la dirección desde la intersección central (centroid) hasta las figuras históricas de interés. Esos datos serán entonces utilizados para mezclar las pistas de audio que representan cada figura.

Ahora mismo estoy trabajando con diversos diseños de hardware. Los más fáciles de construir harán uso de la misma plataforma GPS/GIS que utilicé anteriormente. También estoy experimentando con hardware y microcontroladores del tipo de los utilizados por el prototipo Arduino. Aunque preveo el uso del sistema como aplicación para la historia, son posibles muchos otros usos. Dejaré en el blog notas sobre el software y el hardware para por si otras personas desean destripar el geo-DJ.

arduino.jpg

El doctorado en humanidades: las barbas del vecino

 Leído en Inside Higher Ed 

logo-council.gif

El Council of Graduate Schools americano ha presentado sus índices sobre el doctorado: Ph.D. Completion & Attrition: Analysis of Baseline Program Data from the Ph.D. Completion Project. El hallazgo más llamativo es la caída de la tasa de  abandonos (attrition rates),  significativo porque es una de las razones principales que motivan el estudio y porque una de las preocupaciones  de los centros es que  son muchos los estudiantes que nunca acaban – lo cual supone que determinadas áreas tergan escasez de doctores y, por otra parte,    muchos estudiantes tienen la sensación de que perdieron varios años de sus vidas.

Los datos sobre esos índices de “desgaste” del doctorado (Ph.D.) forman parte de un análisis más amplio, de 10 años, con estadísticas sobre quién comienza y acaba dichos programas. Mucho de los datos ya  aparecieron en julio,   confirmando algo que no es ningún secreto: en promedio, son los del área de las humanidades los que más años necesitan para terminar.  

Incluso pasados 10 años, una mayoría de estudiantes  de  humanidades no  han acabado, mientras que, por ejemplo, casi dos tercios de los de las ingenierías ya lo han hecho.   Después de siete años, la mayoría de estudiantes de  ingeniería y de  ciencias naturales han finalizado,    mientras que ése no es el caso   del 30 por ciento en  humanidades. (Las ciencias sociales están en el justo medio, pero hay diferencias según las disciplinas).

Las tendencias generales no cambian. Pero el informe   proporciona  cierta esperanza en cuanto al fracaso de los estudiantes de doctorado. El estudio analizaba tres cohortes – los que comenzaron en 1992, 1995 y 1998 – y les sigue la pista viendo la tasa de abandono en  1995, 1998 y 2001, respectivamente. (Como con otros datos en el estudio, la información fue recogida a partir de 30 universidades.)

Los datos demuestran grandes cambios en los índices de “desgaste” en matemáticas, ciencias físicas  y  ciencias sociales, y cambios más pequeños en general excepto en humanidades, donde disminuye un 0.3 por ciento.

Para las cohortes más tempranas, los estudiantes  de humanidades tenían índices   más bajos, pero hay un cierto debate sobre si eso es  resultado del tirón de los programas o de las oportunidades de trabajos más lucrativos  en las ingenierías o en ciencias, de modo que eso haría que no se doctoraran.  

.

Four-Year Cumulative Attrition Rates for 3 Cohorts of Ph.D. Students

Field Starting in 1992 Starting in 1995 Starting in 1998
Engineering 23.2% 23.0% 21.4%
Life sciences 20.9% 22.0% 17.3%
Mathematics and physical sciences 30.7% 30.8% 24.7%
Social sciences 20.0% 19.5% 15.3%
Humanities 18.5% 21.1% 18.2%

 .

Robert  Sowell, vicepresidente de programas y  operaciones en el Council of Graduate Schools, dijo que esos cambios le animan (a excepción de las humanidades), pero que el estudio hasta el momento no ofrece  explicaciones a por qué los cambios varian tanto por disciplinas. Sin embargo, para los períodos de las tres cohortes,     señaló que muchos centros empezaban a  dedicar más atención a prevenir el agotamiento y   esperaba que esos datos fueran la demostración del   éxito de esos esfuerzos. También indicó que  no podía identificar a partir de los datos disponibles por qué los cambios  en las humanidades eran tan pequeños   durante períodos en los que los otros grupos mejoraron.

La idea que hay tras el proyecto, concluyó, es conseguir  datos que se puedan utilizar  para mejorar los índices de avabado. “Para mejorar esos índices, tenemos que conocer donde estamos”. 

.

Cumulative 10-Year Completion Rates for Students Who Entered Ph.D. Programs 1992-3 through 1994-5

Year in Program % Who Earned Doctorate
3 4.5%
4 10.5%
5 22.5%
6 36.1%
7 45.5%
8 50.9%
9 54.6%
10 56.6%

 .

Todo lo anterior fue presentado oficialmente en la reunión anual de dicho Council celebrada en los primeros días de diciembre de 2007.

council-meeting.jpg

Premios para finalizar el año

La American Historical Association está preparando su próxima reunión anual, la que hace el número 122, a celebrar la primera semana de enero en Washington, D.C. Durante el mes de noviembre han ido conociéndose los galardones que se entragarán en esas fechas, con la institución  presidida entonces por Gabrielle M. Spiegel, de la Johns Hopkins Universit . De entre todos ellos, les refiero los libros premiados:

Herbert Baxter Adams Prize
Francine Hirsch, Empire of Nations: Ethnographic Knowledge and the Making of the Soviet Union, Cornell Univ. Press, 2005

George Louis Beer Prize
J. P. Daughton, An Empire Divided: Religion, Republicanism, and the Making of French Colonialism, 1880–1914, Oxford Univ. Press, 2006

Albert J. Beveridge Award
Allan M. Brandt, The Cigarette Century: The Rise, Fall, and Deadly Persistence of the Product that Defined America, Basic Books, 2007

James Henry Breasted Prize
John Matthews, The Journey of Theophanes: Travel, Business, and Daily Life in the Roman East, Yale Univ. Press, 2006

John H. Dunning Prize
Linda Nash, Inescapable Ecologies: A History of Environment, Disease, and Knowledge, Univ. of California Press, 2007

John E. Fagg Prize & James A. Rawley Prize in Atlantic History
Sabine MacCormack, On the Wings of Time: Rome, the Incas, Spain, and Peru, Princeton Univ. Press, 2006

John K. Fairbank Prize in East Asian History
Eugenia Lean, Public Passions: The Trial of Shi Jianqiao and the rise of Popular Sympathy in Republican China, Univ. of California Press, 2007

Morris D. Forkosch Prize
Deborah Cohen, Household Gods: The British and Their Possessions, Yale Univ. Press, 2006

Leo Gershoy Award
Richard B. Sher, The Enlightenment and the Book: Scottish Authors and Their Publishers in Eighteenth-Century Britain, Ireland, and America, Univ. of Chicago Press, 2006

Joan Kelly Memorial Prize in Women’s History
Mrinalini Sinha, Specters of Mother India: The Global Restructuring of an Empire, Duke Univ. Press, 2006

Littleton-Griswold Prize
Dalia Tsuk Mitchell, Architect of Justice: Felix S. Cohen and the Founding of Americam Legal Pluralism, Cornell Univ. Press, 2006

J. Russell Major Prize
Martha Hanna, Your Death Would Be Mine: Paul and Marie Pireaud in the Great War, Harvard Univ. Press, 2006

Helen and Howard R. Marraro Prize
John A. Davis, Naples and Napoleon: Southern Italy and the European Revolutions, 1780–1860, Oxford Univ. Press, 2006

George L. Mosse Prize
David Blackbourn, The Conquest of Nature: Water, Landscape, and the Making of Modern Germany, W.W. Norton, 2006

Wesley-Logan Prize
Rosanne Marion Adderley, “New Negroes from Africa”: Slave Trade Abolition and Free African Settlement in the Nineteenth-Century Caribbean, Indiana Univ. Press, 2006

Sylviane A. Diouf, Dreams of Africa in Alabama: The Slave Ship Clotilda and the Story of the Last Africans Brought to America, Oxford Univ. Press, 2006

Los historiadores se reúnen

122meeting.png

Estamos disfrutando el merecido descanso navideño, con todo lo que ello conlleva, para bien y para mal. Quienes lo vean de este último color y deseen hacer una escapadita tienen mucho donde escoger. Si por casualidad es usted historiador, tiene algún dinero sobrante y ganas de viajar, decídase y váyase a Washington D.C.. Si además es europeo y en su cuenta corriente hay algunos euros disponibles, no lo dude, que el dólar está por los suelos.

Entre el 3 y el 6 de enero se celebra en aquella capital el 122nd Annual Meeting de la Americal Historical Association, la más grande fiesta que pensarse pueda en el seno de la profesión. Porque, dígase lo que se diga y chauvinismos al margen, nuestros colegas americanos son los mejores para todo, para lo bueno y para lo malo.

Si usted no es miembro, ha de preinscribirse (155 dólares, pero menos si no tiene empleo o si es estudiante) y, más adelante, tendrá que satisfacer la cuota que le da derecho a acudir a las distintas sesiones (180 dólares como máximo, según la situación profesional de cada uno). La organización ha dispuesto tres espléndidos hoteles para quienes deseen acudir al evento: el Marriott Wardman Park, el Omni Shoreham Hotel y el Hilton Washington. El alojamiento es a cargo del asistente, a saber, 1o9 dólares por una habitación individual y 139 por una doble, a lo que hay que añadir 30 más por persona.  Aunque me parece que tendrán que buscarse la vida por otros lugares, pues las 1.200 habitaciones del Marriott se han agotado de inmediato, lo mismo que las 800 del Omni.  Es lógico, porque los actos más importantes tienen lugar en esos dos hoteles. Puede que haya alguna libre entre las 768 del Hilton, donde también hay sesiones, pero lo dudo.

marriott.jpg

Vayan donde vayan no se aburrirán, eso está asegurado. Por si desconocen la magnitud de este tipo de saraos, les diré que la AHA ha previsto un total de 234 sesiones de trabajo, amén de otros actos de homenaje, entrega de galardones, reuniones plenarias y talleres, que suman en su conjunto un total de 289 actividades, casi sesenta al día. Una locura.

Abre el fuego el AHA Council meeting, a las nueve dela mañana del día tres, aunque a la misma hora se incia un taller fuera de programa titulado Intersection between Teaching and Research in the New Media,  que sirve de merecido homenaje al desaparecido Roy Rosenzweig, del que hablamos aquí hace unas semanas. Mientras tanto, y desde las 12 del mediodía, se abre la sala para que los asistentes se registren. Y no se preocupen, porque la primera sesión (The Venture of Islam) no empieza hasta las 15 horas, así que tienen tiempo de tomar algún refrigerio. Curiosamente, la última actividad, ya el día 6 de enero,  tiene tintes parecidos: Religion in the History Survey: A Transhistorical Discussion.

Y no se olviden de las exposiciones, que serán dignar de ver

hiltonexhibithall.jpg

Elecciones USA. Lo que hacen algunos de aquellos historiadores

Leído en History News Network (George Mason University’s)

Más de cincuenta historiadores  han firmado una declaración de apoyo a la candidatura de Barack Obama. Pero no son los únicos historiadores que han  mostrado su temprano  apoyo a  un candidato presidencial. Hace algunas semanas, el historiador Sean Wilentz (de Princeton, célebre por su análisis crítico de  Bush)  anunció en una entrevista con un blogger que  es forofo de Hillary Clinton. (¿Por qué? Porque “está en la mejor posición para ser  presidenta”).

bush.jpg

Varios historiadores han ido más allá de meras declaraciones de ayuda. A principios de 2007   el historiador del Oriente Medio  Daniel  Pipes fue nombrado  consejero de campaña de Rudolph Giuliani. El celebérrimo historiador Niall Ferguson, de Harvard,  parece que desempeña  un papel significativo en la campaña de John McCain, según dicen. Samantha Power, de Harvard, ha estado asesorando en la campaña de Obama. Hace algunas semanas,  el profesor de derecho y  blogger Eugene Volokh, que  a menudo juega un importante papel en ciertas   ediciones de obras históricas (como una especie de control armamentístico), se unió  a Lawyers for Fred Coalition, un grupo que apoya  a Fred Thompson.

Las declaraciones de Obama ha atraído la atención de bloggers y de otros lugares de internet. Tanto en Inside Higher Ed como en el Chronicle of Higher Education han aparecido  historias sobre “Historians for Obama“,  como ocurre con dos  bloggers prominentes: MyDD, uno de los blogs liberales originales en  Internet, y Andrew Sullivan en su su blog en Atlantic Monthly.

Por su parte, los historiadores con un sesgo libertario  han salido en favor de Ron Paul en el blog Liberty and Power.

Mientras  todo eso sucedía,  la biblioteca pública de Nueva York anunció que ha comprado los papeles del último Artur  Schlesinger Jr., que devino una celebridad de Camelot gracias a su relación con el  presidente John F. Kennedy.

Related Links

  • Jeremy Cameron Young: A Historian Against Obama
  • Otros mundos: posdoc en historia digital

    Como en Tapera, os informo de lo que ocurre en otros lares. En concreto, de cómo va la historia digital. La noticia aparece así (más o menos) en el blog de uno de los mejores en este campo, Dan Cohen:

    Postdoc de historia digital en la Universidad de Chicago : una gran oportunidad para quien pueda aprovecharla

    El departamento de historia de la Universidad de Chicago abre el período de solicitudes para pedir una Mellon Postdoctoral Fellowship, que conlleva dos años de residencia en aquel lugar para investigar sobre la historia digital, empezando en otoño de 2008. La convocatoria indica que el candidato escogido investigará sobre cómo las distintas posibilidades digitales están cambiando la historia, tanto en la vertiente investigadora como docente. Los campos de interés están abiertos y pueden incluir, por ejemplo, el suministro de bases de datos y de técnicas de la búsqueda (como el proyecto de digitalización de textos de en Google), el uso de medios digitales para transportar aspectos del conocimiento cultural más allá de la capacidad de la página impresa, o las implicaciones que el establecimiento de una red global tiene para la circulación y la credibilidad de las posisiciones historiográficas entre las nuevas audiencias. Pero éstas son solamente tres entre una gama muy amplia de posibilidades.

    Quien lo consiga será nombrado instructor, de modo que combinará la investigación, la escritura y la enseñanza a tiempo parcial, con la oportunidad de encargarse de un par de cursos al año (uno con estudiantes de los primeros cursos y otro con graduados) en los que abordará las posibilidades y las implicaciones que los nuevos medios tienen para el conocimiento histórico.

    Se pueden presentar aspirantes que hayan obtenido el PhD en el plazo de los cinco cursos académicos anteriores al año de la concesión, pero no los que estén trabajando (tenure-track). Los interesados han de remitir su C.V., un artículo o capítulo de libro que hayan redactado y tres cartas de recomendación. Todo ello será leído en cuanto llegue. Eso sí, para que la paradoja no nos abandone, no se acepta ningún medio electrónico para enviar esos efectos personales. Así que se hace un pequeño paquete, se mete en un sobre y se envía por correo postal o mensajería a: Mellon Postdoctoral Fellowship Search Committee, Dept of History, University of Chicago, 1126 East 59th Street, Chicago, IL 60637-1580.

    Se puede ver en: UChicago Jobs. Conviene saber que la beca es para trabajar en su campus de Hyde Park y que el salario no está fijado, pues variará según el nivel del ganador, cosa no extraña. Eso sí, cobrará todos los meses.

    Cambio de registro

    Este blog es bastante voluble. No sólo es que su voluntad de permanencia flaquee regularmente, sino que suele tomarse largas temporadas de descanso. La Navidad, por supuesto, es una de ellas, y la vamos a adelantar. La razón es docente: por motivos laborales, he de mantener otra bitácora (sólo para estudiantes) y no tengo capacidad para generar dos mundos paralelos. Así que Grand Tour replicará (o a la inversa) las mismas entradas y todas ellas, por las razones apuntadas, tratarán sobre la profesión  histórica y su vertiente digital. Así que, entre unas cosas y otras, el registro habitual no se recuperrá al menos hasta finales de enero, aunque…

    ¡A ver cómo damos las clases!

    El pasado 16 de noviembre se publicó una breve nota en el Brandeis University’s Community Newspaper. La verdad es que nada parecía indicar que tal boletín incluyera algo sustancial, más allá de las vicisitudes de la vida académica de esa universidad americana. Ahora bien, una vez leído su contenido, he de reconocer que es impresionante: 

    “Estimado Editor,

    Me apenó  leer que la administración está asignando apparatchiks humanos para supervisar las aulas de la Brandeis con el fin de asegurarse  que reina en ellas un vocabulario corecto  y la ortodoxia política. Seguramente, la administración sabe que la tecnología de la vigilancia autoritaria ha avanzado mucho y que ha superado los métodos primitivos empleados por personajes tales como J. Edgard  Hoover y Erich Honeker.

    Un ordenador portátil y una webcam pueden hacer el trabajo de forma más barata y eficiente. Basta con  situar una unidad por clase en la parte posterior del aula, que después puede conectarse a la unidad central del sistema  situada en Bernstein-Marcus. Esta sencilla elección no sólo  proporcionaría un registro audiovisual exacto de la conversación punible  entre profesores y  estudiantes, sino que la vigilancia en tiempo real permitiría que la administración enviara agentes al aula para detener inmediatamente  la elocución de  palabras o ideas prohibidas.

    – Profesor Thomas Doherty (AMST)”.

    En fin, repasen el citado boletín y verán. Los que quieran más, los que deseen saber toda la historia, la puedan leer, por ejemplo, en Inside Higher Ed. Allí se relata que todo empezó en una clase sobre Latin American politics que imparte el veterano profesor de ciencia política Donald Hindley. Al susodicho caballero, hablando del racismo que sufren los inmigrantes, se le ocurrió decir: “Cuando los mexicanos llegan al norte como  inmigrantes ilegales, se les llama espaldas mojadas (wetbacks)”. Un par de estudiantes decidieron pedir audiencia ante el responsable del departamento y le expresaron “su seria preocupación y se quejaron sobre las cosas que habían sido dichas por el profesor Donald Hindley en clase y,  en el caso de uno de los estudiantes, dirijiéndose directamente a él”. Y se armó la  gorda.

    Libros franceses en otoño

    godelier.jpg 

    «Les humains, à la différence des autres espèces sociales, ne vivent pas seulement en société : ils produisent de la société pour vivre. C’est cela qui les distingue des deux espèces de primates qui descendent avec l’homme du même ancêtre commun, et avec lesquels les humains partagent 98 % de leur patrimoine génétique, les chimpanzés et les bonobos».

     Maurice Godelier presenta así su Au fondement des sociétés humaines. Ce que nous apprend l’anthropologie. (Albin Michel «Bibliothèque Idées», 293 págs., 20 euros), donde retoma la importancia del  imaginario: “l’ensemble des représentations que les humains se sont faites et se font de la nature et de l’origine de l’univers qui les entoure, des êtres qui le peuplent ou sont supposés le peupler, et des humains eux-mêmes pensés dans leurs différences”.  En esta realidad mental desempeña un papel fundamental lo sacrado, esa parte político-religiosa del imaginario.

    Lo que ha dicho Libération.

    roudinesco.jpg

    “C’est bien parce que la perversion est désirable, comme le crime, l’inceste et la démesure, qu’il a fallu la désigner non seulement comme une transgression ou une anomalie, mais aussi comme un discours où s’énoncerait toujours, dans la haine de soi et la fascination pour la mort, la grande malédiction de la jouissance illimitée”.  Así se expresa Elisabeth Roudinesco en su reciente La part obscure de nous-mêmes: une histoire des pervers (Albin Michel, 240 págs., 18 €).

    Y así nos lo vende la editorial:

    “Où commence la perversion, et qui sont les pervers ? Est réputé tel, depuis l’apparition du mot au Moyen Âge, celui qui jouit du mal et de la destruction de soi ou de l’autre. Mais si l’expérience de la perversion est universelle, chaque époque la considère et la traite à sa façon.

    L’histoire des pervers en Occident est ici racontée à travers ses grandes figures emblématiques, depuis l’époque médiévale (Gilles de Rais, les mystiques, les flagellants) jusqu’à nos jours (le nazisme au XXe siècle, les types complémentaires du pédophile et du terroriste aujourd’hui), en passant par le XVIIIe siècle (Sade) et le XIXe (l’enfant masturbateur, l’homosexuel, la femme hystérique).

    Notre époque, qui croit de moins en moins à l’émancipation par l’exercice de la liberté humaine, et pas davantage au fait que chacun d’entre nous recèle sa part obscure, feint de supposer que la science nous permettra bientôt d’en finir avec la perversion. Mais qui ne voit qu’en prétendant l’éradiquer, nous prenons le risque de détruire l’idée d’une possible distinction entre le bien et le mal, qui est au fondement même de la civilisation?”

     Lo que ha dicho Le Monde

    ecran.jpg

     “Ce que l’univers écranique a apporté à l’homme hypermoderne, c’est moins, comme on l’affirme trop souvent, le règne de l’aliénation totale qu’une puissance nouvelle de recul critique, de détachement ironique, de jugement et de désirs esthétiques”.

    En L’écran global : Culture-médias et cinéma à l’âge hypermoderne, Gilles Lipovestsky et Jean Serroy hablan de un nuevo fenómeno (otro más): Hypercinéma. Consideran que las imágenes del tiempo hypermoderno no son sinónimas de empobrecimiento del pensamiento, ni de lo  sensible, ni de la estética, pero sí que obligan   a forjar un modelo inédito de inteligibilidad del cine, de las pantallas, y, de modo más profundo, de la cultura en ciernes.

    esclaves.jpg

    En La France et ses esclaves : De la colonisation aux abolitions (1620-1848), Frédéric Régent se hace muchas preguntas: “Comment devient-on esclave ? Quelle condition subit-on, pour quelle contribution à la construction de le France (…) ? Comment devient-on français lorsqu’on est esclave ou descendant d’esclave ?, Pourquoi des Français ont-ils été amenés à devenir des esclavagistes ? Pourquoi ont-ils choisi de recourir à la traite négrière ? Comment les notions de Blancs et de Noirs ont-elles été inventées ? Quel bénéfice la France tire-t-elle de l’économie esclavagiste? Quelles sont les limites à l’exploitation des esclaves ? Pourquoi la France rétablit-elle l’esclavage après l’avoir aboli ? Quel rôle jouent respectivement les esclaves et les abolitionnistes dans le processus d’émancipation ?”.

     Y, asimismo, se plantea la complejidad del asunto: “L’historien ne peut pas se contenter d’écrire uniquement la souffrance des 4 millions d’esclaves qui ont vécu dans les colonies du royaume. Il se doit d’expliquer les mécanismes ayant permis à une minorité de colons (…) de dominer une majorité d’esclave”.

     Grasset, 368 págs., 19,50 €.

    diction_.jpg

    Jean-Pierre Rioux ha dirigido un  impresionante Dictionnaire de la France coloniale (Flammarion, 1.000 págs., 59 €). Resumen:

     “Décrire les multiples visages de la France coloniale, telle a été l’ambition de cet ouvrage, qui lui consacre plus de cent vingt entrées et une iconographie abondante. Visages divers dans le temps : dix-sept grandes dates ont été retenues, de 1815 à 1998, depuis l’effritement du premier empire colonial jusqu’à l’accord de Nouméa. Visages divers dans l’espace, car la France coloniale, avec une volonté et une violence inégales en intensité, s’est faite au Maghreb et au Levant, en Afrique et en Asie, dans l’Océan indien et le Pacifique, mais aussi dans les Amériques. Visages incarnés par des hommes, qu’ils fussent des conquérants militaires, des résistants héroïques, des hommes de paix ou d’humbles soldats ; visages magnifiés ou caricaturés par les affiches, le cinéma, la littérature, les manuels… Cette histoire douloureuse et complexe, il est enfin temps de se la réapproprier : parce que le premier devoir de l’historien est celui de l’intelligence active, ce livre voudrait aider la France ex-coloniale à sortir de sa guerre des mémoires et à affronter son passé”.

    La historia de los conceptos

    Post a partir de Darnton sobre la lectura (en Tapera)

     brill.gif

     “Un camino bifurcado: la historia intelectual y la historia del libro. De eso escribe Robert Darnton en el número 1 de la revista Contributions to de history of concepts. El texto se llama “Discourse and Diffusion”. En el mismo número hay un texto de Quentin Skinner y escribe, entre otros, Elías Palti”.

    Siempre es oportuno que alguien (Tapera) recuerde aquel número de 2005, porque resultó espléndido y, desde luego, mejoró el boletín que hasta aquel momento había estado publicando el History of Political and Social Concepts Group (HPSCG) desde que el Finnish Institute impulsara su fundación en una reunión celebrada en Londres en 1998. Por lo demás, no hace mucho que han realizado su reunión anual, ésta vez en Estambul.  De hecho, fue en la convocaba en Rio de Janeiro (2004) cuando se produjo ese cambio decisivo , decidiendo editar la citada publicación, cuya infraestructura corre a cargo del Instituto Universitário de Pesquisas do Rio de Janeiro (IUPERJ).

    Desde hace muy poco la publica Brill, importante casa editorial que cobra a las grandes bibliotecas alrededor de cien euros (y algunos dólares más) por los dos números que promete editar en 2008. Y digo yo: ¿cúanto cobran los autores?  Cobren lo que cobren (y dudo que así sea) este robo merecería un comentario, pero   me lo reservaré para otro momento o lugar.

    Para quienes lo desconozcan, les recomiendo:

    Foro Iberoideas  (Proyecto de historia intelectual y conceptual impulsado por  el citado Elías Palti)

    Historizar la globalización

    hwj.gif 

    El  número de otoño de la revista History Workshop Journal  incluye una sección que lleva por título Feature Global Times and Spaces: on Historizing the Global. Parece un signo de los tiempos, un momento en el que el denominado proceso de globalización está permitiendo que vuelva a tomar auge la historia a gran escala, como lo demuestran inumerables libros y artículos, así como distintas revistas especializadas. Sin embargo, en esta ocasión el motivo es más concreto.   En el volumen anterior, el correspondiente a la pasada primavera (el 63), uno de los historiadores británicos más reputados, Geoff Eley, publicaba un artículo titulado Historicizing the Global, Politicizing Capital: Giving the Present a Name. El texto provocó ciertas discusiones y la revista aprovechó la ocasión para promover una especie de debate (el que aparece en el número 64) en el que se invitó a participar a  Antoinette Burton, historiador de la   University of Illinois, Urbana-Champaign, a Sanjay Subrahmanyam, de la UCLA  (autor de una biografía de Vasco de Gama, Crítica, 1998), a Iain A. Boal, de   Berkeley y, finalmente, a Maxine Berg, docente  en la University of Warwick y autora especializada en la revolución industrial que, a su vez, dirige el recientemente creado  Global History and Culture Centre en Warwick.    

    Para no alargar esta reseña nos centraremos en los dos textos fundamentales. Por un lado, el de Eley y, por otro, el de Berg. 

      geley.jpg

    La periodización a gran escala que propugna Eley significa, dice, estructurarla alrededor de las historias del desarrollo del capitalismo y de sus distintivas formaciones sociales tal como las encontramos a escala global. Pero, añade, quisiera construir ese marco no alrededor de la comprensión clásica de la industrialización y de la revolución industrial sobre las que reparamos normalmente, ni alrededor del conjunto de debates sobre el paso del feudalismo al capitalismo, sino apelando a otros planos del pensamiento contemporáneo. Uno de éstos abarca las cada vez más ricas historiografías de la esclavitud, de las sociedades de la postemancipación y del Atlántico negro, que continúan desafiándonos en la revisión de nuestras notaciones básicas sobre los orígenes del mundo moderno. El otro incide sobre lo que sabemos sobre las distintas condiciones de la acumulación y de la explotación que definen ahora las nuevas divisiones globalizadas del trabajo, particularmente con respecto a la deslocalización y a los mercados de trabajo transnacionales. En ese sentido, deseo precisar algunos contrastes con el modelo anterior de la acumulación, el establecido después de 1945 y que duró hasta cambios de mediados de los años 70.En resumen, observa Eley: de un lado, hay argumentos de peso para ver la servidumbre y la esclavitud como formas sociales de trabajo que fueron fundamentos de la modernidad capitalista forjada durante el siglo XVIII; y por otro, hay igualmente evidencias desde finales del XX de la formación de una nueva y radicalmente degradada versión del contrato de trabajo. Estas nuevas formas de la explotación del trabajo se han ido gestando alrededor del predominio cada vez mayor del salario mínimo, de un trabajo descualificado, desorganizado y desregulado, en un mercado de trabajo semilegal y deslocalizado, en el que los trabajadores son sistemáticamente despojados de la mayoría de las formas de seguridad y de protección organizadas. Esto es lo característico de la circulación del trabajo en las economías globalizadas y posfordistas del mundo capitalista actual, y es ahí donde debemos comenzar la tarea de especificar las peculiaridades del presente. Ya sea desde el punto de vista del futuro del capitalismo o desde el de sus orígenes, la comprensión más clásica del capitalismo y de sus formaciones sociales como algo que gira alrededor de la producción industrial de manufacturas comienza a parecer algo increíblemente parcial y potencialmente distorsionado, una fase que hallamos de forma aplastante en occidente, en formas que presuponen exactamente su ausencia en el resto del mundo y con una duración muy breve en el tiempo histórico.  

     maxberg.jpg Vayamos ahora a Maxine Berg (From Globalization to Global History). Su texto empieza examinando los referentes de Eley. Éste   cita a  Wallerstein, a  Cooper   y a Hobsbawm para abordar    períodos anteriores en los que hubo un orden mundial, observando la carencia de  globalización. A partir de ahí,  intenta actualizar el análisis marxista de  la acumulación   capitalista   con su propia “grand-scale periodization”   acentuando la  esclavitud y la servidumbre como fundamentales para el desarrollo del capitalismo. Las historias del capitalismo, señala, no han incorporado las formas  de trabajo servil  en sus relatos sobre   el augue del trabajo asalariado y  de  la clase obrera. Tampoco han dado la significación  debida a la producción industrial manufacturera  como punto álgido del capitalismo. Intenta reafirmar el lugar de las interacciones globales en la primera industrialización occidental, fundado especialmente en esclavitud del  mundo Atlántico.  Finalmente, encuentra paralelismos contemporáneos en los mercados globalizados de trabajo del   siglo XXI, sujetos a  contratos de trabajo infames   y a otras   formas de coerción. Sin embargo, su análisis se centra sobre Occidente, con notable poca atención a una historia global más amplia.  Eley pretende historizar la globalización, pero lo que realmente necesitamos es una aproximación histórica   mucho más global. La globalización, tanto el proceso como el debate sobre el término,  ha proporcionado gran ímpetu a la historia global entre los historiadores y sus estudiantes, lo cual está también relacionado con una mayor atención a    nuestros orígenes multiculturales. La historia global ha desafiado las viejas historias y estudios nacionales,    estimulando una modificación de la historia imperial, y   más recientemente   de la historia atlántica del mundo, que hasta este momento lo ha sido  sobre Gran Bretaña y sus colonias norteamericanas y caribeñas. La escritura global de la historia tiene un viejo prestigio cuando se habla del  antiguo mundo Greco-Romano, de los  Han en la China o de las tradiciones   árabes, persas e hindúes. En Europa, durante el   siglo XX, es conocido que en los años de entreguerra  se renovó el interés por la China y Japón. Asimismo, los objetos históricos globales volvieron en los años 70 con el sistema-mundo   de Wallerstein. Wallerstein, los historiadores imperiales y los estudios postcoloniales describieron la reproducción de metrópolis y   periferias. El colonialismo y el imperialismo proporcionaron el poder que reforzó la dominación del mundo por parte de Europa y de Norteamérica a partir del   siglo XIX.    Estas historias del mundo, sin embargo, proporcionaron diferentes narrativas  de   dominación y    resistencia. La historia policéntrica   todavía se centra sobre el edificio imperial  y los estados-nación,   que construyen la modernidad como proyecto global europeo. Nuestras historias globales todavía están limitadas en gran parte dentro del marco de la economía y de la política. Son historias comparadas del oeste y del este, por un lado, e historias de la globalización y el internacionalismo, por otra. Las grandes preguntas que nos hacemos, y que persigue la nueva  periodización   de Eley, se centran  en las fuentes del auge occidental,    los orígenes de la gran divergencia  o   la crisis de imperios. Pero, ¿no hay otras preguntas más amplias que podemos plantear sobre conexiones globales  en temas tales como diásporas,   transmisión de la cultura material y conocimiento útil, sobre   historias conectadas de la vida   urbana, de embajadas, misiones comerciales e ideologías religiosas?   

    Eley historiza la globalización para ligarla a las demandas  de los E.E.U.U. y su voluntad de afirmar su poder sobre  el mundo reordenando el Oriente Medio y conteniendo a la China. La modernidad capitalista del XIX, con la   industrialización y el imperio,   no cumplió en última instancia sus promesas de   dominación mundial a largo plazo. La resistencia del Próximo Oriente y el resurgimiento económico chino e indio nos invitan a sus propias historias globales. Las historias de las conexiones chinas e indias con el mundo, así como  entre el  Islam y   Europa o entre el  Islam y   África son historias que necesitamos conocer.  Son también   historias que sostienen, y no coinciden simplemente con, la historia de Occidente   y de la modernidad capitalista.    Planteo esto como historiadora, dice Berg,   que ha escrito  durante más de veinte años sobre muchos de los  aspectos de la industrialización de Gran Bretaña y de Europa con poco conocimiento, y ciertamente ningún contrato directo,  con las historias de la India, de la China o de África. Esto   parece increíble, así que  ahora estoy intentando aprender

    Qu’est-ce que le sarkozysme ?

    sarkozy-napoleon.jpg 

    El fenómeno del sarkozysmo (un nuevo término al canto) está sacudiendo el Hexágono.  Las claves del nuevo gobierno son la “apertura”, la diversidad ministerial,  y el pragmatismo. Claro que la apertura es pragmática, porque por en medio está la figura y el hacer imperiales de Sarkozy, cuya aura hace que existan ministros inanes, conscientes de su futilidad, de su papel secundario. De hecho, como decimos por aquí, son todos ellos ministros sin cartera. Y además dicha apertura no significa pluralismo, sino fachada para conquistar la hegemonía política. El contrapoder no está en la oposición, sino dentro del gobierno, y se manifiesta en polémicas sobre la educación o sobre política inmigratoria. De todo esto y de mucho más se ocupa el último número de la revista Esprit. El que pueda que no lo deje pasar:

    EDITORIAL
    Ouverture, faux pluralisme et véritable hégémonie 

     QU’EST-CE QUE LE SARKOZYSME ?
     
    Retour au politique ou nouvelles illusions ?

    UN CORPS ET DES PERSONNAGES
    VIGARELLO Georges, Ce monde où l’on court  
    MAYOL Pierre, Portrait en campagne. 
    FŒSSEL Michaël et MONGIN Olivier, Les mises en scène de la réussite. Entreprendre, entraîner, animer 
    PADIS Marc-Olivier, Manipulation ou saturation médiatique ? 
    PADIS Marc-Olivier, « Sarkozy l’Américain » vu par les Américains. 
    PAQUOT Thierry, Urbanisme et architecture : les hésitations d’un président hypermobile

    L’HORIZON POLITIQUE : DES PROMESSES, DES TACTIQUES ET UNE STRATÉGIE INCERTAINE

    REVAULT D’ALLONNES David, Opération « Ouverture », Qui n’a pas sa commission ?  
    GARAPON Antoine et SALAS Denis, La victime plutôt que le droit 
    WIHTOL DE WENDEN Catherine, Immigration : une politique contradictoire. (Entretien) 
    PERRET Bernard, Les limites annoncées de la politique économique 
    MAÏLA Joseph, Entre diplomatie de puissance et diplomatie des valeurs. Chantiers de politique extérieure 
    BENHAMOU Françoise, Culture. Mission impossible ? 

    ENTRE VALEURS ET DISCOURS : OÙ VA LA NATION ?

    MARIAN Michel, Un « quinqua » pour les seniors. Des arbitrages entre générations LENEVEU Guillemette, Tests génétiques : le passage en force 
    ROMAN Joël, Identité nationale : parlons-en ! 
    LE BLANC Guillaume, Le travail comme valeur ou comme labeur ? 
    REVAULT D’ALLONNES Myriam, Le zèle compassionnel de Nicolas Sarkozy SCHLEGEL Jean-Louis, La question religieuse : relier la politique et l’espérance ?  CHRETIEN Jean-Pierre, Le discours de Dakar. Le poids idéologique d’un « africanisme » traditionnel  
     

    Van Gennep, cuentos académicos

    Post cruzado desde Tapera

    Arnold Van Gennep. Los semisabios, Buenos Aires, Eudeba, 2007, 134 páginas.

    semisabios.jpg

    Por un precio jamás visto en la Argentina de hoy, el libro de Van Gennep trae diez relatos ácidos, pergeñados para cuestionar algunos modos de pensar lo científico. Hace un tiempo leí en algunos de los capítulos de El perseguido, novela de Daniel Guebel, una historia parecida a una de las diez que Van Gennep narra en Los semisabios. Ambas tienen al laboratorio replicador como su dominio. En el texto de Guebel, Hunico intenta clonar a un revolucionario para que, entre otras cosas, sean los clones a quienes descubra la Inteligencia Estatal.“Ferreti: […]¿Resultarían convincentes al decir, en la mesa de torturas, “Ferretti soy yo”? ¿Serían capaces de dar su “vida” por mí? ¿Me amarían lo suficiente? Llegado el momento, ¿aceptarían que nacieron para ser sacrificados?Hunico: Qué se yo. Hago lo que puedo. Habrá que ver”.

    En el texto de Gennep, el héroe -Charles-Auguste Petipoids- ha comenzado la fase industrial de su primer desarrollo partenogenético (un niño negro, por error). Para ello cuenta con un subsidio estatal, bajo el compromiso patriótico de gestar “sólo bebés franceses racialmente puros y de color agradable”.

    Si sólo fueran eso, El perseguido y Los semisabios, y si sólo pertenecieran a uno y sólo a un régimen de interpretación, podríamos apostar por la candidez del relato guebeliano: el texto de Gennep vio la luz en 1911.

    Lo mismo puede decirse de otra comparación. Ésta no es ya la correspondentista que apuesta a ponderar modos tempranos de tratar ciertos temas, sino otra, también correspondentista, que tiene como dominio el hacer intelectual. En efecto, tanto como Los semisabios cuanto Tristes tópicos de las ciencias sociales, de Emilio de Ípola, comparten el razonamiento que concibe al humor como modo regio de interrogarse sobre el hacer científico. Comparten, si se quiere, esa idea que Rodney Needham, autor del prólogo a la versión en inglés de Los semisabios, homologa a la “libertad para divagar” (esa condición guarecida en esa otra mitad a la que los semi-sabios sólo parecen columbrar a fuerza de sufrir las consecuencias de su salvaje rigidez metodológica). Y entonces, una vez más, si comparásemos una y otra publicación a partir de las respectivas fechas de publicación, entonces podríamos decir que la sólida cifra que las separa hace que los textos de De Ípola pierdan un poco de efecto, de poder para extrañar o shockear.

    (Es probable que las condiciones de publicación afecten aún más a Tristes tópicos si está en lo cierto Rodney Needham cuando -en unas cuantas páginas del nuevo prólogo escrito especialmente para esta edición de Los Semisabios– se dedica a argumentar a favor de la condición excéntrica o paria de Gennep en el mundo académico francés de principios de siglo XX –Aunque esa idea puede discutirse si entendemos que por ese mismo período las versiones más abtrusas del posivitismo en antropología o en folklore ya estaban siendo cuestionadas.)

    Con todo, es notable que algunos sarcasmos, ciertos párrafos efectistas, aún conserven el impulso iconoclasta por el cual surgieron: nos cuenta algo de la larga vida de algunas prácticas académicas…

    Pero, como sabemos, no es posible pensar de ese modo los textos citados aquí. Pero no se trata de problemas de género: asistimos más bien a las dificultades por encajar un texto, antes que a las dificultades a las que el texto y sus lecturas someten al género. En ese sentido, podríamos insistir en una hipótesis que otros han dicho mejor: que la calidad de un libro es inversamente proporcional a la cantidad de advertencias del prólogo. De ser así, Tristes tópicos… y Los semisabios están integrados por textos no tan bien escritos, leídos desde hoy. Lo sabe Needham que se adelanta a denunciar algunas obvias dificultades; lo sabe Eliseo Verón (prologuista del libro de Ípola) quien en lugar de llamarle ficciones a los textos prefiere usar el término fricciones. Guebel, claro, no soporta esta hipótesis, pero tal vez el exceso en otros mundos (los mundos de la novela) se han pensado de otro modo.

    Todo esto puede decirse mejor: el libro de Gennep tiene una comunidad interpretativa muy circunscripta y es la misma que la del libro de Emilio de Ípola. El hecho de que en esa comunidad casi no circulen Airas o Guebels, que apenas se alcancen cimas Lodge y que se considere posmodernos a los Schama (cuando escriben cosas muy buenas como Certezas absolutas) es también una razón por la cual esta edición de los cuentos del antropólogo reconocido por su trabajo sobre los ritos de paso merece vivir y ser leída.

    Historia de la flagelación (Hit me with your rhythm stick)

    La flagelación voluntaria 

    Hay comportamientos  que cualquier persona razonable definiría como insensatos,  un atentado al sentido común. Como, por ejemplo, que alguien se inflija a sí mismo un daño corporal. La salud y la integridad de nuestro cuerpo, en particular, y de nuestra persona, en general,  pasan por ser valores comunes. De ahí que califiquemos de insensatos, de locos, de aberrantes o, como mínimo, de masoquistas a quienes se complacen en estas prácticas. Pero, lo cierto es que existen, más allá de la consideración que socialmente nos merezcan. Para comprenderlo nada mejor que recurrir al volumen de   Niklaus Largier. (In Praise of the Whip: A Cultural History of Arousal). No me resisto a relatarles lo que se comenta  de este libro, que lleva semanas en los escaparates, porque casualmente su autor es de  origen suizo, como  Valentin Groebner, de quien escribí días atras,  y publica en la misma (y excelente)  editorial: Zone Boks. Largier, que se formó como especialista en literatura alemana y filosofía en Zurich,  trabaja actualmente en Berkeley, donde llegó    el año 2000  y donde ha dirigido  el Program in Medieval Studies y  el Program in Religious Studies.   

    largier.jpg

    En el recorrido histórrico que nos propone, Largier observa que esta práctica  habría sido habitual en los siglos XI y XII entre las órdenes monásticas,  tomándola como un castigo, y su popularización habría venido de la mano del monje benedictino Peter Damian (nacido en Ravena alrededor del 1007).  Este reformador introdujo en la vida monástica una disciplina más severa, incorporando el castigo corporal a los rituales de confesión y de penitencia. A partir de entonces se fue expandiendo hasta convertirse en algo habitual, como así acontecería en el siglo XIII.   Se cita, por ejemplo, el caso de la ciudad de Perugia, cuyas autoridades,  ante la percepción de estar viviendo un período crítico,  paralizaron la actividad laboral durante un mes para permitir que sus ciudadanos pudieran arrepentirse de sus pecados y azotarse convenientemente.   Una procesión celebrada en  Bolonia por aquel entonces sirvió de punto de partida para la extensión por toda Europa de este tipo de manifestaciones flagelantes.  El movimiento no perduró en exceso, decayendo al poco, pero resurgió con cieerto vigor el siglo XIV, en parte como consecuencia de la peste negra y sus terribles secuelas. Esta reaparición    provocó algunos debates teológicos  y  fue rechazada, manteniéndose desde entonces en el ámbito privado,  y ello a pesar de la defensa que jesuitas y otros teólogos realizaron en el siglo XVI  como forma de acceder a la divinidad (los ejercicios espirituales, ¿recuerdan?).  

    Largier observa un cambio claro alrededor de 1700, una evidente discontinuidad, cuando la interpretación del éxtasis que se asocia a la flagelación pasa de tener un sentido   predominantemente ascético a otro donde el primer plano lo ocupa el elemento erótico y médico.  Un tratado de 1700 (Historia flagellantium. De recto et perverso flagrorum usu apud cristianos), obra  del francés  Jacques Boileau, habría sido  el primero en expresar el miedo a que la flagelación pudiera encubrir placeres eróticos, con lo que quedó abierta la sospecha de que tal práctica indujera al despertar sexual.  Boileau señalaba que aquello no tenía ningún respaldo bíblico y que era, muy al contrario, una costumbre claramente pagana. Además, citaba casos en los que esa percepción quedaba claramente constatada, por lo que era evidente que la práctica tenía un sentido ambiguo, donde el erotismo podía imponerse. Los textos abiertamente  impúdicos, como los del marqués de Sade,  continuaron esa tradición, al abrir la puerta para que determinado tipo de imágenes dolientes  fueran leídas en clave erótica, incluso aquellas que se proponían combatirlo. Es decir, lo que antes eran expresiones de dolor y conmoción, ahora pasaba a ser erección. Y eso ocurría al tiempo que la flagelación  se convertía en objeto de la investigación médica. En 1669, el médico Johann Heinrich Meibom publicó un tratado sobre  las aplicaciones médicas del azote para estimular y mover los líquidos corporales y genitales, un libro que fue leído (y traducido) cada vez más como si  de  literatura erótica se tratase. Finalmente, a partir del siglo XIX    Inglaterra emergió como   centro de la flagelación erótica.

    praise.jpg

     Ya lo ven, se comenta que Largier ha escogido un asunto que es relevante como parte de la historia de la sexualidad, del individuo, de la epistemología del cuerpo, aunque el volumen no ha gustado a todos. Hay quien señala que el autor se ensaña en relatar los mecanismos básicos del fenómeno, sin detenerse como debiera en los aspectos psicológicos, sociales, materiales y teológicos. Otros, en cambio, concluyen que es una obra excelente que tiene mucho que decirnos. Es el caso de Thomas Laqueur, un indudable experto en la historia de la sexualidad y vecino de colección  (con su historia cultural de la masturbación, recién traducida por FCE) : “In our era, the medieval singularity of purpose is gone. People whip themselves or each other in the service of self-creation, as a route to a more authentic self, as a rejection of norms, as a tribute to the power of theatricality and performance in making a life. And people read about it for all the same reasons—the reasons we seek arousal, which Largier helps us understand as an awakening of our senses in the service of escaping our sensory limitations. The history of arousal that Largier offers is thus very near the heart of the history of being human, that is, the history of being creatures who are both profoundly embodied and inextricably caught up in imagining ourselves capable of transcending mere matter through giving meaning to what we do”.  

    Bien, para los rezagados, entre los que me incluyo, no estará de más consultar la reseña que Stephen Greenblatt (“Stroking“)  ha publicado en el número 17 (del 8 de noviembre) en la NYRB.

    Alain Badiou cambia de casa (editorial)

    ”Ouvertures” es la nueva colección que presenta la editorial Fayard para la nueva temporada y las siguientes. Su presupuesto no deja lugar a dudas: “délimiter la philosophie en explorant ses bords”. Para esa andadura cuenta con Alain Badiou, que compartirá la dirección con Barbara Cassin. Ninguno necesita presentación: ella es especialista en flosofía griega y autora de un célebre Vocabulario europeo de las filosofías (Seuil, 2004). Les recomiendo una entrevista que realizó el suplemento de Clarín; él ha sido uno de los discípulos de Althusser, está en la izquierda de la izquierda (según dice el pensamiento oficial)  y debe buena parte de su fama a El ser y el acontecimiento (1988). También pueden acceder a una de sus entrevistas. Ambos, además, han sacudido la siempre movida escena editorial francesa, porque este viaje supone abandonar  Seuil, donde dirigían una respetada colección: “L’Ordre philosophique”, además de  impulsar otra de bolsillo: “Points”.  Con ello, Fayard desmiente con hechos los rumores que insistían en que la casa iba a abandonar la sección de humanidades, algo que tomó cuerpo con la salida de Olivier Bétourné  rumbo a Albin Michel hace ahora poco más de un año.

     badiou.jpg

    Todo lo anterior ocurre en medio de una gran polémica. Por un lado,  la que ha provocado la aparición del volumen   Une querelle avec Alain Badiou, philosophe (Gallimard), en el que   Eric Marty relata la relación de Badiou con la  siempre peliaguda  cuestión judía.  Por otro lado, resulta  que Seuil se negó a que  a “L’Ordre philosophique”  publicara un texto sobre fenomenología de François Wahl, un autor habitual en la casa. Barbara Cassin lo explica del siguiente modo :  “Le refus de publier François Wahl nous a désarçonnés, Alain Badiou et moi-même, mais cela faisait déjà un moment que nous ne savions plus exactement quel était notre place au Seuil. La notion même de “collection” s’estompait. Quand nous avons voulu la réorganiser, cela n’a guère suscité l’enthousiasme. L’idée de publier des oeuvres complètes, par exemple celles de Levinas, n’était plus envisageable. Le contexte a changé, on a connu la maison moins comptable à court terme, plus ouverte, plus patrimoniale”.  Pues eso, que François Wahl ha abierto “Ouvertures”. 

    T. E. Lawrence

    Hablando de palestinos e israelíes he recordado un artículo de este verano escrito por el historiador revisionista Benny Morris. El objeto era comentar dos recientes libros: Lawrence and Aaronsohn – T.E. Lawrence, Aaron Aaronsohn, and the Seeds of the Arab-Israeli Conflict, de Ronald Florence (Viking) y  Aaronsohn’s Maps – the Untold Story of the Man Who Might have Created Peace in the Middle East, de Patricia Goldstone (Harcourt).

    Decían Morris que todas las guerras, desagradables y sucias como son, siempre dejan tras de sí misterios de mayor o menor fuste. Si, por ejemplo, nos situamos en la I Guerra Mundial, uno de ellos es la identidad que se esconde tras las iniciales S.A., a quien Lawrende dedicó Los sietes pilares de la sabiduría. Se decía que la persona homenajeada era Sarah Aaronsohn, una de las impulsoras de la red de espionaje que respondía al acrónimo de NILI (Netzakh Yisrael Lo Yishaker, algo así como “La Eternidad de Israel no es ninguna mentira”, una frase entresacada del Libro de Samuel) . Nadie puede asegurar que Lawrence y Sarah se conocieran, pero sí está acreditado que su camino se cruzó en varias ocasiones con Aaron,  hermano de ésta y miembro también del NILI.  Eran muy distintos: Aaron era alto, una especie de hombretón de estilo prusiano, alguien con los pies en la tierra y persona sistemática; Lawrence era más bien escuálido y bajo,   inconstante y depresivo.  Y, a pesar de ello, vivieron vidas paralelas, muy parecidas en muchos aspectos.

    lawrence.jpg

     Ahora bien, Morris cree que hay mucho de artificial en unir las vidas de estas personas y creer que Aaron era S.A. Por eso considera que el libro de Florence, ún siendo razonable y ameno, peca de libresco, con muy poca documentación de archivo y mucha lectura previa, entre la que, no obstante,  no está la geografía, pues comete bastantes errores  en lo referente al territorio palestino.

     aaron.jpg

    Por su parte, el volumen de Goldstone es para echarse a temblar: “is an appalling book. The prose is overheated, occasionally hysterical and ungrammatical. Often, the author meanders into gossip. (Aaronsohn is repeatedly described as ogling this or that hotel chambermaid. Who cares?)”. Es decir, un texto horroroso y una prosa histérica. Así pues, se puede decir más alto, pero no más claro. Y no digamos  qué juicio le merece el análisis histórico: manipulador. Y cita un pasaje como prueba: “The maximum boundary for which he [Aaronsohn] fought before his death in 1919 became the basis for all subsequent Zionist territorial demands … up to the present day. It is, in fact, the rock on which the 1990s peace process initiated by Bill Clinton foundered. Aaron’s maps make it possible to understand why Israel and Syria cannot agree on the Golan Heights [and] how their disagreement led to war with Iraq [?!?]” − and so on”.

     En cualquier caso, yo no me los voy a comprar…

    La desposesión palestina

    En el año 2000 la historiadora israelí Anita Shapira publicó en Jewish Social Studies un artículo titulado “Hirbet Hizah: Between Remembrance and Forgetting” que se iniciaba con una cita de Ephraim Kleiman: 

    Woe to the generation constrained to
    commit the deeds of Hizah
    but which escapes the pain in their
    recounting.

    Aquel artículo trataba sobre las cambiantes representaciones del pasado y las recíprocas relaciones entre memoria y realidad (conciencia) histórica. A tal fin, se tomaban como ejemplo las actitudes  que el público israelí había adoptado con el tiempo en relación con uno de los textos clásicos de su literatura,  “The Story of Hirbet Hizah”, de S. Yizhar, un relato corto que aborda con valentía la expulsión de los habitantes de una aldea árabe en la llamada (por Israel) “guerra de independencia”. Eso sí, el lugar no era real, puesto que se trataba de ficción. Tampoco eso era importante, sino su significaco. La cuestión es que lo que inicialmente fue visto como una consecuencia desagradable del conflicto, como casos aislados, paso a ser un secreto de Estado, algo que convenía olvidar, algo  que incluso los veteranos de guerra deseaban borrar de su memoria.

    De eso y de otras cosas trataba el ensayo publicado en 1978 por Ephraim Kleiman. “Hirbot Hizah ve-zikhronot lo neimim aherim”  publicado en el número 25 de Prozah. Relataba  las experiencias de un antiguo soldado que tres décadas más tarde  era un renombrado profesor de economía en   la Hebrew University de Jerusalén. Se identificaba plenamente con el relato de Yizhar y describía su memoria (reprimida) de la lucha y la expulsión de la que había sido testigo.  “I believe you cannot understand the incidents I described, and our relation to them, unless it is placed against the backdrop of the mass flight of the Arab population that accompanied the War of Liberation”. Añadía que, incluso antes de la conocida masacre de Deir Yassin, los árabes habían sido aterrorizados, hasta el punto de que eso permitió que se abusara de ellos:  “Perhaps in their minds they projected onto us those same punishments the average Arab wished to inflict on us”.   Finalmente, indicaba que el hecho de que las autoridades árabes  hubieran pedido a su población que abandonara las zonas conquistadas por Israel supuso un salto significativo:  “That exhortation transformed individual flight into a full-blown national exodus”.

    Pues bien, acababo de recibir en mi correo la noticia de que Anita Shapira e Ephraim Kleiman presentan un breve volumen, con prefacio de Pierre Vidal-Naquet (una introducción escrita poco antes de su fallecimiento). El libro se titula Brutti Ricordi y lo publica Edizioni Una città. Trata, pues, de lo sucedido a los palestinos en 1948, de la nakba (catástrofe, desastre). Y aborda también el debate dramático que hubo en Israel en los años 50.  Y, en fin, vuelve sobre el uso político de la memoria. De todos modos, el libro italiano recupera el ensayo-testimonio de Kleiman, que acompaña de otro de  Anita Shapira en el que reconstruye la historia del debate.  No es nuevo, pues, pero nos permite acceder mejor a unos textos de difícil consulta por estos pagos. Además, como siempre, permite reconocer que la sociedad israelí es mucho más abierta y reflexiva que sus dirigentes.

    citta.jpg

    Extracto del prefacio de Pierre Vidal-Naquet:

     “… scrivo due parole per presentare un libro che ho trovato affascinante, non solo per il suo argomento, che non manca assolutamente d’interesse dal momento che si tratta delle condizioni nelle quali la stragrande maggioranza  degli arabi palestinesi, che abitavano nel paese divenuto poi Israele nelle sue frontiere del 1967, hanno lasciato le città ed i paesi che appartenevano loro da secoli. Per gli autori palestinesi si trattò dell’Espulsione, da cui deriva il titolo che il mio amico Elias Sanbar ha dato al racconto, solidamente documentato, di questi eventi. Da parte israeliana, esiste una leggenda, sulla quale tornerò più avanti, che vuole che siano stati gli arabi a partire, seguendo gli ordini dei loro capi per lasciare il campo libero ai combattenti il cui sogno era la distruzione della colonizzazione sionista. Fortunatamente esistono anche i libri di storia, nel senso che questo termine ha per gli storici di mestiere. L’opera fondamentale, pubblicata prima in inglese, nel 1987
    [The Birth of the Palestinian Refugee problem, 1947-1949, Cambridge],
    successivamente in ebraico, è quella di Benny Morris, ora tradotta [dall’edizione aggiornata, 2004, ndc] anche in italiano con il titolo Esilio. Israele e l’esodo palestinese (Rizzoli 2005).

    Naturalmente, non ci si può aspettare che la verità degli uni sia identica a quella degli altri; non lo si può fare e, in tutta onestà, non lo si deve fare perché si tratta, in un caso come nell’altro, di qualcosa che non è di dominio esclusivo dell’interpretazione degli archivi, ma anche del sentimento nazionale nel suo senso più profondo ed esistenziale. Per gli israeliani, il 1948-1949 è l’epoca della Guerra di Indipendenza; per i palestinesi è il tempo della catastrofe, la Naqba.
    Questi punti di vista probabilmente non sono destinati ad essere eterni, ma rimane il fatto che i palestinesi da maggioranza sono divenuti minoranza, ed è vero l’opposto per gli israeliani che, conquistata l’indipendenza e la sovranità, si sono aperti ad un’immigrazione ebraica massiccia, mentre ai palestinesi era vietato il ritorno in patria. Il libro che ho l’onore di presentare al pubblico non è un’opera sui fatti in sé, ma sulla loro memoria, sulla loro eco, in un certo senso…

    … La Guerra di Indipendenza è stata l'”ora più gioiosa” o l'”ora più tragica” della generazione che la visse? Forse, l’una e l’altra contemporaneamente. Conosco alcuni israeliani a cui l’esodo degli albanesi, durante la guerra in Kosovo, ha ricordato, immediatamente, quello che era successo nel 1948 con la partenza massiccia delle popolazioni arabe. Ephraim Kleiman cita il poeta ebreo Alterman, secondo il quale il sangue, anche se giustamente versato, si lascia dietro “il gusto salato delle lacrime dell’innocente”.

    Kleiman evoca un dialogo sui modi di vita dei beduini: “Sono all’età della pietra”, dice un ufficiale dell’intelligence; “No! Ai tempi dei Patriarchi” gli viene risposto. Nel saggio di Kleiman i riferimenti alla Bibbia, come quelli all’affare Dreyfus, sono costanti. “Lavoro sporco” dice un soldato, “Qualcuno lo deve pur fare”, gli risponde un altro. E la replica inevitabile: “Ma perché devo essere proprio io?”. E l’altro: “Che vadano nel deserto o all’inferno, per te che differenza fa?”. …

    … Ma bisogna sempre pensare al peggio? Ripetiamo, con le parole di Paul Claudel, nel sottotitolo di “La scarpetta di raso”: [le pire] n’est pas toujours sûr [non è sempre detto che accada il peggio, ndt].

    All’inizio di questo 2006, accanto ai sinistri eventi accaduti in Medio Oriente, in Iraq ma anche in Israele-Palestina, è stato pubblicato, a Parigi, un libro intitolato Ta’ayush. Journal d’un combat pour la paix Israël-Palestine 2002-2005” [Ta’ayush. Diario di una battaglia per la  pace in Israele-Palestina, ndt], la cui prefazione è di un mio vecchio amico, l’indianista Charles Malamoud, e il cui autore, David Shulman, è anche lui indianista. Ta’ayush è una parola araba che significa “coesistenza”. E’ bello che questo movimento assolutamente minoritario, i cui principali dirigenti sono degli ebrei israeliani, abbia un nome arabo. Come dice Charles Malamoud, “agli occhi di David Shulman, l’ingiustizia, la brutalità, il disprezzo contribuiscono  all’abbruttimento del mondo”. Ta’ayush è un movimento di disobbedienza civile che mira a promuovere la coesistenza attraverso atti altamente simbolici, per esempio mietere, con la falce, un campo palestinese per i palestinesi; oppure reimpiantare degli ulivi proprio dove altri ulivi furono sradicati; piantare un gelso dove un altro gelso era stato distrutto; parlare il più possibile agli abitanti dei villaggi palestinesi nella loro lingua -tutto questo sotto gli insulti dei coloni ed il controllo ostile delle forze governative. Questo movimento, ispirato a Gandhi, ha un futuro? Come avrebbe detto Léon Blum, ci credo perché ci spero.

    Scrivo queste poche pagine nel luglio del 2006, mentre l’intervento, sempre più evidente, dell’Iran in quello che fu un conflitto regionale, se non addirittura locale, mette in causa nientemeno che la pace nel mondo, e che l’escalation bellica attuata da Israele, in risposta agli Hezbollah, ha già provocato la fuga di 500 mila nuovi rifugiati. Sicuramente la soluzione non arriverà entro sera.
     

    Umberto Eco: De la “bellezza” a la “bruttezza”

    brutezzza.jpg

     Así se anuncia el nuevo libro de Eco, que se acaba de presentar en la feria de Frankfurt : Cuatro años después de escribir la  «Storia della bellezza» (con el estimable saldo de medio millón de copias vendidas a lo largo y ancho de sus 27 ediciones en distintas lenguas), el semiólogo italiano ha decidido probar fortuna con el reservo. Así que aborda con este nuevo tratado (456 páginas lo contemplan) todo lo relacionado con lo repelente y horrendo.  «In ogni secolo, filosofi e artisti hanno fornito definizioni del bello – dice Eco en la presentación -; grazie alle loro testimonianze è così possibile ricostruire una storia delle idee estetiche attraverso i tempi. Diversamente è accaduto col brutto. Il più delle volte si è definito il brutto in opposizione al bello ma a esso non sono state quasi mai dedicate trattazioni distese, bensì accenni parentetici e marginali»

     Una antologia, pues,  en la que el lector verá entremezclados textos e imágenes para su mayor disfrute: desfilan por allí  Rubens,   Marcel Proust,  Matthias Grunewald   o  Maurizio Cattelan.  Y aparecen cosas tomadas por desagradables, referencias a lo grotesco, odioso, indecente, abolimable, inmundo, obscenoo, repugnante,  espantoso, abyecto, horrible, horripilante, terrible, tremendo, monstruoso, repulsivo, nauseabundo, fétido, deforme, desfigurado, en fin, toda la pléyade de adjetivos con los que se representa esta “bruttezza”. 

    Esta historia- ha declarado Eco – “pone problemi nuovi innanzitutto perché da Platone in poi i pensatori di ogni secolo hanno scritto sul bello, mentre di estetiche del brutto ne esiste una sola, quella pubblicata nel 1853 dal tedesco Karl Rosenkranz, edita in Italia dal Mulino a cura di Remo Bodei”. Y luego viene el recorrido más o menos evidente, como la figura de Quasimodo (Hugo), la fealdad industrial (Dickens –¿y Engels?),  el culto a la enfermedad (La Traviata),  la poesía de lo decadente (Baudelaire), etc.

    Humor y densidad no faltan para abordar la fealdad, y el éxito está asegurado, a pesar de que no sea Eco quien escribe, sino quien guía los textos antologados. Todo lo que quieran saber y más (reseñas incluidas): en la casa Bompiani

    In Memoriam. Roy Rosenzweig (1950-2007)

    Puede que a algunos no les diga nada, pero  Roy Rosenzweig fue uno de los grandes adalides de la denominada “historia digital”. Fue, además, quien fundó en 1994 uno de los centros uniersitarios más prestigiosos que existen, el Center for History and New Media, en la George Mason University. Y eso tras haber participado en uno de los proyectos pioneros en la aplicación de las nuevas tecnologías a la escritura de la historia, el clásico Who Built America? 

    Quizá, como se ha dicho, su proyecto más conocido sea el “September 11 Digital Archive“, una colección  que reune 150 mil entradas (e-mails,  llamadas telefónicas,  video clips), aportadas por centenares de personas que vivieron aquellos días. 

    Este historiador social y cultural falleció el pasado 11 de octubre, víctima de una enconada enfermedad, dejándonos en los últimos años dos libros muy recomendables:

     Digital History: A Guide to Presenting, Preserving, or Gathering the Past on the Web (U. of Penn.  Press, 2005), escrito con D. Cohen (No hace mucho aún publicaron juntos un breve texto: “No Computer Left Behind,” Chronicle of Higher Education, 24 de febrero de  2006).

    History Matters: A Student Guide to U.S. History Online (Bedford, 2004), en colaboración con  Alan Gevinson y Kelly Schrum, libro y tarea que le valió ser premiado con el James Harvey Robinson Prize de la American Historical Association.