Benedict Anderson: autobiografía

Fue por medio del Jakarta Post como nos enteramos del fallecimiento de Benedict Anderson, primero porque alguien difundió su nota en Twitter y al día siguiente, el domingo 13 de diembre, cuando ese mismo medio lo publicó en su web. La noticia resultaba sorprendente, porque muy poco antes había estado impartiendo una conferencia en la Universidad de Indonesia, en la capital del país, sobre nacionalismo y anarquismo, uno de sus temas habituales. No es extraño. en todo caso, que el triste suceso fuera notificado desde aquel lugar, porque la biografía de Benedict Anderson estuvo muy ligada a aquel pueblo y a sus gentes. Tanto es así que en tiempos se le prohibió la entrada por puntos de vista críticos con el gobierno de Suharto y solo pudo volver tras su caída. Además, muchos de los galardones que recibió en vida le fueron concedidos en aquella parte del Globo, como el Fukuoka Prize (2000)  o el Asia Cosmopolitan Awards (2012).

Una vez, pues, confirmado el fallecimiento, pudimos leer obituarios de todo tipo.  Uno de ellos, firmado por Tariq Ali,  decía : “Durante las últimas semanas habíamos mantenido con él una comunicación regular, pues estaba finalizando sus memorias, A Life Beyond Boundaries, que habían sido publicadas inicialmente en japonés en respuesta a las insistentes demandas de los estudiosos japoneses que querían saber más acerca de su vida y de su trayectoria intelectual”.

anderson jp

En efecto, dicho libro apareció en 2009 (NTT Publishing) y, para ser correctos, fue resultado de la petición de su amigo y colega Tsuyoshi Kato, que tradujo el manuscrito e incluso añadió algo de su propia cosecha a petición del propio Anderson. Pasados los años, y tras su fallecimiento, nos llega ahora la versión inglesa, que publica Verso: A Life Beyond Boundaries: A Memoir. Nos dice el editor:

“Nacido en China, Benedict Anderson pasó su infancia en California e Irlanda, fue educado en Inglaterra y finalmente encontró su hogar en la Universidad de Cornell, donde se sumergió en el creciente campo de los estudios del sudeste asiático. Fue expulsado de la Indonesia de Suharto tras revelar que los militares a estaban detrás del intento de golpe de 1965, un acontecimiento que provocó represalias que causaron la muerte de hasta un millón de comunistas y de sus simpatizantes. Expulsado del país durante treinta y cinco años, continuó su investigación en Tailandia y Filipinas,  produciendo un estudio muy fino del novelista y patriota filipino José Rizal en The Age of Globalization.

En A Life Beyond Boundaries, Anderson relata una vida dedicada a un  mundo abierto. Aquí revela la alegría del aprendizaje de idiomas, la importancia del trabajo de campo, los placeres de la traducción, la influencia de la Nueva Izquierda en el pensamiento global, las satisfacciones de la enseñanza y el amor por la literatura mundial. El autor analiza las ideas e inspiraciones que sustentan su obra más conocida, Comunidades imaginadas (1983), cuyas complejidades cambiaron el estudio del nacionalismo.

Benedict Anderson murió en Java, en diciembre de 2015, poco después de haber terminado la corrección de las pruebas de este libro. Los tributos que llegaron de Asia sugieren solamente que su trabajo continuará para inspirar y estimular las mentes de jóvenes y viejos”.

A_Life_Beyond_Boundaries

Afortunadamente, a principios de este año la LRB nos ofreció un adelanto del volumen, del que extraemos unos pocos párrafos:

“En mis primeros días en Cornell, el uso del concepto de “comparación” era todavía un tanto limitado. No quiero decir que las comparaciones no se hicieran: se hacían de continuo,  tanto consciente como (más a menudo) inconscientemente, pero siempre de una manera práctica y a pequeña escala. Incluso hoy en día, en el Cornell University College of Arts and Sciences, solo un departamento (Literatura Comparada) utiliza el término en su rótulo, y este departamento no existía en la década de 1960 cuando me fui a Indonesia para sumergirme en el trabajo de campo. Historiadores, antropólogos, economistas y sociólogos rara vez pensaban sistemáticamente sobre la comparación. El departamento de Ciencia Política era una excepción parcial, ya que tenía una subsección denominada Gobierno comparativo, al que yo pertenecía. Pero las comparaciones que mis compañeros y yo estudiábamos se centraban en la Europa Occidental. Esto era comprensible. Los países europeos estuvieron durante siglos interactuado entre sí, aprendiendo unos de otros y compitiendo entre sí. También creían que compartían una civilización común basada en la antigüedad y los diferentes cristianismos. Las comparaciones parecían a la vez simples y relevantes.

Para mí, lo más extraño era que el gobierno comparativo no cubría los propios Estados Unidos, que estaba en manos de una subsección diferente llamada “Gobierno estadounidense”. En un primer nivel,  esta división era fácil de entender. Los estudiantes universitarios, pensando en futuras carreras como políticos, burócratas, abogados, etc., estaban interesados en su mayoría en cursos sobre la política de su propio país. El mismo interés “nacionalista” se puede encontrar en la mayoría de los países. Mi departamento estaba dominada por los americanistas, debido a la demanda de los estudiantes. Un factor menos evidente era el de la `frog under the coconut shell’ , omnipresente mentalidad creada por el `nacionalismo oficial’.  No había cursos sobre política de México o Canadá y, hasta mi jubilación en 2001, era raro encontrar una estudiante que pudiera nombrar el presidente de los primeros o el primer ministro de este último.

(…)

En cuanto a las comparaciones típicas de Comunidades imaginadas, estaban conformadas por las intenciones polémicas del libro. Casi todos los trabajos teóricos importantes sobre el nacionalismo después de la Segunda Guerra Mundial fueron escritos y publicados en el Reino Unido (el estudio comparativo pionero de Miroslav Hroch de los `pequeños nacionalismos’ en Europa central y oriental, escrito en alemán en la Praga bajo el régimen comunista , tuvo que esperar largo tiempo para ser traducido al inglés). Casi todos fueron escritos por judíos, aunque desde perspectivas políticas muy diferentes. En el extremo derecho estaba Elie Kedourie, que nació y se crió en la antigua comunidad judía de Bagdad, se trasladó a Londres de joven y quedó bajo la influencia de Michael Oakeshott, a la sazón el filósofo político conservador más conocido de Gran Bretaña. En la derecha moderada estaba Anthony Smith, nacido en Gran Bretaña y practicante judío ortodoxo, con una larga carrera enseñando historia en Londres. Convencido de que los judíoa eran la más antigua de las naciones, argumentó consistentemente que el nacionalismo moderno surgió de los grupos étnicos más antiguos. En la izquierda liberal estaba el filósofo, sociólogo y antropólogo Ernest Gellner, un judíos checo criado en Praga, que hizo llegó a Londres justo después del final de la guerra. Un robusto liberal de la Ilustración, fue pionero en el llamado punto de vista constructivista del nacionalismo, argumentando que era estrictamente un producto de la industrialización y la modernidad. En el extremo izquierdo estaba el gran historiador Eric Hobsbawm, de parcial ascendencia judía, nacido en el Egipto colonial y educado sustancialmente en la prenazi Austria. Hobsbawm fue un constructivista, así como comunista, e hizo una contribución notable al creciente debate sobre el nacionalismo en el Reino Unido con La invención de la tradición (1983), una colección compilada con Terence Ranger. El nombre más extraño era Tom Nairn, estrictamente escocés.

(…)

Comunidades imaginadas se formó en un marco polémico más amplio que The Break-up of Britain. El primer objetivo fue el eurocentrismo que veía en el supuesto de que el nacionalismo nació en Europa y luego se extendió bajo formas imitadas en el resto del mundo. Era claro para mí que los movimientos nacionalistas tenían sus orígenes históricos en la América del Norte y del Sur, así como en Haití, y que estos movimientos no podían explicarse sobre cualquier base “étnica” o lingüística. El segundo objetivo era el marxismo y el liberalismo tradicionales. Nairn había argumentado con razón que este tipo de marxismo había eludido en gran medida el nacionalismo, y nunca había sido capaz de explicar su vasto poder histórico y mundial. Pero en realidad no había tratado de ofrecer una solución al problema marxista. Yo había llegado al convencimiento de que la solución era posible si se tenía en cuenta la particularidad de los libros impresos, que comenzaron a publicarse en grandes cantidades en Europa en el siglo XVI. Los libros eran sin duda mercancías producidas por el capitalismo temprano, pero también eran recipientes y proveedores de ideas, emociones y fantasías, a diferencia de la cerveza o el azúcar. El liberalismo clásico tenía defectos similares. El objetivo final era una poderosa tradición  que trataba el nacionalismo como si fuera sólo otro ismo -es decir, puramente un sistema de ideas, o una ideología. Esta manera de ver el nacionalismo no podía explicar su enorme poder emocional, y su capacidad para hacer que la gente estuviera dispuesta a morir por su causa.

(…)”

© Verso / LRB Limited 2016

Frank Dikötter: La revolución cultural china

Como es sabido, y si nos atenemos a la cronología oficial, este mayo se cumplen cincuenta años desde que diera comienzo la Gran Revolución Cultural con la que Mao Zedong tuvo a bien zarandear la maltrecha China.  Y la industria editorial no puede ser ajena a estas “celebraciones”, como ya hemos adelantado.  Así pues, no ha de extrañar que acabe de aparecer el volumen final de la trilogía que el reputado historiador Frank Dikötter ha dedicado a aquel país. Tras Mao’s Great Famine: The History of China’s Most Devastating Catastrophe (con la mala fortuna de tener que competir con Yang Jisheng)The Tragedy of Liberation: A History of the Chinese Revolution, 1945-1957, nos llega The Cultural Revolution. A People’s History, 1962–1976 (Bloomsbury).

Dikötter cultural revolution

Nos dice el editor:

“Después del desastre económico de la Gran Salto Adelante que se cobró decenas de millones de vidas entre 1958 y 1962, un envejecimiento Mao puso en marcha un ambicioso plan para apuntalar su reputación y eliminar a los que veía como una amenaza para su legado. El objetivo declarado de la Revolución Cultural fue para purgar el país de elementos  burgueses y capitalistas que, según él, estaban amenazando la genuina ideología comunista. Pero el gobernante también aprovechó la campaña para volverse contra sus colegas, algunos de ellos viejos compañeros de armas, sometiéndolos a la humillación pública, el encarcelamiento y la tortura.

Los jóvenes estudiantes devinieron guardias rojos, comprometiéndose a defender al gobernante hasta la muerte, pero pronto las facciones rivales comenzaron a luchar entre sí en las calles con armas semiautomáticas en nombre de la pureza revolucionaria. A medida que el país se sumía en el caos, los militares intervinieron, convirtiendo China en un Estado cuartel marcado por las sangrientas purgas que aplastó al menos a una de cada cincuenta personas.

Cuando el ejército mismo fue víctima de la Revolución Cultural, la gente común utilizó el caos político para resucitar el mercado y ahuecar la ideología del partido. En resumen, enterró el maoísmo. Con entrevistas en profundidad e investigación de archivo, da voz a las personas y a las complejas decisiones a las que se enfrentaron, socavando la imagen de conformismo que a menudo se ve como característica de los últimos años del régimen de Mao. Al demostrar que la descolectivización desde abajo fue una consecuencia no deseada de una década de purgas violentas y de miedo arraigado, Frank Dikötter arroja nueva luz sobre la época más turbulenta de China.

Con un acceso sin precedentes a documentos del partido previamente clasificados,  desde informes policiales secretos a versiones no expurgadas de discursos de los líderes, este tercer capítulo en la extraordinariamente lúcida e innovadora ‘People’s Trilogy’ de Frank Dikötter es una nueva y devastadora evaluación de la historia de la República Popular de China”.

Y he aquí la forma en la que se inicia el prefacio:

 

“En agosto de 1963, el Presidente Mao recibió a un grupo de guerrilleros africanos en la sala de reuniones del Consejo de Estado, un elegante pabellón con revestimiento de madera en el corazón de su cuartel general en Beijing. Uno de los jóvenes visitantes, un hombre de Rhodesia del Sur, grande y de anchas espaldas, tenía una pregunta. Creía que la estrella roja que brillaba sobre el Kremlin había desaparecido. Los soviéticos, que la utilizaron para ayudar a los revolucionarios, ahora vendían armas a sus enemigos. “Lo que me preocupa es esto”, dijo. “¿La estrella roja que hay sobre la plaza de Tiananmen en China permanecerá? ¿Nos abandonarán y venderán también armas a nuestros opresores? Si eso sucede estaremos solos. Mao Zedong: entiendo su pregunta. Es que la URSS se ha convertido en  revisionista y ha traicionado a la revolución. ¿Puedo garantizarle que China no va a traicionar la revolución? En este momento no puedo darle esa garantía. Estamos esforzándonos mucho para encontrar la manera de mantener a China a salvo de la  corrupción, la burocracia y el revisionismo.

Tres años más tarde, el 1 de junio 1966, un editorial incendiario en el Diario del Pueblo exhortaba a los lectores a “barrer todos los monstruos y demonios!” Fue el pistoletazo de salida de la Revolución Cultural, instando al pueblo a denunciar los representantes de la burguesía que estaban por “defraudar, embaucar y paralizar al pueblo trabajador con el fin de consolidar su poder estatal reaccionaria. (…)”

© Bloomsbury Publishing 

Por lo demás, y aunque una breve exploración por la red permite ver la gran, variada y positiva acogida dispensada al volumen, es de esperar que también aparezcan sus críticos, aunque esto suele necesitar algo más de tiempo y reflexión.  Y si no, recuérdese la crítica de Pankaj Mishra (que años después publicaría el muy recomendable De las ruinas de los imperios) al ya citado Mao’s Great Famine y el poco amable intercambio de pareceres que propició Dikötter.

Taiwan: la formación accidental de un Estado

El pasado mes de marzo apareció Accidental State. Chiang Kai-shek, the United States, and the Making of Taiwan (Harvard UP), obra de Hsiao-ting Lin, investigador y responsable de la East Asia Collection de la Hoover Institution (Stanford University).  Así la presenta su editor:

Accidental State

“La existencia de dos Estados chinos -uno que controla la China continental y el otro, la isla de Taiwán-, a menudo se entiende como un resultado aparentemente inevitable de la guerra civil china. Derrotado por Mao Zedong, los nacionalistas de Chiang Kai-shek huyeron a Taiwán para establecer un Estado rival, creando así el dilema de las “dos Chinas” que tanto molesta a la diplomacia internacional en la actualidad. Accidental State se opone a esta narración convencional para ofrecer una nueva perspectiva sobre la fundación del Taiwan moderno.

Hsiao-Ting Lin ordena una extensa investigación en archivos recientemente desclasificados para mostrar que la creación de un estado en Taiwán en la década de 1950 se debió más a la casualidad que a una cuidadosa planificación geoestratégica. Fue el resultado acumulativo de medias tintas y compromisos imperfectos ad hoc, sobre todo cuando llegaron las a menudo conflictivas relaciones de los nacionalistas con Estados Unidos.

El estatus político de Taiwán fue tirante desde el principio. La isla había sido cedida formalmente a Japóntras la Primera Guerra Sino-Japonesa, y durante la Segunda Guerra Mundial los aliados le prometieron a Chiang que Taiwan retornaría al gobierno chino una vez Japón fuera derrotado. Pero a medida que la guerra civil china se volvió contra los nacionalistas, las autoridades de Estados Unidos volvieron a evaluar la conveniencia de apoyar a Chiang. La idea de colocar Taiwán bajo el fideicomiso de las Naciones Unidas ganó fuerza. Las realidades de la Guerra Fría, y el temor a que Taiwán cayera en manos comunistas, llevó a Washington a recalibrar la política de EE.UU.. Sin embargo, el apoyo estadounidense a una república china basada enTaiwán quedó en la ambigüedad, y Taiwán tuvo que ganarse su propio lugar en los asuntos internacionales como Estado de facto, si no plenamente soberano”.

En fin, esta obra se une a la escrita hace unos años por Jay Taylor (The Generalissimo…), también publicada por el mismo sello y asimismo basada en los archivos de la Hoover Institution.  Ahora, por supuesto, no se trata solamente de analizar aquella figura, sino el complejo caso de Taiwan, un Estado “accidental” cuya fortuna quedó sellada con la guerra de Corea y, por supuesto,  con el anticomunismo y  lo ocurrido en la Guerra Fría. Aunque no es este período el que estudia Hsiao-ting Lin, forma parte de un proyecto en gestación y lo ha abordado recientemente en un breve publicado por el Cold War International History Project del Wilson Center (CWIHP e-Dossier), a partir de los conocidos como “Wang Sheng Papers”.  Dice allí, entre otras cosas:

“En la década de 1970, cuando la Guerra Fría se transformó poco a poco en distensión debido a la liberalización general de las tensiones entre Washington y Moscú y entre Washington y Pekín, el estatus de la República China con sede en Taiwán (ROC), junto con la legitimidad política del gobernante Partido Nacionalista chino (o Kuomintang), se redujeron al mínimo. A pesar de que todavía buscaban una alianza con los Estados Unidos, los líderes nacionalistas chinos de Taiwán también exploraron otras alternativas de política exterior. La comunicación secreta entre Taipei y Moscú a finales de 1960 y principios de 1970, como recientes trabajos académicos han indicado, dio lugar a un breve aleteo político en la primavera de 1972, cuando el ministro de asuntos exteriores de Chiang Kai-shek, al responder a la pregunta de un periodista sobre el viaje histórico de Nixon a Beijing, dijo que Taipei podría tener sus propias “conversaciones de Varsovia”, pero con Moscú.

A pesar de que Chiang Ching-kuo, Premier la República de China (ROC) e hijo del Generalísimo que en esta coyuntura estaba a cargo de los asuntos nacionales de Taiwán, determinó que no tenía otra alternativa que vivir con el nuevo enfoque que Estados Unidos aplicaba a la parte continental de China, también decidió minimizar la dependencia de Taiwán repecto de los Estados Unidos. Los Chiangs, padre e hijo, eran plenamente conscientes de que, dado que Taipei había sido expulsada de las Naciones Unidas y había perdido casi todos los asientos importantes en las organizaciones internacionales, no había manera de prevenir un deslizamiento diplomático o de parar que los aliados de Taiwán emprendieran el reconocimiento diplomático la República Popular de China (RPC). Pero estaban convencidos de que la seguridad nacional de Taiwán podría ser preservada mejor si el anticomunismo seguía siendo una fuerza ideológica predominante en Asia oriental, donde la cooperación militar y de inteligencia de Taiwan con sus vecinos amenazados por el comunismo podría avanzar, no importaba si existían o no vínculos diplomáticos.

(…)

Los documentos de los “Wang Sheng Papers” (…) proporcionan una rara visión de las convicciones de los máximos líderes chinos nacionalistas en Taiwán de que imbuir de anticomunismo las almas de sus vecinos del sudeste asiático era vital para la seguridad internacional de Taiwán. También demuestran hasta dónde llegó la cooperación militar y de inteligencia entre Taipei y países del sudeste asiático, a pesar de que Taiwan quedó cada vez más aislado después de perder su asiento en las Naciones Unidas en el otoño de 1971 y de que sus relaciones diplomáticas con la mayoría de los países del sudeste asiático dejaron de existir a partir de entonces”.

© 2016 President and Fellows of Harvard College / Wilson Center

La rueda: invenciones y reinvenciones

En las últimas semanas hemos conocido ciertos  movimientos de algunas de las grandes editoras universitarias norteamericanas. Así, MIT y Yale se han asociado con Princeton para distribuir y vender conjuntamente sus productos. Al parecer, el cambio viene motivado porque la antigua asociada de las dos primeras, Harvard, ha buscado otra pareja para semejantes fines, que ha encontrado en una entidad con la que ya colaboraba parcialmente,  Columbia University Press Sales (la cual incluye también University of California Press, Duke University Press, NYU Press y otros nueve sellos de menos entidad).

La noticia anterior nos sirve de excusa para presentar una de las novedades de Columbia, una obra de historia de la ciencia y de la técnica que trata uno de los objetos clásicos por antonomasia, la rueda: The Wheel. Inventions and Reinventions, del historiador de la casa Richard W. Bulliet. Así se nos presenta:

The Wheel

“En este libro, Richard W. Bulliet se centra en tres grandes fases en la evolución de la rueda y su relación con las necesidades y aspiraciones de la sociedad humana. Se inicia en el 4000 AC con las primeras ruedas fijadas a ejes. A continuación, sigue con la innovación de las ruedas de giro independiente de los ejes y concluye cinco mil años más tarde con la roldana (caster), una simple rueda rotatoria y pivotante.

Lo más interesante que expone Bulliet es que un simple deseo de mover las cosas de un lugar a lugar no condujo al desarrollo de la rueda. Si ese fuera el caso, la rueda podría haber sido inventada en cualquier momento en cualquier parte del mundo. Al dividir la historia de esta tecnología en tres fases conceptuales y centrándose en específicos hombres, mujeres y sociedades que la provocaron, Bulliet expande la importancia social, económica y política de una herramienta que entendemos solo parcialmente. Pone de relieve el papel del género, el combate y la competencia en el diseño y fabricación de ruedas, añadiendo imágenes vivas para ilustrar cada etapa de su desarrollo”.

Y así empieza el volumen:

“En 1850, la máquina de vapor fue clasificada como el mayor invento del mundo. En 1950, la rueda, de mucho más antigua invención, la había sobrepasado. El advenimiento del motor eléctrico y el motor de combustión interna explican en parte el declive de la máquina de vapor; pues la propagación de automóviles, camiones y autobuses -por no hablar de carritos de supermercado, bicicletas y maletas rodantes – jugó un papel más importante. En 1850, los vehículos con ruedas que retumbaban sobre los adoquines de calles de la ciudad y rebotaban por campestres caminos de tierra llenos de baches no parecían ni nuevos ni particularmente ingeniosos.

La cuestión de cuándo y dónde la rueda apareció por primera vez no excitó mucho el interés antes del siglo XX, e incluso ahora es difícil encontrar una explicación detallada de cómo las ruedas se han utilizado para el transporte en diferentes momentos y lugares. Tampoco se ha reconocido ampliamente que las ruedas se presentan en tres formas sorprendentemente diferentes, cada una con su propia historia de invención. En dos de los tipos, las ruedas que se fijan a los extremos de un eje y giran al unísono mientras este gira -todo el aparato se llama juego de ruedas- y las ruedas que giran independientemente entre sí en los extremos de un eje fijo, están fechados entre 4000 y 3000 AC. Han sido así durante más de cinco mil años. La tercera forma, denominadaroldana, gira sobre un eje y también pivota sobre una articulación situada por encima de ella, donde el eje de pivotamiento está un poco desplazado con respecto al eje de rotación. A pesar de su simplicidad tecnológica, la roldana parece haber entrado en uso hace solo trescientos años.

Nos encontramos con las ruedas de los tres diseños casi a diario. Trenes y vagones de metro rodaban originalmente son juegos de ruedas, mientras que los vehículos de carretera utilizan ruedas que giran de forma individual, en su mayoría desarrolladas a partir de la forma original de dos ruedas que rodaban independientemente  sobre los extremos de un eje. Y las roldanas abundan en sillas de ruedas, camillas, carros de lavandería, carretillas, cochecitos de bebé y sillas de escritorio.

La dirección es clave para los tres diferentes diseños de las ruedas. Locomotoras y vagones de ferrocarril no pueden hacer giros bruscos, ya que, en el proceso de giro, la rueda exterior cubre una distancia mayor que la rueda interior y, por tanto, debe hacer más rotaciones. En consecuencia, cuando las ruedas giran al unísono en un juego de ruedas, la rueda exterior se desliza o arrastra alrededor del giro. La dirección del ferrocarril se lleva a cabo siguiendo los raíles, y los trazados están diseñados únicamente con curvas muy graduales.

(…)”.

Para los interesados, remito a la entrevista que le realiza Kelly O’Brien en el Boston Globe.

© 2016 Columbia University Press

Clásicos para las masas: música e identidad soviéticas

Poco, muy poco espacio podemos dedicar en esta bitácora a las múltiples manifestaciones de la historia cultural. Por ejemplo, a los estudios sobre la música. Y si hemos de hacerlo, aunque sea de pasada, una de la editoriales universitarias con mejor catálogo musicológico es, sin duda, Yale University Press. Además, esta primavera coinciden en su salida al mercado dos volúmenes cercanos e interesantes.  Por un lado, Stalin’s Music Prize: Soviet Culture and Politics, de la profesora de Cambridge Marina Frolova-Walker. Por otro, Classics for the Masses. Shaping Soviet Musical Identity under Lenin and Stalin, de su colega de Bristol Pauline Fairclough. Ambas historiadoras de la música son suficientemente reconocidas como para esperar que sendos libros sean de interés. En todo caso, nos quedaremos con el segundo, que es más extenso en su alcance. Dice el editor:

Classics for the Masses

“La musicóloga Pauline Fairclough explora la evolución del papel de la música en la conformación de la identidad cultural de la Unión Soviética. Se trata de una obra reveladora que contrarresta ciertos puntos de vista aceptados hasta ahora sobre la inflexible e inmutable política estatal  de represión, censura y disonancia que existía en todas las áreas del empeño artístico soviético. Los archivos recientemente abiertos de las épocas leninista y estalinista han arrojado nueva luz sobre la vida soviética de conciertos, demostrando cómo se utilizó la música del pasado para ayudar a moldear y lanzar la política cultural, cómo se eliminó el repertorio “indeseable” durante la década de 1920 y cómo compositores rusos y no rusos como Mozart, Tchaikovsky, Wagner, Bach y Rachmaninov fueron “canonizados” durante diferentes y distintivos períodos en la cultura estalinista. El fascinante estudio de Fairclough del siempre cambiante paisaje musico-político soviético identifica 1937 como el inicio de una Guerra Fría cultural, más que en la posguerra mundial como se suele mantener, mientras documenta los esfuerzos de los músicos y los burócratas durante este período por mantener abiertos los canales musicales entre Rusia y Occidente”.

Hay que indicar que, más allá de lo señalado por los críticos, hay un aspecto sorprendente. Para un historiador lo es que ni esta autora ni su mencionada colega aludan a uno de los mejores conocedores del terror de 1937, Karl Schlögel. Inexplicable !

Dicho lo anterior,  la profesora Pauline Fairclough es una autoridad en su campo, con una larga trayectoria y una perspectiva clara.  Se puede ver en su introduccióm, como editora, al volumen Twentieth-Century Music and Politics. Essays in Memory of Neil Edmunds (Ashgate). En ese texto nos dice, entre otras cosas:

“Cuando se considera el papel que desempeña la música en los principales regímenes totalitarios europeos del siglo XX – principalmente los de la Alemania nazi y la Rusia soviética – es la utilidad de la música como propaganda lo que primero salta a la vista. Sin duda, puede ser cierto que los movimientos políticos importantes nunca ha hecho nada enteramente sin música, y pensemos  en las bandas de música en los desfiles de los orangistas en Irlanda del Norte y Liverpool, la canción de masas soviética o las celebraciones nazis de Wagner y Bruckner. Sin embargo, el propio término “propaganda” es difícil de definir y cuantificar plenamente. Si bien es fácil captarlo en una canción soviética de la década de 1930 que glorifica a Stalin y a la colectivización y etiquetarla de “propaganda”, ¿podemos estar tan seguros al aplicar el mismo término a la música de un gran e importante compositor que recibió la aprobación política en los regímenes totalitarios, como Shostakovich o Richard Strauss? Como varios de los capítulos de este volumen muestran, existe una compleja relación entre el arte musical y la cultura de masas politizada, y entre el entretenimiento y la propaganda. (…) Lo que constituye “propaganda” en una guerra entre alianzas sectarias o étnicas, que también pueden estar ligadas a cuestiones de colonialismo religión, es difícil de precisar según un único significado. En el caso de la música escrita ya sea para el arte elevado o para el entretenimiento popular bajo un régimen totalitario, la identificación del contenido propagandístico es un proceso igualmente tenso, si no más, y a menudo no es el enfoque más productivo a adoptar”.

© 2016 Yale University / Taylor & Francis Group

Historia contrafactual: aquellas otras posibilidades

Por mucho que se la denoste o simplemente se la critique, la historia contrafactual, la ucronía, vuelve una y otra vez. En este blog se ha dado cuenta de algún ejemplo relevante en el mercado anglosajón y ahora le toca el turno al vecino francés. Si el pasado año, los jóvenes Florian Besson y Jan Synowiecki editaban un volumen titulado Ecrire l’histoire avec des “si” (ENS), a principios de este nos llega el trabajo de Quentin Deluermoz y Pierre Singaravélou (que, además, redactaban el prefacio en el libro anterior): Pour une histoire des possibles. Analyses contrefactuelles et futurs non advenus (Seuil).

Pour une histoire des possibles

Dice el editor:

“¿Y si la historia, o la vida, hubiera tomado un curso diferente? Lo que se conoce como razonamiento contrafactual surge espontáneamente en las conversaciones para alimentar las hipótesis sobre las potencialidades del pasado y de los futuro no ocurridos. Atraviesa la literatura, el pensamiento político y todo tipo de entretenimientos .¿Qué habría ocurrido si la nariz de Cleopatra hubiera sido más corta? ¿Y si Napoleón hubiera ganado la batalla de Waterloo?

Quentin Deluermoz  y Pierre Singaravélou afrontan el problema. Llevan a cabo su investigación utilizando una amplia literatura para captar la diversidad de usos del análisis contrafactual,  desde las ficciones ucrónicas más excéntricas a las hipótesis más serias. Se proponen definir con precisión las condiciones de un uso legítimo y apropiado para las ciencias sociales, pensando en los problemas de la causalidad y de la verdad, las relaciones entre la historia y la ficción, entre el determinismo y la contingencia. La investigación revela gradualmente la riqueza de los trabajos sobre los posibles del pasado y se abre a los experimentos tanto en el campo de la investigación como en el de la educación.

Una reflexión ambiciosa e innovadora sobre la escritura de la historia, su definición y su uso compartido”.

Quienes estén interesados en estos asuntos y autores, pueden hacerse una idea bastante exacta acudiendo a sendos artículos publicados en 2012, en Revue d’histoire moderne et contemporaine y en Labyrinthe.  Además, con motivo de la reciente publicación, ambos historiadores fueron entrevistados por Libération.  Allí se les pregunta sobre el auge de este campo desde los noventa, a lo que responden:

“Las producciones culturales ucrónicas se multiplican en el cine, la literatura, los videojuegos y los cómics, como los Watchmen de Alan Moore y Dave Gibbons, que imaginan la victoria de Estados Unidos en Vietnam. Su auge es el resultado de una nueva relación con el tiempo: el supuesto fin de las grandes ideologías, una crisis del futuro, el a veces llamado presentismo, según el cual estamos obsesionados por el presente… La reciente disolución de la idea de “progreso”, vista como algo inevitable, que se impone desde el siglo XIX,  favorece ahora el retorno de lo contrafactual. El momento parece, pues, oportuno para que los historiadores se aprovechen de ello de nuevo”.

Y en cuanto a los usos metodológicos, indican:

“La historia de los posibles es una buena manera de evitar la historia lineal y teleología, que es escribir de acuerdo con un punto de llegada o con un propósito. Lo que siempre termina dando la impresión de que lo que ocurrió fue inevitable. Lo contrafactual introduce luchas, oposiciones, opciones … en fin, rediseña una historia humana. Permite desfatalizar la historia, la inversión de las perspectivas. Las determinaciones sociales pueden ser muy poderosas, pero no son inevitables. Este enfoque permite desnaturalizar algunas de nuestras evidencias contemporáneas. Utilizada de forma reflexiva, este razonamiento puede ser una herramienta valiosa en la caja de herramientas de la historia y las ciencias sociales. Pues lo posible forma parte de lo real”.

© 2016 Éditions du Seuil / Libération

Estado, antisemitismo y colaboración en el Holocausto

Hemos de reconocer que muchas de las investigaciones más novedosas que llegan sobre el Holocausto proceden de estudios locales sobre la antigua Europa Oriental. Por supuesto, el derrumbe del Muro lo ha hecho posible, pero tal cosa no es garantía de nada (de hecho, hay sorpresas y políticas muy desagradables al respecto).  En todo caso, algunos jóvenes investigadores no cesan en su empeño por aclarar lo sucedido. Es el caso de una historiadora moldava, Diana Dumitru, que acaba de publicar el volumen The State, Antisemitism, and Collaboration in the Holocaust. The Borderlands of Romania and the Soviet Union (CUP).

diana dumitru

Veamos la presentación del editor:

“Basado en fuentes primarias, este nuevo e importante libro sobre el Holocausto explora las variaciones regionales en las actitudes y comportamiento de los civiles hacia la población judía en Rumania y la Unión Soviética ocupada [trata sobre Besarabia y Transnistria]. La voluntad de los gentiles de ayudar a los judíos fue mayor en las tierras que habían estado bajo administración soviética durante el período de entreguerras, mientras que la de hacerles daño fue mayor en las tierras que habían estado bajo administración rumana durante el mismo período. Reconociendo los desastres del gobierno comunista en las décadas de 1920 y 1930, este trabajo demuestra la eficacia de la política soviética sobre nacionalidades en la supresión oficial del antisemitismo. Este libro corrige el consenso general que homogeniza las respuestas de los gentiles en la Europa del Este, demostrando en cambio que importa lo que hicieron los Estados en el período de entreguerras; las relaciones entre los grupos sociales no estaban fijadas  ni destinadas a repetirse, sino que más bien eran fluidas y susceptibles de cambiar con el tiempo”.

Y vamos ahora con un fragmento de la introducción:

“La gente reaccionó de manera diferente a las oportunidades que el Holocausto creó para acosar o ayudar a sus vecinos judíos. Sin lugar a dudas, los regímenes racistas y los verdugos a los que facultaron trazaron y llevaron a cabo el intento de acabar con la población judía, y era casi imposible para las personas que estaban al margen de las estructuras oficiales influir significativamente en la catástrofe que, a manos del hombre, afectó a los judíos de Europa. Sin embargo, dejando de lado a los nazis y a otras políticas gubernamentales, el comportamiento de la población gentil entre la que vivían los judíos funcionó como un factor independiente que, aunque no decisivo, aumentó o disminuyó las posibilidades de supervivencia judía. Los gentiles que vivían en la Europa del Este actuaron de forma muy diversa en relación con los judíos. Algunas poblaciones resultaron ser más propensas a abusar de ellos, participando en el robo, la violencia física, la violación y el asesinato. Otros grupos no sólo eran menos proclives a los abusos, sino también más propensos a comportarse de una manera humana, ofreciendo comida, acogiendo niños judíos o escondiendo fugitivos. Este libro pretende fundamentar y explicar esta diferencia, subrayando el papel y la responsabilidad de las políticas de Estado previas a la Segunda Guerra Mundial en el fomento de la animosidad o de la buena voluntad entre diversos grupos de población.

Después de la invasión alemana de la Unión Soviética en el verano de 1941, los ataques espontáneos de la población civil contra los judíos estallaron a lo largo de una franja de Europa del Este que se extiende aproximadamente desde el Balticto el Mar Negro. Una masacre en la ciudad polaca de Jedwabne – donde los habitantes asesinaron a toda la población judía local usando “piedras, palos de madera, barras de hierro, fuego y agua” – se ha convertido en el símbolo de la brutalidad desatada en aquel momento. Sin embargo, en el territorio que formaba parte de la Unión Soviética antes de 1939 ocurrió un escenario aparentemente diferente. Barbara Epstein ha relatado recientemente la peripecia del ghetto de Minsk, sacando a la luz la solidaridad entre judíos y no judíos en la parte ocupada de la Bielorrusia soviética de preguerra. Ella insiste en que la ayuda y el apoyo mutuos permitieron la huida en masa de judíos a las unidades de partisanos en los bosques, salvando así a miles de ellos.

Otros investigadores, situando la información disponible en un marco comparativo, destacan que durante hace mucho tiempo y  en general los civiles soviéticos no participaron en la violencia contra los judíos, a diferencia de las poblaciones de los territorios vecinos de Europa del Este (sobre todo las que la URSS había ocupado recientemente ). Los editores de una antología sobre el Holocausto en Ucrania resaltan el “interesante” hecho de que la población de la Ucrania central y oriental, regiones anteriormente parte de la URSS, se abstuvio de participar, incluso cuando el Einsatzkommandos alemán intentó incitarla a ello. En las regiones de la Ucrania occidental previamente parte de Polonia, sin embargo, se produjeron docenas  de pogromos a raíz de la invasión alemana. Los autores no proporcionaron una explicación de las diferencias, pero sugieren que la variación regional “requiere mayor estudio.”  En su examen del Holocausto en las shtetls judías, Yehuda Bauer compara los ucranianos “soviéticos” con los ucranianos “polacos”, y escribe que los primeros fueron relativamente “menos propensos al antisemitismo”; tuvo cuidado en añadir, sin embargo, que se trataba de un “punto de vista aún no corroborado por investigaciones detalladas” y, por tanto, “pura especulación”. Si bien se han realizado esfuerzos significativos para documentar y explicar la explosión de violencia en la Europa del Este, apenas se han hecho para aclarar y explicar la actitud de la población en los territorios anteriormente soviéticos, y mucho menos para comparar estas actitudes con los que estaban a su oeste.

(…)

(…) este libro, aunque está de acuerdo en que el antisemitismo fue uno de los principales impulsores de la actitud popular anti-judía durante la Segunda Guerra Mundial, ofrece una comprensión diferente de la naturaleza del antisemitismo. Su argumento central aboga por el carácter construible del antisemitismo, y tiene como objetivo demostrar que la animosidad entre judíos y no judíos o bien se pudo transformar en aceptación a través de deliberadas políticas estatales de integración y nacionalidad o bien fue perpetuado y agravado por políticas de exclusión y por un discurso público de división. Por tanto, mueve el antisemitismo desde un marco atemporal de una historia de  longue-durée y de la categoría nebulosa de “odios antiguos” hacia una unidad más manejable de análisis, lo que subraya el papel central del Estado y sus instituciones para garantizar su existencia o fomentar su desaparición. Al mismo tiempo, este enfoque contribuye a los estudios que intentan explicar la violencia étnica, ya que dichas investigaciones a menudo apuntan a la “preexistente” polarización étnica sin teorizar sobre cómo tal polarización aparece o cambia.

Igualmente importante, esta investigación insiste en preguntas casi completamente ignoradas en la literatura existente: el grado en que la población soviética internalizó los valores “progresistas”, y el grado en que las actitudes cambiaron como resultado de la socialización en un régimen construido sobre la movilización de masas (. ..)”

© Cambridge University Press 2016

David A. Bell: la larga sombra de la Revolución Francesa

Tras largos años de fructífera dedicación a la Francia revolucionaria y del Antiguo Rñegimen, el princetoniano David A. Bell  recopila sus artículos de los últimos tiempos en Shadows of Revolution. Reflections on France, Past and Present (OUP).  Dice el editor:

Shadows of Revolution

“David Bell escribió los ensayos de esta recopilación a lo largo de más de quince años, cada uno en respuesta a un nuevo libro o evento político, y publicados en New Republic, New York Review of Books o London Review of Books. Su hilo conductor es Francia y la historia francesa, de las cuales Bell es uno de los reconocidos expertos mundiales.  Shadows of Revolution se divide en siete secciones: “The Longue Durée“; “From the Old Regime to the Revolution”; “The Revolution”; “Napoleon Bonaparte”; “The Nineteenth Century”; “Vichy”; y “Parallels: Past and Present”.

Bell argumenta que gran parte de la historia francesa (y europea) gira en torno y vuelve a la Revolución Francesa de 1789 a 1799. Sucedieron tantas cosas  en un tiempo tan corto que Chateaubriand afirmó más tarde que muchos siglos se habían embutido en un solo cuarto de siglo. Otro foco principal en Bell es la Segunda Guerra Mundial y el régimen francés de Vichy. Ha seguido el largo y doloroso proceso mediante el cual los franceses se han puesto de acuerdo sobre su colaboración con la Alemania nazi, incluyendo la creación de monumentos al Holocausto, exposiciones dedicadas a Vichy y el destino de los Judios franceses, así como el discurso que el presidente Jacques Chirac pronunció en 1995, reconociendo finalmente la responsabilidad francesa en la deportación de los judíos a los campos de exterminio. A su manera, cada uno de los ensayos en este primer libro recopilatorio de Bell reflexiona sobre las formas en que los patrones políticos y culturales aparecidos originalmente  en la era de la Revolución continuan resonando, no sólo en Francia, sino en todo el mundo.”

Por otra parte, dado que no disponemos de extracto alguno del libro (aunque puede ojearse en Google Books),  el interesado puede repasar la entrevista que Timothy Shenk le realiza en el blog de Dissent Magazine.  Entre otras cosas, y al recordarle que ha dicho que la Revolución fue el más grande laboratorio político conocido y que no ha tenido parangón ulterior, responde:

“Exactamente. En un período de tan sólo cinco años una monarquía absoluta se convierte en una monarquía constitucional, que es derrocada y reemplazada por una república democrática, donde por primera vez en la historia occidental tenemos realmente el sufragio universal de adultos varones . Luego, en un par de años, será derrocada y reemplazada por una inestable dictadura ideológica que, a su vez, se derrumba muy rápidamente, siendo sustituida por una república liberal también inestable, que luego es derrocada por un golpe militar. En un período de diez años, tenemos varias formas políticas básicas que influirán en el mundo occidental durante los siguientes doscientos años”.

Unos párrafos después, el entrevistador alude a uno de los historiadores a los que se refiere de forma recurrente,  François Furet. A lo que responde:

“François Furet fue probablemente el más importante historiador francés del siglo XX  sobre la Revolución Francesa. Comenzó como militante comunista en la década de 1940, pero rompió con el partido muy pronto. Luego, en la década de 1960, se vio atraído por un círculo de intelectuales muy interesante en París, gente como Claude Lefort, Cornelius Castoriadis y otros que estaban buscando una alternativa de izquierda que no fuera socialista, o ciertamente no comunista. Más tarde trató de recrear una tradición del liberalismo francés que volviera a Montesquieu, a Benjamín Constant, a Guizot y, sobre todo, a Alexis de Tocqueville. A él siempre le desconcertaba el giro, tanto en Francia como luego en Europa en su conjunto, hacia el colectivismo jacobino, que vio aflorar en la revolución rusa y que conducía trágicamente al totalitarismo . Se involucró con gran cantidad de intelectuales izquierdistas, pero anticomunistas, de los Estados Unidos, en la tradición de la Partisan Review. Llegó a la Universidad de Chicago y formó parte allí del Committee on Social Thought  donde fue atraído hacia una posición neoconservadora”.

Así pues -añade en otra de sus respuestas-, “algunos de los grandes historiadores de la Revolución francesa de mediados del siglo XX, como Georges Lefebvre o Albert Soboul, eran miembros del Partido Comunista. Furet sintió que la tradición estaba obsoleta y que no era una tradición analítica, sino que simplemente trataba de justificar la Revolución Francesa. Furet, por el contrario, identifica la Revolución como el pmomento nto en el que la cultura política francesa emprende un giro equivocado, adoptando un tipo de colectivismo jacobina que sentaría las bases para el socialismo y el comunismo posteriores”.

© Oxford University Press / Dissent Magazine 2016

Amnesiópolis: modernidad, espacio y memoria en la Alemania Oriental

No suelen aparecer por las páginas de esta bitácora los volúmenes que tratan sobre el extinto bloque soviético (en su más amplio sentido).  Pero no es que falten investigaciones, como se puede comprobar en libros y revistas. Una de estas últimas, por ejemplo, es Central European History, que edita Cambridge.  Pues bien, hace casi un par de años publicó un muy interesante número titulado “From the Grünen Wiesen to Urban Space: Berlin, Expansion, and the Longue Durée”. Y tanto la introdución como uno de sus artículos más señalados estaban a cargo del profesor Eli Rubin, un destacado especialista en la materia. En realidad, aquel ensayo era un avance del volumen ahora ya publicado: Amnesiopolis. Modernity, Space, and Memory in East Germany (OUP), Eli Rubin.

El volumen resulta muy recomendable para entender cómo funcionaba aquella sociedad, y es un complemento perfecto para sus otras investigaciones y para trabajos como los de Gary Bruce sobre la Stasi, de Paul Betts sobre la vida privada, de Jeremy Aynsley sobre el diseño y muchos otros.  Vayamos, pues, con el resumen del editor:

Amnesiopolis

“Amnesiopolis explora la construcción de Marzahn, el proyecto de viviendas prefabricadas más grande de la Alemania del Este, construido en las afueras de Berlín Oriental entre los años 1970 y 1980, y promocionado por el régimen como el futuro del socialismo. Se centra particularmente en la experiencia de los alemanes del Este que se trasladaron, a menudo desde ruinosos barrios pobres heredados del siglo XIX, a este lugar radicalmente nuevo -definido por las puras funcionalidad y racionalidad-,  una manifestación material de la promesa utópica del socialismo.

Eli Rubin emplea metodologías de la geografía crítica, la historia urbana, la historia de la arquitectura, la historia ambiental y la historia la vida cotidiana para preguntarse si su experiencia fue una ruptura radical con su pasado personal y con el pasado alemán. Amnesiopolis se plantea: ¿puede un cambio dramático en un entorno espacial y material romper los lazos de la memoria que atan a la gente a sus viejos relatos de vida?;  y si es así ¿qué ayuda a construir una nueva mentalidad socialista en la mente de los sujetos históricos? La respuesta es sí y no -aunque el Estado de la Alemania del Este trató de crear un nuevo asentamiento socialista, divorciado de cualquier vínculo con el pasado presocialista, el proyecto de construcción masiva dejó al descubrió la verdad enterrada, literalmente, en el suelo, de modo que el impulso de colonizar las afueras de Berlín no fue nuevo en absoluto. Por otra parte, la construcción de una nueva ciudad desde la nada, utilizando edificios idénticos y repetidos, crea una especie de efecto panóptico, que dio a la Stasi la posibilidad de una vigilancia más completa de la que tenía previamente”.

Asimismo, a quien la lectura previa le haya despertado la curiosidad puede repasar la introducción del volumen que ofrece el editor, de la cual extraemos el siguiente párrafo:

“El argumento central de este volumen se estructura en cinco niveles. En primer lugar, se argumenta que la construcción de grandes asentamientos de viviendas prefabricadas como Marzahn en la RDA fue la culminación de una larga historia, especialmente en Berlín, por tratar de resolver el problema de los ruinosos barrios pobres de la clase obrera reasentándola en los bordes de la ciudad. En segundo lugar, vemos que Marzahn y los asentamientos similares eran una manifestación de un deseo utópico y modernista, especialmente entrelazado con el socialismo del siglo XX, para crear literalmente el socialismo mediante la construcción física sobre una tabula rasa, donde los restos materiales del capitalismo ya no podían entrometerse y, por tanto, frustrar el futuro socialista. En tercer lugar, se discute que, a pesar de los intentos de la RDA por borrar el pasado, en Marzahn acabó desenterándolo (literalmente), a la vez que repitiéndolo en una especie de eterno retorno en el intento de colonizar las tierras fuera de Berlín. En cuarto lugar, se observa que la realidad material y espacial del entorno construido en Marzahn fue una manifestación y un conducto para el poder del Estado y del Partido Comunista sobre sus ciudadanos de la manera más íntima, tanto por las formas en que la planificación y la construcción se llevó a cabo, fluyendo desde la estructura de la burocracia estatal y de su economía planificada, como porque proporcionó una oportunidad casi perfecta al Estado de observar y controlar a sus ciudadanos. En quinto lugar, descubrimos que la experiencia vivida por los que se trasladaron a Marzahn fue de ruptura profunda de sus mundos cotidianos sensorial, espacial y material,  lo cual alteró su sentido de sí mismos a través del tiempo, siendo verdaderamente eficaz, si bien no en la creación de una “personalidad socialista”, sí en la creación de una nueva comunidad socialista”.

© Oxford University Press 2016

Memorias de la revolución cultural china

No ha sido en ninguna gran editorial, pero no debería pasar desapercibido un volumen como The Cowshed: Memories of the Chinese Cultural Revolution (NYRB), de Ji Xianlin. Veamos cómo lo presenta el editor:

COWSHED

“La Revolución Cultural de China comenzó en 1966 y condujo a una década de reinado de terror maoísta en China, en la que millones de personas murieron o fueron enviadas a campos de trabajo a lo largo del país o sometidas a otras formas de disciplina extrema y de humillación. Ji Xianlin fue uno de ellos. The Cowshed es el desgarrador relato de su encarcelamiento en 1968 en el campus de la Universidad de Pekín y de su posterior desilusión con el culto a Mao. A medida que el campus pasaba por una espiral de frenesí político, Ji, profesor de lenguas orientales, fue perseguido por profesores y alumnos de su propio departamento. Su casa fue allanada, sus posesiones más preciadas destruidas y el propio Ji tuvo que soportar horas de humillación en brutales “sesiones de lucha.” Se vio obligado a construir un establo (una prisión improvisada para los intelectuales que fueron etiquetados como enemigos de clase) en el que luego se alojócon otros excolegas. Su testimonio de esta experiencia terrible está lleno de afilada ironía, empatía y notable perspicacia sobre un acontecimiento central en la historia de China.

En la China contemporánea, la Revolución Cultural sigue siendo un tema delicado, poco discutido, pero si un ciudadano chino ha leído un libro sobre el tema, es probable que sean las memorias de Ji. Cuando The Cowshed se publicó en China en 1998, se convirtió rápidamente en un éxito de ventas. La Revolución Cultural casi había desaparecido de la memoria colectiva. Los intelectuales más destacados rara vez hablaban abiertamente de la revolución, y los libros sobre el tema eran casi inexistentes. En el momento de la muerte de Ji, en 2009, poco había cambiado y, a pesar de su popularidad, The Cowshed sigue siendo uno de los pocos testimonios de su especie. Como Zha Jianying escribe en la introducción, “El libro se ha vendido bien y la edidión se mantiene. Pero, en silencio, las autoridades también tomaron medidas para restringir la discusión pública de la memoria, pues el asunto sigue siendo tratado como confidencial. (…)”.

He aquí un extracto de la introducción, ofrecida por el NYT:

“En el centro del libro se sitúa el establo, el término popular para los centros de detención improvisados ​​que habían surgido en muchas ciudades chinas. Este se creó en el corazón del campus de la Universidad de Pekín, donde el autor fue encerrado durante nueve meses con otros muchos profesores y funcionarios caídos, dedicados al trabajo manual y a recitar trozos de los escritos de Mao. El ambiente infernal del lugar, la pavorosa variedad de violencia física y psicológica que los guardias infligían diariamente a los presos con placer sádico, el hambre y la degeneración humana, son vívidamente descritos. De hecho, de todas las memorias de la Revolución Cultural, no puedo pensar en otra que ofrezca un testimonio tan devastador, directo y detallado sobre el abuso físico y mental que sufrió toda una comunidad intelectual presa . Después de leer el libro, un amigo intelectual chino me lo resumió así: “Este es nuestro Auschwitz”.

Revivir mentalmente tal oscuridad y registrarlo todo de una manera tan invariablemente franca pudo no haber sido fácil para un hombre de edad avanzada: Ji tenía más de ochenta años cuando lo escribió. En el primer capítulo, confiesa haber esperado durante muchos años, en vano, a que otros se adelantarán a dar testimonio. Perturbado por el silencio colectivo de la generación anterior y la creciente ignorancia de los jóvenes acerca de la revolución cultural, finalmente decidió tomar la pluma él mismo.

(…)

Ji Xianlin murió en 2009. Dos años después de su muerte, una alumna de la Universidad de Pekín, llamada Zhang Manling y cercana a Ji, publicó un artículo sobre su amistad e hizo algunas revelaciones inusuales. En 1989, después de que los estudiantes comenzaran la huelga de hambre en la plaza de Tiananmen, Ji y otros profesores de la Universidad de Pekín decidieron mostrar públicamente su solidaridad con los jóvenes haciéndoles una visita. Ji, el más antiguo y más famoso de los profesores, viajó por todo lo alto: sentado en una banqueta en la parte superior de un triciclo  con respaldo plano, que llevada ceñida una gran bandera blanca en la que se leía “Primer Rango, Profesor Ji Xianlin”,  el anciano Ji, de setenta y ocho años, era tirado por un estudiante del campus occidental que pedaleó por toda la ciudad. Cuando por fin llegaron a la plaza de Tiananmen, los estudiantes estallaron en encendidos aplausos.

Durante la purga posterior a la masacre, en todas las reuniones de la facultad donde todo el mundo se vio obligado al  tai Biao (declarar su posición), Ji se limitó a decir: “No pregunte, o diré que fue un movimiento democrático patriótico”.  Entonces, un día, Ji se alejó de su residencia en el campus, detuvo un taxi y pidió que le llevara  a la oficina de seguridad pública local. “Soy el profesor Ji Xianlin de la Universidad de Pekín”, le dijo Ji a la policía al llegar. “He visitado dos veces la plaza de Tiananmen. Los estudiantes me despertaron, así que por favor enciérreme con ellos. Tengo más de setenta años y ya no quiero vivir más”. Los policías se sorprendieron, por lo que llamaron a los funcionarios de la Universidad de Pekín, que se apresuraron a llevárselo de nuevo al campus por la fuerza.

Era, de nuevo, uno de esos momentos de alta presión, terribles y trágicos en la larga historia de China. Pero esta vez, actuando solo, Ji igualó el honor de un verdadero erudito confuciano”.

The New York Times propone, a su vez, un repaso a las imágenes tomadas por Li Zhensheng que se contienen en el volumen (malamente traducido como) Soldado Rojo De Las Noticias (Phaidon Press), que cuenta con una introducción de Jonathan D. Spence. Existe asimismo una web creada para complementar una exposición que recorrió Europa hace unos años (2003-2005) y que contiene algunas de  estas fotografías.  Finalmente, se puede leer asimismo un extracto de las memorias de Ji.

© 2016, New York Review Books

Testimonios de Auschwitz: los documentos enterrados

Los historiadores Nicholas Chare (Montréal) y Dominic Williams (Leeds) han publicado este año un interesantísimo volumen titulado Matters of Testimony. Interpreting the Scrolls of Auschwitz (Berghahn). No es la primera vez que ambos se acopian para tratar este asunto compartido. En 2013, abrieron la serie “The Holocaust and Its Contexts” que lanzaba Palgrave bajo la dirección de Olaf Jensen (Leicester) y Claus-Christian W. Szejnmann (Loughborough). En aquella ocasión, ambos coeditaban el libro Representing Auschwitz y firmaban sendos textos sobre el mismo objeto (obra que, dicho sea de paso, cerraba Hayden White: “Coda: Reading Witness Discourse”).

Sobre este nuevo libro, los autores se han explayado en diversos lugares, como el artículo firmado en Slate o en el propio blog del editor. Además, este sello nos ofrece como aperitivo el capítulo introductorio, titulado “Matters of Testimony“.  Así empieza:

Matters of Testimony

“En febrero de 1945, en las semanas posteriores a la liberación de Oswiecim por el 60 Ejército del Primer Frente Ucraniano, el enorme complejo de Auschwitz Birkenau se mostró difícil de manejar. El Ejército Rojo, preocupado por asegurar su posición contra los intentos alemanes de recuperar la valiosa zona industrial de Silesia, tenía pocos recursos para desplegarse por los múltiples lugares del campo. Los terrenos de Birkenau estaban llenos de escombros y basura. Había equipajes en los vagones de un tren que había quedado en la rampa de descarga, y también lo había desparramado por el suelo cercano. Las SS en su huida habían prendido fuego a los almacenes, y volado el crematorio. La nieve comenzaba a derretirse, dejando todo en un mar de lodo, y revelando más de lo que se había dejado atrás: fosas comunes y restos humanos quemados. Alrededor de seiscientos cadáveres se habían encontrado en el interior de bloques o tumbados en la nieve, y necesitaban ser enterrados. De los siete mil prisioneros que habían sido liberados el 27 de enero, cerca de cinco mil necesitaban algún tipo de tratamiento. Funcionarios médicos soviéticos y voluntarios de la Cruz Roja Polaca llegaron al campo para cuidarlos.

Andrzej Zaorski, un médico de 21 años de edad, colocado en Cracovia, fue uno de estos voluntarios. Llegó a Auschwitz una o dos semanas después de su liberación, en donde, según recuerda veinticinco años más tarde, fue alojado en casa del comandante. Encontró un libro, profusamente ilustrado, entre los papeles dejados atrás. El autor, un hombre de las SS, describía las aves de las proximidades del campamento, y agradecía a su comandante el permiso para realizar tales observaciones. En los árboles de los alrededores del campamento, advirtió Zaorski, había un montón de cajas-nido para aves. Preocupado como estaba por el asunto del tratamiento de los exprisioneros, permaneció en un primer momento en el recinto de Auschwitz I, el Stammlager. Cuando llegó, todos los antiguos prisioneros habían sido trasladados allí y alojados en sus cuarteles, dejando Birkenau y Monowitz desiertos. Claramente tenían dificultades para adaptarse a su nueva condición de pacientes, ya que ocultaban su pan bajo el colchón y trataban de escapar si se les hablaba mientras estaban tomando un baño.

Al cabo de unos días, Zaorski y algunos compañeros voluntarios encontraron tiempo para visitar el sitio Birkenau, a tres millas de distancia. Vio a un montón de cenizas tras  las ruinas de los crematorios II y III, con grupos de personas hurgando en ellas. Empezaron a correr en cuanto los médicos se acercaron. En la parte superior de una pila, Zaorski encontró una botella de vidrio de medio litro, sellada, que contiene un montón de papeles.

Abrí la botella y saqué de ella unas hojas de papel cuadriculado, magníficamente conservado. Habían sido plegadas en forma de carta. En la cara más externa del papel, con la que se había hecho un envoltorio provisional, se podía ver la dirección de la Cruz Roja Polaca. En una parte interna de la carta había escrita otra dirección, esta vez al destinatario real, en Francia … Debido a que la carta fue doblada y enrollada en papel, y no en un sobre cerrado, desenrollé un par de hojas escritas en francés . Era una carta personal a una esposa… El autor de la carta describía el terrible destino y las experiencias a las que había sobrevenido como uno de los trabajadores en el crematorio, forzado por los alemanes a formar parte del equipo del crematorio. Afirmaba claramente que iba a morir, sin duda, al igual que todos sus colegas y predecesores obligados a hacer el mismo trabajo. Daba una serie de instrucciones sobre la vida después de la guerra, junto con algunos datos bancarios. Le pedía que no volviera nunca, que nunca más viajara a Polonia.

(…)”

Como ambos autores señalan en el citado texto para Slate, “los Rollos (scrolls) de Auschwitz comprenden una variedad de documentos escritos por los miembros del Sonderkommando, o Equipo especial, un grupo de prisioneros predominantemente judíos que fueron obligados a trabajar en los crematorios de Auschwitz-Birkenau. (El hijo de Saúl,…, se inspiró en los Rollos). Estos escritos fueron enterrados en los terrenos de los crematorios en 1944. Entre 1945 y 1980, fueron descubiertos ocho escondites de documentos de cinco autores conocidos, en su mayoría por casualidad; pocos que sabían de su paradero habían sobrevivido. Como muestra nuestro libro recientemente publicado,(…), los documentos enterrados en Auschwitz proporcionan nuevas e importantes ideas sobre el Sonderkommando y sobre los testimonios del Holocausto en general.

Los relatos del Sonderkommando de los supervivientes de Auschwitz son en su mayoría reacciones de horror e incomprensión sobre su abyecto estado. A menudo fueron descritos como brutos borrachos, que habían traicionado a sus compañeros judíos por la oportunidad de vivir unos cuantos meses más. Los escritores más comprensivos todavía les presentan como traumatizados y carentes de emociones, e incluso los sobrevivientes de la Brigada Especial hablaban a menudo de que solo eran capaces de soportar su suerte renunciando a cualquier tipo de vida interior. Los Rollos de Auschwitz nos ofrecen la oportunidad de escuchar las voces propias del Sonderkommando, de lo que ellos mismos describen como el corazón del infierno. Lejos de ser los autómatas de la leyenda, podemos verlos como  personasque pensaban y sentían”.

En fin, en ese mismo texto de Slate se puede ojear algunos de esos rollos.

© 2016, Berghahn Books / Nicholas Chare & Dominic Williams / The Slate Group 

La historia y las batallas por el pasado: ¿cambiamos los nombres de las calles?

Uno de los debates habituales y recurrentes en todo tipo de sociedades es el referido a qué se conmemora y, en consecuencia, a los nombres de personas o momentos históricos que han de tener o no un lugar en el catálogo nacional de lo ilustre (la llamada “simbología”).   En la senda de lo ocurrido en los EE.UU., los británicos, por ejemplo, llevan tiempo debatiendo qué hacer con la estatua de Cecil Rhodes que alberga la Universidad de Oxford. Y en diversas ciudades españolas, por citar otro caso reciente y cercano,  el cambio de nombres del callejero ha generado una gran polémica.

SPA-2014-San_Lorenzo_de_El_Escorial-Valley_of_the_Fallen_(Valle_de_los_Caídos)
Valle de los Caídos. CC BY-SA 4.0

De esos asuntos trata el texto que James Grossman, director ejecutivo de la AHA publicó en el número de febrero de Perspectives on History, titulado: “Whose Memory? Whose Monuments? History, Commemoration, and the Struggle for an Ethical Past“.

Su texto, como de inmediato se verá, alude a la reciente reunión anual de la AHA, más en concreto a la sesión plenaria dedicada a “The Confederacy, Its Symbols, and the Politics of Public Culture”.  Veamos lo que escribe:

“Jesse Washington fue linchado -quemado hasta morir- el 15 de mayo de 1916. Sucedió en Waco, Texas. Leí por primera vez sobre este acto de terrorismo doméstico hace más de tres décadas mientras hacía una investigación para mi tesis doctoral. Me lo encontré de nuevo en diciembre mientras trabaja en la introducción a la sesión plenaria en la reciente reunión anual de la AHA, que tuvo lugar en el centro de Atlanta, a 15 minutos a pie del National Center for Civil and Human Rights. Las colecciones del Centro incluyen una imagen del cadáver de Jesse Washington reproducido en una tarjeta postal que lleva un mensaje de su remitente a sus padres: “Esta es la barbacoa que tuvimos anoche. Soy el de la izquierda, el que tiene una cruz encima”.

Wikimedia Commons
Wikimedia Commons

Esta es una parte importante del pasado americano. El suceso no tiene ningún monumento, ni otro memorial que este espantoso testimonio de una forma perversa de entretenimiento popular (se estima que pudo haber hasta  15 mil asistentes). Los memoriales de linchamiento son pocos y distantes entre sí, a pesar de su frecuencia durante el medio siglo posterior a la emancipación, a pesar de su clara importancia para la historia de los Estados Unidos. Pero no hay escasez de monumentos para los soldados confederados, el último (por lo que yo sé) erigido en Sierra Vista, Arizona, el 17 de abril de 2010. De particular interés para nuestra reunión fue Stone Mountain, a media hora de distancia,  el lugar del mayor monumento confederado en el mundo: un bajorrelieve tallado en la montaña que representa a Stonewall Jackson, Robert Lee y Jefferson Davis a caballo. Terminado en 1972, más de medio siglo después de que comenzaran los trabajos, el monumento marca el lugar de la fundación del moderno Ku Klux Klan (1915) y fue una referencia para Martin Luther King Jr. en 1963 : “¡Que repique la libertad desde Stone Mountain en Georgia.”

Lo que es memorializado y lo que queda en la memoria popular no es accidental. Se toman decisiones sobre lo que se construye, se muestra y sobre las inscripciones. Los memoriales son conmemoraciones públicas que legitimar lo que viene en llamarse “patrimonio”. Nuestra intención era explorar estas opciones en nuestra sesión plenaria, inspirada en las controversias en torno a la bandera de la Confederación que siguió a raíz de un acto más reciente de terrorismo doméstico: el asesinato de nueve afroamericanos durante un servicio religioso en la Emanuel African Methodist Episcopal Church el 17 de junio de 2015. Nuestro panel se centró en el significado, uso y consecuencias de los memoriales confederados, y en los debates que han surgido sobre la conmemoración con las denominaciones.

Este debate ha empujado a los historiadores al centro de la cultura pública. Muchos miembros de la AHA son miembors de instituciones donde los estudiantes han organizado protestas dirigidas a la eliminación de nombres de individuos contaminados por ideas desacreditadas o identificadas con políticas desacreditadas, a menudo relacionados con la raza y el racismo. Otros han abordado los problemas como los historiadores deberían hacerlo: como expertos en “lo que realmente ocurrió” y sobre cómo la cultura pública ha creado nuevas historias o imaginarios a través de una memorialización basada en relatos populares, a veces narraciones cuidadosamente elaboradas por intereses económicos y políticos con fines particulares. “¿Cuál es el papel del historiador en este momento”?, se preguntó la panelista Daina Berry: “Proporcionar el contexto en el que la gente puede entender las muy complejas cuestiones del pasado y del presente”.

¿Como hacemos eso? ¿Cambiamos el nombre a miles de carreteras, edificios e instituciones de todo el país? Quizás. El panelista David Blight sugirió que como historiadores tenemos la competencia, tal vez incluso la responsabilidad profesional, de pensar en la posibilidad de trazar lo que llamó una “línea”. Se podría dibujar esa línea en las personas que tomaron las armas -de hecho, cometieron traición- para defender los derechos de algunos seres humanos a poseer, comprar y vender a otros seres humanos.  Lee. Stonewall Jackson. Davis. Pero ¿qué pasa con Woodrow Wilson o Lord Jeffrey Amherst? ¿Dónde se fija nuestra línea con respecto a los innumerables otros que forman parte integrante de la larga y compleja historia del racismo estadounidense?

No podemos borrar estas historias simplemente desmantelando los recordatorios. Como Earl Lewis, presidente de la Andrew W. Mellon Foundation, nos recuerda de manera convincente, “No podemos exorcizar el pasado sin afrontarlo por completo”.  Este es el trabajo de los historiadores. Nuestros colegas que trabajan en museos, parques nacionales y otros lugares de memoria histórica tendrán que luchar con la pregunta planteada por el panelista y conservador de museo John Coski: “Realmente, no se puede borrar la historia. Se puede borrar su presentación, se puede borrar su memoria, puede borrarse un sesgo particular de la misma, pero ¿es realmente eso borrar la historia? ”

Por supuesto que no. Lo que pasó, pasó. Así que en los campus universitarios tenemos una oportunidad única: enseñar a los estudiantes cómo averiguar lo que sucedió en el pasado, y que eso les proporcione una oportunidad para hacer que ese pasado converse directamente con el presente, incluyendo los objetos conmemorativos que encuentran problemáticos, cuando no francamente ofensivos. Incluso podemos ser un poco más imaginativos, ofreciendo oportunidades para desarrollar habilidades y hábitos que los empleadores dicen que nuestros estudiantes necesitan, que sean colaborativos y multidisciplinares. Los graduados en historia, por ejemplo, podrían trabajar con estudiantes de diseño y arquitectura para crear marcadores históricos -tal vez incluso pequeños monumentos- que se pongan al lado y hablen del nombre de un edificio del campus  o del de una estatua, tanto histórica como estéticamente. Se necesitarán estudiantes para hacer las investigaciones necesarias, escribir textos, colaborar con colegas en disciplinas necesarias para la elaboración y presentación de propuestas para tal construcción, y tal vez utilizar medios digitales para difundir su trabajo más allá del campus. Los estudiantes están interesados ​​en estos temas; aprovechemos ese compromiso para cumplir las misiones educativas de colleges y universidades.

Si no podemos borrar el pasado, tampoco podemos borrar los recuerdos del pasado -son una parte importante de nuestra historia. Todo tiene una historia: la esclavitud misma, la defensa de la esclavitud, el mito de la causa perdida y la resurrección de ese mito con fines políticos en respuesta al movimiento de derechos civiles de mitad del siglo XX. Como historiadores, sabemos que este es el propósito del revisionismo. Si ese término implica invención y  falsedad para algunos lectores, entonces es nuestro trabajo  explicar mejor el término y el proceso.

Y como historiadores, tendremos que asumir nuestra parte en la evolución de una memoria nacional que produjo libros de texto que elogiaban a los dueños de esclavos por civilizar a sus esclavos y justificaban la eliminación y la matanza de generaciones de nativos americanos. Las manos de la AHA de ninguna manera están limpias. Todavía tenemos un premio Dunning, perfectamente a juego con la ahora desacreditada (y “revisada”) “escuela Dunning” de reconstrucción historiográfica. Nuestra revista es cómplice de la legitimación de las historias que han hecho daño. Estas historias han sido revisadas, generalmente desechadas en nuestros programas de estudio y narraciones. Pero reinaron durante medio siglo o más, y todavía imponen respeto sustancial en la cultura popular. Este nuevo examen requerirá humildad y persistencia. Nuestros maestros hicieron algunas cosas mal. Los suyos hicieron algunas cosas mal. Y sí, sin duda también nosotros hacemos algunas cosas mal. Sin hundirse en el cenagal del whigismo, espero que estemos mejorando”.

cc
Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.

Matthew Desmond: Desahuciados, pobreza de unos, ganancia de otros

Hoy nos desviamos del camino habitual, el de la historia contemporánea, para transitar por el de la sociología. Hay dos razones para ello. En primer lugar, porque, en efecto, los críticos dicen que estamos asistiendo a una nueva estrella en este campo. Se trata del joven Matthew Desmond. Baste decir que  The Chronicle of Higher Education  publicó un texto de  Marc Parry titulado “The Great Expectations of Matthew Desmond“, breve que dicha publicación difundió con un encabezado aún más claro: “Sociology’s Next Great Hope”.  En segundo lugar, por el tema, tan de actualidad, ya que trata el asunto de los desahucios. En concreto, su libro se titula Evicted: Poverty and Profit in the American City (Crown).

Evicted

Por lo anterior, les recomiendo el escrito de Parry.  Este veterano reportero inicia su crónica aludiendo a una larga charla entre una agente literaria (Jill Kneerim) y un potencial cliente.  Nos recuerda que se trata de una veterana negociadora que ha promocionado con éxito las obras de académicos de Harvard como Stephen Greenblatt y Caroline Elkins.  Y es aquí donde le llega el turno a Matthew Desmond, “un etnógrafo urbano con ganas de luchar contra la pobreza. Otra de las estrellas de Cambridge [MA] que rinde visita a esa oficina [la de la agente] cercana a la North Station de Boston”.

La susodicha charla, nos dice, tuvo lugar en 2013, cuando Desmond ya había conseguido iniciar la carrera con la que todo el mundo académico sueña. Harvard le había incluido en su Society of Fellows; la editora de la Universidad de Chicago le había publicado un libro basado en su tesis; laa Fundación John D. y Catherine T. MacArthur le había concedido una beca de cerca de 500 mil dólares;  y el New York Times había cubierto su investigación.

Más aún. Cuando Kneerim conoció a Desmond, aceptando trabajar con él, su interés se acrecentó. Su experiencia le decía que los reformadores sociales con ideas brillantes rara vez son buenos escritores, pero Desmond ofrecía el tipo de prosa que enloquece a los editores. Tan segura estaba, que en abril de 2014 decidió enviar su propuesta a 17 editores de otros tantos sellos. “Su carta de presentación prometía que el libro, una narración sobre ocho familias que se enfrentan al desahucio, se leería como el premiado `Random Family con la autoridad de un William Julius Wilson´”.

Y -prosigue Parry-  “la reacción no se hizo esperar. Quince editores presentaron una oferta”. Entre estos,  Amanda Cook del sello Crown, que no había dejado pasar la oportunidad de conocer a Desmond en Cambridge. “Sentí como si se aplicara una nueva lente sobre la pobreza y la desigualdad”, dice Cook. “Hemos estado oyendo cosas sobre empleos,  educación, sistema de justicia penal, los cuales claramente desempeñan un papel. Pero solo al al leer la propuesta de Matt empecé a ver la vivienda como el corazón del problema”.

El entusiasmo de Cook ayudó a que Crown se impusiera en la subasta por el libro. Añade Parry que nadie suelta prenda sobre cuánto pagó el editor, pero se podría aventurar que se superan las seis cifras, lo cual es una suma asombrosa en un campo como este, donde un etnógrafo veterano se podría dar con un canto en los dientes si consiguiera un adelanto de cuatro cifras. En fin, como remate, en septiembre pasado la Fundación MacArthur concedió a Desmond una “genius grant.

Para completar la descripción de Parry, se puede recomendar asimismo la elogiosa reseña que Barbara Ehrenreich, ensayista y activista social estadounidense, publicó no hace mucho en el NYT. Tras indicar que es un libro increíble y que (con Katherine Boo) abre una nueva vía para analizar la pobreza, concluye así:

“Cerca del final de su libro, Desmond introduce tentativamente el concepto de `explotación´ –  `una palabra que ha sido eliminada del debate sobre la pobreza´.  El propietario que desalojó a Lamar, a Larraine y a tantos otros es lo suficientemente rico como para permitirse unas vacaciones en el Caribe mientras sus inquilinos tiritan en Milwaukee. El propietario del parque de caravanas gana más de 400 mil dólares al año. Estos ingresos son posibles gracias a la extrema pobreza de los inquilinos, que tienen miedo de quejarse y que carecen de cualquier forma de representación legal. Desmond menciona los créditos rápidos  y las universidades con fines de lucro como explotadores adicionales de los pobres  -una lista a la que podrían añadirse las compañías de tarjetas de crédito, los usureros, los vendedores de muebles que fomentan los pagos con opción de compra y muchos otros que han encontrado una manera de aprovecharse del sudor y las lágrimas humanos. La pobreza en Estados Unidos se ha convertido en un negocio lucrativo, con resultados terribles: `Ningún código moral o principio ético´, escribe, `ni escrito ni enseñanza sagrada pueden ser convocados para defender aquello en lo que hemos permitido que nuestro país se convierta´”.

Como decía, les recomiendo la lectura de los textos completos de Parry y Ehrenreich. Por lo que aquí respecta, nos quedamos ya con la presentación editorial:

“De Matthew Desmond, sociólogo de Harvard y “Genius” MacArthur,  un señalado trabajo de investigación y un reportaje que cambiará para siempre la forma de ver la pobreza en Estados Unidos.

En este brillante y desgarrador libro, Matthew Desmond nos lleva a los barrios más pobres de Milwaukee para contar la historia de ocho familias al borde del abismo. Arleen es una madre soltera que intenta sacar adelante a sus dos hijos con los 20 dólares al mes que le quedan tras pagar por su ruinoso apartamento. Scott es un amable enfermero consumido por la adicción a la heroína. Lamar, un hombre sin piernas en un barrio lleno de niños que cuidar, intenta solucionar su endeudamiento. Vanetta participa en un atraco frustrado tras haberle recortado las horas de trabajo. Todos están gastando casi todo lo que tienen en el alquiler, y todos se han quedado atrás.

El destino de estas familias está en las manos de los dos propietarios: Sherrena Tarver, exmaestra de escuela convertida en empresaria del centro de la ciudad, y Tobin Charney, que gestiona uno de los peores parques de caravanas en Milwaukee. Ambos detestan a algunos de sus inquilinos y aprecian a otros, pero como dice Sherrena “el amor no paga las facturas.” Ella va a desahuciar a Arleen y a sus chicos un par de días antes de Navidad.

Incluso en las zonas más desoladas de las ciudades norteamericanas, los desahucios solían ser poco frecuentes. Pero hoy en día la mayoría de las familias pobres que viven alquiladas están gastando más de la mitad de sus ingresos en la vivienda, y el desalojo se ha vuelto algo habitual, especialmente para las madres solteras. Con una prosa vívida e íntima, Desmond proporciona una visión a ras de suelo de una de las cuestiones más urgentes a las que se enfrentan los Estados Unidos hoy en día. Cuando vemos familias obligadas a ir a refugios, a habitar en casas miserables o en barrios más peligrosos, somos testigos del coste humano de la vasta desigualdad en los Estados Unidos -y de la determinación y la inteligencia de la gente para afrontar la adversidad.

Con años de trabajo de campo incorporado y con los datos minuciosamente recogidos, este libro magistral transforma nuestra comprensión de la pobreza extrema y de la explotación económica, al tiempo que proporciona nuevas ideas para resolver un problema devastador y exclusivamente [¿?] estadounidense. Sus inolvidables escenas de esperanza y pérdida nos recuerdan la centralidad de la vivienda, sin la cual no es posible nada más”.

Como complemento, pueden leer el breve avance que el propio Desmon publicó no hace mucho en New Yorker o el adelanto, algo más extenso, que apareció en Fast Focus.

© 2016 The Chronicle of Higher Education / The New York Times Company / Penguin Random House 

Los historiadores y el big data: empleando el “macroscopio”

A finales del pasado año apareció un volumen titulado Exploring Big Historical Data. The Historian’s Macroscope (Imperial College Press), obra de los historiadores Shawn Graham (Carleton University), Ian Milligan (University of Waterloo) y Scott Weingart (Carnegie Mellon University). El trabajo empezó mucho antes, como es lógico, con la particularidad de que sus autores fueron mostrando el borrador a medida que lo iban redactanto. Y todavía puede consultarse.

Historian's Macroscope

Veamos el prefacio de ese borrador en línea:

“La historiadora se sienta en su escritorio y enciende la lámpara. Comienza a estudiar minuciosamente una pila de procedimientos judiciales mal fotocopiados del  Londres de finales del siglo XVIII, y transcribe el texto. A medida que trabaja, comienza a advertir patrones interesantes en el lenguaje utilizado para describir a las presas jóvenes. ‘Me pregunto….’.  Va al Old Bailey Online y comienza a buscar. Pronto, obtiene un corpus de un millar de procesos judiciales sobre mujeres presas. Descarga las transcripciones completas y las carga en Voyant Tools. Momentos después, tiene una gráfica de las palabras clave, sus posiciones y sus frecuencias en el tiempo. Crece cierta sospecha. Se dirige a MALLET y comienza a buscar la estructura semántica subyacente en los registros. El algoritmo, después de mucha exploración, parece sugerir que hay 23 temas que dan cuenta de la mayor parte de las palabras de cada texto.

Pero, ¿qué significan estos temas y estas listas de palabras? Ella comienza a explorar la relación entre los temas y los textos, dejando al descubierto una red de discurso, aparentemente en torno al deber moral del Estado hacia las mujeres presas. Toma esta red y comienza a explorar sus características formales como tal red – ¿Qué palabras, qué ideas, son la clave semántica? – mientras al mismo tiempo ejecuta la herramienta RezoViz (parte de Voyant Tools) sobre el corpus  para extraer los nombres y organizaciones mencionados en el documento. Comienza a consultar la red social que ha extraído, y es capaz de identificar subcomunidades de mujeres y guardas, niños y hombres, redondeándolo en un conjunto más pequeño de individuos clave que entrelazan toda la comunidad penitenciaria. Pronto, ella capta un sentido poderoso, macroscópico, no sólo de los discursos en torno a un siglo de estudios de las mujeres, sino también de los principales individuos, de las organizaciones, de sus conexiones. Mira el reloj; han pasado dos horas . Satisfecha, cierra su macroscopio histórico, su ordenador, y vuelve una vez más a la transcripción manual.

Vivimos en una época donde los estudiosos de las humanidades necesitan entender lo que los medios digitales, sus algoritmos, supuestos, usos y agencia están haciendo a los proyectos tradicionales de la investigación humanista. Las humanidades y los  medios digitales -nuevos medios- se remontan a décadas atrás, y han informado a menudo el desarrollo de ambas partes. Tomando una más amplia visión de lo que puede significar “nuevos medios”, observamos que la introducción de las revoluciones anteriores en la tecnología de la comunicación y las formas en que representan / construyen el conocimiento humano supusieron igualmente nuevas perspectivas y nuevos métodos en respuesta.

Nuestra estudiosa antes aludida describe una forma en la que los historiadores podrían verse implicados con los llamados “datos masivos” en historia. Hay otras. Entre los tres autores de este trabajo, hemos explorado muchas herramientas y perspectivas diferentes sobre grandes volúmenes de datos para la investigación histórica y humanística. Este volumen representa nuestra visión de lo que son algunos de los más útiles de estos enfoques en desarrollo, de cómo usarlos, de lo cautelosos que debemos ser y del tipo de preguntas y de nuevas perspectivas que nuestro macroscopio plantea.

Llamamos a este libro Historians’ Macroscope para sugerir tanto una herramienta como una perspectiva. No estamos diciendo que esta sea la forma en la que historiadores tengan que “hacer” la historia cuando se trata de grandes volúmenes de datos; más bien, es una pieza del juego de herramientas, una forma más de tratar con “grandes” cantidades de datos con las que los historiadores tienen que vérselas ahora. Más aún, un macroscopio, una herramienta para mirar lo muy grande, sugiere deliberadamente el banco de trabajo de un científico, donde el investigador se mueve entre diferentes herramientas para la exploración de diferentes escalas, tomando notas en un cuaderno de laboratorio. Del mismo modo, un enfoque para grandes volúmenes de datos por parte del historiador (argumentamos) tiene que ser un enfoque público, con el historiador manteniendo un cuaderno abierto para que otros puedan explorar los mismos caminos a través de la información, aunque posiblemente lleguen a conclusiones muy diferentes. Este es un enfoque generativo: hablar de datos masivos para las ciencias humanas no sólo es tratar de justificar un relato sobre el pasado, sino generar otros nuevos, nuevas perspectivas, dadas nuestras atalayas y herramientas”.

© Shawn Graham, Ian Milligan, Scott Weingart.

Fuente: Graham, Shawn, Ian Milligan y Scott Weingart. “Preface”, The Historian’s Macroscope – working title. Under contract with Imperial College Press. Open Draft Version, Autumn 2013, http://themacroscope.org

**
Una advertencia final, que podemos tomar directamente de la reseña de Adam Crymble para Reviews in History. Dice allí: “El libro no es una “historia”. Hay pocos argumentos historiográficos que se sometan a escrutinio en este trabajo, lo que es una pena, ya que hará poco por ganarse a los historiadores “tradicionales”. Sin embargo, ya que ese no es su propósito, realmente no es algo que se pueda alegar en su contra. En su lugar, se trata de un manual de metodología digital dirigido a ‘un estudiante avanzado en busca de orientación, cuando se encuentra por primera vez con grandes volúmenes de datos’ (p. XX). (…) Lo recomendaría encarecidamente a cualquiera que estuviera diseñando un curso sobre el análisis textual digital, y los estudiantes pueden esperar una sólida formación en una serie de conceptos útiles, incluyendo la lectura a distancia, el topic modeling  y ​​el análisis de redes, así como la visualización de datos”.

Los armenios en Turquía, tras el genocidio

Como ya saben los habituales de este blog, el pasado año se inició el centenario del disputado genocidio armenio, motivo por el cual se han ido editando distintos trabajos. Y las publicaciones no cesan, abordando distintas perspectivas.  Entre ellas- y más abajo se mencionarán algunas-  conviene no dejar pasar una que analiza a los armenios que se quedaron en Turquía: Recovering Armenia. The Limits of Belonging in Post-Genocide Turkey (Standford UP), de la historiadora Lerna Ekmekcioglu. Además, esta estudiosa también participa en un volumen relacionado, aparecido a finales del pasado año: Genocide and Gender in the Twentieth Century: A Comparative Survey, editado por Amy E. Randall (Bloomsbury).

Recovering Armenia

En el enlace de la editorial podrá el lector repasar su contenido, pero en esta ocasió acudiré a la nota de prensa que difundió hace escasas fechas el centro en el que imparte su docencia, el célebre MIT.  En ese portal, Peter Dizikes se encarga de exponer las bondades del libro en los siguientes términos:

“En 1919, una residente de Estambul llamada Hayganush Mark hizo algo notable: empezó a publicar una revista. Hoy en día, eso puede no sonar extraordinario. Pero Mark era armenia. Cientos de miles de armenios acababan de ser masacrados como miembros de una minoría étnica y religiosa en el Imperio Otomano, y otros armenios siguieron huyendo en los años posteriores a 1915.

La publicación de Mark, Hay Gin, dio voz a un grupo en peligro de extinción – y siguió apareciendo hasta 1933, cuando el gobierno turco la cerró.

Por otra parte, Hay Gin ofreció perspectivas feministas sobre el trabajo, el matrimonio y la política, que no eran exactamente habituales en la época. Con la publicación de la revista, Mark se comprometía en un acto de valentía política, al tiempo que proporciona una guía sobre “cómo ser un armenio en la Turquía postgenocidio “, según escribe en un nuevo libro  sobre el tema la historiadora del MIT Lerna Ekmekçioğlu.

La pequeña comunidad de armenios que se quedó en Turquía, sobre todo en Estambul, tuvo que encontrar su camino durante un período de trauma emocional, discriminación continúa y agitación política (la República de Turquía fue fundada en 1923). Y muchas de esas personas se enfrentaron a una tensión permanente: querían modernizar la sociedad y presionar en pro de un cambio político, al tiempo que reconocían su deseo de mantener las costumbres sociales y usos tradicionales intactos, como una forma de preservar la comunidad armenia existencialmente amenazada.

“Trato de mostrar cómo se desarrolla la historia de [esos] armenios”, dice Ekmekçioğlu, que es McMillan-Stewart Associate Professor de historia en el MIT e integrante de su Programa sobre Women’s and Gender Studies. “Tuvieron que o eligieron vivir dentro de Turquía, junto a los responsables. ¿Qué hicieron para hacer que les funcionara? ¿Cómo se adaptaron a estas condiciones? ”

Una breve “periodo excepcional” de la esperanza

El libro de Ekmekçioğlu (…) es la primera historia en profundidad de los armenios que se quedaron en Turquía en el período inmediatamente posterior a la Primera Guerra Mundial. Al final de la guerra, los armenios se volvieron hacia los aliados victoriosos esperando que les ayudaran a forjar un Estado para los armenios turcos, contiguo al estado actual de Armenia. Querían un refugio seguro para las personas que permanecieron en su país, establecidos en lo que consideraban su patria histórica. Durante un tiempo, sus esperanzas suigieron vivas, en tanto las potencias aliadas victoriosas expresaron su apoyo a esos objetivos.

Ekmekçioğlu califica a los años de 1918 a 1922 como un “periodo excepcional” en la historia de los armenios en Turquía, el único momento en que confíaron obtener todos los derechos que no habían tenido bajo los otomanos. “Solo en este período pudieron [los armenios] sentirse libres, decir lo que querían decir  y plantear sus reivindicaciones”, señala.

Pero cuando los aliados perdieron interés en la condición estatal de Armenia, esas demandas se volvieron contra los armenios, que fueron acusados ​​de tratar de socavar el naciente Estado turco.

“La opinión pública turca interpretó sus demandas territoriales como una traición”, dice Ekmekçioğlu.

Así que los armenios  tuvieron que vivir de nuevo dentro de la República de Turquía como un grupo designado oficialmente como minoría no musulmana, con plenos derechos legales como ciudadanos turcos, pero en la práctica en permanente y significativa discriminación institucional e individual. Ekmekçioğlu sostiene que, a pesar de que los armenios no eran queridos por el Estado y la población mayoritaria, Turquía seguía siendo en gran medida un lugar habitable, no sólo porque era el hogar tradicional de los armenios locales, sino también porque el país estaba cambiando en este periodo. Turquía se convirtió oficialmente en un Estado laico, que alivió algo la presión sobre los armenios, que tenían la libertad de religión,de  idioma y ​​varios derechos educativos. El día oficial de descanso incluso cambió de viernes a domingo.

“Eso hizo que la vida de los armeniosfuera  más fácil, ya que pudieron  adaptarse con mayor facilidad”, observa Ekmekçioğlu . “Les ayudó a imaginar el futuro que podrían tener en Turquía.”

Empleando a Hayganush Mark y a Hay Gin como ventana en la sociedad armenia en aquel momento, el libro de Ekmekçioğlu se centra cuidadosamente en el papel de las mujeres como forjadoras de la identidad armenia en la Turquía moderna. En ese aspecto, la escritura y la labor editorial de Mark revelan diversos matices. Creía que las mujeres debían desempeñar papeles públicos, tener  libertad de trabajo y mantener sus propios nombres tras el matrimonio. Por otra parte, Mark se dio cuenta de que otras mujeres, y sin duda muchos hombres armenios, podrían no están de acuerdo o ser ambivalentes sobre los cambios en los roles de género tradicionales, así que  Hay Gin lo publicó artículos sobre moda, etiqueta, cocina, y otros asuntos tradicionales y domñesticos de las mujeres.

“Ella barruntaba que los armenios como comunidad no estaban listos para el feminismo radical”, dice Ekmekçioğlu, añadiendo que Mark y su círculo “aceptaron la feminidad tradicional, normativa. Pero también pensaba que todos deben tener voz sobre cómo se regiría su grupo y sobre cómo imaginar su futuro”.

O, en una frase armenia que Ekmekçioğlu recita, los dobles roles  de Mark suponían que “la pluma, la cuchara y la aguja siempre estaban a su lado.” La domesticidad superficial de Hay Gin también mantuvo la revista bajo el radar de los censores del gobierno, por lo menos hasta 1933. Sin embargo, los líderes religiosos de la comunidad armenia, como detalla Ekmekçioğlu, también desconfiaban de las ideas de Mark: ¿Qué sería de los armenios si sus mujeres quedaran demasiado integradas en una sociedad turca más amplio? Entre todos los problemas excepcionales a los que los armenios se enfrentaron, este es un dilema clásico de asimilación.

“Este tipo de apertura hacia el mundo trajo consecuencias”, dice Ekmekçioğlu.

Otros estudiosos han elogiado Recovering Armenia. Khachig Tölölyan, director de la Facultad de Letras de la Universidad de Wesleyan, dice que es una “historia muy innovadora” y “un trabajo pionero que resultará indispensable.”

Los temas que Ekmekçioğlu examina solo ahora están comenzando a encontrar una audiencia más amplia en Turquía. Como Ekmekçioğlu señala en el libro, aún no les está permitido a los armenios étnicos como ella enseñar en ciertos tipos de escuelas en Turquía, y creen que siempre han sido tergiversados en los relatos del pasado de la nación.

“La versión de la historia que recibí en la escuela y la que aprendí en casa eran realmente opuestas entre sí”, dice Ekmekçioğlu. “Vengo de una familia que hablaba de estas cosas. Hay muchas familias que no lo hicieron. Hubo un esfuerzo consciente por mantener esta memoria viva para nosotros”.

Por otra parte, el centenario del inicio del genocidio ha provocado un nivel de debate sin precedentes  en la misma en Turquía, cree Ekmekçioğlu. Junto con ello ha llegado una mayor franqueza sobre lo ocurrido y sobre la presencia armenia en curso en el país”.

Como complemento, remito a la entrevista con Lerna Ekmekcioglu que publicó hace un tiempo Hrant Galstyan en la revista armenia Hetq. Entre otras cosas, todas ellas interesantes, el diálogo termina del siguiente modo:

“Estaba interesada en tratar de entender la visión del mundo de los intelectuales y líderes políticos y religiosos armenios, de aquellos que permanecieron en Estambul o regresaron allí después de la Gran Guerra, que vivieron durante los años de ocupación cuando las esperanzas eran altas, y que luego se vieron decepcionados cuando los kemalistas lo ganaron todo y los armenios lo perdieron todo. ¿Cómo pudieron quedarse y qué hicieron para poder encajar en el nuevo país de los perpetradores sin remordimientos? ¿Cómo  cambiaron?, porque algunos de ellos eran las mismas personas que habían sido “antiturcas” durante los años de la ocupación aliada de Estambul y luego, después de 1923, estos líderes armenios tuvieron que asumir un discurso pro-turco.  ¿Cómo hicieron ese cambio en sus discursos? Esta fue una de las principales lineas del libro.

El otro motivo era entender cómo y por qué el feminismo armenio vivió su momento más vigoroso tras una crisis nacional existencial en la capital otomana. Después de una década de investigación y reflexión, respondí a estas preguntas en la forma de libro, que saldrá a finales de este año”.

Fuente: Peter Dizikes, “Life in the aftermath. MIT historian’s book explores life for Armenians in modern Turkey”, MIT News Office, 8 de enero de 2016. URL: http://news.mit.edu/2016/ekmekcioglu-book-armenia-0108. “Reprinted with permission of MIT News”: http://news.mit.edu/.

© 2016 MIT News / Hetq online

Y, en fin, a quienes estén interesados en el asunto, otras publicaciones recientes a considerar:

Justifying Genocide

Desde una perspectiva semejante a la aquí considerada, Armenians in Modern Turkey: Post-Genocide Society, Politics and History (IB Tauris), de Talin Suciyan, historiadora turcade ascendencia armenia de la que aún se pueden recuperar varias entrevistas en su web.

Como suele ser habitual, no suelen faltas las memorias, como las familiares que relata la periodista Dawn MacKeen en The Hundred-Year Walk : An Armenian Odyssey (HMH), también entrevistada al respecto.

Muy recomendable y sugerente es Justifying Genocide. Germany and the Armenians from Bismarck to Hitler (Harvard UP), del historiador Stefan Ihrig. Si en su trabajo anterior (Atatürk in the Nazi Imagination) defendió la tesis de que la Turquía de Atatürk sirvió de inspiración al nacionalsocialismo alemán,  ahora se esfuerza por mostrar las conexiones entre el genocidio armenio y el Holocausto judío (también hay entrevista al respecto).

Asimismo, puede repasarse la reciente producción francesa en el número 826 de la revista Critique (2016/3).

Finalmente, remito a la completísima entrada “Genocidio armenio, negacionismo turco, prejuicio alemán“, en el blog de Bartolomé Clavero.

Historia del movimiento abolicionista

A finales del pasado año, el historiador Joshua D. Rothman (director del Summersell Center for the Study of the South at the University of Alabama) firmaba un breve en Aegon sobre la relación entre la historia de la esclavitud y el capitalismo. Decía allí que el debate americano sobre el asunto se había situado entre dos perspectivas. Por un lado, quienes dicen que el ánimo de lucro, el espíritu empresarial y las relaciones de mercado definen la esclavitud en Estados Unidos; por otro, aquellos para quienes la sociedad de esclavos de los estados del sur carecía de un mercado laboral verdaderamente libre e impedía el cultivo de los valores burgueses y el desarrollo de las grandes ciudades, características distintivas de la sociedad capitalista.

Añadía que la primera de las opciones ha ido ganando terreno en los últimos años, señalando que la esclavitud fue profundamente capitalista e hizo contribuciones señaladas al floreciente mundo industrial. “Los libros de Edward Baptist, Sven Beckert y Walter Johnson han hecho la mayor parte del trabajo. Pero su obra, junto con la de los historiadores Daina Ramey Berry, Seth Rockman, Caitlin Rosenthal, Calvin Schermerhorn y muchos otros han puesto en marcha de manera efectiva un completo subcampo de la literatura dedicada a explorar las formas en que la servidumbre humana dio lugar a una superpotencia occidental moderna”.

El asunto es conocido y tiene muchas aristas, algunas de las cuales han sido analizadas de forma espléndida por Paul Gilroy.  En todo caso, y al margen de esa relación, hay otra que recientemente viene siendo explorada. Es lo que nos ofrece The Slave’s Cause A History of Abolition (Yale UP), de la historiadora Manisha Sinha.

The Slave's Cause

Para entender su valor, baste citar las palabras de su colega Ira Berlin en las páginas del NYT. Para este historiador, el volumen es ejemplo del trabajo de quienes “están tratando de conectar la guerra contra la esclavitud a otros movimientos de liberación. Ella es autora de estudios previos sobre los propietarios de esclavos y sus ideologías. En The Slave’s Cause: A History of Abolition traslada su atención desde los dueños de esclavos a sus mayores rivales, y su nuevo libro es un estudio enciclopédico del movimiento contra la esclavitud en los Estados Unidos, desde sus primeros movimientos antes de la revolución americana hasta la desaparición final de la institución tras la guerra civil. Es difícil imaginar una historia más amplia del movimiento abolicionista”.

En cuanto a su contenido, esto nos dice el editor:

“El conocimiento histórico habitual presenta a los abolicionistas como burgueses, en su mayoría blancos reformadores agobiados por el paternalismo racial y el conservadurismo económico. Manisha Sinha invierte esta imagen, ampliando su alcance más allá del período anterior a la guerra por lo general asociado con el abolicionismo, y lo presenta como un movimiento social radical en el que hombres y mujeres, blancos y negros, libres y esclavos encontraron un terreno común en diversas causas que van desde el feminismo y el socialismo utópico al antiimperialismo y los esfuerzos por defender los derechos de los trabajadores. Construido sobre investigación de archivo, incluyendo cartas y folletos recién descubiertos, Sinha documenta la influencia de la revolución haitiana y la centralidad de la resistencia esclava en la formación de la ideología y la táctica de la abolición. Este libro es una nueva y completa historia del movimiento abolicionista en un contexto transnacional. Ilustra cómo la visión abolicionista vinculó en última instancia la causa del esclavo a la lucha por redefinir la democracia estadounidense y los derechos humanos en todo el mundo”.

Y, en fin, para mayores aclaraciones, remitimos a la entrevista que Amy Crawford le hace en el suplemento “Ideas” del Boston Globe, que termina así:

“Ideas: Usted defiende la la abolición como movimiento de justicia social prototípico de los Estados Unidos. ¿Cómo influyó en otras luchas?

Sinha: A menudo se olvida que el movimiento de los derechos de las mujeres surgió en realidad a partir del movimiento de abolición. Fue realmente dentro abolicionismo donde muchos de los principales promotores de los derechos de las mujeres adquirieron experiencia como organizadores y conferenciantes. También compartieron la ideología de la igualdad humana y los derechos humanos -es un término que los abolicionistas utilizaban mucho, el de “derechos humanos”. Esta noción de los derechos humanos es independientemente de la raza y el sexo.

Al tratar de abordar el problema sistémico de la injusticia racial, haríamos bien en mirar al abolicionismo, ya que es un movimiento de radicales que se las arreglaron para lograr un cambio político. A pesar de las cosas a las que los movimientos radicales siempre se enfrentan, con las diferencias y divisiones, fueron capaces de impulsar efectivamente el movimiento y traducirlo en una agenda política – y de ganar en realidad”.

© 2016 Yale University / Aeon Media / The New York Times Company / Boston Globe

El Powerpoint: una maldita diapositiva tras otra

En el quinto número de la revista Computational Culture.
A journal of software studies, Erica Robles-Anderson y  Patrik Svensson nos ofrecen un muy interesante análisis sobre el Powerpoint, un texto titulado “One Damn Slide After Another: PowerPoint at every Occasion for Speech“. No es la primera vez que se trata tal asunto en esta bitácora, pero los comentarios de los aludidos autores merecen ser leídos con atención. He aquí el resumen;

Digital Projectors in Today's Church

“El PowerPoint está instalado en más de mil millones de ordenadores. Es el medio indispensable para las presentaciones, una de las aplicaciones de software más ubicuas en el mundo. Es probable que se haya utilizado para recaudar más dinero que cualquier otra herramienta en la historia. Los profesores confían en el PowerPoint. Los escolares de primaria lo usan para hacer presentaciones y también lo hacen los investigadores en ciencias, artes y  humanidades. Los sermones dominicales se ofrecen cada vez más con diapositivas, al igual que conferencias de prensa, ensayos y sesiones de información militar también se han convertido en ocasiones para emplearlas.  Dicen que el presidente de los Estados Unidos ve presentaciones de PowerPoint en la “Sala de Situaciones”.

Rara vez un dispositivo comercial ha ejercido tal dominio sobre las principales formas de discurso público. Durante más de veinticinco años,  PowerPoint ha presentadoen conferencias, eventos, charlas, sermones y reuniones informativas. Lo que antes eran momentos distintos,  se han formateado con el modelo de la demostración comercial. PowerPoint ofrece una infraestructura común, una plantilla para organizar el discurso y para la lógica de la argumentación. Como tal, conforma y produce el mundo. Sin embargo, la aplicación ha pasado casi totalmente desapercibida entre los estudiosos críticos de los medios de comunicación, de la tecnología y de las humanidades digitales. ¿Por qué? Pese a las extraordinarias quejas sobre la dominación total de los algoritmos, los protocolos, lo digital, los bits y la información, las condiciones materiales de uso del software rutinario ha sido en gran parte  descuidado como lugar clave para el trabajo cultural. ¿Dónde, por ejemplo, están los libros sobre software de impuestos, bases de datos de errores o aplicaciones de calendario personales? Quizá la omisión sea parte de un fracaso más grande a la hora de abordar el giro cotidiano.  Quizás simplemente sea difícil que los árboles nos dejen ver el bosque.

En este ensayo se contextualiza críticamente el PowerPoint. Se argumenta que muchas de las convenciones estilísticas asociadas con las diapositivas han sido durante mucho tiempo parte de las comunicaciones empresariales. La computación personal, sin embargo, aumenta proporcionalmente la producción de presentaciones. Y hace así que el trabajo intelectual esté vinculado con la expresión personal. El resultado ha sido el aumento de la cultura de la presentación. En una sociedad de la información, casi todo el mundo presenta. Analizar el software de presentación hace visible la -en gran parte- subestimada dependencia de la autoridad performativa en la producción de conocimiento. Al privilegiar inadvertidamente las relaciones entre la computación personal y formas de sociabilidad en red, los analistas culturales han dejado pasar las formas en que la computación personal transforma la cultura pública, las maneras en las que el software reconfigura las condiciones de la vida colectiva. Entrar en esas reconfiguraciones requiere tomarse en serio el software y su materialidad ampliada. El ensayo concluye con una discusión sobre los mecanismos alternativos de presentación. Si nosotros, como humanistas, queremos imaginar futuros con herramientas computacionales tendremos que analizar críticamente y  diseñar formas de middleware intelectual que materializan las relaciones entre los métodos de interpretación, los objetos con datos y las herramientas. Tendremos que hacernos preguntas como “¿Cómo piensa PowerPoint y cómo nos gustaría que pensara el software de presentación? “.

Dicho lo cual, solo cabe recordar que esta herramienta impone un modelo informativo reduccionista, muy alejado de la complejidad de nuestra disciplina y de la flexibilidad con la que se ha de impartir/presentar. El powerpoint es lineal, nada ambiguo, lo que puede bloquear e incluso aprisionar la explicación de lo que se quiere transmitir. Es decir, en último caso, exige al menos una reflexión concienzuda sobre su uso y no, como puede ocurrir, una utilización indiscriminada.

Fuente: Erica Robles-Anderson and Patrik Svensson, “One Damn Slide After Another: PowerPoint at every Occasion for Speech”, Computational Culture. A journal of software studies, volumen 5 (15/01/2016). URL: http://computationalculture.net/article/one-damn-slide-after-another-powerpoint-at-every-occasion-for-speech

El asesinato de William de Norwich y los libelos de sangre

Excepcionalmente, y este será el caso, abandonamos el ámbito de la historia contemporánea para adentrarnos en otras épocas históricas. El motivo, como se verá, es la perspectiva utilizada, cuyos rendimientos cognoscitivos van más allá de su aplicación a un período u otro. Además, aborda un asunto religioso, ocurrido en una Semana Santa de hace ya varios siglos, así que rima bien con los días que ahora transcurren.

Dicen sus editores –OUP– que se trata de una fascinante microhistoria, y así lo parece. Se trata de The Murder of William of Norwich. The Origins of the Blood Libel in Medieval Europe, de la historiadora y author Emily M. Rose. El asunto merece la pena -aunque ya se ha dicho que sobrepasa los límites de esta bitácora y el libro lleve meses publicado- y, además, nos permite   recordar el espacio que dedicamos hace años a la polémica obra de Ariel Toaff, que tantos comentarios suscitó.

Así se presenta:

Murder of William

“En 1144, el cuerpo mutilado de William de Norwich, un joven aprendiz de curtidor, fue encontrado abandonado fuera de los muros de la ciudad. El muchacho mostraba inquietantes signos de tortura, y muy pronto empezó a circular el relato de que se trataba de un asesinato ritual, realizado por judíos que imitaban la crucifixión burlándose del cristianismo. El esbozo del relato de William se expandió rápidamentemucho más allá de Norwich, y la idea de que los judíos estaban involucrados en el asesinato ritual quedó firmemente arraigada en el imaginario europeo.

El atractivo libro de E.M Rose se adentra en la historia del asesinato de William y del notorio juicio que lo siguió para descubrir el origen de la acusación de asesinato ritual -conocida como “libelo de sangre”- en la Europa Occidental de la Edad Media . Centrándose en específico contexto histórico del siglo XII – la reforma de la Iglesia, la situación de los judíos en Inglaterra y la segunda cruzada- y desentrañando con intriga los hechos del caso, Rose plantea una tesis fuerte sobre por qué los judíos de Norwich (y en particular un banquero judío) fueron acusados ​​de matar a los jóvenes, y sobre cómo la malévola acusación de libelo de sangre logró afianzarse. Ella también considera cuatro casos “de imitación”, en el que los judíos fueron acusados ​​de manera similar por la muerte de jóvenes cristianos, y traza las adaptaciones del relato  a través del tiempo.

En los siglos posteriores a su aparición, la acusación de asesinato ritual provocó casos de tortura, muerte y expulsión de miles de judíos y el exterminio de cientos de comunidades. Aunque ninguna acusación de asesinato ritual ha resistido el escrutinio histórico, el concepto del libelo de sangre está tan emocionalmente cargado y tan profundamente arraigado en la memoria cultural que perdura hasta hoy. El innovador trabajo de Rose, impulsado por personajes fascinantes, una narrativa apasionante y una erudición impresionante, ofrece respuestas claras de por qué el libelo de sangre surgió cuando lo hizo y de cómo fue capaz de conseguir una aceptación generalizada, sentando las bases sobre las que descansan mitos antisemitas que continúan hasta el presente”.

Para abundar en el volumen, recomiendo una ojeada al primer capítulo. Así empieza:

“La historia de la primera acusación de asesinato ritual comienza con el descubrimiento de un cadáver. En marzo de 1144, William, un joven aprendiz, fue asesinado y abandonado bajo un árbol a las afueras de Norwich. Encontrar un cadáver es invariablemente una experiencia incómoda. Ello plantea preguntas inquietantes, llama la atención no deseada sobre quien lo encontró, y generalmente enreda al descubridor en los costosos burocracia y papeleo, por no hablar de la angustia emocional. Esto fue particularmente cierto en la Inglaterra medieval, donde normas detalladas especificaban los procedimientos adecuados al tratar con los cadáveres. Entonces, como ahora, el homicidio era un asunto serio que afectaba a las familias, las comunidades, los tribunales y toda una jerarquía judicial. Muchos consideraban aconsejable mover un cuerpo muerto a otro lugar, y enterrarlo rápidamente, o esperar a que pudiera ser devorado por los animales o se consumiera por los elementos antes de ser descubierto.

Por tanto, cuando un campesino se tropezó con un cadáver enredado en la maleza no lejos de un importante camino a las afueras de la ciudad de Norwich, sabía exactamente qué hacer: en un primer momento, no le hizo caso. Ese mismo día, más temprano, otra persona que se tropezó con el cadáver, una monja aristocrática normanda, Lady Legarda, tampoco alertó a las autoridades ni se quiso hacer responsable. Dijo algunas oraciones en torno al cuerpo con sus compañeras monjas y, a continuación, se retiró a su convento, aparentemente sin problemas. La presencia de aves revoloteando  alrededor del cadáver indicaba que yacía sin protección, a la intemperie. Como era típico en muchos de estos casos, el primero en “descubrir” el cuerpo fue en realidad la última de las varias personas que se lo encontraron, pero el primero que estaba legalmente obligado a investigar la muerte.

El Sábado Santo (25 de marzo), el día antes de la Pascua, el guardabosques Henry de Sprowston se topó con el cadáver mientras cabalgada por el bosque en el ejercicio de sus funciones, en busca de personas que pudieran estar haciendo de las suyas o, más probablemente, cortando madera sin licencia. Estaba patrullando por Thorpe Wood en nombre de su señor eclesiástico, el obispo y los monjes de Norwich . El derecho de cortar la madera era un privilegio valioso y celosamente protegido. La madera se utilizaba para la calefacción y para cocinar, para construir catedrales, iglesias, casas, muelles y los barcos necesarios para las centenares  de cargas de fina piedra caliza traída de Normandía para construir la catedral y el castillo de Norwich. El buen roble inglés era especialmente apreciado: los troncos se empleaban para las vigas pesadas de casas, salas y graneros, las ramas se utilizaban para hacer carbón o se secaban para leña, la corteza se hervía para obtener el tanino usado para curtir pieles, y la fibra de debajo de la corteza se podía utilizar para hacer cuerdas. Este fue un período de gran deforestación en toda Europa a medida que la población se expandió y los bosques eran talados para la siembra, especialmente alrededor de Norwich, uno de los condados de más rápido crecimiento en el país y en una región ya densamente poblada. Los propietarios, por tanto, hacían cumplir con rigor las restricciones de acceso al bosque.

(…)

(…) El descubrimiento de un cadáver en sus tierras era de extrema importancia para las autoridades eclesiásticas,  en tanto eran los propietarios y eran quienes habían de confortar a la familia del joven muerto.

Para desviar la atención de sus acaso actividades ilícitas, el campesino condujo a Henry de Sprowston ante el cadáver. Ni el leñador ni el guardabosques reconocieron al joven, y tampoco pudieron dar cuenta de cómo el cuerpo había llegado al bosque. Henry de Sprowston puso en marcha una investigación sobre la muerte y, mientras en nada avanzaba, el cuerpo fue identificado como el de William, un joven aprendiz de curtidor e hijo de Wenstan y Elviva. La noticia empezó a circular y la gente de la ciudad corrió al bosque para ver lo que había sucedido. Después de que el  tío, el hermano y el primo de William identificaran el cuerpo, los restos del del joven muerto se enterraron con una ceremonia mínima y sin ninguna señal al uso.

La información de William y laresultante investigación del homicidio procede del relato del Hermano Thomas en Life and Passions of William of Norwich, que es uno de los textos que han quedado de la gran biblioteca de la catedral de Norwich del siglo XII. Thomas llegó al monasterio unos pocos años después del descubrimiento del cuerpo de William y se apasionó con en el niño muerto, por razones que se aclararán. Seis años después del asesinato, el hermano Thomas afirmó haber reconstruido lo que había sucedido durante la fatal Semana Santa de 1144. Se dedicó a probar que William había muerto por su fe y que, por tanto, merecía ser aclamado como un santo”.

Para mayores pormenores, la breve entrevista aparecida en The New Jersey Jewish News.

© Oxford University Press

 

El New Deal: una historia global

El profesor Kiran Klaus Patel (Maastricht University/LSE), estudioso de la Unión Europea, de Alemania  y de los Estados Unidos, además de especialista en historia comparada/transnacional/global,  lleva tiempo presentando en diversos seminarios los resultados del volumen ahora finalmente aparecido: The New Deal:A Global History (Princeton UP).

The New Deal-Patel

Dice el editor que el volumen “proporciona una interpretación radicalmente nueva de un período crucial en la historia de los Estados Unidos. En tanto primer estudio exhaustivo del New Deal en un contexto global, el libro compara las respuestas estadounidenses a la crisis internacional del capitalismo y la democracia durante la década de 1930 con las respuestas de otros países, no sólo de Europa sino también de América Latina, Asia y de otras partes del mundo. La creación de trabajo, la intervención agrícola,  la planificación estatal,   la política de inmigración, el papel de los medios de comunicación, las formas de liderazgo político  y las nuevas formas de gobernar las colonias americanas -todo tuvo paralelismos en otros lugares y se desarrolló en un contexto de intensos debates mundiales.

Evitando las distorsiones de la excepcionalidad estadounidense, Kiran Patel Klaus muestra cómo la reacción de Estados Unidos a la Gran Depresión estuvo conectada con el resto del mundo. Entre muchas otras cosas, el libro explica por qué el New Deal tuvo enormes repercusiones en China;  por qué Franklin D. Roosevelt estudió los programas de bienestar de la Alemania nazi; y por qué a los New Dealers les fascinaban  las cooperativas en Suecia, pero ignoraban esquemas similares en Japón.

En última instancia, argumenta Patel, el New Deal proporcionó el andamiaje institucional para la construcción de la hegemonía mundial de Estados Unidos en la era de la posguerra, haciendo que esta historia sea esencial para comprender tanto el New Deal como el ascenso de los Estados Unidos hacia el liderazgo global”.

Veamos a continuación algunos párrafos del primer capítulo:

“Desde un amplio punto de vista vista, hemos conseguido un  grado de confort y de seguridad nunca antes alcanzado en la historia del mundo”.  El discurso inaugural de Herbert Hoover resume a la perfección el espíritu americano en la primavera de 1929. También en 1929, el periodista Charles Merz proclamó que “una flamante América” se aproxima, que cuenta con el “triunfo de la cultura urbana” y las “proezas de los molinos gigantes.” Y lo que es más importante aún, afirmó, “reglas que antes parecían principios eternos” han sido revocadas. Muchos estadounidenses acumularon una riqueza desconocida durante el transcurso de la década de 1920, dejando atrás la miseria y las carencias del pasado, pero también las formas de vida tradicionales. El inicio de una nueva era estuvo alimentado por la creencia de que todo era posible y de que la tecnología (social) era la clave del éxito. Los Estados Unidos se daban forma a sí mismos y eran vistos internacionalmente como, si no la,  quintaesencia de la nación moderna. Por tanto, la Gran Depresión se desarrolló en un contexto no sólo de una historia de éxito económico, sino también de amplios cambios en la sociedad americana.

(…)

Antes de que la bolsa abriera el 24 de octubre de 1929, nubes de tormenta se habían estado adensando sobre Wall Street durante varias semanas. Los mercados se habían comportado de forma inestable y nerviosa, y el Dow Jones Industrial Average tuvo una tendencia a la baja desde su máximo de siempre conseguido unas siete semanas antes. El día empezó quedamente, con precios firmes pero altos volúmenes de negociación. A las once, el ambiente había cambiado dramáticamente. De repente, el pánico cundió entre los accionistas, sin catalizador obvio, sin acontecimiento ni información que no hubiera estado disponible el día anterior.  Ese “Jueves Negro” se vio una avalancha de órdenes de venta, con casi trece millones de acciones negociadas,  cuatro veces más que en un día normal. Junto con el “Martes Negro” de la semana siguiente, fue la más devastadora caída de la bolsa en la historia de los Estados Unidos.

Aún así, las percepciones y los procesos económicos del momento se mantuvieron ambivalentes. En octubre de 1929, nadie era consciente de haber entrado en una nueva fase de la historia. Los banqueros de Wall Street y los políticos de Washington estaban profundamente preocupados, por supuesto. Sabiendo en qué medida la psicología afecta a cualquier crisis, trataron de calmar a la población. (…)

Por otra parte, las repercusiones globales inmediatas fueron limitadas. La información no viajaba tan rápido como lo hace hoy.  Las noticias sobre el “Jueves Negro” llegaron a la mayoría de  europeos, asiáticos y africanos el día siguiente, lo que explica que aún hoy los no estadounidenses suelan asociar el crash con un viernes. Más importante, el colapso de Wall Street no provocó pánicos similares en Europa, Asia ni en ningún otro lugar. (…)

En general, las consecuencias de la caída de Wall Street no se entendieron correctamente en el momento. La quiebra fue en gran medida un fenómeno estadounidense, aunque sus consecuencias incluso para los Estados Unidos fueran ambiguas, y aún más para otras partes del mundo. El Jueves Negro personifica la irracionalidad de los mercados financieros, pero visto causalmente no provocó “el fin de una era”.  No fue ni el único desencadenante de la Gran Depresión mundial ni su causa principal. Tanto para los Estados Unidos como para el resto del mundo, fue más bien un síntoma y un símbolo de un proceso mucho más complejo y amplio de contracción económica. Los orígenes y causas, así como los catalizadores de la Gran Depresión fueron múltiples y atravesaron fronteras nacionales y regionales. Que ese Jueves Negro siga siendo sinónimo de la Gran Depresión proviene principalmente a su poder emblemático”.

(…)

© Copyright, Princeton University Press.

Tendencias en la historiografía norteamericana

Empecemos por reconocer que el título es engañoso, pues no se trata de radiografiar esas tendencias, algo que nos sobrepasaría. La pretensión es mucho más modesta. Reflejar, a través de otros, lo que ha sido la American Historical Association Annual Meeting de este recién iniciado 2016. Para ello hay varios caminos. Por un lado, acudiendo al número de febrero de Perspectives on History. La parte más institucional se pude seguir en el artículo “A Strong and Diverse Historical Profession, a Strong AHA“, escrito por Patrick Manning, presidente electo de la AHA. Otra más personal, sobre lo que suponen estas reuniones para un historiador, queda reflejada en  “The Annual Meeting Blues: An Unvarnished Personal History“, de Allison Miller, editora de la publicación.

Por otra parte, podemos acudir a alguno de los resúmenes que se han difundido. Por ejemplo, a la reseña de Ana Stevenson para el portal U.S. Studies Online (12/2/2016), de la British Association for American Studies (BAAS).  Aunque lógicamente sea una perspectiva parcial, resulta de interés. He aquí la recensión aludida:

us so

“La Reunión Anual de la American Historical Association, celebrada en Atlanta, Georgia, marcó un emocionante inicio del 2016. En este repaso  general se tratarán cuestiones relativas a la historia de las mujeres, la historia transnacional, y la historia digital.

La Conferencia Presidencial de la AHA, a cargo de Vicki L. Ruiz (Universidad de California, Irvine), titulada ‘Class Acts: Latina Feminist Traditions, 1900-1930’, desafió la genealogía historiográfica dominante del Latina feminism, que por lo general se centra en las mujeres poetas mexicanas del siglo XVII y luego salta al movimiento Chicana de 1970 . En lugar de ello, Ruiz explora el trabajo de dos activistas clave de pricipios del siglo XX, dos trabajadoras latinas: la puertorriqueña Luisa Capetillo y la guatemalteca Luisa Moreno (nacida Rosa López Rodríguez). A pesar de que estas mujeres nunca se conocieron, sus actividades se cruzaron de manera importante. Para Ruiz, Capetillo y Moreno desarrollaron su sentido del feminismo dentro del contexto de América Latina, pero situaron su activismo dentro de ‘imaginarios feministas transnacionales” cuyas ideas sacaban de Europa, Estados Unidos y América Latina.

Estos hilos conceptuales aparecieron en otros momentos del Congreso, como se observa en el panel teórico ‘Yet Another Effort, Historians, If You Would Become Transnational: Critical Perspectives from within Transnational History’. Como sugirió Brian Collony (Institute for Advanced Study), los historiadores podrían pensar el transnacionalismo no como un descriptor, sino como una forma de crítica donde superponer las escalas -nacional, personal, íntima- se convierte en lo más revelador e inquietante. Paul Kramer (Universidad de Vanderbilt) argumentó a su vez que la “historia transnacional” sea considerado como un verbo: como algo que el investigador le hace a su investigación para formular una historia en sintonía con la desigualdad. Vanessa Ogle (Universidad de Pensilvania) adoptó un enfoque más amplio, iluminando los problemas de hacer investigación transnacional, especialmente en términos de las restricciones que pueden teenr las mujeres investigadoras al viajar a algunas partes del mundo.

Otros paneles utilizan algunos de estos hilos para formular nuevas perspectivas sobre la esclavitud en las Américas. ‘Matrimony on the Margins: Migrants, Marriage, and the Making of the Atlantic World’ demostró cómo el esclavismo utilizaba las instituciones sociales, culturales y legales pre-existentes en su propio beneficio. Esto implicaba considerar cómo operaban el matrimonio y el cautiverio esclavo de los pueblos indígenas y los africanos en el temprano Brasil holandés (Deborah Hamer, Omohundro Institute of Early American History and Culture) y argumentar que los africanos esclavizados obtuvieron algo de ventaja social al casarse y bautizarse en el del siglo XVII en la colonia holandesa de Nueva Amsterdam en la isla de Manhattan (Andrea Catharina Mosterman, University of New Orleans). Del mismo modo, Jared Hardesty (Western Washington University) observó las mayores oportunidades legales y familiares que tenían los hombres afroamericanos que se casaban con mujeres nativas americanas en el Massachusetts colonial.

Britta Waldschmidt-Nelson (German Historical Institute), que presidió el panel dedicado a ‘Sisters Unite!” Transnational Women’s Rights and Social Justice Activism in the Long Nineteenth Century’,  hizo hincapié en que las historias transnacionales de los derechos  y de los movimientos las mujeres suelen centrarse en los principios del siglo XX. El panel se distanció de esta visión, tratando de demostrar la importancia de las conexiones previas. Los textos se centraron en diferentes figuras de estos movimientos. Desde una reconsideración de Mary Church Terrell a través de la lente de su esforzado activismo europeo (Noaquia N. Callahan, University of Iowa), a la obra transatlántica que Dorothea Dix emprendió con  el trato humano de los enfermos mentales antes de sus más famosos esfuerzos durante la Guerra civil (Sonya Michel, University of Maryland at College Park).

Las experiencias de las mujeres de color en el siglo XX fue también de interés. El panel ‘Gendering the Trans-Pacific World: Diaspora, Empire, and Race’ trató algunas cuestiones interesantes, entre ellas, como planteó el presidente de la mesa, Natsuki Aruga (Universidad de Saitama), si la historia del género y el transnacionalismo vienen retórica y conceptualmente del multiculturalismo como categoría analítica . Esta fue una pregunta que vinculó a todos los papeles, que consideraron no sólo las percepciones cambiantes de los asiático-americanos en los Estados Unidos (Karen J. Leong, Arizona State University), sino también la existencia de una desconexión fundamental entre los códigos de género de Nueva Inglaterra y el caso de la misión civilizadora a finales del siglo XIX en Hawai (Rumi Yasutake, Universidad de Konan). Estos análisis específicos complementaron la sugerencia de Je-Yeon Yuh (Northwestern University) de que la historia de la diáspora coreana tiene que incorporar la migración forzada y voluntaria de las mujeres, y permitió a Mary T. Lui (Universidad de Yale) considerar cómo, en el caso de  la olímpica Vicki Manalo Draves,  la mezcla racial, al ser medio filipina, podría utilizarse para entender los cuerpos racializados y de género cuando se mueven en diferentes contextos nacionales.

Las cuestiones de la explotación de la mano de obra colonial ocuparon el panel ‘Empire and Labour in the Pacific’. Los textos trataron diversos ejemplos, incluyendo la resistencia y la solidaridad interracial transmitidas en vida de la plantación por parte de los trabajadores melanesios en la Samoa colonial (Holger Droessler, Universidad de Harvard), y el caso del Hotel Gran Pacífico, establecido en Suva, Fiji, en 1914 como un puerto clave en la Canadian Australasian Line (Frances Steele, Universidad de Wollongong). La noción de Allan Lumba (Universidad de Washington, Seattle) de cómo los transeúntes filipinos (sus cuerpos) crearon antagonismos en los Estados Unidos de entreguerras fue complementado por la ilustración de Colleen Woods (Universidad de Maryland, College Park) del problema del trabajo en las bases militares estadounidenses tras la II Guerra Mundial.

National Biography in a Transnational Age’  reunió a los editores de cuatro diccionarios biográficos. David N. Cannadine (Universidad de Princeton) discutió el papel de lo global en el Oxford Dictionary of Biography. Susan Ware (American National Biography Online) utilizó el ejemplo del voto femenino para demostrar el verdadero alcance transnacional de la historia de las mujeres. Pasando a Australia y Nueva Zelanda, Melanie Nolan (Australian National University) reflexionó  sobre las dificultades de integrar las historias nacionales en formato de diccionario, a pesar de la proximidad geográfica. David Alexander Wilson (University of Toronto) discutió la importancia y prevalencia de la migración irlandesa en el Dictionary of Canadian Biography/Dictionnaire biographique du Canada.

También había una destacada presencia de la historia digital durante toda la conferencia. El taller ‘Getting Started in Digital History’ albergó una importante discusión en torno al significado del big data para las humanidades. Alan G. Pike (Universidad de Emory) ayudó a definir el big data para los historiadores, citando a Ian Milligan para describir el fenómeno como “intervención computacional” para ayudar a dar sentido a más datos de los que un individuo podría “leer de forma concebible” en una “cantidad razonable de tiempo”. El Big data, aunque no siempre sea el mejor enfoque metodológico, puede permitir a los historiadores llevar a cabo investigaciones completamente nuevas y nuevas preguntas sobre datos antiguos. Sin embargo, aún contando con la expansión de las humanidades digitales, Pike aseguró a la audiencia que el “big data no va a perturbar a la profesión histórica”.  El trabajo que los historiadores suelen hacer -la lectura atenta, pensar en el contexto histórico- sigue siendo una parte intrínseca de la proceso. Las tres poster sessions también presentó una emocionante visión de nuevos proyectos alrededor de la historia transnacional y de la historia digital.

AHA 2016 fue una conferencia emocionante y animada en la que se presentaron muchas investigaciones sobre una gran variedad de marcos nacionales y transnacionales. La reunión anual de 2017, que tendrá lugar en Denver, Colorado, con el tema ‘Historical Scale: Linking Levels of Experience’, parece que quizá tenga un tenor diferente, pero seguramente será igual de estimulante”.

cc
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Noticias sobre la disciplina