La Revolución Alemana de 1918-1919: miedos y violencia

Como se dice en la web del UCD Centre for War Studies, sito en Dublin, uno de más destacados jóvenes historiadores del mundo académico irlandés es Mark Jones. Y prueba de ello, entre otras cosas, es que de su estancia en la Freie Universität Berlin se haya traído de vuelta una sustanciosa investigación y que Cambridge UP haya aceptado publicarla. Se trata de Founding Weimar. Violence and the German Revolution of 1918–1919.

founding-weimar

Veamos la presentación de editor:

“La Revolución Alemana de 1918-1919 fue un momento transformador en la historia europea moderna. Fue tanto el fin del Imperio Alemán como de la Primera Guerra Mundial, así como el nacimiento de la República de Weimar, aquella democracia de corta duración que precedió al establecimiento de la dictadura nazi. Época de gran dramatismo político, la Revolución conoció niveles sin precedentes de movilización de masas y de violencia política, incluyendo el “Spartacist Uprising” de enero de 1919, los asesinatos de Karl Liebknecht y Rosa Luxemburg y la represión violenta de huelgas y de la República Consejista de Baviera. Basándose en la historiografía de la Revolución Francesa, Founding Weimar es el primer estudio que coloca las multitudes y la política de las calles en el corazón de la historia de la Revolución. Cuidadosamente argumentado y meticulosamente investigado, apelará a cualquier persona interesada por  la relación entre la violencia, la revolución y la formación del Estado, así como en la historia de la Alemania contemporánea”.

Dicho lo cual, continuemos con el primer capítulo, titulado “La Grande Peur of November 1918“:

“A media mañana del 9 de noviembre de 1918, los oficiales de la sede del Estado Mayor alemán se temían lo peor. Además de los recientes informes de derrotas militares a manos de los ejércitos británico, francés y estadounidense, las últimas noticias sugerían que la revolución se había extendido a las divisiones alemanas en el frente. Igualmente inquietante, pensaban que una batalla violenta acababa de comenzar en Berlín, donde la sangre de revolucionarios y contrarrevolucionarios corría por las calles. Esta noticia los hizo temer especialmente por la esposa del Kaiser Guillermo II, la emperatriz Augusta Victoria. A finales de octubre, cuando su esposo se dispuso a quedarse con el Estado Mayor en el Großes Hauptquartier [GHQ] en Spa, en la ocupada Bélgica, ella se quedó atrás, en la capital alemana. Ahora los oficiales y el Kaiser pensaban que estaba peligrosamente subprotegida. Algunos incluso temían que los revolucionarios trataran de tomarla como rehén.

La creciente impotencia de la élite real y militar ayudó a alimentar sus temores de una violencia revolucionaria. Durante los últimos cinco días habían advertido que la bandera roja ondeaba sobre más y más ciudades y ciudades a lo largo del Imperio Alemán. El primer signo de problemas se produjo el 4 de noviembre de 1918, cuando la base naval imperial alemana en Kiel cayó bajo el control de los marineros revolucionarios. En cuestión de horas, la revuelta se extendió por toda la costa alemana del norte, donde la autoridad militar se desintegró en una serie de ciudades y pueblos, incluyendo Wilhelmshaven, que estaba junto a Kiel, la base naval más importante de la Alemania Imperial. Manifestantes pro-revolucionarios, incluyendo obreros, mujeres y soldados acuartelados por todo el país, salieron a las calles para exigir la abdicación del Kaiser, el fin de la guerra y la plena democratización del sistema político alemán. El 6 de noviembre, los hombres del GHQ se enteraron de que Hamburgo, estratégicamente clave para contener la revolución en el norte de Alemania, ya estaba bajo el control de revolucionarios. Para el 7 de noviembre, la revolución se había extendido desde el norte de Alemania incluyendo Hannover, Braunschweig y Colonia. Durante la noche del 7 al 8 de noviembre de 1918, los revolucionarios liderados por el radical socialista independiente Kurt Eisner tomaron el control de Múnich y proclamaron Baviera como una república. Al caer la noche del día siguiente, sin enfrentarse a nada más que a actos simbólicos de resistencia, los revolucionarios habían tomado el control de casi todas las principales ciudades alemanas. Las únicas excepciones eran Berlín, Breslau y Konigsberg”.

Tras esa descripción inicial, que sigue unos párrafor más, el autor desgrana el sentido del capítulo inmediato:

“(…) el capítulo siguiente trata de examinar la relación entre la violencia y los temores a la violencia durante los diez primeros días de noviembre de 1918. Nuestra principal preocupación es examinar con la mayor precisión posible qué tipo de violencia revolucionaria y contrarecolucionaria hubo,  preguntando por qué la violencia de la revolución permaneció limitada a este momento. Cuando exploramos las primeras dos semanas de noviembre de 1918 de esta manera, sostengo que de la misma manera que los temores de la violencia fueron centrales en cómo Guillermo II experimentó sus últimos días como emperador alemán, desempeñaron un papel igualmente importante durante el curso de acontecimientos que ocurrieron a medida que la revolución se extendía “desde abajo”. Como este libro revela por primera vez, el pánico a los tiroteos, causado por la expectativa de que los oficiales contrarrevolucionarios abrieran fuego secretamente contra los revolucionarios, fue la forma más letal de violencia revolucionaria. Fue posible gracias a la interacción de una serie de fenómenos históricos estrechamente relacionados; todos los cuales están igualmente ausentes de la historiografía existente de la revolución. Incluyen la poderosa influencia de rumores altamente sugerentes y no verificables, así como las expectativas delirantes de las élites y los actores revolucionarios en las calles. Cuando se examinan juntos estos fenómenos, queda claro que la idea de que la revolución representaba inicialmente un momento de liberación emocional de las tensiones de la guerra es insostenible. En su lugar, un examen detenido de lo que sucedió cuando el Estado Imperial perdió el control de los espacios urbanos clave revela que la revolución fue un breve momento de intenso pánico social, tan aterrador para aquellos que deseaban su éxito como para aquellos que huyeron de sus resultados. Para empezar, el capítulo comienza con un examen de los acontecimientos inmediatos que llevaron a decenas de miles de alemanes a unirse a un movimiento revolucionario que muchos más tarde rechazaron como un horrendo momento de traición nacional”.

© Cambridge University Press

Mark Jones: “Para una introducción más extensa de mi trabajo en español: Pasado y Memoria. Revista de Historia Contemporánea, 15, 2016, pp. 43-72. Online:  https://rua.ua.es/dspace/bitstream/10045/59613/1/Pasado-y-Memoria_15_02.pdf

Gracias, Mark

La historia del libro: una perspectiva general

Como en ocasiones anteriores, abandonamos las novedades bibliográficas para reproducir un breve texto aparecido en el número de octubre de Perspectives on History.  Se titula “Book History: A Perspectives Quick Study” y se debe a Stephanie Kingsley:

“Un  mapa de Europa se extiende a través de la pantalla del ordenador. . . tierra verde, océano azul , topografía ligeramente enfatizada. . . algo que hemos estado acostumbrados a ver desde la guardería. Una línea de tiempo se cierne sobre el mapa; comienza en 1450. Arrastramos un botón a lo largo de la cronología y de repente un nodo rojo aparece en la pantalla, en Mainz, Alemania: la Biblia Latina, impresa por Johann Gutenberg alrededor de 1455. Seguimos arrastrando y aparecen más nodos rojos, cada uno indicando la primera obra impresa por una imprenta a medida que la tecnología se propaga por la Europa del siglo XV. Otros nodos van apareciendo: azules para las universidades, amarillos para las fábricas de papel, negros para los conflictos, entre otros. Es el Atlas of Early Printing , un proyecto digital de la historia del libro diseñado como herramienta para la enseñanza de la expansión de la imprenta en Europa junto a sus contextos socioeconómicos.

 De NYC Wanderer (Kevin Eng) - originally posted to Flickr as Gutenberg Bible, CC BY-SA 2.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=9914015

De NYC Wanderer (Kevin Eng) – originally posted to Flickr as Gutenberg Bible, CC BY-SA 2.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=9914015

En la era digital, puede parecer pasado de moda formarse en un campo llamado “historia del libro.” Pero la comunicación es vital para entender la cultura y la experiencia humanas, sin importar la hora o lugar. En su discurso de apertura en la conferencia de 2015 de la Society for the History of Authorship, Readership, and Publishing (SHARP)), Leslie Howsam define la historia del libro como una “forma de pensar acerca de cómo las personas han dado forma material a los conocimientos y los relatos”, así como sobre “cómo las fuerzas dentro de los medios culturales de una época han actuado sobre… los autores y compiladores”. Durante gran parte de la historia humana, el libro impreso ha sido un importante medio de comunicación, y su estudio ha producido datos valiosos sobre el pasado. Ahora, el interés en las culturas no occidentales y el auge de las tecnologías digitales han complicado el asunto del “libro” y han provocado la expansión del campo para incluir todas las formas de comunicación a través del tiempo y el espacio. Del reciente trabajo de Matthew Kirschenbaum sobre los procesadores de texto a la investigación de Ian Milligan sobre las redes sociales, cada uno de los variados registros que los historiadores deben estudiar presenta su propia y única “materialidad”. Nuestro entorno de comunicaciones-saturadas hace del presente un momento que obliga a participar este campo dinámico.

“La historia del libro” es un concepto ampliamente impugnado y en constante desarrollo. Surgió a partir de dos escuelas de pensamiento, las cuales se centraron en el libro dentro de la cultura occidental: la bibliografía analítica anglo-estadounidense del siglo XIX, que examinaba las características físicas de los libros para sacar conclusiones sobre su producción; y los estudiosos franceses de  la “histoire du livre”, que en la década de 1960 comenzaron a utilizar una lente socioeconómica para estudiar las tendencias generales en la publicación, la escritura y la lectura. En 1982, Robert Darnton argumentó en su influyente ensayo “What Is the History of Books?” [“¿Qué es la historia del lbro?”] que la historia del libro es la investigación que tiene que ver con cualquiera de las etapas de la vida de una obra, del autor al editor pasando por el impresor, el librero y el lector. Desde entonces, los estudiosos han debatido sobre en qué medida centrarse en las características físicas de los libros frente al estudio de las tendencias en el mercado del libro, la autoría y la lectura. Sin olvidar que también ha sido controvertido el asunto del papel desempeñado por el contenido en la historia del libro .

gaceta-2014
“¿Qué es la historia del libro?” Una revisión, La Gaceta nº 526, 2014 (2007).

Muchos historiadores del libro utilizan un enfoque integrado, examinando textos materiales y pruebas externas, tales como la correspondencia autor y los registros del editor. Elizabeth Yale (Univ. of Iowa Center for the Book), por ejemplo, examina los papeles del naturalista inglés del siglo XVII John Aubrey para aprender acerca de su actitud hacia la preservación de materiales manuscritos: él anotaba manuscritos y libros científicos de la temprana modernidad, usándolo para añadir sus propios detalles acerca del mundo natural. Al mismo tiempo, Yale examina la correspondencia de Aubrey para aprender acerca de la forma en que compartía sus propios documentos con otros naturalistas y con el Ashmolean Museum (fundado en 1683). Yale sostiene que los primeros naturalistas modernos, reconociendo el valor póstumo de sus trabajos intelectuales para la ciencia, comenzaron la práctica de dejar los documentos personales en un repositorio institucional, y Aubrey fue uno de los primeros contribuyentes al Ashmolean. Sin embargo, su distribución azarosa de esos papeles entre los amigos y el museo, así como las preocupaciones que expuso por escrito sobre una transferencia segura, demostró tanto entusiasmo como dudas sobre los archivos institucionales.

Susan Allen, de la California Rare Book School, también utiliza un enfoque integrado para investigar la estabilidad económica y política de las imprentas americanas coloniales para comprender mejor su papel en el discurso político colonial. “El coste del papel era el mayor gasto de capital a la hora de dirigir sus negocios”, dice Allen. Sin embargo, dado que han sobrevivido muy pocos registros de editores de este período,  Allen ha tenido que basarse en estimaciones sobre la cantidad de papel que las imprentas utilizaban en sus publicaciones para extraer conclusiones sobre su seguridad financiera. Partiendo de la cantidad de papel utilizado en las copias que se conservan de aquellos periódicos, y del conocimiento acerca de los tamaños de la edición estándar en la época, Allen establece las imprentas que utilizaban más papel y, por tanto, tenían probablemente más capital. Al mismo tiempo, examina el contenido de estos documentos para aprender acerca de las tendencias políticas de las imprentas.

Los historiadores del libro también utilizan cada vez más este enfoque integrado para estudiar textos materiales más allá del mundo occidental. La llegada de las historias globales y transnacionales y de becas para trabajar sobre Asia, África y Europa del Este en los últimos decenios ha cambiado el enfoque de los historiadores sobre la noción de “libro”. En 2012, Elizabeth le Roux escribió en la revista Book History que, aunque la historia de la imprenta en África comienza con el colonialismo, la región tiene “una historia textual que tiene alrededor de un millar de años más”. Ella repasa el trabajo reciente sobre textos Ajami -obras manuscritas en lenguas africanas escritas en árabe se produjeron ya en el siglo XI- para mostrar cómo el examen de la producción textual en África puede desafiar el supuesto estándar de que la sociedad progresa “de la oralidad a la escritura y luego a lo impreso”.

A medida que la idea de libro se expande en términos de medio y geografía, las metodologías de la historia del libro continúan evolucionando. La tecnología digital ofrece todo un conjunto de nuevas herramientas con las que historiadores del libro pueden acercarse a su oficio. El Atlas of Early Printing es un ejemplo de un proyecto de historia del libro digital que implica el cartografiado, una tendencia creciente en el campo. Las herramientas digitales también permiten a los historiadores del libro contestar a preguntas que antes no tenían respuesta. Por ejemplo, la tecnología de imagen visual permitió a los investigadores para leer el texto original del Palimpsesto de Arquímedes, una copia del siglo X de una obra de Arquímedes de Siracusa que los monjes en el siglo XIII borraron y sobre la que sobrescribieron.

La tecnología digital también crea oportunidades para mejorar la forma de catalogar los libros del mundo. Los actuales esfuerzos de desarrollo del English Short Title Catalogue (que permite a los usuarios buscar registros de los libros impresos en el mundo de habla inglesa entre 1473 y 1800) permitirán obtener información de otras bases de datos y permite a los investigadores añadir información a los registros.

La historia del libro es un enfoque académico útil para cualquier disciplina que se haya comunicado usando de textos, es decir, para todas las disciplinas. Para los historiadores, que se ocupan de la recuperación del pasado, la historia del libro ofrece herramientas para comprender cómo las culturas pasadas procesan nuevas ideas y conocimientos. “Te proporciona ciertos tipos de información que no se pueden conseguir de otra manera”, dice Anthony Grafton (Princeton Univ.). “Si uno está buscando intelectuales del pasado que creían que la mayor parte del conocimiento estaba en los libros y puede entender en detalle la forma en que leían sus libros, entonces tiene una ventaja interpretativa.”

También es vital para empezar a ver los libros como artefactos en lugar de simplemente como portadores de contenido. Como David Vander Meulen (Univ. De Virginia) dice, “el mundo se llena de vida” cuando se mira de cerca el libro mismo y dedicas un tiempo a aprender sobre su producción. Los textos materiales acarrean la evidencia de transacciones de intelectuales, no sólo en su contenido sino en la forma en que se construyen, distribuyen y leen. En un mundo en el que las formas materiales del texto y los modos de comunicación están en constante flujo, el conocimiento de lo que hubo previamente, obtenido mediante una mentalidad histórico-libresca, puede ayudar a los historiadores a entender mejor el pasado y el presente”.

Fuente: Stephanie Kingsley, “Book History: A Perspectives Quick Study”, Perspectives On History (Octubre, 2016).

cc   Creative Commons. Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional (CC BY-NC-ND 4.0)

El Factor Nobel

Entre los libros de historia económica que han aparecido este año (y es un área en continua ebullición) me permitirán que recomiende sobremanera The Nobel Factor: The Prize in Economics, Social Democracy, and the Market Turn, de Avner Offer y Gabriel Söderberg. Publicado por Princeton UP, la presentación es ya bien sugerente:

the-nobel-factor

“La teoría económica puede ser especulativa, pero su impacto es poderoso y real. Desde la década de 1970, ha estado estrechamente asociada con un cambio radical en todo el mundo el “market turn”. Esto es lo que Avner Offer y Gabriel Söderberg llaman el auge del liberalismo de mercado, un movimiento que, para sustituir a la socialdemocracia, sostiene que comprar y vender es la norma de las relaciones humanas y de la sociedad. Nuestra confianza en los mercados proviene de la economía, y nuestra confianza en la economía se basa en el Premio Nobel de Economía, el cual fue entregado por primera vez en 1969. ¿Fue una coincidencia que ese giro del mercado (market turn) y el premio comenzaran al mismo tiempo? The Nobel Factor, el primer libro que describe el origen y el poder del premio más importante en economía, explora esta y otras cuestiones relacionadas examinando la historia del premio, la historia de la economía desde que el premio empezó a otorgarse y la lucha simultánea entre liberales de mercado y los socialdemócratas en Suecia, Europa y los Estados Unidos.

The Nobel Factor relata cómo el premio, creado por el banco central sueco, surgió de un conflicto entre la ortodoxia del banco central y la socialdemocracia. El objetivo era utilizar el halo de la marca Nobel para fortalecer la autoridad del banco central y el prestigio de la economía favorable al mercado, con el fin de influir en el futuro de Suecia y del resto del mundo desarrollado. Y esta estrategia ha funcionado, a veces con resultados desastrosos para las sociedades que se esfuerzan por hacer frente a los requisitos de la teoría económica y los mercados desregulados”.

Para mayor aclaración, podemos leer el prólogo del volumen, que incluye párrafos como este:

“El Premio Nobel es testimonio del formidable stock de teoría que sustenta la economía. De hecho, sólo una minoría de economistas se unió a la Sociedad Mont Pèlerin o apoyó sus objetivos, pero algunos de los más prominentes entre ellos fueron ganadores del Premio Nobel. El ascenso del liberalismo de mercado comenzó casi al mismo tiempo que la creación del premio. Podríamos decirlo de esta manera: en diciembre de 1967, Milton Friedman pronunció el discurso presidencial de la American Economic Association. El mensaje era incendiario: las políticas económicas keynesianas asociadas a la socialdemocracia ya no mantenían el desempleo o la inflación bajo control. Durante los siguientes siete años, Friedman se convirtió en uno de los economistas más citados, superando temporalmente a Adam Smith, el líder de la citación permanente. Ese discurso marcó un movimiento en la partida de ajedrez histórica entre las dos doctrinas: por un lado, la socialdemocracia, un movimiento político que se propuso reducir las inseguridades y desigualdades para la mayoría de la población, proporcionar asistencia sanitaria, educación, y protección frente a las contingencias del ciclo vital por medio de unos impuestos progresivos. Por otro, una doctrina económica neoliberal (neoliberal en la doctrina, liberal de mercado como movimiento social más amplio), se comprometió a deshacer estas reformas. Durante las décadas siguientes, tanto el neoliberalismo (doctrina) como el liberalismo de mercado (movimiento) han hecho mucho para buscar los defectos de los estados de bienestar de la posguerra, mientras la prosperidad y las perspectivas para la mayoría de las personas en las sociedades occidentales se estabilizaban o disminuían. Durante esas mismas décadas, sin embargo, y en parte como resultado de la globalización preconizada por los neoliberales, la prosperidad en todo el mundo ha aumentado realmente. China, India y Brasil han penetrado en los mercados occidentales sin someterse al dictado del liberalismo de mercado, siguiendo el ejemplo anterior de Japón, Taiwán, Corea del Sur y Singapur”.

Y así concluye la introducción:

“En conclusión, la influencia de la economía no concuerda con sus defectos como filosofía, como doctrina científica y como un conjunto de normas políticas. La mano invisible es el pensamiento mágico, y su repetida refutación ha tenido poco efecto. Por otro lado, la economía contiene un conjunto de disciplinas y logros empíricos, con enclaves de credibilidad técnica e incluso científica. Esto sugiere cierta degradación de la autoridad, pero no lo es todo. La economía no es superior a otras fuentes de autoridad, pero tampoco es necesariamente inferior a ellas; debe ser tomada como una voz entre muchas. A este respecto, es más bien como la socialdemocracia. El comité del Premio Nobel ha sido capaz de mantener la credibilidad del premio solamente al reconocer que la economía no va por buen camino si pretende ser un sistema de pensamiento abarcador. La socialdemocracia ofrece una alternativa que es pragmáticamente exitosa, analíticamente coherente, económicamente eficiente, éticamente atractiva y teóricamente modesta”.

En fin, como complemento a lo anterior recomendaría la lectura del último número de la punzante Hedgehog Review, dedicado a “The Cultural Contradictions of Modern Science”. Al final de la introducción de ese dosier, los editores nos indican:

“Como poco, la forma casi reflexiva en que nos dirigimos a la ciencia para apoyar las agendas políticas o los programas sociales sugiere un problema profundo dentro de nuestra cultura: una renuencia a reconocer que las cuestiones a valorar y de valor final no pueden resolverse apelando al imaginario árbitro que llamamos ciencia. A pesar de todos sus logros, la ciencia no puede desplazar a los diversos depósitos de sabiduría de la humanidad -literarios, históricos, filosóficos y religiosos- que se basan en experiencias que desafían la evaluación mediante métodos y técnicas de laboratorio. Esperar que la ciencia haga más de lo que razonablemente puede, quizá conduzca a una desconfianza aún más generalizada sobre lo que demostrablemente ha hecho”.

© Copyright, Princeton University Press / IASC.

Una historia culinaria de la Gran Depresión

Si hay algo que un aspirante a historiador debe saber es que las etiquetas son flexibles, aunque algunas mucho más que otras. Por ejemplo, la historia cultural: ¿qué no lo es? Pues bien, entre sus practicantes estan los”food historians” que, aunque por aquí no se prodiguen, existen y escriben en otros lares, con aprecio de los lectores. Esto es lo que ocurre con la pareja formada por Jane Ziegelman, que en su último volumen (uno previo lo dedicó al foie-gras), estudió un edificio de viviendas del Lower East Side a través de la comida (97 Orchard), y Andrew Coe, cuya última contribución se dedicó a la cocina chino-americana en Chop Suey. Como suele ocurrir, ambos han decidido plasmar su matrimonio en un interesante volumen (ofrece más de lo que parece) que ha concitado todo tipo de parabienes (abundando los ligeros) y que ha sido señalado como uno de los mejores volúmenes de la temporada (no solo culinaria): A Square Meal. A Culinary History of the Great Depression (HarperCollins).

a-square-meal

Dice el editor que se trata de “una exploración en profundidad de la mayor crisis alimentaria a la que la nación se haya enfrentado jamás -la Gran Depresión- y de cómo transformó la cultura culinaria de América.

La larga década de la gran depresión, un periodo de cambios en el panorama político y social del país, modificó para siempre la manera en la que América come. Antes de 1929, la relación de los Estados Unidos con los alimentos se definía por la abundancia. Sin embargo, el colapso de la economía, tanto en la América urbana como en la rural, dejó a una cuarta parte de los estadounidenses sin trabajo y desnutridos, resquebrajando los supuestos de una despensa nacional ilimitada.

En 1933, mientras las mujeres luchaban por alimentar a sus familias, el presidente Roosevelt invirtió los seculares prejuicios hacia la “comida de caridad” patrocinada por el gobierno.  Por primera vez en la historia de Estados Unidos, el gobierno federal asumió, por un tiempo, la responsabilidad de alimentar a sus ciudadanos. Los efectos fueron generalizados. Enarbolada por Eleanor Roosevelt, los “economistas domésticos” que habían luchado durante mucho tiempo por acercar la ciencia a la cocina adquirieron talla nacional.
Aprovechando la tradicional ambivalencia de los Estados Unidos hacia el disfrute culinario, impusieron su visión de una cocina vigorosa  y utilitaria en la mesa americana. A través de la Bureau of Home Economics, estas mujeres emprendieron una amplia campaña para inculcar recomendaciones dietéticas, precursoras de las actuales Dietary Guidelines for Americans.

Al mismo tiempo, el aumento de los conglomerados de alimentos introdujo los alimentos envasados y procesados que dieron lugar a una nueva cocina estadounidense basada en la velocidad y la conveniencia. Este movimiento hacia una cocina nacional homogeneizada provocó un renacimiento de la cocina regional americana. En las décadas siguientes, la tensión entre las tradiciones locales y la ciencia culinaria ha definido nuestra cocina nacional -una batalla que continúa en la actualidad.

A Square Meal examina el impacto de la contracción económica y el desastre ambiental en cómo los estadounidenses comieron entonces, así como  las lecciones y conocimientos que esas experiencias pueden suponer para nosotros en la actualidad”.

Preguntados en la NPR sobre, entre otras cosas, un ejemplo de comida característica de aquella época, Andrew Coe responde:

“Ahora cuando la gente come espaguetis, la gente sabe que, al igual que en Italia, tienen que estar al dente, es decir,  cocinados unos nueve minutos o algo por el estilo, de modo que todavía estén un poco crujientes. Pero supongamos que estos espaguetis se hierven durante 25 minutos. Si lo hacemos así no hay duda que entramos ya en la textura blanda. Y luego hierves zanahorias hasta que estén increíblemente blandas, y luego haces la salsa blanca, que era la salsa que se vertía sobre cualquier receta económica  durante la Gran Depresión. Es una mezcla de leche, harina, sal y mantequilla o margarina, y tal vez con un poco de pimienta. Así que es como una salsa espesa y cremosa, y se mezclan todos estos ingredientes en una bandeja y se hornean, y obtienes una especie de cazuela espesa, pastosa e insípida. Insípida (Bland) es realmente la palabra clave aquí. No tiene mucho sabor, y realmente no se esperaba que fuera a tenerlo. Pero era un vehículo para nutrir y alimentar, aunque no se supone que hiciera la comida muy atractiva”.

© 2016 HarperCollins  / npr

Revoluciones americanas. Una historia continental (1750-1804)

Sin lugar a dudas, uno de los libros más destacados de la historiografía norteamericana de este 2016 va a ser el reciente American Revolutions: A Continental History, 1750-1804 (Norton), del premiado Alan Taylor.

american-revolutions

El valor de esa obra se puede aquilatar en la reciente reseña de Eric Foner en la LRB. Parte este historiador del racismo, la xenofobia y la violencia que acompañan a la actual campaña presidencial de Donald Trump, señalando que, si bien es visto como una aberración, no faltan precursores (Jim Crow, Joe McCarthy George Wallace, incluso Richard Nixon).  Se pregunta, pues, dónde se origina todo esto y responde que con Alan Taylor ofrece una respuesta sorprendente: en la lucha por la independencia.  Allí están el racismo, la violencia, los groseros ataques contra los oponentes, con lo que Taylor rompe definitivamente con un tropo de la propaganda de la Guerra Fría, que se ha colado en la investigación histórica: la idea de que, a diferencia de las revoluciones malas francesa y rusa,  que degeneraron en violentos conflictos de clases, la americana fue hecha  con moderación y decoro. Pero la revolución americana fue un amargo conflictoque enfrentó a leales contra patriotas y a americanos blancos contra negros e indios. De ahí el plural de su título.

Además -sigue Foner-, Taylor rechaza la visión común que ve la época colonial esencialmente como un preludio de la independencia, cuando la verdad es que los colonos se fueron acercando a la patria, no alejando.  ¿Qué explica entonces el camino hacia la independencia?

La clave de la respuesta nos la ofrece el propio editor en su presentación :

“La revolución americana es a menudo descrita como un evento noble y ordenado, cuya culminación, la Constitución, proporciona el marco ideal para una nación democrática, próspera. Alan Taylor, dos veces ganador del premio Pulitzer, nos ofrece un relato creacional diferente en esta magistral historia de la fundación de la nación.

Con el aumento de las rivalidades continentales entre los imperios europeos y sus aliados nativos, la revolución de Taylor construye como un fuego que se extiende por las colonias continentales de Gran Bretaña, alimentado por las condiciones locales, destructivo, difícil de sofocar. El conflicto se inició en la frontera, donde los colonos reclamaban abrirse paso hacia el oeste en tierras de los indios contra las restricciones británicas, y en las ciudades del litoral, donde las élites comerciales movilizaban disturbios y boicots para resistir las políticas fiscales británicas. Cuando estalló la guerra, una multitud de patriotas acosaron a realistas y no partisanos para que se sumaran a su causa. La violencia brutal de la guerrilla estalló a lo largo de la frontera, de Nueva York a las Carolinas, alimentada por las divisiones internas, así como por el choque con Gran Bretaña. Taylor introduce hábilmente a Francia, España y a los poderes nativos en una narración completa de la guerra que ofrece las principales batallas, generales y soldados con penetración y poder.

Con la discordia latente en la nueva y frágil nación en la década de 1780, líderes nacionalistas como James Madison y Alexander Hamilton trataron de frenar las democracias estatales ingobernables y consolidar el poder en una Constitución Federal. Asumiendo el manto de “Nosotros el Pueblo”, los defensores del poder nacional ratificaron la nueva forma de gobierno. Pero sus oponentes prevalecieron en la presidencia de Thomas Jefferson, cuya visión de un “imperio de libertad” occidental se alineó con las antiguas ambiciones expansivas de los colonos de la frontera. Los asentamientos de los blancos y la esclavitud de los negros se extendió al oeste, preparando el escenario para una guerra civil que casi destruyó la unión creada por los fundadores.”

Para aclararlo un poco más, recomiendo la breve entrevista que le realiza John Fea (Messiah College in Grantham, Pennsylvania) en su blog o la más extensa (sonora) que se puede escuchar en This Is Hell!.

Como se puede comprobar, en el citado blog, Alan Taylor nos expone la tesis central de su obra: “El libro hace hincapié en el papel de la expansión hacia el oeste, la resistencia nativa y los intentos británicos para regular el oeste en la crisis constitucional que perturbó el imperio y condujo a la revolución. En el Oeste, también localizo la consumación de esa revolución a medida que los republicanos jeffersonianos facilitaban  y aceleraban en última instancia esa expansión. American Revolutions  también afirma las múltiples dimensiones de la revolución tal como era experimentada por los pueblos nativos, los esclavos, los canadienses, los hispanoespañoles y los imperialistas franceses. Las diferentes definiciones de la revolución también separaron a jeffersonianos de hamiltonianos en la política de la república temprana. Y nuestras propias divisiones políticas persisten a lo largo de las líneas heredadas de la todavía controvertida revolución”.

© W. W. Norton & Company, Inc. / LRB Limited / John Fea.

Jean-Claude Milner: releer el concepto de revolución

Si hay tema francés por excelencia este es el de su Revolución, en mayúscula. Así que no es de extrañar que cada cual proponga una nueva investigación académica o simplemente haga su lectura, como ocurre este año con el lingüista y filósofo francés Jean-Claude Milner. Aunque bien mirado nos propone eso y algo más, pues es el concepto mismo de revolución lo que se aborda en Relire la Révolution (Verdier).  En efecto, dice su editor:

relire_la_revolution

“Empezamos preguntándonos sobre la revolución.
La palabra viene del pasado, pero es el momento de retomarla a la luz del presente. Imposible no empezar con la Revolución Francesa. Imposible no continuar con la revolución soviética y la revolución china.
Excepto que debería despertar a las sonámbulas: si fueran revoluciones, la Revolución Francesa no lo sería. Si la Revolución Francesa es una revolución, entonces aquellas no lo son.
En tanto existen los derechos humanos; son derechos del cuerpo hablante. También hubo el terror. Por opuestas que sean estas dos memorias, cada una permite interpretar la otra.
La Revolución Francesa se sitúa en su intersección.
Por tanto, nos aproxima a la política real, algo que otros han sustituido por la realidad gris de la toma de posesión. Lo que vemos del siglo XXI está redefiniendo los derechos del cuerpo; la revolución, releída, nos permite entender lo que podemos esperar”.

Y así se inicia la introducción:

“Durante más de dos siglos, este nombre ha orientado los acontecimientos y organizado las representaciones. No sólo en Europa sino en el resto del mundo, marcó la división entre amigos y enemigos. A juicio de algunos, incluso las guerras mundiales pasaron a un segundo plano; acelerando retrasando la revolución, le estaban subordinadas. Estrictamente hablando, el nombre resume una creencia y un léxico; el uso afirmativo de la palabra revolución es ante todo creer en la revolución; creer en la revolución requiere del uso afirmativo de la palabra revolución. Más que una creencia entre otras, es la creencia de las creencias, la que hace posible todas las demás. Durante mucho tiempo, la Revolución Francesa ha ocupado la primera fila. Ha orientado los discursos, de los que le rendían homenaje o la rechazaban. Enconados adversarios o seguidores leales,  de Joseph de Maistre a Victor Hugo, de Taine a Jean-Paul Sartre, nadie se mantuvo indiferente en lengua francesa; en otros idiomas, la pasión se hizo más discreta, pero ha dejado muchas huellas. de este acontecimiento nació una Forma, una Idea, en definitiva: un Ideal. Dictó conductas y organizó visiones del mundo; se la llamaba La Revolución, con el artículo definido y ensingular; ha identificado acontecimientos en todo el mundo. En todas partes, los sujetos fueron movidos por la pasión, entre el amor y el odio, que tal ideal podía despertar. Muchas creencias determinan su calendario y su santoral; que no faltaron. Fija una cronología, donde el siglo XIX se inició con la Revolución Francesa; el siglo XX comenzó con la Revolución Soviética, la Primera Guerra Mundial es mera preparación; muchos relatos se inscribían ern parte en esta temporalidad. A mitad de siglo, la revolución china amplió el espacio donde el Ideal ejerció su empresa; el eje de la historia no pasaba ya por el Atlántico y el Mediterráneo; se desplazaba a Asia. El criptograma de las acciones humanas se descifraba mediante una clave que Mao resumió en un aforismo: “Los países quieren la independencia, las naciones quieren la liberación y sus gentes quieren revolución: ya se ha convertido en una tendencia irresistible de la historia … “. Quirenes querían ir contracorriente sólo podían lograrlo mediante la aceptación del modelo; como sucede a menudo, los contrarevolucionarios creían en la revolución más profundamente que los mismos revolucionarios”.

© Éditions Verdier

Un pueblo fiero y furioso: la violencia en Gran Bretaña

El asunto de la violencia está siempre de actualidad, bien sea por el modo en que se continúa ejerciendo o bien porque subraya determinados procesos históricos de primera magnitud.  Más allá del elemento central que en la historiografía continental ocupa el Holocausto, los colegas anglosajones llevan años analizando el rastro (decreciente) de esas prácticas de agresividad, desafuero, arbitrariedad, tropelía, abuso, desorden, desmán, brutalidad, atropello, exceso, ferocidad, monstruosidad, vandalismo, furia, crueldad, cólera, rabia, furor y violencia.  De ello dan prueba, además de inumerables artículos,  volúmenes señalados como el de Julius R. Ruff (Violence in Early Modern Europe 1500–1800), el editado por Stuart Carroll (Cultures of Violence. Interpersonal Violence in Historical Perspective), los de Jonathan Davies (como Aspects of Violence in Renaissance Europe) u otros más recientes, entre los que destaca el de Richard Bessel (Violence: A Modern Obsession) y, finalmente, el recién aparecido A Fiery & Furious People A History of Violence in England (Penguin), de James Sharpe,.  De él nos ocupamos, acudiendo al resumen que ofrece el editor (aunque el navegante curioso hallará reseñas por doquier):

a-fiery-furious-people

“Desde la trágica historia de Mary Clifford, cuya muerte a manos de su patrón escandalizó al Londres georgiano, a una relación de las actividades violentas de los pandillertos (scuttling gangs) del Manchester victoriano, pasando por un retrato del carácter de aquel caballero obsesionado por el duelo de nombre Sir John Reresby, A Fiery & Furious People explora el lado brutal de la vida nacional en toda su variedad. Y a medida que repasa la letanía de asaltos, asesinatos y disturbios que salpimentan nuestra historia, también traza los sutiles cambios que han tenido lugar tanto en la naturaleza de la violencia como en las actitudes de la gente hacia ella. ¿Por qué, por ejemplo, golpear a la esposa podía ser legal y simultáneamente estar mal visto que los infractores reincidentes acabaran eludiendo ser zambullidos en el estanque del pueblo? ¿Cuando surgió el primer asesino en serie en los anales del crimen inglés? ¿Cómo pudo el fútbol ser considerado en un determinado momento   como un pasatiempo estridente que debía ser prohibido, y pasar a ser un deporte respetable que debía ser alentado? ¿Qué dio lugar a tipos particulares de criminal violento -forajidos medievales, salteadores georgianos, estranguladores victorianos- y qué hizo que fueran disminuyendo y al final desaparecieran?

De principio a fin, el profesor James Sharpe emplea una sorprendente y amplia gama de materiales – registros judiciales y panfletos sobre asesinatos, baladas populares y novelas, sermones y películas- para trazar imágenes nítidas de los criminales de la nación y del sistema penal desde la época medieval hasta la actualidad. Transmite una fuerte sensación de lo que sería estar envuelto en, digamos, una pelea callejera en el Oxford medieval o en una batalla durante la guerra civil inglesa. Y también trata de responder a tal vez la pregunta más fascinante y fundamental de todas: ¿es un país que ha experimentado no sólo la agresión constante a escala individual, sino también la Revuelta Campesina, la revueltas de Gordon, las protestas contra los impuestos y los disturbios urbanos del verano de 2011 naturalmente propenso a la violencia o estamos, de hecho, convirtiéndonos gradualmente en una nación más apacible?”

© 1995 – 2016 Penguin Books Ltd.

Paul Claval: la aventura occidental

Anonadados aún con la victoria de Trump, se nos permitirá obviarla y detenernos mínimamente en la figura de Paul Claval, con quien acaso podamos escarbr en las razones del triunfo de estas nuevas figuras.

Recordemos que Claval es profesor emérito de la Universidad de París-Sorbona y que es considerado unánimemente como uno de los padres de la llamada geografía cultural, con un libro sobre el particular (La geografía cultural. Eudeba, 1999) y varios artículos de referencia.  Pues bien, su último libro se titula L’Aventure occidentale. Modernité et globalisation (Sciences Humaines) y su contenido es el siguiente:

l-aventure-occidentale1000

“Comprender las transformaciones sin precedentes que caracterizan al mundo contemporáneo, ese es el propósito de este ensayo de “geo-historia”. Para ello, el autor traza en un fresco denso y estimulante la aventura de Occidente desde la época moderna hasta la actualidad, a través de los dos movimientos principales que la caracterizan desde el siglo XVII: la modernización -utopía modernista, triunfo de la Ilustración, afirmación de los Estados-nación, marcha del progreso y sus replanteamientos- y la globalización, iniciada con la era de los descubrimientos, que ahora altera la distribución de hombres y actividades económicas que la revolución industrial había modelado.

En la visión que hasta hace poco dominaba en Occidente, los cambios eran bienvenidos porque eran la demostración del progreso a la que aspiraba todo el mundo. La situación actual es diferente. El movimiento se ha convertido en una fuente de aprensión porque tenemos miedo de que conduzca a una vida más difícil y a desastres. Para el autor, un aggiornamento de la aventura occidental es esencial para que la tradición utópica creada hace ya cuatro siglos en Occidente se conserve y se extienda a toda la humanidad”.

Y, en efecto, de ese mismo modo se inicia la introducción:

“Nunca el mundo se ha transformado  tan rápidamente como en el último medio siglo. La población se ha más que duplicado, de 2 mil millones en 1930 a 3 en 1960 y a 7 en 2011. Las distancias se han sido acortando; las mercancías viajan a costes más bajos, el movimiento de la gente se está acelerando, la información pasa casi instantáneamente de un lugar a otro. A pesar del aumento de gente a alimentar, el número de personas que padecen hambre disminuye. Para comprender estos cambios, partimos de la hipótesis de que se combinan dos conjuntos de mutaciones :

– La modernidad se pone en cuestión. Occidente la había hecho su principal objetivo en el siglo XVII; detener el proceso afecta a la vez a los países que habían puesto en marcha el movimiento, a los que habían participado de mala gana porque estaban dominados por las potencias coloniales y a aquellos a cuyas elites y gobiernos había engañado -casi todos los del planeta.

– La globalización, iniciada en el momento de los grandes descubrimientos, altera la distribución de hombres y actividades económicas que la revolución industrial había modelado. Es en estos dos procesos, y en los problemas que de ello se derivan, en los que se fija el libro”.

© Éditions Sciences Humaines

La crisis de Suez y sus consecuencias

Como podrán leer en cualquier parte, “La crisis del Canal de Suez (o Campaña de Suez, Guerra de Suez u Operación Kadesh) fue una guerra que estalla en 1956 en territorio egipcio”, así que les propongo que echen cuentas. En efecto, se cumplen 60 años, y como muchos editores y estudiosos trabajan a golpe de efemérides y hay otros que solo pueden ver publicadas sus investigaciones cuando el mercado es favorable, resulta que este año aparecen dos obras sobre el evento en cuestión.

ikes-gamble

Por un lado, tenemos a Michael Doran, experto en relaciones internacionales y, entre otras cosas, antiguo consejero de la defensa en el gobierno de George W. Bush. Su libro lleva por título Ike’s Gamble. America’s Rise to Dominance in the Middle East (Simon & Schuster) y se presenta del siguiente modo:

“Este importante repaso de la crisis de Suez de 1956 -uno de los eventos más importantes en la historia de la política estadounidense en el Oriente Próximo- presentacómo el presidente Eisenhower llegó a darse cuenta de que Israel, no Egipto, era el más fuerte aliado regional de Estados Unidos.

En 1956 el presidente Nasser de Egipto decidió tomar posesión del canal de Suez, con lo que el Próximo Oriente quedó al borde de la guerra. Los británicos y los franceses, que operaban el canal, se unieron a Israel en un plan para volver a tomarlo por la fuerza. A pesar de la relación especial entre Inglaterra y Estados Unidos, Dwight Eisenhower intervino para detener la invasión.

En Ike’s Gamble, Michael Doran muestra cómo Nasser jugó con los EE.UU., invocando la oposición de Estados Unidos al colonialismo europeo para abrir una brecha entre Eisenhower y dos primeros ministros británicos, Winston Churchill y Anthony Eden. Mientras tanto, buscando convertirse en el hombre fuerte del mundo árabe, Nasser estaba firmando acuerdos armamentísticos con la URSS y desestabilizando otros países árabes que los EE.UU. habían estado cortejando. La crisis de Suez fue su triunfo final. Con el tiempo, Eisenhower llegaría a la conclusión de que Nasser le había engañado, que los países árabes eran demasiado rebeldes para anclar allí los intereses de Estados Unidos en el Próximo Oriente, y que los EE.UU. debían volverse hacia Israel.

Con un conocimiento profundo de Eisenhower y su política exterior, esta historia fascinante y provocativa ofrece una nueva y rica comprensión de cómo los EE.UU. se convirtió en agente poder en el Próximo Oriente”.

blood-and-sand

Por otro lado, contamos con la joven historiadora y author Alex von Tunzelmann, que nos ofrece su Blood and Sand: Suez, Hungary, and Eisenhower’s Campaign for Peace (HarperCollins).  Veamos su resumen:

Un viva y reveladora historia popular que aúna el relato de la crisis de Suez y de la revolución húngara de 1956 -una historia de conspiración y revoluciones, espías y terroristas, secuestros y planes de asesinato, de la caída del Imperio Británico y del ascenso de la hegemonía estadounidense bajo el liderazgo heroico del presidente Dwight D. Eisenhower- que conforman el Próximo Medio y la Europa que hoy conocemos.

El año 1956 fue un punto de inflexión en la historia. Durante dieciséis extraordinarios días de octubre y noviembre de aquel año, las crisis gemelas que afectaron a Suez y Hungría empujaron al mundo al borde de un conflicto nuclear y a lo que muchos en el momento llamaban la Tercera Guerra Mundial. Blood and Sand ofrece un relato minuto a minuto de todo ello  a través de un fascinante elenco internacional de personajes: Anthony Eden, el primer ministro británico, atrapado en una trampa de su propia creación; Gamal Abdel Nasser, el intrépido joven líder populista de Egipto; David Ben-Gurion, el maduro héroe sionista de Israel; Guy Mollet, el belicoso primer ministro francés; y Dwight D. Eisenhower, el presidente de Estados Unidos, dividido entre un viejo orden mundial y uno nuevo, en la misma semana en que su propio destino como presidente debía ser decidido por el pueblo estadounidense.

Esta es una historia reveladora de estos dramáticos eventos y e individuos, que por primera vez ajusta ambas crisis en el contexto de la Guerra Fría mundial, el conflicto árabe-israelí y el traicionaero poder político del imperialismo y el petróleo. Blood and Sand resuena con fuerza con los problemas de control del petróleo, el fundamentalismo religioso y la unidad internacional a la que se enfrenta el mundo hoy en día, y es una lectura esencial para cualquier persona relacionada con el estado del moderno Oriente próximo y de Europa”.

Bien. Les recomiendo, como va de suyo, que no se tomen los reclamos comerciales de los editores al pie de la letra, sobre todo en lo tocante a las bondades de los libros. En todo caso, uno y otro tienen la amabilidad de permitirnos leer algunos extractos de sendos volúmenes. Y si eso no les basta, acudan a la reseña del NYT o a otros volúmenes y artículos que han ido apareciendo este año.

© 2016 Simon & Schuster / HarperCollins Publishers

Vijay Prashad: sobre la muerte de la nación y el futuro de la revolución árabe

Vijay Prashad, uno de los estudiosos más conocidos en el mundo de las relaciones internacionales y en el ámbito de la izquierda, acaba de presentar su nueva obra: The Death of the Nation and the Future of the Arab Revolution, publicada a un tiempo por la americana University of California Press y por la india LeftWord. La presentación es, por supuesto, idéntica:

the-death-of-the-nation1

“Este libro vertigionoso y oportuno de Vijay Prashad es el mejor texto crítico para el Próximo Oriente hoy en día en conflicto, de Siria y Arabia Saudita al caos en Turquía. Mezclando anécdotas emocionantes de informes a pie de calle que dan a los lectores una idea de lo que está en juego con una visión general sobre la geopolítica de la región y del mundo, Prashad nos guía a través de los cambios dramáticos en cuanto a actors, política y economía en el Próximo Oriente durante los últimos cinco años. “La primavera árabe no fue derrotada ni en la plaza Tahrir ni en el zoco de Alepo”, explica. “Fue rotundamente derrotada en los palacios de Riad y Ankara, así como en Washington DC y París”.

El corazón de este libro explora la agitación en Irak, Siria y Líbano -países donde surgió el ISIS y está prosperando. Es aquí donde descansa la historia de la región. ¿Cómo sería un Oriente Próximo post-ISIS? ¿Escuchará las demandas del pueblo? ¿Hay un futuro para la región que no sea el retorno a un estado de seguridad o la continuación de las monarquías? The Death of the Nation aborda estas preguntas críticas situando los acontecimientos de Oriente Próximo en el contexto más amplio de la historia revolucionaria”.

Y para comprobar todo ello, nada mejor que ver unos párrafos de la introducción -que retoman (no textualmente) algunos de sus escritos previos, algo nada extraño en un autor tan prolífico:

the-death-of-the-nation2

“Abu Bakr al-Baghdadi dio la bienvenida en 2014 al Ramadán declarando la formación del Califato, con él como Califa – es decir, el sucesor del profeta Mahoma. era el primer retorno de un Califato desdeque la Asamblea Nacional de Turquía de Kemal Atatürk lo aboliera en 1924. Al-Baghdadi, el nombre de guerra para el líder del Estado Islámico de Irak y al-Sham (ISIS),  anunciara que las fronteras interiores dar al-Islam, el mundo del Islam, ya no eran  aplicables. Pudo hacer este anuncio porque sus combatientes habían tomado grandes extensiones de territorio en el norte de Siria y en el norte y centro de Irak, echándole el aliento a  Bagdad, la capital del califato abasí (750-1258).

La declaración de Al-Baghdadi se produjo tras la amenaza del ISIS de hacer sentir su presencia fuera del territorio que ahora controla. Las explosiones de bombas en Beirut, Líbano, dan a entender el alcance de ISIS. Las autoridades jordanas se apresuraron a acabar con las “células durmientes” del ISIS, tan pronto como la conversación en las redes sociales sugirió que habría una ofensiva en Zarqa y Ma’an. La financiación privada de Kuwait había ayudado al ISIS en sus primeras etapas, pero ahora Kuwait daba a entender que también le preocupaba que las células ISIS pudieran golpear el rico emirato petrolífero. Cuando el ISIS tomó los puestos fronterizos entre Jordania y Siria, Arabia Saudita entró en estado de alerta.

Muchos de los implicados en la rebelión en Siria habían sugerido que el ISIS fue alentado por el gobierno de Bashar al-Assad para facilitar su escenario preferido en la guerra de Siria -que la suya es una guerra contra el terrorismo y no contra una rebelión cívica. Si bien es cierto que el gobierno de Assad liberó un buen número de yihadistas en 2011, no hay evidencia que sugiera que él creó el ISIS. El ISIS es un producto de la guerra de los EE.UU. contra Irak, formado inicialmente como al-Qaeda en Irak por el militante jordano Abu Musab al-Zarqawi. Una política profundamente sectaria -a saber, una agenda anti-chií-  caracteriza a al-Qaeda en la región. Financiada por dinero árabe privado del Golfo, el ISIS entró en la guerra de Siria en 2012 como Jabhat al-Nusra (Frente de Apoyo). Sin duda, mutó una rebelión cívica en una guerra terrorista. El apoyo político de Occidente y el apoyo logístico de Turquía y los estados del Golfo Pérsico le permitió prosperar en Siria. Se convirtió en un centro para la yihad internacional, con veteranos de Afganistán y Chechenia nutriendo a los seguidores de al-Baghdadi. A principios de 2014, el ISIS tomó dos grandes ciudades iraquíes (Ramadi y Faluya) y dos ciudades de Siria (Raqqa y Deir Ezzor). A finales del año, ISIS se apoderaría de Mosul, la segunda ciudad en importancia en Irak, y más tarde Palmyra, una ciudad histórica al borde del desierto sirio.

(…)

The Death of the Nation  es un alegato sobre la lenta muerte política de la idea de nacionalismo árabe en los fuegos de la guerra sectaria y el caos que se extiende desde Irak a Libia, de Yemen a Palestina. Pero trata también de la revolución árabe que, a pesar de todas las apariencias de futilidad, permanece viva y coleando en los corazones de las masas árabes. Ellos quieren algo mejor, algo que no sea la guerra sin fin y la ocupación, una condición que produce una incertidumbre neurológica. Otros sueños se incuban aquí y allá. “Ellos esperan”, escribió el poeta palestino Mahmoud Darwish, “y esperar es constancia y es resistencia”.

© The Regents of the University of California/ Naya Rasta Publishers Pvt Ltd.

La Isla de Crusoe: una rica y curiosa historia de piratas, náufragos y locura

Entre los libros más entretenidos de la termporada (pueden explorar las numerosas reseñas ya aparecidas) sin duda hemos de citar Crusoe’s Island: A Rich and Curious History of Pirates, Castaways and Madness (Faber & Faber), del historiador naval Andrew Lambert.

crusoes-island

Dado que el editor es muy parco en su presentación,  podemos acudir a las palabras que difundió el King’s College, lugar en el que desempeña su labor el mencionado Lambert. Esta es la promoción realizada con motivo de una “lecture” que tuvo lugar el pasado 12 de septiembre:

“De un aclamado historiador naval, Crusoe’s Island  dibuja la curiosa relación entre los británicos y una isla del otro lado del mundo: Robinson Crusoe, en el Pacífico Sur. La pequeña isla asumió una posición notable en la cultura británica, sobre todo en la novela de Daniel Defoe.  Andrew Lambert revela la verdad que hay tras la leyenda de este lugar, dando vida a las voces de los marineros científicos y artistas que la visitaron, así como a las maravillas, la tragedia y la violencia con las que se encontraron.

Andrew Lambert es Laughton Profesor de Historia Naval en el Departamento de Estudios de Guerra, miembro de la Real Sociedad Histórica y también Director de la Unidad de Laughton de Historia Naval de dicho Departamento. Su trabajo se centra en la historia naval y estratégica del Imperio Británico entre las guerras napoleónicas y la Primera Guerra Mundial, así como en el desarrollo temprano de la escritura histórica naval. Recibió la Medalla Anderson en 2014 por The Challenge: Britain against America in the Naval War of 1812″.

Y estas son las primeras líneas del volumen:

“Este libro aborda la larga y curiosa relación, entre la identidad inglesa y una isla del otro lado del mundo, una que nunca fue propiedad de Gran Bretaña, y que sólo muy brevemente estuvo ocupada por marineros británicos. A pesar de ello, Juan Fernández (ahora conocida oficialmente como Isla Robinson Crusoe) asume un lugar notable en la literatura naval e imaginativa británica en la primera mitad del siglo XVIII. El Robinson Crusoe de Daniel Defoe y el Voyage del Comodoro Anson, superventas en sus respectivos géneros, fijan la isla dentro de una distintiva visión inglesa, a la vez que oceánica, global, insular y dinámica.

(…)

En última instancia, Juan Fernández se convirtió en un espejo que refleja a los ingleses, uno en el que se perciben a sí mismos y a sus ambiciones. (…)”.

FABER & FABER © 2016

Enzo Traverso: melancolía de izquierda

Sin duda alguna, uno de los estudiosos más finos del pasado siglo XX y de sus violencias es Enzo Traverso, docente hoy en día en Cornell. Y también uno de los más prolíficos. En esta ocasión, nos presenta Mélancolie de gauche.  La force d’une tradition cachée (XIXe-XXIe siècle), que publica La Découverte y donde retoma la idea de “melancolía de izquierda” que Walter Benjamin propuso al reseñar (y atacar) los poemas de Erich Kästner.

traverso-melancolie

Utilizando ese referente, Traverso ha señalado en diversas ocasiones (por ejemplo, en La historia como campo de batalla) que en su trabajo hay una particular dimensión nostálgica: “No es la nostalgia del socialismo real, sino una melancolía, en el sentido de Walter Benjamin y Daniel Bensaïd. No es pesimismo ni una resignación cósmica; es una melancolía de izquierdas que sabe que todo compromiso intelectual y político implica una deuda con aquellos que nos precedieron. La lucha no es sólo un acto alegre, liberador, sino también un momento de redención de los vencidos de la historia. Se trata de interiorizar las debacles sin rendirse, prestando mucha atención a lo que surge y dejándose sorprender…”

Partiendo, pues, de todo ello, el volumen se nos presenta del siguiente modo:

“Desde el siglo XIX, las revoluciones siempre han mostrado una prescripción  memorial: conservar el recuerdo de experiencias pasadas para legarlas al futuro. Erauna memoria”estratégica”, nutrida de esperanza. A principios del siglo XXI, esta dialéctica entre el pasado y el futuro se rompe y el mundo queda encerrado en el presente. La caída del comunismo no sólo ha enterrado, de una vez por todas, la teleología ingenua del “futuro feliz”, sino que también ha enterrado durante mucho tiempo las promesas de emancipación que encarnaba.

Pero esta nueva relación entre la historia y la memoria nos ofrece la oportunidad de descubrir una “tradición oculta”,  la de la melancolía de la izquierda que , como un hilo rojo, atraviesa la historia revolucionaria de Blanqui a Walter Benjamin, a través Louise Michel y Rosa Luxemburgo. No es ni un freno ni una renuncia, sino una puerta de entrada a la memoria de los vencidos que revive las esperanzas del pasado, inacabadas  y en espera de ser reactivadas.

En las antípodas del manifiesto nostálgico, este libro -alimentado con una rica iconografía: de las pinturas de Courbet a los carteles soviéticos de la década de 1920, de las películas de Eisenstein a las de Theo Angelopoulos, Chris Marker o Ken Loach- establece un diálogo fructífero con las corrientes del pensamiento crítico y los movimientos políticos alternativos actuales. Revela con vigor y de manera contraintuitiva  toda la carga subversiva y liberadora del duelo revolucionario”.

En fin, el libro retoma ideas previas, que el propio Traverso nos ha resumido ya: “El marxismo que se corresponde a nuestro régimen de historicidad – temporalidad atada al presente, carente de capacidad de pronóstico-, adquiere inevitablemente una coloración melancólica. Amputada del principio-esperanza, al menos en la forma concreta que había adoptado en el siglo XX, cuando la utopía de una sociedad libre se había materializado en el comunismo, interioriza una derrota histórica. Si tiene una dimensión estratégica, no es la de organizar el derrocamiento del capitalismo, sino la de superar el trauma de los reveses padecidos. Su arte reside en  la organización del pesimismo: asumir un fracaso sin capitular ante el enemigo; historizar la derrota, sabiendo que un nuevo comienzo necesariamente adquirirá formas inñeditas, que será necesario tomar caminos desconocidos y que también habrá que asimilar las lecciones del pasado. La mirada de los vencidos es siempre crítica. Este marxismo derrotado pero siempre rebelde encontró su mejor expresión en la obra de Daniel Bensaid, que había juzgado útil, tras la caída del socialismo real, esbozar una galería revolucionaria cuya melancolía se declinaba en diferentes variantes, todas generadas por la derrotar: estoica (Saint-Just), inflexible (Blanqui), el suicidio (Benjamin), pertinaz y lánguida (Mariátegui), irónica (Guevara) o solitaria, tímida y oculta (Trotsky). Una melancolía en última instancia proustiana preocupada por establecer “un nuevo vínculo entre lo necesario y lo posible”. En otras palabras, “una melancolía de retaguardia que siempre consigue atrapar a la vanguardia. Como  finalmente le ocurre  aGuermantes coy Méséglise”.

Para completar lo anterior, nada mejor que revisar las conferencias que, con el título “Seminario: Melancolía de izquierda“, impartió Enzo Traverso el pasado abril en México.

©  Éditions La Découverte, 2016

George L. Mosse Series: Budapest Fin de Siècle

Dado el poco espacio que dedicamos a las novedades  que se publican en las universidades americanas de segundo orden, me permitirán que me detenga en el sello de la de Wisconsin.  Hay una razón de fondo: este centro tiene una colección rotulada “George L. Mosse Series in Modern European Cultural and Intellectual History”, en honor del que fuera gran historiador germano-americano, confundador del Journal of Contemporary History y profesor durante un tiempo, claro está, en dicha Universidad de Wisconsin-Madison.

Pues bien, este pasado septiembre lanzó dos nuevos volúmenes, ambos muy interesantes y claramente en la senda de los trabajos de Mosse. Por un lado, Shaping the New Man. Youth Training Regimes in Fascist Italy and Nazi Germany, de Alessio Ponzio. Por otro, The Invisible Jewish Budapest. Metropolitan Culture at the Fin de Siècle, de Mary Gluck.

gluck-the-invisible-jewish-budapest-c       shaping-the-new-man

Veamos cómo empieza la introducción esta segunda obra:

“La población judía de Budapest en 1900 era aproximadamente del 23 por ciento, por lo que era la segunda ciudad judía más grande de Europa. Sólo Varsovia lo superaba, con una población judía del 33 por ciento. Este hecho demográfico parece sorprendente sólo por su casi total ausencia de las narraciones oficiales de Budapest. Los relatos canónicos de la ciudad presentan su historia principalmente en términos políticos, como la inevitable transición de un pequeño pueblo de habla alemana de mediados del siglo XIX a una capital de habla húngara hacia fin de siglo. La emergencia de Budapest como una de las principales metrópolis de la Europa Central fue sin duda un evento político que reflejaba las ambiciones nacionales e imperiales del Estado húngaro. También fue, sin embargo, un fenómeno cultural que dio lugar a una compleja modernidad urbana estrechamente asociada a la presencia judía en la ciudad. The Invisible Jewish Budapest es un intento de recuperar los contornos perdidos de este mundo cultural judío, famoso en toda Europa central por su vida nocturna vanguardista, innovadora industria del entretenimiento y vida cultural bohemia. He llamado a este mundo “invisible” debido a su estigmatización generalizada por parte de la cultura oficial, que no la hacía técnicamente invisible sí que la ignoraba simbólicamente.

Los antisemitas fueron los críticos más vociferantes y virulentos de la Budapest moderna, que asociaban directamente con su carácter judío. En la década de 1890, el alcalde antisemita de Viena, Karl Lueger, acuñó el famoso término Judapest para designar lo que entendía como abrumadora influencia judía sobre la vida cultural de la capital húngara. El concepto de Judapest encontró reiteración ideológica en toda regla durante los años de entreguerras en el marco del régimen conservador de Miklós Horthy, que calificó a Budapest de “ciudad del pecado” (bűnös város) y se comprometió a limpiarla de sus elementos judíos. La idea de una modernidad judía rapaz y degenerada que había saqueado la cultura nacional húngara se convirtió en la herencia tóxica de la derecha política húngara. Su ambiguo legado continúa hasta el presente, inhibiendo la investigación académica e incluso el debate serio sobre el tema.

(…)”.

En fin, si ese volumen no les convence, siempre pueden volver a los libros de Mosse, del que precisamente se acaba de publicar en castellano Soldados caídos. La transformación de la memoria de las guerras mundiales (PUZ), con utilísima introducción de Ángel Alcalde que les recomiendo.

©1995–2016 The Board of Regents of the University of Wisconsin 

Philipp Ther: Historia de la Europa neoliberal

A juzgar por las recientes traducciones, y por las que se anuncian, uno de los historiadores más solicitados para comprender la muy reciente historia europea es Philipp Ther.  Su volumen más conocido es Die neue Ordnung auf dem alten Kontinent: Eine Geschichte des neoliberalen Europa (Suhrkamp), que fue premiado en la feria del libro de Leipzig en 2015. El editor proclama que el libro ha sido vendido para varios mercados, incluyendo el hispano (Plaza & Valdés), pero de momento solo sabemos de la versión inglesa, titulada Europe since 1989: A History (Princeton UP), lo cual dista un tanto del original (El nuevo orden en el Viejo Continente. Una historia de la Europa Neoliberal). Así se presenta:

Europe since 1989

“El año 1989 trajo la caída del muro de Berlín y el colapso del comunismo en Europa del Este. Pero también fue el año en que las teorías económicas de Reagan, Thatcher y la escuela de Chicago lograron la dominación global. Y fueron estas ideas neoliberales las que determinaron en gran medida el curso de los cambios políticos, económicos y sociales que transformaron Europa oriental y occidental durante el siguiente cuarto de siglo. Este premiado libro ofrece la primera historia completa de Europa posterior a 1989”.

Die neue Ordnung

Y así se inicia la introducción:

“Los orígenes de este libro se encuentran en el verano dorado de 1977. Fue un momento brillante en Europa, tanto en lo político como en materia meteorológica. La primera crisis del petróleo había pasado, y una política de distensión prevalecía. Los Acuerdos de Helsinki de 1975 habían generado confianza; el gobierno de Alemania Occidental propagaba el “cambio a través del acercamiento.” El enfrentamiento Este-Oeste parecía haberse calmado. Fue en este clima político cuando mis padres decidieron tomarse unas vacaciones estivales en el “bloque del Este”. La frase fue pronunciada con una nota de aprehensión, a pesar del nuevo optimismo. “Oriental” significaba comunista; “Bloque” sugería aislamiento autoimpuesto y amenaza militar. Varios miembros de la familia tenían malos recuerdos personales del Ejército Rojo en 1945 y en 1968, cuando se había aplastado la Primavera de Praga. El itinerario para nuestras vacaciones, pues, se trabajó con la debida precaución. La primera parada iba a ser Hungría, no en vano se la conocía como el “barracón más feliz del campo comunista.” Luego tendríamos viajar hasta el sur de Polonia, y a partir de ahí a las hermosas montañas Krkonoše que recubren la frontera entre Polonia y la República Checa y, por último, a Praga para visitar a unos familiares. Nuestro viaje comenzó bien. No había telón de acero en la frontera; los guardias húngaros nos recibieron con alegría. No nos desanimó el control de pasaportes y equipaje, ya que todavía eran comunes en las fronteras de Europa occidental. Budapest estaba bastante cerca y el Danubio brillaba a la luz del atardecer. El gulash que comimos en un restaurante, homónimo del comunismo húngaro, fue mucho más picante que cualquier comida hogareña en la sosa Alemania Occidental”.

Y esto añade el autor unas páginas después:

“Este libro es el producto de años de interés académico. Se basa en mi propia experiencia personal de la Revolución de Terciopelo, en la actividad profesional de mis muchos años en la República Checa y en Polonia en los años noventa, en mis largas estancias de investigación y mis viajes a Ucrania, Rusia y el Cáucaso, y en la cooperación académica con los colegas de Europa del Este. Fue gracias a los cambios de 1989-91 que este amplio mundo se me abrió de par en par. Curiosamente, no se ha amonedado ningún concepto sobre una generación de 1989, aunque muchos jóvenes manifestantes de aquel otoño y de los meses siguientes, de grandes esperanzas e indudables idealismos, se perciben a sí mismos como tales. A diferencia de la generación de 1968 o 1848, no han sido inmortalizados en forma impresa. Cualquier sentido de comunidad generacional ya ha sido debilitado por el rápido ritmo de cambio, las divergentes experiencias de transformación se han hecho depender del género y condición social de los individuos, y los resultados aleccionadores de los cambios en la década de 1990. Es tarea de la historia contemporánea explorar estas experiencias individuales y subjetivas más de cerca de lo que lo ha hecho la investigación predominante de estas transformaciones,  que se ha ocupado principalmente de los Estados y las economías a nivel macro”.

© Copyright, Princeton University Press

Las gentes del Sena: historia pública digital

Habría muchas formas de llamarla, pero sobre todo sabemos lo que no es: no es la escritura académica habitual, la que nos acompaña desde hace décadas. Podría decirse que es historia pública, semejante a la que cultivan los amigos americanos y que con tanto empeño promueve la IFPH-FIHP.  Y podría denominarse historia digital, pues utiliza las nuevas herramientas de escritura para plantearse otras maneras de difusión del conocimiento histórico. Y, en suma, podría decirse que es meramente un proyecto con fines turísticos. Todo eso a la vez es Gens de la Seine, una propuesta que el servivio de prensa de la EHESS nos presentaba del siguiente modo antes del verano:

gensdelaseine

“¿Cómo era el Sena en el siglo XVIII? Con sus playas de arena, puertos bulliciosos y puentes cargados de casas,  estaba en el corazón de la vida parisina y todo tipo de comercios dependían de sus actividades. Es esta historia, encarnada por sus actores cotidianos,  la que reviven en forma de módulos de sonido Sarah Gensburger, socióloga de la memoria en el CNRS, Isabelle Backouche, historiadora  en la EHESS de París, y Michele Cohen, director artístico. Gens de la Seine, recorrido sonoro por las orillas del río, es un viaje en el tiempo para el caminante conectado. Está disponible en francés y en Inglés en gensdelaseine.com (compatible con smartphones y tabletas).

El Sena ha jugado un papel importante para los habitantes de la capital. En el siglo XVIII, se habitaban sus puentes, se iba de compras, se tomaba un transbordador o un barco, se lavaba la ropa, se limpiaban las tripas, se iba a escuchar a los feriantes, se trabajaba allí, si se era lavandera, tintorero, vendedor ambulante o comerciantede frutas. También se bañaban en sus aguas, se bebía de ellas, y a veces se ahogaban, porque en aquel momento muy pocos parisinos sabían nadar.

Esta es la historia cotidiana que puede ser (re) descubierta a través del recorrido sonoro de Gens de la Seine. (…) Disponible en francés y en inglés, ofrece a los parisinos otra mirada a su ciudad y a los turistas una nueva manera de descubrirParís y su historia.

Gens de la Seine se compone de 19 relatos que dan vida a otros tantos personajes coloridos, cada uno situado en un punto del río: los mozos de puerto St. Paul, el gobernador de la bomba de la Samaritaine, un vendedor de billetes lotería del muelle de Grands Augustins, la lavandera en su barco-lavadero … El caminante del siglo XIX podrá seguir los pasos de aquellos ribereñoss, imaginar su vida diaria, oírlos y casi verlos.

Una sonorización  entretenida y accesible de la investigación histórica

Habrá la emoción, el placer conocer esos parisinos de otro tiempo, pero este paseo sonoro es también una manera de aprender de la historia y entender cómo se transformó el Sena, perdiendo gradualmente su papel esencial en la vida de la capital.

De hecho, Gens de la Seine pone a disposición de todos, de manera divertida y agradable, la investigación histórica más erudita. Se basa en una historia social dispuesta a dar voz a la gente común cuyas huellas se pueden hallar, tras años de investigación, en los informes policiales, cuadernos de quejas, reglamentaciones. Muchos documentos de archivo, a menudo sorprendentes, que resuenan en los diferentes relatos.

Interpretado vívidamente por actores (incluyendo a Christian Hecq, de la Comédie-Française, y Olivia Bonamy), rico en ruidos, risas, discusiones y las historias de los ribereños de otro tiempo,  adornado con música, esta paseo sonoro también se beneficia de la investigación de la musicóloga Mylène Pardoen (ISH-Lyon) sobre los sonidos del siglo XVIII. Ha sido producido y dirigido por Nova Spot.

Gens de la Seine ha sido concebido y desarrollado por dos investigadores y un director artístico. Isabelle Backouche trabaja en el Centre de recherches historiques (EHESS/CNRS). Reconocida experta en la historia de París y del Sena, es miembro del Comité d’histoire de la ville de Paris. Sarah Gensburger es socióloga e historiadora de la memoria del París de la Segunda Guerra Mundial en el Institut de sciences sociales du politique (CNRS/UPOND/ENS Cachan). Juntas idearon el concepto de estos testimonios sonoros del pasado, localizados en el espacio urbano. Por último, procedente de France Culture y del mundo de la publicidad, Michèle Cohen tenía la tarea,  a partir de unos datos históricos respetados escrupulosamente, de escribir los relatos y diseñar unos módulos sonoros vivios, emotivos y audibles para todos. Ellas tres, a su manera, asumen el desafío de una valoración original de las ciencias sociales y contribuyen a democratizar el conocimiento científico.

(…)”

Y esto nos dice Isabelle Backouche en la web del proyecto:

Como parte de una tesis de historia, publicada en 2000 (La Trace du Fleuve, La Seine et Paris, 1750-1850, Paris, Editions de l’EHESS, 2016 [2000])),  viví  durante cinco años en compañía de las Gens de la Seine. Pero no se me aparecieron de inmediato, como si me estuvieran esperando en una caja de archivo. Para revivir el río en el siglo XVIII, era necesario dar la palabra a todas las personas involucradas en el Sena, y no dejarme guiar únicamente por las voces más potentes de quienes dominan la escritura, las de las autoridades encargadas del río, el preboste de los comerciantes y el rey.

He experimentado, pues, un enfoque histórico basado en archivos dispersos por varios depósitos. Esta historia social pretende restaurar la profundidad humana del río, la diversidad de intereses allí inmersos y los conflictos generados por la competencia en su uso. En el siglo XVIII, el Sena es un territorio saturado del que  cada uno trata  de aprovecharse para ganarse la vida, para promover  innovaciónes técnicas, para tratar de imponer nuevos desarrollos urbanos, o incluso para consolidar antiguas dinastías.

Bateau-lavoir sur la Seine à Paris. Vers le pont au Change. Charles Marville (1813–1879). Wikimedia Commons
Bateau-lavoir sur la Seine à Paris. Vers le pont au Change. Charles Marville (1813–1879). Wikimedia Commons

Ningún fondo archivístico particular permite revivir esta sociedad fluvial,  tan rica y colorida. Es necesario  repasar minuciosamente los informes diarios del “bureau de la ville” para extraer todo lo relacionado con la vida del río. Así, los arrendatarios de barcos de lavandería suscriben contratos de arrendamiento por el derecho a instalar su barco durante 60 años, mediante un alquiler y respetando restricciones muy duras. Es el estudio detenido de los 206 contratos firmados durante el siglo XVIII lo que me permitió crear un retrato de esta pequeña y relativamente cerrada sociedad, que se perpetúa en las orillas del río. Del mismo modo, la exposición precisa de las ordenanzas anuales que prohíben el comercio al por menor en los puertos, recordando sus horarios de apertura e imponiendo a los comerciantes respetar los espacios dedicados a cada mercancía, me orientó hacia la descripción de un espacio urbano extremadamente denso y muy vigilado. El Sena era en el siglo XVIII un lugar vital para la capital.

Es este rico material, que privilegia las muchas voces que hablan en el río, el que Gens de la Seine revive gracias a un trabajo conjunto con Michele Cohen. En este sentido, si la forma de escritura sonora creada por Michèle es una ruptura total con el estilo académico, que se inscribe por contra en total convergencia con mi enfoque historiográfico: promover una historia social original que rompa con una historia de París con demasiada frecuencia política debido a la capitalidad  de la ciudad”.

Véase también lo que esta historiadora escribe en la versión francesa de Slate.

 Copyright © 2016 Gens de la Seine/EHESS

La modernidad y sus descontentos

En pleno agosto, Yale UP tuvo a bien sacar al mercado  un interesante volumen titulado Modernity and Its Discontents. 
Making and Unmaking the Bourgeois from Machiavelli to Bellow. Su autor es Steven Smith, que se desempeña en dicha Universidad como Alfred Cowles Professor of Government & Philosophy.  Así lo presenta el editor:

modernity

Steven B. Smith examina el concepto de la modernidad, no como producto final de la evolución histórica, sino como un estado de ánimo. Explora el modernismo como una fuente de orgullo y ansiedad, sugiriendo que sus características más distintivas son las autocríticas y las dudas que acompañan el progreso social y político. Proporcionando los perfiles de los más poderosos defensores y críticos del proyecto moderno -de Maquiavelo y Spinoza a Saul Bellow e Isaías Berlin-, esta obra provocativa a caballo entre la filosofía y la ciencia política ofrece una nueva perspectiva sobre lo que significa ser moderno y sobre por qué el descontento y el a veces rechazo radical son sus inevitables subproductos”.

Y así empieza la obra:

“La modernidad es un problema. Es una palabra que significa muchas cosas para muchas personas. Es el nombre tanto de un proceso (modernización) como de un estado de cosas. El término fue amonedado inicialmente en los siglos XVI y XVII con la “disputa entre los antiguos y los modernos” sobre los modelos apropiados de producción artística, pero rápidamente se transformó en un debate sobre una serie de fenómenos que iban de la filosofía a la política pasando por la economía. La modernidad llegó a estar asociada con el individuo soberano como el único locus de responsabilidad moral, con la separación del Estado y la sociedad civil como ámbitos distintos de la autoridad, con la secularización de la sociedad o al menos con la disminución de la función pública de la religión, con la elevación de la ciencia y las formas de racionalidad científica como el estándar del conocimient y con un régimen político basado en el reconocimiento de derechos como la única base de su legitimidad”.

Dado que el sello editorial no ofrece muestra alguna del contenido del volumen, recomiendo a los interesados un vistazo a Google Libros o la lectura de “Should the Ban on Spinoza Be Lifted? A political and philosophical inquiry into the first modern Jew”, un texto que el autor publicó el pasado mayo en la revista Commentary.

Yalebooks.com © 2016 Yale University

Con la cabeza cubierta. Historia del velo

Dado que el asunto está siempre de moda, conviene recuperar un volumen aparecido el verano pasado: A capo coperto. Storie di donne e di veli (Il Mulino), de la profesora Maria Giuseppina Muzzarelli (Università di Bologna).  El editor, que no es ajeno a las polémicas que el asunto suscita, nos ofrece en su página unas páginas de lectura gratuita y publicita el libro en los siguientes términos:

a-capo-coperto

“Hablamos de mujeres con velo y de inmediato pensamos en el hiyab o en otras formas de cubrir la cabeza o la cara o incluso todo el cuerpo de la mujer que se usan en el mundo islámico y que, no sin controversia, muchas de ellas también visten en los países occidentales. Pero la prescripción para  que las mujeres se cubrieran sus cabezas también pertenece plenamente a la historia de Occidente. Vamos a tratar de descubrir una antigua costumbre, documentada a partir de la Biblia y de las estatuas de la antigua Grecia, de los Padres de la Iglesia, de los estándares medievales y de las innumerables pruebas artísticas y literarias. La cabeza cubierta era una prerrogativa de las mujeres casadas, divisa de las religiosas, al igual que toda viuda se veía obligada a llevar un velo en señal de luto. Señal de modestia y humildad, el velo, escaso pero de gran  carga simbólica,  era también un accesorio de moda, complemento esencial en la pompa del lujo y la elegancia, como puede verse aún en los pañuelos de marca”.

Y, para analizar estos objeto y costumbre, nadie mejor que la profesora Muzzarelli, una reputada medievalista y reconocida estudiosa de las costumbres y la moda que ha publicado numerosos textos sobre este campo y que hace un par de años editó un volumen semejante: Il velo in area mediterranea fra storia e simbolo. Tardo Medioevo-prima Età moderna (Il Mulino).

Y es que, como la propia autora ha señalado en distintas ocasiones, la cabeza, y no sólo la de las mujeres, ha sido un campo de representación: se ha utilizado para comunicar la condición social y personal, para manifestar fantasía  y el cuidado propio, para revelar la riqueza y el privilegio, pero también para señalar la marginalidad,  el luto o la sujeción.  Con lo que no es de extrañar que su presencia se reclame para debatir o analizar asunto tan de actualidad en las sociedades occidentales (y no solo).

En fin, para quienes deseen relacionar este análisis con los acontecimientos de nuestro presente, recomiendo el breve titulado “Bad Habits? France’s ‘Burkini ban’ in Historical Perspective” que la profesora Carmen M. Mangion publica en la revista History Workshop Online.

© 2016 Società editrice il Mulino S.p.A.

Les Rendez-vous de l’histoire (2016)

Como en años anteriores, y puntual a su cita, llega en estos primeros días de octubre el festival francés por excelencia dedicado a la historia: Les Rendez-vous de l’histoire, cuyo motivo este año es el de “Partir“.

partir

Como es sabido, dicha celebración dura cuatro días (de jueves a domingo), durante los cuales hay distintas actividades: una enorme muestra bibliográfica dedicada a la materia (el “grand salon du livre d’histoire”); centenares de debates con participantes de todo tipo; un amplio ciclo cinematográfico, con presencia de realizadores, críticos e historiadores; así como otras manifestaciones: “expositions, cafés historiques, découvertes gastronomiques (dîners historiques), spectacles”.

Este año, la conferencia de “apertura” (titulada “Leave”) está centrada en la economía -que tiene mucho peso en esta edición- y corre a cargo de Jean Pisani-Ferry, Comisario General de France Stratégie, con larga trayectoria como asesor del Ministro de Economía (1997-2000), vicepresidente del Consejo de Análisis Económico (2001-2002) y director del grupo de reflexión europeo Bruegel.

rvlh

Tras la apertura, comienzan las actividades, un auténtico sinfín, aunque la inauguración oficial tiene lugar el viernes, a cargo de Jean-Noël Jeanneney, presidente del comité científico del  Rendez-vous de l’histoire. Y ese mismo día tiene lugar la conferencia propiamente “inaugural” del encuentro: “Partir : le propre de l’homme depuis 2 millions d’années”, a cargo de Pascal Picq, paleoantropólogo del Collège de France.

El festival cierra con una conferencia titulada “Partir : entre droit et nécessité”, a cargo de Michaëlle Jean, secretario general de la Francophonie y presidente del festival, quien como tal departirá en los siguientes términos:

“Cada vez que tratamos el tema de la salida y el origen de las migraciones, debemos tener en cuenta que “circular libremente, la elección de la residencia dentro de un Estado, salir del país y regresar a él, buscar y recibir asilo en otros países”, enfrentándose a situaciones de inseguridad grave y amenazante, a la represión, a la persecución, a la guerra, a los conflictos, a la pobreza extrema o a los desastres naturales y al clima, son derechos fundamentales a los que todo hombre y toda mujer tiene derecho en todo el mundo en nombre de la Declaración universal de los derechos humanos del  hombre de 1948 .

Al abordar este tema de la salida también hemos de tener en cuenta una nueva realidad: según el Alto Comisionado para los Derechos Humanos, las guerras, los conflictos y la persecución han generado el mayor número – jamás observado en la historia moderna – de personas que buscan refugio y seguridad, con 59,5 millones desarraigadas a finales de 2014. En el mundo, uno de cada 122  seres humanos es ahora un refugiado, sea un desplazado interno o un solicitante de asilo. Si esta población se correspondiera con ala de un país, ocuparía el lugar número 24 del mundo.

Compuesta de 80 Estados y gobiernos de los cinco continentes, constituida a la vez como lugar de partida, de tránsito y de acogida, la Francofonía está en el centro de todos estos desafíos y emergencias. Y es en el cruce de esta movilidad voluntaria y de este exilio forzado como rinde servicio al desarrollo humano, sostenible cultural y económicamente, al servicio de la paz, la justicia, los derechos humanos y las libertades”.

En fin, si estas palabras les parecen francamente “gubernamentales” y carentes de autocrítica, recomiendo como contrapunto la lectura de “L’héritage colonial de la francophonie“, un texto que Abdelkader Kherfouche publica anticipándose a la cumbre de la Francofonía del próximo noviembre.

Tercera edición del 900fest: le colpe e la storia

Para quienes no lo conozcan,  este “Festival Europeo di Storia del 900” –como señalan sus impulsores–  “surgió en 2014 del esfuerzo mancomunado de diversas asociaciones [con particular referencia a la modesta Fondazione Alfred Lewin, sita en la localidad de Forlì, en la Emilia-Romagna, que se encarga de la organización] a partir de la visión común de la necesidad de una constante profundización histórica, acompañada de un trabajo sobre la memoria, sobre lo ocurrido en el siglo pasado en Europa.

900fest-2016

Por tanto, este festival de la historia tiene como objetivo convertir ese territorio [Forlì] en una referencia nacional e internacional, haciendo de él  un lugar de reflexión, de encuentro y de estudio de las dictaduras, el totalitarismo y la democracia, recordando también el fuerte compromiso político que la Romagna mostró a toda Europa, desde el Renacimiento y posteriormente con la irrupción de la cuestión social.

El Festival pretende convertirse en un evento histórico y cultural de nivel internacional, a realizar anualmente en cooperación con las instituciones.

Las jornadas del festival quieren ser un punto de encuentro y discusión, no sólo para la población de la Romagna, siendo conscientes de  que esta zona sigue representando una referencia obligada -histórica y simbólica- para la historia del fascismo y para una reflexión sobre las dictaduras”.

Añádase a ello que el director es Marcello Flores (Università di Siena), a su vez  director de la red INSMLI (Istituti per la storia della Resistenza e della società contemporanea in Italia).

Con esos mimbres, el festival llega a su tercera edición. La primera se dedicó en 2014 a  “Guerre, totalitarismi, democrazia”; al año siguiente, la segunda tuvo como motivo “Donne nei totalitarismi”; y así llegamos a la que tendrá lugar a primeros de octubre, cuyo motivo es la culpa -“Le colpe e la Storia”-, que se inaugura con una conferencia de Tzvetan Todorov sobre “La Rivoluzione d’Ottobre e gli artisti”. A partir de ahí, y como ha señalado su director, “se hablará del nazismo, del fascismo, con especial atención al colonialismo italiano y a cómo la historia y la memoria de aquella vicisitud ha sido transmitida; también se discutirá sobre la culpa, la justicia y el castigo; de la posibilidad del encuentro más allá de la culpa, del sentido de culpa del superviviente, de los monumentos a la culpa en Alemania, pero también de los procesos de remoción y de autoabsolución”.

La vida intelectual en Francia (XIX-XX)

Hace unos días, el sociólogo  Luc Boltanski  empezaba una reseña en Le Monde del siguiente modo:

“Si uno aterriza proveniente de otros lugares  (por ejemplo, de Próxima b, el más cercano de los exoplanetas o, por la gracia de una ingeniosa máquina del tiempo, desde la ciudad de Lima en tiempos de La Périchole, tanto monta …) y de repente se sumerge en el salón parnasiano y muy “fin de siglo” de Leconte de Lisle; en el bar La Coupole a finales de 1920 (la mirada de Aragón acaba de cruzarse con la de Elsa);  en 1979 en el set de “Apostrophes” cuando Bernard Pivot recibe a Régis Debray, que llega para presentar Le Pouvoir intellectuel en France y ha denunciado la “dominación intolerable de los medios de comunicación sobre el pensamiento”; o en el seminario de Jacques Lacan en la Ecole normale supérieure en 1964.

¿Está confundido, perdido, superado, condenado a permanecer atónico y mudo, en fin, ridículo? No, en absoluto, si uno ha tomado la precaución de llevarse consigo La Vie intellectuelle en France, dos gruesos volúmenes que, si bien lastrarán algo su equipaje, reemplazan una biblioteca y evitan quedar mal, incluso en lugares o situaciones donde, sin acceso a Internet, uno se ve privado de la hoy insispensable Wikipedia”.

lavie1

En efecto, una de las novedades más señaladas de la nueva temporada es este volumen publicaddo por Seuil, La Vie intellectuelle en France, que se desdobla en un primer volumen titulado Des lendemains de la Révolution à 1914 y un segundo que ocupa De 1914 à nos jours.  Veamos la presentación editorial (fusionando la de ambos volúmenes):

lavie2

“La vida intelectual no puede reducirse a una galería de grandes figuras del pensamiento ni a un relato épico de sus combates. tampoco se limita a las ideas más políticos, a las grandes corrientes literarias y a las doctrinas filosóficas. Con esta compendio sin precedentes por su enfoque a largo plazo, se abarca a la vez el mundo de la ciencia, la literatura y las artes, así comolas  ideologías militantes o religiosas.

Atentos al espacio de producción y a la difusión de las ideas, a su cirtulación internacional y a sus fermentos locales y regionales, a los cimientos colectivos e institucionales de su génesis y a su interacción con la sociedad, este libro traza la historia de la Francia contemporánea desde el prisma de las ideas que la han transformado ya las  que se ha enfrentado. Desde sus grupos emblemáticos a sus corrientes marginales, desde sus momentos de efervescencia a sus movimientos subterráneos, ofrece al lector una historia de la vida intelectual diáfana y renovada.

El primer volumen abarca un período que va de las secuelas de la Revolución hasta 1914. Se inicia con la conquista de la libertad de expresión, marcada por un fuerte solapamiento entre el mundo intelectual y los poderes políticos y religiosos. Se extiende por una fase decisiva de autonomía colectiva de los intelectuales y de afirmación de nuevas ciencias. El resultado es una lucha entre ellos por establecer los valores a haver valer públicamente en la nueva sociedad democrática.

El segundo volumen va de 1914 a la actualidad. Los conflictos que se suceden desde la Primera Guerra Mundial hasta la guerra de Argelia consagran el valor de la participación política de los intelectuales en el contexto de la institucionalización del trabajo del pensamiento. El lamento actual por su pérdida de influencia y legitimidad en el espacio público enmascara su vitalidad, la novedad y las nuevas vías de expresión de las ideas que, hasta hoy, ambicionan comprender el mundo, o incluso transformarlo.

Bajo la dirección de Christophe Charle (Universidad de París 1, UITA) y Laurent Jeanpierre (Universidad de París 8), este compendio colectivo en dos volúmenes reúne a cerca de 130 de los mejores especialistas franceses y extranjeros,de  la historia y de la sociología de los intelectuales y de la vida cultural, científica, literaria y artística de los  últimos dos siglos”.

Por otra parte, así se inicia el preámbulo:

“Este libro nace de la constatación de una laguna. Por sorprendente que pueda parecer, no hay ninguna historia reciente de la vida intelectual francesa contemporánea, según la periodización habitual de la historiografía nacional, desde las postrimerías de la Revolución hasta hasta la actualidad. Muchas historias de las ideas políticas, múltiples historias del pensamiento o de cualquiera de sus sectores (filosofía, ciencia, estética, etc.), han establecido resultados parciales y por lo general sobre un periodo largo (a veces desde la antigüedad, o desde la Edad Media o desde el Renacimiento o, más a menudo, desde la Ilustración), si bien el panorama se limita a “grandes” autores consagrados o a las “principales tendencias”, delimitadas por lógicas clasificatorias u oposiciones binarias adecuadas para unas fases de la historia que se transforman en epígrafes de manuales o entradas de enciclopedia. Estos relatos se centran aún hoy en una histoire bataille, una historia política, una historia heroica; estas unifican a menudo las diferencias del campo intelectual en torno a clichés pegados a períodos clausurados; ofrecen conjuntos ideológicos consistentes con polaridades aparentemente estables presentadas como figuras del espíritu de la época, o bien señalan tendencias históricas claras y marcadas con un signo positivo (auge) o negativo (declive) cuya orientación por lo general depende de la posición ocupada por el autor en la vida intelectual de su época. En resumen, esta manera de escribir la historia continúa más o menos aquello que Simiand ya reprochaba en 1903 a los historiadores de la Sorbona de finales del siglo XIX: el culto de los ídolos de la política, de la cronología, de lo individual”.

Y se quiere abundar en el asunto: la emisión de France Culture dedicada a “La France est-elle toujours la patrie des intellectuels ?”.

© Le Monde / Seuil