El polvo del archivo en la era digital

En ocasiones, este blog retrasa la aparición de sus entradas, pudiendo ocurrir que alguien adelante otra traducción del mismo texto. Esto es lo que ha sucedido con la de hoy, que aparece por estar confeccionada tiempo ha, pero que ya tiene versión previa en el excelente blog de José Ragas. Se trata del texto que el reputado periodista John Markoff publicó en su periódico de costumbre, The New York Times,un interesante artículo titulado "New Research Tools Kick Up Dust in Archives". (Nada que ver con esa pequeña maravilla que sigue siendo Dust. The Archive and Cultural History (Rutgers UP), de Carolyn Steedman). He aquí su contenido:

servers

Sentado no hace mucho en la Sala de Colecciones Especiales de la biblioteca del Massachusetts Institute of Technology (MIT), Anders Fernstedt revisaba una imponente serie de textos amarillentos.

Algunos años atrás, Fernstedt, un académico sueco que estudiaba la obra del filósofo Karl Popper y de varios de sus colegas, hubiese tenido que tomar apuntes o apartar determinados documentos para fotocopiarlos.

Sin embargo, ahora puede echar mano de la cámara de alta resolución de su iPhone. Cuando encuentra un documento de interés, rápidamente toma una foto y la comparte al instante con un colega que trabaja a miles de kilómetros de distancia. De hecho, Fernstedt, que investiga en varios continentes, acarrea su propia biblioteca digital de Popper, almacenada en el disco de su ordenador MacBook Air -más de 50 mil archivos en pdf que puede explorar rápidamente.

En solo unos años, los avances tecnológicos han transformado los métodos de los historiadores y de otros investigadores. La productividad ha mejorado radicalmente, los costes han bajado y aquel mundo de profesionales solitarios se ha vuelto colaborativo. Como respuesta a todo ello, los programadores están desarrollando diversos métodos computerizados de análisis, creando así una nueva ciencia cuantitativa.

No obstante, esta transformación también ha alterado muchos de los archivos existentes en todo el mundo, considerados durante mucho tiempo como lugares adormilados con amplias y a menudo mohosas colecciones de documentos que rara vez veían la luz del día. Eso también ha creado nuevos retos que afectan a la protección de la propiedad intelectual y ha amenazado el constante flujo de ingresos de la reprografía, generando problemas financieros a algunas instituciones.

“Me estremece un poco”, dice Henry Lowood, responsable de las colecciones  History of Science and Technology y Film and Media de la Universidad de Stanford. “No es tanto que queramos controlar las cosas, es que tenemos acuerdos con quienes nos ceden sus documentos y, para poder cumplir esos acuerdos, necesitamos controlar las cosas a cierto nivel”.

El giro en la investigación archivística fue documentado en un informe del pasado diciembre (Supporting the Changing Research Practices of Historians), financiado por la National Endowment for the Humanities.

Schonfeld

“Un incremento de la capacidad de búsqueda y el hallazgo de otras herramientas han transformado la academia en la pasada década”, dice Roger C. Schonfeld, director de programa en Ithaka S+R, un grupo de consultoría e investigación educativa, y uno de los autores del informe.

El informe muestra que el amplio uso de cámaras digitales y otros aparatos de escaneo “quizá sea el giro más importante en las prácticas de investigación de los historiadores”, añadiendo que dicho cambio tiene un gran abanico de implicaciones para la disciplina.

En uno de los casos descritos en el informe, un profesor de una Universidad norteamericana pudo dirigir el trabajo de un estudiante de doctorado que investigaba en archivos europeos. Al final del día, el estudiante podía subir las fotografías que había obtenido, permitiendo que el profesor le asignara tareas para la jornada siguiente.

Los investigadores dicen que estas nuevas mejoras han transformado sus prácticas. “He usado diversas estrategias con mi cámara digital para reducir mis viajes al archivo”, escribió en su website Shane Landrum, estudiante de doctorado en Historia en la Brandeis University. “En vez de disponer de un enorme presupuesto de investigación que finance meses de estancia en un archivo distante, he reunido pequeñas becas de viaje y con ello he podido acopiar  materiales de investigación, algo que de otro modo no me hubiese sido fácil hacer”.

El informe también indica que los beneficios se extienden a los archivos, así como a futuros investigadores. Se cita el caso de un investigador que escaneó documentos en un archivo local que nunca antes habían sido digitalizados, cediéndolos luego a los archivos, con la esperanza de que fueran más accesibles para otros en el futuro.

A pesar de las bondades en cuanto a potencial académico y beneficios, hay quien ve en esta apertura de los archivos una bendición ambivalente. Los archiveros que custodian documentos que en el pasado raramente habían sido estudiados, salvo por un puñado de historiadores, están preocupados por el daño que algunos investigadores descuidados puedan causar a las encuadernaciones de los libros, al aplanarlos para obtener buenas imágenes. También les preocupa la pérdida de control, lo que en ciertos casos puede llevar a que se violen los acuerdos que los archivos tienen con los donantes de materiales históricos.

lowood

Las bibliotecas han tenido que adaptar sus normas a la nueva tecnología de la copia, algo en lo que ahora están trabajando, dice el Dr. Lowood. Por ejemplo, inicialmente los archivos de Stanford cobraban a los usuarios cuando usaban su propio equipo para copiar material, pero este pago se eliminó hace un año. Con ello se ha dejado de percibir ese ingreso, aplicándose nuevas normas: ahora se permite que los investigadores lleven su propio equipo para copiar documentos. Sin embargo, se les exige que demuestren que pueden usar el equipo adecuadamente.

Puede que Stanford esté un paso por adelante, dice Robert G. Trujillo, encargado de las colecciones especiales de la biblioteca. Indica asimismo que muchas colecciones aún cobran a los investigadores, aunque sea una cuota fija, por el privilegio de hacer sus propias copias digitales.

Más allá del asunto de la propiedad intelectual, la nueva tecnología ha creado un exceso de material para los investigadores, lo cual a su vez ha generado nuevos desafíos;  sobre todo el de cómo manejar la riqueza de fondos que ahora están disponibles.

“La rapidez con la que la tecnología te permite copiar es un desafío sobre qué hacer con todo este material y cómo contextualizarlo”, dice Francis Blouin, historiador y director de la Bentley Historical Library de la Universidad de Michigan.

Pero estos avances tienen también consecuencias ambivalentes: el rápido auge de las “humanidades digitales” también ha impulsado la innovación, y los historiadores tienen a su disposición nuevas herramientas de minería de datos diseñadas para tratar el conjunto de documentos textuales no estructurados, transformando así las posibilidades de análisis.

“Esto abre nuevas categorías de investigación”, dice Joanna Guldi, historiadora que se dedica a Gran Bretaña y que es Assistant Professor en la Brown University. Por ejemplo, puede usar herramientas de análisis textual y de datos con Google Libros para determinar los cambios en la forma en la que los extraños interactuaban en las calles inglesas antes del siglo XX. Ella es una de las diseñadoras de una herramienta de análisis textual llamada Paper Machines, con la que los historiadores pueden examinar visualmente amplias colecciones digitales para percibir cambios en el lenguaje y otras pistas sobre el comportamiento social, político y económico.

Para algunos investigadores, sin embargo, supone un osado nuevo mundo de tecnologías y métodos especializados. “Yo me formé en unos métodos que me hacían ir a un archivo, pedir las cajas, sacar los documentos y revisarlos, así como solicitar las copias y llevármelas a casa”, dice Leslie Berlin, "Project Historian" del Sillicon Valley Archives de la Universidad de Stanford. Ahora suele comenzar con los documentos electrónicos. “Ahora mi metodología ha cambiado para bien en términos de eficiencia. Lo que se ha perdido con el cambio, en caso de que hubiera ido al archivo, es aquella sensación de chiripa por lo que pudiera haber en los materiales de una caja”.

© 2013 The New York Times Company


Imprimir ésta entrada Imprimir ésta entrada

2 pensamientos en “El polvo del archivo en la era digital”

  1. Gracias, tanto por la traducción como por las referencias a otros blogs y obras. El cambio que se ha producido en las pautas de investigación histórica en los últimos 10 años (e incluso podría decirse que de 2007 hasta hoy) es, en efecto, un salto cualitativo del que creo que no tenemos precedentes desde hace mucho, mucho tiempo.
    Ahora bien, tres preguntas
    1. ¿No se está creando una división entre los que utilizan estos métodos y los que aún se están adaptando a ellos, una especie de 1ª y 2ª división? Y, una vez más, las causas son en parte económicas.
    2. Tomar fotos en el archivo es, en parte, librarse de una estancia, pero "poseer" un documento no es lo mismo que "usarlo". Las imágenes tienen que ser transcritas, con lo que quizás se reduce el tiempo de estancia, pero eso no se traduce automáticamente en más productividad.
    3. Se puede reunir más información, pero ahora la exigencia de uso es mayor, y eso incluye la necesidad de saber (cuando menos leer) más idiomas, lo que en parte nos devuelve a la primera pregunta.
    Todo esto dicho por alguien a quien la cámara de fotos y la presencia creciente (de manera exponencial) de documentos digitalizados en internet le han cambiado la investigación doctoral según la ha ido haciendo.

    1. 1. Por supuesto, la capacidad económica discrimina, pero también para trasladarse o no a un archivo y realizar o no una estancia. Las herramientas digitales son las herramientas de hoy, creo que todos o casi todos las tienen a su disposición.
      2. Por supuesto, descargarse un documento no es consultarlo en toda su extensión. Depende de los fines; pero también hay quien lo consulta in situ como lo haría si lo tuviera en su pantalla. El asunto merecería mayores pormenores.
      3. Más información y otros usos potenciales (casi todos cuantitativos). Como internet es un fenómeno global, al igual que lo son los documentos digitales, se nos exigirá leer en otras lenguas, del mod que sea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong> <embed style="" type="" id="" height="" width="" src="" object="" allowfullscreen="" allowscriptaccess="" cachebusting="" bgcolor="" quality="" flashvars=""> <iframe width="" height="" frameborder="" scrolling="" marginheight="" marginwidth="" src=""> <object style="" height="" width="" param="" embed=""> <param name="" value="">