Cómo se escribe la historia en tiempos globales

En efecto, la globalización ha introduccido una nueva perspectiva entre los historiadores (y otros académicos). El número de volúmenes que la aplican o la describen es cada vez más numeroso y los distintos sellos editoriales se aprestan a tener al menos una obra en su catálogo. Ahora le toca el turno a Norton y a Lynn Hunt, que acaban de presentar Writing History in the Global Era. Así lo promociona el editor:

HUNT Writing History

La destacada historiadora Lynn Hunt se replantea porqué es importante la historia en el mundo global de hoy  y cómo debe ser escrita.

George Orwell escribió que “la historia la escriben los vencedores.” Incluso aunque eso parezca demasiado lapidario, se puede decir que la historia siempre se escribe desde un punto de vista, pero que los puntos de vista cambian, a veces radicalmente.

La historia de los trabajadores, de las mujeres y de las minorías desafió el dominio una vez incuestionable de los relatos de los grandes líderes y de las victorias militares. Entonces, los estudios culturales, incluyendo al feminismo y los estudios queer trajeron nuevas perspectivas, pero estos también han seguido su curso.

Con la globalización emergiendo como fuerza económica, cultural, y política importante, Lynn Hunt examina si ello puede revitalizar la narración de la historia. Espera que los estudiosos de Oriente y Occidente puedan colaborar de nuevas maneras y escribir obras de mayor alcance.

Al mismo tiempo, Hunt argumenta que quizá pudiéramos entender mejor los efectos de la globalización en el pasado si supiéramos más sobre cómo las personas se sentían ante los cambios que estaban experimentando. Propone una reevaluación radical del papel activo de los individuos y de su lugar en la sociedad como claves para entender la forma en que la gente y las ideas interactúan. También revela cómo nuevas y sorprendentes perspectivas sobre la sociedad y el yo (self) -de la historia del medio ambiente a la historia de las interacciones humano-animales, pasando por la neurociencia-   prometen nuevas formas de pensar sobre el significado y el propósito de la historia en nuestro tiempo.

***

Además, como presentación en sociedad, la propia historiadora publicó un breve en The Chronicle titulado “Reframing History“. He aquí unos breves párrafos:

Dos nuevos desarrollos están reconfigurando la forma en que estudiamos la historia. Las teorías sociales y culturales que tanto estimularon  nuestra escritura, desde la década de 1950 en adelante, han perdido su vitalidad, creando incertidumbre sobre cómo  escribiremos la historia en el futuro. Al mismo tiempo, hablar de la globalización es ya un lugar común; se asocia a cualquier intento de determinar la dirección del futuro o el significado del pasado. ¿Es la globalización la nueva teoría que dará un nuevo impulso de la historia?  ¿O bien ahogará a todos los demás posibles contendientes?

A pesar de la continua popularidad de las biografías de personajes famosos y de los libros sobre las grandes guerras, la historia de la disciplina está en crisis -y no sólo por la caída de los presupuestos universitarios. La pregunta insistente, tan difícil de contestar, es: “¿Para qué es buena?” Hubo un tiempo en que la respuesta parecía clara. En el siglo XIX, los estudiantes (varones) estudiaban a los antiguos griegos y romanos como modelos para los futuros líderes. A finales del siglo XIX y principios del XX, la historia asumió el papel de maestra de la nación, reforzando, y en muchos casos creando, la identidad nacional.

La historia nacional sigue siendo el pan y la sal de la enseñanza de la historia por doquier. Sin embargo, si bien mantiene su preponderancia, ha cambiado, a menudo de manera controvertida. Las narraciones nacionales ya se vieron sacudidas en la década de 1950; la historia política, en particular el estudio de las acciones de los funcionarios gubernamentales de alto rango, ya no satisface a un público cada vez más diverso y educado. La historia social -el estudio de los grupos sociales fuera de los círculos de élite- se situó a la vanguardia.

Pero el éxito trajo sus propios problemas. ¿Ha sido suficiente con añadir los anteriormente excluidos de la narrativa nacional, o la narración del Estado-nación en sí requería ser desmontada? ¿Era el papel del historiador el de proporcionar una narrativa nacional cohesionada, estrecha o ampliamente concebida, o  proporcionar una crítica de los defectos de cualquier tipo de narrativa? Incluso sobre la historia narrativa era? ¿Hubo alguna verdad tras nuestras narrativas?

……

Dada la variedad de cuestiones que exigen un enfoque histórico, no hay plantilla que pueda imponerse. Esa variedad no es un signo de la fragilidad o la frivolidad de la historia, ni de los inherentes sesgos y prejuicios de los historiadores. No podemos ver sin tener un punto de vista. La constante evolución del propósito de la historia es un signo, más bien, de su vitalidad. Cada nueva época busca comprender su lugar en el tiempo, y sin historia no sería posible.

(…)

Copyright © 2014  Lynn Hunt/The Chronicle of Higher Education


Un pensamiento sobre “Cómo se escribe la historia en tiempos globales”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *