The Programming Historian en español

Hace escasas fechas, se difundía una comunicación del equipo editorial de The Programming Historian en español indicando el trabajo realizado (con 23 tutoriales ya publicados) y lo mucho que resta por hacer. En dicha nota, se invitaba  cordialmente a revisar la lista de traducciones pendientes y a  participar de este esfuerzo, ya fuera traduciendo, revisando o proponiendo nuevos tutoriales, siguiendo siempre las instrucciones al efecto y contactando con el equipo responsable.

Pues bien, para quienes no conozcan el proyecto, aprovechamos el reciente texto de Seth Denbo en Perspectives on History (“Historian, Program! Self-Help for Digital Neophytes”) para presentarlo y animar a la participación.  Esto nos dice Denbo, director de comunicación académica e iniciativas digitales de la AHA:

 

“La Biblioteca de la Universidad de Harvard ofrece ahora, entre las bases de datos propietarias y otros recursos electrónicos a los que se suscribe la universidad, un sitio web llamado The Programming Historian, que ofrece tutoriales en línea gratuitos en métodos , herramientas y técnicas digitales. No sólo para la Universidad de Harvard, The Programming Historian, lanzado en 2007, es un recurso gratuito y abierto al que cualquiera puede acceder y utilizar. También es único en el mundo de la educación en línea: sus lecciones son creadas principalmente por y dirigidas a los historiadores.

Los estudiosos que buscan desarrollar hoy habilidades en historia digital tienen una amplia gama de opciones. Muchos programas de posgrado ahora incluyen métodos digitales y entrenamiento de habilidades. Los historiadores también pueden buscar recursos en otras centros de la institución, en la biblioteca o en los institutos de formación. Pero The Programming Historian ofrece otro modelo, autodidacta, que utiliza la web para ofrecer materiales que pueden ayudar a los estudiosos a encontrar soluciones a los problemas digitales habituales.

Cuando Douglas O’Reagan, por ejemplo, necesitó crear un archivo digital en línease, acudió a The Programming Historian para solicitar ayuda. En ese momento, O’Reagan era el archivero responsable del Hanford History Project, que gestiona las colecciones del US Department of Energy relacionadas con el zona de Hanford del Proyecto Manhattan. Una vez O’Reagan hubo identificado Omeka -una plataforma de publicación web de código abierto- como la herramienta adecuada para el trabajo, aprendió a usarla con la ayuda de The Programming Historian. O’Reagan describe los tutoriales en la página web como “muy bien hecho, muy útil. . . desmenuzando las cosas en pasos claros“.

Con más de 50 tutoriales publicados, el sitio tiene una gran cantidad de recursos en una amplia gama de temas. Estos incluyen cosas relativamente sencillas como el uso de Markdown (un lenguaje de marcado ligero ) a actividades más complejas, tales como el análisis textual o el SIG (Sistema de Información Geográfica). Algunas lecciones están explícitamente relacionadas con el trabajo disciplinario de los historiadores, tales como “La geocodificación de datos históricos usando QGIS” y “Creación de diagramas de red a partir de fuentes históricas.” Otros, incluido “Creación de nuevos productos en Zotero” e “Introducción a la línea de comandos de Bash” son de interés más general. Con tantas opciones, The Programming Historian puede ser desalentador en su amplitud. En una reseña, Cameron Blevins (Northeastern Univ.)  sugiere que el sitio es más utilizado para ayudar a resolver problemas específicos que para  una formación general sobre los métodos de la historia digital.

Lo que es único en The Programming Historian es que enseña habilidades a través de ejemplos que se adaptan a los historiadores. Muchas lecciones utilizan datos históricos reales y plantean cuestiones de relevancia histórica. Por ejemplo, un tutorial de Martin Düring (Univ. Of North Carolina en Chapel Hill) sobre el análisis de redes se basa en un estudio de caso de una narración en primera persona escrita por un superviviente del Holocausto judío. El tutorial se acerca al estudio del caso con preguntas históricas, del tipo de  “¿cómo las relaciones sociales ayudaron a los refugiados judíos a sobrevivir ocultos?”

The Programming Historian está gestionado y dirigido por un consejo editorial internacional, como si de una revista académica se tratara. Los tutoriales se someten a un proceso de revisión por pares con expertos externos que proporcionan información y recomiendan revisiones y mejoras. “Los revisores son seleccionados sobre la base de sus conocimientos, como sería de esperar en una revista”, dice Adam Crymble, miembro del comité de redacción e historiador digital en la Universidad de Hertfordshire. “Los críticos se ven a sí mismos como colegas que ayudan a probar y perfeccionar las lecciones antes de que se difundan.”

Crymble y la historiadora Katrina Navikas (Univ. De Hertfordshire) publicaron recientemente un artículo metodológico en Journal of Victorian Culture en el que The Programming Historian tuvo un impacto directo sobre su trabajo.  Adaptaron el código que Crymble había desarrollado para el tutorial “Using Gazetteers to Extract Keywords from Sets of Free-­Flowing Texts” para convertir los anuncios aparecidos en periódicos cartistas en un mapa digital de las reuniones de base en la década de 1840. El mapa permitió que ambos estudiosos sostuvieran que las actividades cartistas en Londres eran “parte de la vida cotidiana en lugar de algo extraordinario.” Las metodologías desarrolladas como parte de esta lección permitió que Navikas y Crymble contribuyeran a un clásico debate académico sobre una movimiento político moderno clave.

Los tutoriales a menudo adoptan una filosofía sobre el uso de herramientas computacionales por parte de estudiosos de las humanidades. “Sustainable Authorship in Plain Text Using Pandoc and Markdown”, por ejemplo, incluye una sección llamada “Principios” que indica por qué esas prácticas recomendadas benefician a los estudiosos de las humanidades. En la base de estos principios es la idea de que las herramientas utilizadas deberían apoyar necesidades académicas y asegurarse de que el trabajo se pueda guardar fácilmente a largo plazo y reutilizar para otros fines.

El proyecto está activo y en crecimiento, con varios tutoriales más en preparación. En 2016, The Programming Historian ganó un premio DH, un premio colectivo otorgado por los humanistas digitales. También hay un equipo que actualmente está traduciendo los tutoriales al español. A pesar de que The Programming Historian no suele estar en la categoría habitual de recursos digitales, su inclusión en los catálogos de las bibliotecas facilitará su descubrimiento y permitirá que más historiadores aprovechen las posibilidades que ofrece la investigación digital. Al reducir las barreras para hacer investigación digital, proyectos vibrantes y colectivos como The Programming Historian son vitales para el futuro de la disciplina”.

Fuente: Seth Denbo, “Historian, Program! Self-Help for Digital Neophytes” , Perspectives on History, Mayo de  2017.

 © 2017 American Historical Association


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *