Robert Darnton: la importancia de los libros

Este pasado mes de octubre, Darnton estuvo en la ciudad de Memphis para hablar de uno de sus temas habituales: “El Pasado y el Futuro del Libro”. Lo hizo por partida doble, en una conferencia en la Universidad de Memphis y en un simposio sobre Shakespeare en el Rhodes College. A finales de septiembre, poco antes de tales eventos, Leonard Gill le entrevistó para el semanario “liberal” Memphis Flyer:

dartonposter

Su conferencia en la Universidad de Memphis se titula “Digitalizar y democratizar: Las bibliotecas, los libros, y el futuro digital”. ¿Puede darnos un adelanto?

Robert Darnton: Puede sonar tendencioso, como si la alternativa fuera entre democratización o digitalización. Pero no son alternativas. Ambas se complementan. Lo alternativo es la comercialización. Mi charla abordará brevemente la historia de las bibliotecas y de los libros, pero se centrará sobre todo en nuestra situación actual y en hacia dónde nos dirigimos.

Creo que estamos en un período de transición, y todos sabemos que el futuro va a ser abrumadoramente digital. Pero, mientras tanto, la impresión analógica es todavía importante. Así que no es que los libros se hayan extinguido. De hecho, se publican cada año más libros que el año anterior, tanto en los EE.UU. como en Gran Bretaña y en muchos lugares.

El problema al que nos enfrentamos hoy en día es de acceso: ¿En este mundo mixto de medios digitales e impresos, cómo vamos a promover el bienestar público, el derecho del público a acceder a la información? Eso puede parecer abstracto e irreal, pero es muy real, porque hay una gran cantidad de operaciones comerciales que quieren hacer dinero mediante la restricción de acceso.

Una de ellas era Google Book Search, el plan de Google para digitalizar los libros del mundo, pero con un coste incluso para las mismas bibliotecas que alimentan tal base de datos.

Robert Darnton: No quisiera señalar con el dedo a Google ni dramatizar demasiado las cosas, pero Google Book Search demostró que ambicionaba cerrar el acceso al conocimiento y enriquecerse con ello. De eso trataba el acuerdo de Google: la creación de una biblioteca digital comercial a gran escala, y cuando el Tribunal Federal del Distrito Sur de Nueva York sentenció en marzo de 2011 que era inaceptable, ilegal y una violación de la Ley Sherman Antimonopolio, eso puso fin a Google Book Search.

dpla

Introdúzcanos en la DPLA: la Biblioteca Pública Digital de América.

Robert Darnton: Durante los últimos tres años hemos estado creando no exactamente una alternativa a Google Book Search -porque empezamos a trabajar antes de que el tribunal tomara la decisión-, sino una especie de biblioteca digital que permitiera que los fondos de todas las bibliotecas de investigación de los EE.UU. estuvieran libres y disponibles para todo el mundo. Mi charla será, en parte, una descripción de la empresa: la DPLA.

También ha escrito sobre un tema que puede parecer, para el público en general, una cuestión académica, pero que es de vital importancia para las bibliotecas universitarias y de investigación: el enorme coste de las tarifas de suscripción a las revistas profesionales. Usted escribió en 2009, por ejemplo, que la suscripción de un año a una de esas revistas costaba casi 26.000 $.

Robert Darnton: El aumento desorbitado de los precios de las revistas científicas es otra forma de comercialización. Tenemos que hacer algo al respecto. El aumento en las tasas de suscripción es tan elevado que las bibliotecas están reduciendo la compra de libros.

Algunas bibliotecas pueden “capear el temporal” durante un cierto tiempo, pero incluso Harvard, la mayor biblioteca universitaria del mundo, no pueden hacer mucho más. Vamos a empezar a recortar significativamente nuestras suscripciones.

Resistir la presión de los editores monopolísticos de revistas requiere una estrategia real. No se puede entrar a un despacho y empezar a negociar. Hemos estado haciendo esto durante 20 años, pero ellos son verdaderos profesionales en el asunto. Son buenos en eso. No es que sean el demonio. Es que son comerciales. Están tratando de obtener beneficios para sus accionistas.

Si podemos conseguir el apoyo del claustro, podemos empezar a cambiar el rumbo. El lado positivo es la creación de revistas de acceso abierto. Muchas de esas revistas se han fundado en los últimos diez años, y ha habido una importante tendencia hacia lo que se llama “flipping“, es decir, tener una revista de acceso limitado y darle la vuelta para que sea de libre acceso. Eso se puede hacer. No es fácil, pero hay maneras de hacerlo.

La DPLA se puso en marcha en abril. ¿Cuál ha sido la respuesta de los usuarios hasta el momento?

Robert Darnton: Espectacular. En la primera semana, tuvimos 3,5 “pings” (o hits) por segundo.

La lanzamos virtualmente -es decir, como una operación en línea- solo porque la ceremonia de apertura real iba a ser el 18 de abril, tres días después de los atentados en la maratón de Boston. Íbamos a presentarla en la Biblioteca Pública de Boston en Copley Square, que está al otro lado de la calle donde se produjeron los atentados.

Pero, hasta ahora, todo ha ido muy bien. La DPLA está en marcha. Estamos reuniendo un equipo. Tenemos un director ejecutivo estupendo. A diario introducimos más material en el sistema, y está creciendo a buen ritmo. Las personas están comprometidas. Tenemos la financiación que necesitamos. La tecnología está funcionando perfectamente.

¿No ha habido ajustes desde que la DPLA se puso en línea?

Robert Darnton: Bueno, ha habido algunos ajustes. Pero pasamos mucho tiempo trabajando en la infraestructura técnica con personal cualificado de lo que se llama el Berkman Center for Internet and Society, aquí en Harvard. También tuvimos un concurso abierto en el que personas de todo el país y de otros países simplemente presentarron sus ideas -prototipos de proyectos tecnológicos. Luego tuvimos un selecto jurado que seleccionó las tres ideas principales y las integró en los proyectos de Berkman. Cuando La DPLA se puso en línea, realmente ya lo habíamos probado varias veces.  No hubo problemas técnicos.

Ha habido cierta controversia sobre el cierre de una sucursal de la Biblioteca de Nueva York en el centro de Manhattan y sobre que sus fondos fueran absorbidos por la principal de la Quinta Avenida -la biblioteca de investigación histórica que ahora servirá, en parte, como biblioteca circulante. Además, nuevas bibliotecas centrales se están construyendo a lo largo de los EE.UU. y del mundo – joyas arquitectónicas que atraen a los medios. ¿Cuál es la función y el futuro en general de las sucursales de una biblioteca?

Robert Darnton: La gente tiende a pensar en la Biblioteca Pública de Nueva York como la gran biblioteca de la Quinta Avenida y la calle 42, pero las sucursales también son importantes, aunque de una manera diferente. Sirven a los barrios, y el servicio solía ser sencillo: es donde uno va a a sacar libros o a leer revistas. También videos. Pero, en los últimos años, hemos desarrollado muchos servicios especiales, que incluyen ayuda con las tareas escolares para niños de los barrios más pobres, formación en inglés y una tercera cosa: ayudar a que las personas accedan a internet. Eso resultó ser muy importante para muchos neoyorquinos, porque los periódicos no llevan avisos de oferta de puestos de trabajo.

Pero, ¿ve que ciudades y pueblos apoyen a las sucursales de las bibliotecas, pensando que los lectores pueden simplemente descargarse libros electrónicos?

Robert Darnton: No puedo probarlo apelando a casos específicos. Pero sí creo que hay mucho de lo que yo llamaría “falsa conciencia” por la “muerte” del libro. La gente es muy rápida asumiendo este tipo de eslogan o falso axioma -el de que el libro impreso está en declive o en trance de estarlo  y que toda la información está disponible. Eso es absurdo. No es ni siquiera cercano a la verdad.

Es por eso que lo llamo una falsa conciencia, porque la gente compra sobre esa base. Algunas personas, sin embargo, lo cuestionan. La gente de la industria editorial y del mundo de las bibliotecas sabe que es falso. Pero puedo imaginar a los ayuntamientos diciendo: ¿Por qué gastar dinero en nuestras librerías para comprar libros que nadie va a leer, si todo está disponible en línea?

Yo sí creo que las bibliotecas públicas están amenazadas por este malentendido fundamental, y tenemos que corregirlo. Es una de las razones por las que ahora acepto invitaciones para ir a lugares como Memphis con el fin de difundirlo. Es importante que la gente entienda la situación real.

RobertDarnton_TheCaseforBooks_PastPresentFuture

Como historiador del libro, ha escrito sobre la interacción, a lo largo de los siglos, entre editores, impresores, libreros, compradores y toda una serie de cuestiones relacionadas con la producción y distribución de material impreso. ¿Cree usted que algún día se escribirá una historia compleja sobre el actual o futuro negocio de los libros?

Robert Darnton: Sinceramente, no lo sé. Pero hay una cosa que es justo decir: el cambio tecnológico es tan rápido que dentro de diez años el panorama de la información se verá muy diferente a cómo se ve hoy en día. En veinte años … en cincuenta años, y será otro mundo. Podemos contar con el cambio, pero en qué consistirá exactamente ese cambio no lo sé.

También ha escrito extensamente sobre la Ilustración. ¿Qué te llevó a ese período de la historia?

Robert Darnton: He pasado cincuenta años estudiando el siglo XVIII, y la gente suele decirme: “¿No te gustaría haber vivido entonces y haber conversado con Denis Diderot o con Thomas Jefferson?” Puedo decir que sí, pero me gustaría poner dos condiciones: una, nada de dolor de muelas, gracias. He pasado mucho tiempo leyendo manuscritos y cartas, y el dolor de muelas en el siglo XVIII era horrible. En segundo lugar, preferiría no ser campesino. Y ahora que pienso en ello, preferiría no ser mujer, ya que el parto era muy peligroso.

Hay mucho que decir en contra del tipo de vida de la gente común en el siglo XVIII. Pero la era de la Ilustración para mí es infinitamente interesante -la riqueza intelectual, la apertura del debate.

Se oye hablar de los padres fundadores de Estados Unidos, y si eres un niño de 12 años, te encoges de hombros, porque todo parece muy piadosa -sabiduría aceptada y así sucesivamente. Pero al leer sus cartas -por ejemplo, la correspondencia entre Jefferson, cuando estaba en París representando a la nueva república, y James Madison, cuando estaba en la Convención Constitucional en 1787- te quedas sorprendido por la vitalidad intelectual del intercambio. En esas cartas, están hablando de todo. Jefferson compra libros para Madison. Merodea por las librerías de París en busca de gangas y para conseguir lo último para  Madison. Y huelga decir que podían leer en francés. Por tanto, cuanto más me metía en el siglo XVIII, más interesante me parecía.

También creo que hay una conexión entre el siglo XVIII y mi trabajo en la biblioteca de Harvard y con la DPLA, porque el ideal de los filósofos de la Ilustración era difundir la ilustración, es decir, difundir el conocimiento. Eso sucedería con la imprenta. Pero en aquellos días, solo una minoría de la población sabía leer y los que sabían leer, por lo general, no podían comprar libros. Así que la imprenta, importante como era, era débil en comparación con internet como medio de difusión de información.

Mi opinión es que ahora podemos hacer realidad aquella visión utópica de gentes como Diderot y Madison -una visión de la difusión del conocimiento a toda la ciudadanía, por lo que podríamos tener un público informado y una mejor república, un mejor sistema político.

¿Le ha dejado su trabajo en Harvard con menos tiempo para sus propias investigación y escritura?

Robert Darnton: Ocupa mucho tiempo estar al frente de esta biblioteca. Pero Harvard tiene un sistema peculiar. Siempre ha nombrado a un experto académico (senior scholar) para ser el bibliotecario universitario, y la idea no es para se lleve la biblioteca, sino que se ocupe de las normas, las relaciones del profesorado, las cuestiones de recaudación de fondos y loa asuntos generales. De hecho, tenemos 73 bibliotecas y son unos espléndidos bibliotecarios profesionales los que las administran. Cuando llegué por primera vez aquí, me vi inmerso en una gran cantidad de problemas administrativos, pero ahora ya me he librado de ellos. Sí, doy clases, y la semana pasada entregué un nuevo libro.

Y el tema es …

Robert Darnton: La censura -un estudio de las formas en que efectivamente trabajaban los censores: la forma en que hacían su trabajo, cómo lo pensaban, cómo sus supuestos y valores encajaban en el entorno. El libro consta de tres estudios de caso. Uno de ellos sobre la Francia del siglo XVIII, otro sobre la India británica en el XIX y el tercero es sobre la Alemania Oriental comunista en el XX.

La idea es que si puedes meterte realmente dentro de estos regímenes -es decir, leer las memorias y cartas intercambiadas entre los censores y entre ellos y la gente que dirigía los gobiernos- puedes entender lo que fue la censura. Por supuesto, que era muy, muy diferente en cada caso. Pero entonces, cuando te distancias de cada caso, te preguntas: ¿Qué es la censura? Eso es parte del núcleo del libro: repensar toda la naturaleza de la censura misma.

Hablando de eso, mientras conversamos se celebra la Semana de los libros prohibidos de 2013.

Robert Darnton: ¿Sí? No lo sabía.

Gracias, profesor Darnton.

Robert Darnton: ¡Gracias!

© 1996-2013 Contemporary Media


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.