Historia cultural de los animales domésticos

La historia de los animales domésticos no es nueva, pero siempre causa cierta sorpresa entre algunos historiadores. Los anglosajones, por supuesto, siempre han tenido en alta estima a tales seres, pero quizá hayan sido los franceses los que más se han aplicado a ello académicamente (por supuesto, hay excepciones entre los primeros, como el excelente Man and the natural world, de Keith Thomas, o el Creatures of Empire: How Domestic Animals Transformed Early America, de Virginia DeJohn Anderson).

El antropólogo Jean-Pierre Digard ya se explayó sobre el asunto hace algunos años con su L’Homme et les animaux domestiques: Anthropologie d’une passion (Fayard), radiografiando en su prólogo cierto furor congresual sobre la materia, así como las diversas publicaciones académicas que le abrían entonces sus páginas. Ahora nos llega Histoire des animaux domestiques (XIXe-XXe siècle), obra que el joven historiador Damien Baldin ha venido demorando (Seuil).

baldin animaux

Dice el editor:

Es difícil imaginarlo hoy: en el siglo XIX, en la ciudad, los animales están por todas partes. Los perros y los caballos de tiro, los terneros, las vacas, los cerdos … pueblan las calles. En el campo, nunca han sido tan numerosos. Se desarrolla así una nueva familiaridad entre los hombres y los animales, en las granjas y en las casas. La intimidad de los sentimientos a que dan lugar se expresa más abiertamente en la vida cotidiana, en la literatura y en la pintura. La sensibilidad ante su sufrimiento se fortalece y los abusos que pueden sufrir comienzan a ser castigado. La ley los protege ahora. Este nuevo enfoque no excluye la búsqueda de un mayor control y de la mejora de la utilización de animales con la doma y con la medicina veterinaria, en auge por aquel entonces. Al mismo tiempo, la suciedad, los animales vagabundos y la visión de su sangre son cada vez menos tolerados. Las perreras y los mataderos están apareciendo. A la vez, emerge una clara diferencia entre los elegidos, dentro del círculo familiar, mimados y protegidos, y los otros. este libro ofrece una historia cultural y social olvidada de la que somos herederos.

Y estas algunas de las palabras de Baldin explicando su investigación:

“Hace alrededor de 10 años, trabajaba principalmente sobre la guerra de 14-18. Redescubrí entonces la vida en las trincheras y, después de mi agrégation, continué con mi investigación. Pero un día, leyendo un libro en la biblioteca de Sainte-Geneviève, me encontré con una nota a pie de página que indicaba que, en 1919, fueron reclutados más de 10.000 perros para fines militares. La información era increíble, me impactó, y así empecé a prestar más atención a la presencia de los animales domésticos. Pero como esto es un tema muy nuevo y muy poco estudiado, he preferido no ir demasiado lejos en el tiempo para comprender mejor las particularidades y los retos, ya que, en lo que respecta a los animales, el siglo XIX conoció cambios profundos”.

“En los siglos anteriores, siempre hubo animales de compañía, pero estaban reservados para la aristocracia, pues el resto de la sociedad no podía permitirse el lujo de mantener a un animal sin pensar en algún tipo de beneficio material. Pero a partir del siglo XIX, ese fenómeno elitista se convertirá poco a poco en un fenómeno de masas, y ello por tres razones.

La primera. Con el auge de la caza, los perros de caza se ganan eventualmente la estima de su amo y, poco a poco, se establecen unos vínculos más sólidos que correa de cuero. Por tanto, no será raro verlos entrar en las casas para recibir caricias, vandas y … un buen cojín! La segunda. Los nuevos ciudadanos a menudo proceden del campo, incluso sienten en la ciudad que necesitan tener una mascota que les acompañe. Por tanto, la rápida urbanización favorecerá la presencia de animales pequeños en las viviendas. En cuanto al tercer motivo, está directamente vinculado a la historia de las mujeres. Dado que en el siglo XIX se las confina principalmente en el espacio doméstico, no tardarán en sufrir de soledad. De repente, se volverán hacia los perros o los gatos para resolver el problema …”.

 

 

 

 



Citar este post
Anaclet Pons (2014, 14 marzo). Historia cultural de los animales domésticos. C L I O N A U T A : Blog de Historia. Recuperado 30 de mayo de 2024, de https://doi.org/10.58079/myh3