Alexander Cockburn, el último polemista

El azar nos ofrece la oportunidad de rescatar, aunque sea mínimanente, la obra del periodista y escritor Alexander Cockburn, uno de los impulsores de la célebre revista “radical” Counterpunch, con su contraparte digital. El motivo de la recuparación es la reseña que Perry Anderson firma en el número 85 de la New Left Review (revista de la que también fue asiduo Cockburn) y que titula precisamente “Counterpuncher“.

cockburn
Alexander Cockburn by JoAnn Wypijewski. Copyright 2013 The New York Times Company


Alexander Cockburn falleció hace casi dos años, en el verano de 2012, y desde entonces se le han dedicado distintos homenajes y reconocimientos. En uno de ellos, por ejemplo, participó Connor Kilpatrick, editor de Jacobin, que con toda justicia le calificó de “el último polemista”, en la senda de gentes tan destacadas como Tom Paine o Mark Twain. Decía entonces Kilpatrick que lo destacable de su trayectoria fue que “Alexander fue un radical durante toda su vida, aunque en las últimas décadas las pasara viendo como la izquiersa liberal se transformaba en algo mucho más tibio.  (…) Como le decía a unos amigos de Jacobin, no puedo imaginar lo que se debió sentir, al llegar a los Estados Unidos siendo un radical comprometido a principios de 1970, el hijo de Claud Cockburn, teniendo que ver todo el lamentable juego al que Carter , Clinton y Obama han jugado desde hace décadas”.

Además, continúa, “a pesar de su sano aprecio por gentes como Marx, Engels e incluso el temido Lenin, nunca llegó a ser un snob. (…) Cuando los liberales y los izquierdistas menospreciaron al Tea Party, diciendo que era un operación artificial, Alex se apresuró a reprocharles su petulancia:  ¿Creéis que los socialistas de izquierda pueden presumir de tener a lo largo y ancho de América 647 grupos, o es que acaso no son un grupo formado por poco más de un puñado de personas?”.

“Alex sabía que una izquierda inteligente, organizada y políticamente abierta era difícil tras décadas de despolitización. Sabía que las palmaditas en la espalda no servirían para nada. Denunció el colapso de una izquierda marxista que, en sus propias palabras, “solia proporcionar un terreno de adiestramiento para que los jóvenes aprendieran los rudimentos de la economía política y la disciplina organizativa, encontrararan compañeros adecuados y desempeñaran su papel en la reproducción de la izquierda (…) Un espíritu adolescente no vacunada contra el debate sectario, no enriquecida por el Dieciocho Brumario y por los grupos de estudio sobre El Capital, está abierta a cualquier tipo de infección”.

Pero Cockburn no solo fue un activista radical, sino que dejó una amplia obra para testimoniarlo.  Y a ello se refiere en su primer párrafo Perry Andreson en la citada reseña:

COLOSSAL_WRECK_cmyk

“Con la publicación póstuma de A Colossal Wreck (Verso, 2013), se completa el tríptico por el que Alexander Cockburn será recordado. Corruptions of Empire ofrecía un brillante friso de la política y la cultura estadounidenses desde mediados de los setenta hasta finales de los años ochenta. The Golden Age Is In Us, más reflexivo y personal en la forma, es un álbum y un diario intrincadamente construido que continua hasta mediados de los años noventa. A Colossal Wreck, un mosaico narrativo, termina en la segunda década de este siglo. Robin Blackburn y JoAnn Wypijewski publicaron emotivos textos sobre Alexander cuando murió.  A Colossal Wreck lo abren y cierran dos personas de su familia, su hermano Andrew y su hija Daisy. No podrían haberse escrito mejores retratos. No intentaré aquí escribir sobre él de forma similar. Cada uno de sus amigos tendrá sus propios recuerdos de Alexander. En mi caso, la suerte biográfica nos ha unido a lo largo de la curva de su vida, de Irlanda a Inglaterra, de Nueva York a California. Tal vez eso me permita una cierta contribución para enmarcarlo”.

Y así sigue. En efecto, quien desee mayores pormenores puede leer en la NLR, y en castellano, el tributo de Robin Blackburn o bien el de JoAnn Wypijewski en The Nation, medios en los que Cockburn solía escribir y a los que podemos recurrir para leer algunos de sus textos breves (muchos hay en la versión española de la NLR).

En fin, como dijo Dwight Garner en el NYT, a Alexander Cockburn le gustaba llamarse Marxishta, no marxista, y acostumbraba a ir por las largas autopistas americanas en viejos coches, preferiblemente convertibles, enviando sus crónicas desde la carretera en largos correos electrónicos o por fax. Su obra póstuma, añade, es un nuevo compendio mordaz, un material desordenado -que mezcla cosas publicadas y no publicadas como una serie de entradas de un diario- captado por una mente desordenada. Lo que capta está vivo en cada página; y sus enérgicas sentencias se retuercen. Guerrero de clase, puso su mirada a través de su parabrisas en el desenfrenado poder corporativo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.