Paul de Man y su polémico pasado

Uno de los asuntos más polémicos y escandalosos es el del “pasado” nazi de ciertos intelectuales. Por supuesto, el caso más conocido es el del filósofo Martin Heidegger, que este año ha vuelto a estar de actualidad con la publicación de sus “Schwarze Hefte” o “cuadernos negros”, es decir, los diarios personales que escribió en las décadas de los treinta y cuarenta. Al parecer, esa publicación dejaría al filósofo sin defensa alguna, incluso sería una debacle para la filosofía occidental.

Pero no es este el caso del que nos ocupamos hoy, sino del que afecta al crítico literario Paul de Man. También el ayer de este pensador era ya conocido, al menos desde finales de los ochenta. Así se puede comprobar en la extensa bibliografía que desde entonces se le ha dedicado, en particular en el volumen de David Lehman Signs of the Times: Deconstruction and the Fall of Paul de Man (Poseidon Press). Pero no todo era sabido, y con algunas nuevas fuentes y distintas interpretaciones ha contado la profesora Evelyn Barish para su polémico volumen The Double Life of Paul de Man (Liveright).

The Double Life of Paul De Man

Hay que añadir que las críticas no han sido muy favorables, incluso en algún caso puntillosas.  Por ejemplo, el reputado Peter Brooks ha señalado: “Se podría hacer una reseña de las notas al pie de Barish, lo cual suscitaría muchas dudas sobre su investigación: incluso las más importantes fuentes publicadas sobre el pasado de de Man, Wartime Journalism y su pareja Responses, se datan incorrectamente; el famoso ensayo de Marcel Mauss “The Gift” [Ensayo sobre el don] se atribuye a George Bataille; la afirmación de que de Man iba a ser secretario del consejo editorial de una nueva revista, Cahiers Européens, controlada por la Oficina de Relaciones Exteriores de Alemania, se cita del siguiente modo: “Esta escritora entiende que un estudiante escribió un ensayo (cita no disponible) en Bélgica”. Eso no sirve, toda vez que Barish afirma que el prospecto de Cahiers Européens, nominalmente escrito por el director de Le Soir, Raymond Becker, está escrito en parte con la letra de Paul de Man. Tal vez, pero ¿podemos confiar en ella en este caso?”.

Así pues, añade Brooks, “el problema es que ella se ha quedado atascada en su presunción (…), y siempre debe jugar a ser fiscal en lugar de dejar que su historia se desarrolle de acuerdo con su propia lógica”.  De modo que no extraña la conclusión: “Sin duda, hubo suficientes sombras y complejidades en la vida y en el pensamiento de de Man, pero aquí obtienen solo la iluminación más lóbrega”.

Crítico es también Carlin Romano, que explica muy bien el caracter de la obra de de Man. Más amable es Louis Menand en las páginas del New Yorker, que se refiere mucho más al contexto y a los colegas de de Man. Para este académico, la nueva biografía de Evelyn Barish es una actualización importante: “Barish trabajó en los archivos belgas y entrevistó a muchas personas que conocierona de Man, incluyendo a sus dos esposas. Ella no es cien por cien fiable cuando aborda los antecedentes históricos; le sobrepasan los temas teóricos; y a veces caracteriza como manipuladora o engañosa una conducta que podría tener una explicación más benigna. Su libro es un pliego de acusaciones. Pero no no es una crítica feroz, y tiene una historia increíble que contar. En su relato, todas las pistolas echan humo. Hay suficiente para abastecer una miniserie”.

Y, sí, así lo parece, sobre todo si uno desconoce el trasfondo completo del asunto.  Es lo que nos puede pasar si leemos el extracto que se ha dado a conocer, publicado en Salon, donde uno puede a la vez perderse o quedarse en los detalles. He aquí unos párrafos:

David Plunkert for The Chronicle
Copyright © David Plunkert for The Chronicle

En el verano de 1954, la imagen pública de Paul de Man había evolucionado. Ya no era el apasionado agitador de los años del Bard [College], ni el flexible y agradable joven inmigrante que había sido amigo de Mary McCarthy;  se había convertido en un hombre mayor, sabio, encantador y profundamente culto. Ya era una figura paterna para algunos estudiantes y un preciado aliado de otros candidatos al doctorado, que gustaban de su sabiduría, su ingenio mordaz, su tono de inquebrantable e indiferente confianza en sí mismo y de su carisma. En diciembre de 1953 había publicado su primer ensayo académico, “Montaigne”, en Critique, un paso importante porque auguraba su futuro desarrollo intelectual y porque la publicación antes de completar -mucho antes de iniciar- la tesis doctoral era una señal del logro conseguido. Entonces, unos meses más tarde, fue elegido Junior Fellow. Y con eso, un tono de altos vuelos comenzó a aparecer en algunos comentarios de la correspondencia de Man, un poco de presunción o de jactancia que debió sentir justificado. Aquel verano fue la primera ocasión en que alquilaba una cabaña barata en Gotts, una isla remota de la costa de Maine; carecía de agua corriente y electricidad, pero estaba envuelta de bosques de pinos y de unas románticas brumas. Allí, le escribió a Levin, no estaba “leyendo nada más frívolo que Plotino y Husserl”, e invitaba a Harry a acompañarle  “si Wellfleet resulta demasiado mundana”.

Mientras tanto, sin dejar de enseñar a tiempo completo en Berlitz, de Man había estado asistiendo a Henry Kissinger. Fue en su oficina, y con el mismo estado de ánimo exuberante, donde de Man estuvo a punto de cometer un error fatal cuando vio una carta de Georges Goriély, por entonces un historiador plenamente acreditado en la ULB. El joven profesor se había postulado en la primavera de 1954 para acudir a un seminario sobre estudios internacionales que Kissinger estaba impartiendo en Harvard. Paul vio a la solicitud, y en abril le escribió a Georges diciéndole que el azar había hecho que fuera él quien la viera. Kissinger era un “amigo”, Paul tenía una “pequeña” influencia y, si la “decisión dependía solo” de Kissinger, entonces “sus posibilidades de venir aquí serían considerables” (se deducía que Kissinger confiaba en el criterio de de Man). Después de su innoble vuelo de mayo de 1948 y de los siguientes años de silencio forzado, cualquier persona en la posición de de Man se habría sentido satisfecho por reaparecer en un papel tan deseable. Entonces de Man le preguntó a Goriely si le podía transmitir a Gilbert Jaeger – el tercer miembro del ménage à trois– una carta que tenía “cierta importancia”. Tal como un “fantasma del pasado”, de Man dijo que había estado desconectado demasiado tiempo para tener la dirección de Jaeger. Añadió nuevas de su propio éxito, mencionando su proyecto de doctorado como una suma de simbolismo “cuyos ecos filosóficos siempre me interesan”. Saludó al “destino” por ese encuentro con Georges .

La carta fue escrita en un estado de ánimo elevado, y pudo haber sido un error enviarla. Sin lugar a dudas, Paul hacía mucho que deseaba regresar a Bélgica con viento favorable, y aquello debió de haberle parecido el momento adecuado para preparar el camino. Sin embargo, de Man siguió haciendo alarde de sus conexiones con Goriély : había sido admitido  ​​en Harvard como estudiante de doctorado y ahora tenía algo de ” influencia” sobre Kissinger, una figura que ahora era importante para Goriély . Él no sabía que casualmente esa misma primavera Goriély había coincidido en un jurado con Robert Guiette , uno de los hombres cuyos nombres de Man había falsificado mientras robaba fondos de Hermès y que, al hablar sobre su amigo común, George se había enterado primera vez de los actos fraude, malversación de fondos y falsificación de Paul estando en Hermès, y de su condena posterior en Amberes. El historiador se sorprendió, y la carta de Paul de Man que siguió a este encuentro le asombró doblemente. Goriély no obtuvo la beca, pero consiguió la dirección de de Man y supo de su estado en Harvard, información que hasta entonces nadie en Bélgica tenía. A partir de ahí, esos hechos podían tomar otro camino, y lo hicieron. Al difundir su dirección cuando todavía era un fugitivo, de Man había quedado al descubierto, posiblemente ante la jurisprudencia belga y ciertamente ante sus viejos amigos.

De Man tenía la esperanza de regresar a Bélgica, recuperar el estatus legal, y de alguna manera hacer las paces por sus fechorías. Le dijo a Patricia que, porque se sentía seguro en su condición de su esposo y de estudiante en la Universidad de Harvard, había ido al consulado belga de Boston para obtener un visado para su regreso a Europa. De repente, sin embargo, el mismo día en que regresaron de Maine, el 7 de septiembre, los agentes del INS se presentaron una vez más sin previo aviso en su casa, otra vez en medio de un clima violento. Los de Man habían planeado celebrar el cumpleaños de Michael ese día y también trasladarse a un apartamento mejor en McLean Street. En cambio, Paul se enfrentaba ahora a la deportación. El Servicio de Inmigración y Naturalización sabía que había llegado con un visado de turista en 1948. Seis años más tarde, se les había acabado la paciencia. Su posición como marido de Pat ya no le cobijaba, y los agentes ya no estaban interesados ​​en las cicatrices y heridas que les había mostrado en el Bard en 1951. De Man tendría que abandonar el país. Solo tenía dos opciones: ser deportado o  la “salida voluntaria”, lo que le abría la posibilidad de volver bajo el auspicio de su esposa.

Optó por lo segundo. Sin embargo, volvr a los Estados Unidos sería un problema, pues necesitaría un visado belga para su expirado pasaporte  -algo a lo que se debería enfrentar en su momento. No obstante,  obtener un visado para Europa fue muy problemático, ya que, dado su notorio apellido, si visitaba cualquiera de los consulados de su país, ya fuera en Francia o en Bélgica, estaría a una llamada de teléfono del sistema judicial de Amberes, y de que un celoso funcionario descubriera su condición de fugitivo, con lo que de Man podía incluso ser arrestado. Era un pensamiento escalofriante, pero aún sucederían cosas peores.

En algún momento entre el día en que los agentes le visitaron y el 28 de septiembre, cuando el INS le notificó a de Man dio su fallo, Poggioli le llamó de repente. La Society of Fellows había recibido una denuncia detallada y profundamente dañina sobre su protegido. Amplias acusaciones que mostraban un considerable conocimiento del pasado de De Man llegaron en forma de una carta, cuyo autor, de acuerdo con la viuda de De Man, nunca le fue revelado. Ella nunca vio la carta. Sin embargo, provenía claramente de alguien que tenía información precisa sobre el emigrado, no sólo del tiempo de la Bruselas ocupada, sino también del Amberes de la posguerra. Además, el escritor que tanto sabía De Man estaba en Harvard y planteaba preguntas sobre las circunstancias de su admisión. Esto significaba que todas las invenciones que de Man había contado a la Universidad sobre su pasado eran ahora dudosas o cuestionadas.

(…)

En su respuesta, de De Man rechazaba las acusaciones, tildándolas de basura inventiva y sin plausibilidad. Su argumento era que él era víctima de ser hijo de “Hendrik” de Man, un “controvertido” político belga (evitó la palabra fascista) y un hombre que evidentemente segía siendo tan problemático que su hijo Paul, a pesar de vivir en el autoexilio, era ahora víctima incluso en el extranjero, haciéndole el destino desgraciado de ataques infundados. Esta afirmación de que su tío era su padre, tanto como su ensayo crítico de marzo de 1942 con los escritores judíos, indignó a los lectores belgas de De Man y a sus otrora amigos; confundió y desconcertó profundamente a sus partidarios estadounidenses en 1992. ¿Qué podría significar que un hombre al que habían respetado así -amado, y algunos dirían que idolatrado- pudiera haber mentido hasta este punto? Algunos se preguntaban si era concebible que en realidad fuera hijo de su tío.

Dos manuscritos inéditos hasta ahora abren una nueva ventana en el pensamiento de Paul de Man en aquel momento. Ambos fueron separados del manuscrito que se imprimió en las Responses. El segundo, más corto, será discutido a continuación. El primero es el manuscrito real de la publicada autoexculpación, un documento manuscrito de nueve páginas marcado por muchos cambios reveladores. Esto demuestra que de Man realmente escribió mucho antes la carta que envió en enero, empezándola el 25 de septiembre de 1954, justo antes de que el INS le ofreciera la posibilidad de elegir entre la deportación y la “salida voluntaria”. Entre esa fecha y finales de enero, revisó el manuscrito, redatándolo el 28 enero de 1955. Lo tenía escrito el mismo día, después de que el segundo semestre hubiera comenzado y meses después de que debería haber embarcado rumbo a Francia. En las largamente meditadadas enmiendas al manuscrito, se puede ver qué temas le generaron problemas y dudas. Al menos uno de los cambios que hizo resulta de una importancia central.

(…)

Copyright © 2014: Evelyn Barish. Liveright Publishing Corporation.

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.