La clase obrera británica (en el siglo XX)

Gracias a una tradición bien asentada, a su espíritu abierto y a unos excelentes archivos, no hay año que nuestros colegas británicos no nos ofrezcan algún notable estudio sobre su clase obrera. Por ejemplo, si en 2013 destacó la propuesta de Emma Griffin –Liberty’s Dawn. A People’s History of the Industrial Revolution (Yale UP)-, este año puede ser el de Selina ToddThe People: The Rise and Fall of the Working Class, 1910-2010 (John Murray). Incluso podríamos decir que ambos se complementan, al menos por la perspectiva adoptada y las fuentes empleadas.

The People

La prueba es que el libro de esta profesora oxoniana está cosechando excelentes y abundantes críticas en los medios de comunicación. Lo señalan Roger Lewis en The Times, Alistair Dawber en The Independent,  Suzanne Moore en The Guardian o David Kynaston en The Observer, entre otros. Este último, historiador de reconocido éxito, señala el contexto y el resultado:

“Sin embargo, hay una sombra más larga que acecha tras este libro: La de la clase obrera en Inglaterra de E.P. Thompson. Publicado en 1963, y exigiendo el fin de “la enorme condescendencia de la posteridad” hacia la clase obrera, se convirtió en clásico casi al inatante y en las dos décadas siguientes ejerció una enorme influencia sobre los historiadores más jóvenes. Pero luego las cosas cambiaron. Así como la derrota de los mineros en 1985 aplastó de manera concluyente la política de clase, dejando al partido laborista sin un propósito claro, los historiadores se volvieron cada vez más hacia las políticas más individualistas de la identidad, sobre todo las de género y etnia -para desesperación de al menos un historiador, Tony Judt, entrenado en las antiguas verdades progresistas. De pronto, la clase parecía irrelevante, los departamentos de sociología ehistoria económica luchaban por atraer a los estudiantes, y los estudios culturales se dispararon.

Dicho de otra manera, The People es uno de esos libros que tanto necesitamos. Es también un libro cuyo autor tanto necesita escribir. La década de 2000 vio aparecer dos notables relatos-memorias a pequeña escala de escritores de la clase obrera –The Likes of Us, de Michael Collins, y Estates, de Lynsey Hanley- y ahora en 2014 esto se alimenta de manera similar por un trasfondo personal de clase obrera. “Busqué en vano el relato de mi familia cuando fui a la universidad para aprender historia”, relata Todd (nacida en 1975), “y seguí buscándolo infructuosamente durante toda la siguiente década. Con el tiempo me di cuenta de que iba a tener que escribirlo por mí misma”.  En gran medida lo consigue. The People ofrece una clara, convincente y ampliamente persuasiva narración de un siglo de la historia británica, visto a través de los ojos de la clase obrera y desde una perspectiva de clase obrera. Todd evita intimidar, pero al final uno se queda adecuadamente enojado: el pueblo ha sido exprimido”.

Y a pesar de los defectos y de algunos planteamientos discutibles, Kynaston concluye que “La verdad subyacente del relato -en última instancia, un trágico e impactante relato- que Todd nos cuenta sigue siendo esencialmente válido. Y lo cuenta de una manera que es, como podría haber dicho Henry James, lo autentico”.

En fin, para que adviertan el tono y el contenido, he aquí los párrafos iniciales y finales de la introducción del volumen:

Cortonwood, enero de 1985. la represión de los huelgistas  (Foto: John Sturrock / Socialist Worker)
Cortonwood, enero de 1985. La represión de los huelgistas  (Foto: John Sturrock / Socialist Worker)


La clase ha unido y dividido a Gran Bretaña desde la Revolución Industrial. Unido, porque la clase es ampliamente aceptada como un hecho esencial de la vida británica, un patrimonio y un lenguaje que todos podamos compartir. Dividido, porque la clase no es una tradición romántica ni una divertida idiosincrasia, sino que es producida por la explotación en un país donde una pequeña elite ha poseído la mayor parte de la riqueza. La así llamada clase obrera “tradicional” -todos los que trabajaban con sus manos- constituía la gran mayoría de los británicos en 1910, cuando se inicia este libro, y aunque eso ya no es así un siglo más tarde, la mayoría de la gente todavía afirma pertenecer a la clase obrera en 2010. Aquí, cuento su trayectoria.

Los años que van entre 1910 y 2010 han sido el siglo de la clase obrera. Durante la Revolución Industrialn la clase obrera “estuvo presente en su propia creación”, en palabras del historiador E.P. Thompson: mineros y artesanos se unieron para promover sus propios intereses y desafiar los de sus patronos. Pero fue en el siglo XX cuando la mayoría de los británicos llegaron a entenderse a sí mismos como miembros de la clase obrera y a ser tratados como tales por los políticos y la prensa. Fue también en ese siglo  -y especialmente durante y después de la Segunda Guerra Mundial- cuando la clase obrera se convirtió en “el pueblo”, cuyos intereses eran sinónimos de los de la propia Gran Bretaña.

Esta clase obrera estaba compuesta en gran parte por obreros manuales y sus familias -mineros, estibadores y trabajadores del acero, así como empleadas domésticas- y por personal administrativo de baja categoría como mecanógrafas, secretarias, oficinistas y mensajeros. Constituían más de las tres cuartas partes de la población británica hasta 1950, y más de la mitad incluso en 1991. Luego estaba el gran número de trabajadores no manuales -enfermeras, técnicos y administrativos de categoría superior- que elegían identificarse como clase obrera, ello en virtud de sus antecedentes familiares y porque creían que trabajar para ganarse la vida significaba que tenían más en común con otros asalariados que con los empleadores o dirigentes políticos. La gente de la clase obrera, por tanto, constituía la mayoría de la sociedad británica a lo largo del siglo XX y en el XXI. Por el contrario, los empleadores constituíann solo el 3 por ciento de la fuerza de trabajo en la década de 1900, y sólo el 4 por ciento en el nuevo milenio. Este libro trata sobre cómo ese estado desigual de los asuntos afectó a las vidas de las personas, y cómo la gente común se adaptó, resistió y modificó las circunstancias en que se encontraban.

The People destapa una enorme y oculta franja del pasado de Gran Bretaña, pero también es una historia íntima. Comenzó conmi intento de conocer la historia de una familia -la mía. Mi madre, Ruth, fue una de seis hijos nacidos en Leeds en 1940. Su padre, Fred Hirst, era soldador y su madre, Jean, había dejado las colas del paro de la Escocia de entreguerras junto con su mejor amiga, Nancy, por una mejor vida en una tienda de Woolworths, en Leeds. Los Hirsts vivían en Hunslet, el mismo distrito industrial que Richard Hoggart, autor de The Uses of Literacy, elogió. Pero su experiencia no reflejó el idilio romántico de respetabilidad descrito por Hoggart, ni la sociedad estable de Downton Abbey. El relato que oí era el de la creciente influencia económica y política de la clase obrera -sobre todo durante y después de la Segunda Guerra Mundial-, cuando los trabajadores de las fábricas y los soldados se convirtieron en “el pueblo”, y cada vez más central en el debate político y la cultura británicos. Pero también era un relato sobre la lucha por conseguir cada cosa, ya fuera por escapar del servicio doméstico en 1920; asegurarse de que tenían una ocupación esencial que permitiera no ir a luchar en “su” guerra en la década de 1940; o tirarle cáscaras de naranja y burlarse de Winston Churchill cuando aparecía en las pantallas de cine en la década de 1950, porque era el laborismo el que había asegurado que la ‘guerra del pueblo’ traería una “paz del pueblo” con bienestar y pleno empleo. A pesar de las reformas de posguerra, el suyo era también un relato de ira, que dejaba claro que la desigualdad de clase -y las indignidades que causaba- nunca fue erradicada, y retornó de forma vengativa después de 1979.

(…)

La Gran Bretaña en 1914 no era un lugar pacífico. En los años que precedieron a la Gran Guerra, había comenzado a surgir la clase obrera moderna. Los trabajadores no cualificados, incluidos los funcionarios, comenzaron a afirmar su independencia frente a sus empleadores con creciente vehemencia. Las huelgas y disturbios ocasionales de finales del siglo XIX fueron reemplazados por una ola coordinada de  militancia industrial. El `problema doméstico’ alcanzó nuevas cotas, cuando las empleadas domésticas asumieron la ira expresada por sus padres y hermanos en los piquetes de las cocinas y los salones de sus patronos. El movimiento obrero estaba comenzando a tener un impacto en la vida política británica. Los éxitos del nuevo Partido Laborista provocaron reformas que no mejoraron la pobreza, pero que cuestionaron la antigua división entre los que servían y los que eran servidos. Las reformas liberales del bienestar reconocieron que los intereses de estos dos grupos no eran mutuamente complementarios; que el bienestar de los trabajadores no se conseguía adecuadamente con los acuerdos sociales y políticos existentes; y -en el debate sobre la seguridad social (National Insurance)- que los trabajadores asalariados, ya fuera en las casas particulares o en las fábricas, tenían algunos importantes intereses en común.

Sin embargo , la posición de estos trabajadores se mantuvo débil . `Éramos una comunidad acobardada y pasiva’,  juzgaría Alice Foley en años posteriores; `el miedo al despido o la victimización’  impedían cualquier otra cosa. “Pudimos, en determinados momentos, haber tenido dulces anhelos por una existencia más amable, pero eran impulsos nebulosos más que empujes dinámicos’. Ella era molinera; los sirvientes tenían aún menos poder. Estos, sin embargo, contaban todos los días laborables con ejemplos de “graciosa existencia’,  en forma de unos patronos más ricos. Viviendo en los oscuros rincones de casas cómodas, los sirvientes eran constantemente capaces de contrastar sus propias condiciones de vida con las de sus señores y señoras. Al mismo tiempo, podían comparar su falta de poder de negociación con los limitados, pero crecientes derechos de sus padres, hermanos y hermanas que trabajaban en las fábricas. En 1914 eran ricos solo en sueños y esperanzas. La guerra, y sus consecuencias, les daría la capacidad de darse cuenta de algunos de ellos.

© Selina Todd 2014 / John Murray (Publishers)


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.