Memorias de Emmanuel Le Roy Ladurie

Emmanuel Le Roy Ladurie acaba de presentar sus memorias, Une vie avec l’histoire (Tallandier), un volumen compuesto en colaboración con Francine-Dominique Liechtenhan. Pocas han sido de momento las reacciones ante el libro de un historiador cuya trayectoria está marcada por el excepcional éxito de su Montaillou, aldea occitana y por sus preferencias políticas, entre otras cosas. Así que, a falta de otras valoraciones, reproducimos el paratexto editorial:

Une vie avec l'histoire

De la derrota del 40 a mayo de 68, de la creación de la École des hautes études en sciences sociales a las metamorfosis de la Bibliothèque Nationale de France, del liceo de Montpellier al Collège de France y al Institut, de las prestigiosas universidades norteamericanas de la costa este a los centros de investigación japonesa, de la Inquisición medieval en los Pirineos a la corte de Luis XIV, de la familia basilense de los Platter a los efectos del cambio climático sobre las sociedades humanas, Emmanuel Le Roy Ladurie sigue siendo uno de nuestros más fecundos y célebres intelectuales. Nacido en 1929, se vio involucrado en los grandes remolinos del siglo XX y ha dedicado su vida a la investigación del pasado: en todos los aspectos, la historia es para él como una segunda piel.

Alumno, maestro, amigo o rival de los más grandes, los Braudel, Furet, Lévi-Strauss, Bourdieu, Chaunu y tantos otros, multiplica aquí los retratos, análisis y anécdotas -a menudo punzantes. Es un testimonio infinitamente vivo sobre la prodigiosa renovación de la disciplina histórica, bajo el impulso de la “Escuela de los Annales”. Si bien alguna vez evocó su itinerario político, rara vez hablaba de su vocación y de su trabajo. Los lectores, numerosos, de Montaillou, village occitan, de  État royal, de Histoire du climat depuis l’an mille o de Siècle des Platter encontrarán en este libro el relato de una aventura apasionante.

Como complemento, la semblanza que ofrece Laurent Bensaid en  La Cliothèque. Así concluye:

Discretamente, pero con firmeza, Emmanuel Leroy Ladurie es un historiador comprometido. Católico practicante, es favorable al matrimonio de los sacerdotes y a la feminización del cuerpo eclesial, pero subraya, no sin ironía, que Juan Pablo II no se ha mostrado muy favorable a sus sugerencias. Políticamente, es un republicano de derechas. Fiel a los análisis de larga duración, muestra que el nacimiento de los regímenes democráticos se lleva a cabo con dolor y com la existencia de episodios sangrientos. También es favorable a la estabilidad del gobierno garantizada por la Constitución de la V República. Fue mayo del 68 lo que determinó su compromiso con la derecha. No vio una liberación, sino que percibió los peligros potenciales. Llevaba muy mal el pasotismo estructural de muchos agitados. Recién nombrado profesor de la Sorbona, no podía aceptar que se cuestionaran la dignidad y el prestigio de la Universidad. Su nombramiento en la Universidad de París VII a principios de 1970 no ayudó en nada:  equipamientos destruidos, carteles indignos, huelgas permanentes, compartiendo el “poder universitario” con representantes de los sindicatos y de los estudiantes. Varias estancias en universidades de los Estados Unidos le permitieron distanciarse de la situación.

Deja entrever una cierta mirada melancólica sobre el mundo actual: la dificultad de conciliar la ecología y el crecimiento, el envejecimiento de la población, el futuro de la agricultura francesa de la que subraya que  está yendo hacia una mayor concentración dirigida por “macro-empresarios rústicos”, excepto en lo que se refiere a la viticultura . No subestima los peligros que plantea a los agricultores el uso masivo de pesticidas y fertilizantes.

Copyright © La Cliothèque


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.