Michael Cook: el islam en perspectiva comparada

El Holberg Prize 2014, un distinguido y suculento galardón que se concede anualmente en Noruega, ha recaído este año en la persona de Michael Cook. Con ello asocia su nombre a una selecta lista que, en los últimos años, ha tenido entre sus integrantes a Bruno Latour, Manuel Castells, Jürgen Kocka y Natalie Zemon Davis. Como ha señalado el comité encargado del fallo, Cook es uno de los principales expertos actuales en la historia y el pensamiento religioso del islam. Asimismo, ha dejado su impronta en campos como los estudios otomanos, la génesis de la organización política islámica, la historia del movimiento Wahhabiyya y la ley, la ética y la teología islámicos. Y de este modo,  junto con la sensibilidad por el contexto histórico, su obra ha venido a destacar el papel que desempeñan los valores religiosos en la formación de la civilización islámica, desde la época medieval hasta el presente.

Todo ello se despliega en una amplia obra, desconocida en el mercado hispano, y en su magisterio, del que ahora disfrutan los alumnos de Princeton. Pues bien, la casualidad ha querido que el premio al que aludíamos haya conincidido con la aparición de otro volumen suyo: Ancient Religions, Modern Politics: The Islamic Case in Comparative Perspective (Princeton UP).

Ancient Religions, Modern Politics

Veamos el paratecto de la editorial y la brevísima introducción de la obra.

Paratexto

¿Por qué el islam juega un papel más importante que otras religiones en la política contemporánea? ¿Hay algo en la herencia islámica que haga que los musulmanes tengan más probabilidades de invocarlo en su vida política que los adeptos de otras religiones? Si es así, ¿qué es? Ancient Religions, Modern Politics trata de responder a estas preguntas mediante el examen de los papeles desempeñados por el islam, el hinduismo y el cristianismo en la vida política moderna, con especial énfasis en la relevancia -o irrelevancia- de su herencia en las preocupaciones sociales y políticas de la actualidad.

Michael Cook ofrece una profunda mirada comparada sobre la identidad política, los valores sociales, las actitudes hacia la guerra, los puntos de vista sobre el papel de la religión en diversos ámbitos culturales y las concepciones de la política. En todos estos campos,  encuentra con que la herencia islámica ofrece más recursos para quienes se dedican a la política actual que la de de los hindúes o los cristianos. Utiliza este hallazgo para explicar el hecho de que, a pesar de la existencia de modelos hindúes y cristianos semejantes en algunos aspectos al islamismo, el fenómeno en su conjunto es único en el mundo de hoy. El libro también muestra que el fundamentalismo -en el sentido de la determinación de volver a las fuentes originales de la religión- se adapta mejor políticamente entre los musulmanes que entre hindúes o cristianos.

Introducción

La forma preferida de identidad política en el mundo moderno es la pertenencia a una nación. En esta concepción, el mundo se compone de naciones, del mismo modo que la organización que las une es la de “las Naciones Unidas”. Cada nación tiene derecho a su Estado, por lo que el componente básico del orden internacional edificio es el Estado-nación. Este orden internacional representa una extensión al mundo en general de un patrón que se desarrolló en Europa durante un largo período. Francia, por ejemplo, ha sido un Estado-nación en cierto sentido desde la Edad Media, España desde el siglo XVI, Alemania solo desde el siglo XIX. Pero por muy reciente que sea parte de la geografía política actual de Europa, la existencia de naciones ya era una característica básica de su panorama político a finales de la época medieval, y estas naciones a su vez tenían raíces que se remontan a la Alta Edad Media.  En cuanto a cuán real era esa continuidad y cuán inevitable la conformación de la geografía política de Europa como una comunidad de naciones, no son preguntas de las que debamos ocuparnos. Basta con decir que este modelo europeo de Estados-nación emergió gradualmente y se exportó en tiempos modernos al mundo no europeo. O más precisamente, que las nuevas élites occidentalizadas de las sociedades no europeas se esforzaron por importarlo, y por una buena razón: les permitió reclamar la independencia de Europa en nombre de un valor europeo. Esto no significa que en la vida real cada país se convierta en un Estado-nación; pero algunos lo hicieron,  y los que no se vieron presionados a aparentarlo.

Una característica crucial del concepto de nación es la centralidad de la etnicidad (entendida en contraste con la filiación religiosa).  Europa había llegado a verse a sí misma como una comunidad de naciones que compartíann una civilización, y hasta cierto punto una religión, pero dividida por la etnicidad, y este fue el paradigma nacionalista que luego fue ampliamente adoptado en el mundo no europeo. Las naciones eran pueblos -como los franceses, los polacos y los daneses, que se diferenciaban más claramente por el hecho de que hablaban francés, polaco y danés, respectivamente. Por las mismas razones, los símbolos de las naciones no fueron los grupos religiosamente definidos: los católicos y los protestantes, o luteranos y calvinistas, no son pueblos en el sentido europeo, y por lo tanto no se califican como naciones. Es en este sentido que las naciones de Europa fueron siempre un fenómeno secular. La doctrina de la laicidad es, por supuesto, un desarrollo moderno, y en los tiempos premodernos la tradición religiosa de Europa tuvo pretensiones políticas que ningún laico podría haber aceptado. Pero esas pretensiones siempre coexistieron con las identidades políticas no religiosas y étnicamente definidas. Esta coexistencia natural podía tomar más de una forma. Podía haber una simbiosis estrecha, como en el caso del protestantismo y el  nacionalismo inglés tras la Reforma; o la religión podía ser dejada de lado, como en el nacionalismo francés desde la Revolución. Este segundo modelo, en el que la religión es vista como irrelevante o incluso perniciosa, ha estado mucho más extendido en el mundo moderno que en el mundo premoderno. Pero el aspecto clave es que cualquiera que sea su relación con la religión, s las naciones como tales e identificaron en términos étnicos, no religiosos: inglés y francés, no protestante y católico. Era el origen étnico, no la religión, lo constitutivo de las naciones, y la tradición religiosa de Europa siempre  dejó espacio para las identidades étnicas.

Esta manera europea de ver las cosas no fue en absoluto exclusiva, pero tampoco universal. Otras partes del mundo tuvieron sus propias tradiciones étnicas y religiosas, y la relación de estas con la identidad política pudo ser muy diferente. Por tanto, exportar la concepción europea de la identidad política a esas regiones produjo necesariamente algunos resultados claramente no-europeos. Empezamos con el mundo islámico.

© Copyright, Princeton University Press


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.