Paul Veyne: memorias

Sin duda, uno de los libros de esta temporada francesa (y entre los más vendidos en su género) es Et dans l’éternité, je ne m’ennuierai pas, el volumen de memorias de  Paul Veyne (Albin Michel). El propio autor se presenta así:

“Nacido en 1930 en el sur de Francia, en un entorno muy popular [pétainiste , añadiríamos], soy profesor honorario de historia de Roma en el Collège de France. Estuve casado tres veces, como Cicerón, César y Ovidio. Fui miembro del Partido Comunista en mi juventud y he escrito libros sobre diversos temas. Paso mucho tiempo en un pueblo de la Provenza, al pie del Mont Ventoux”.

Paul Veyne

Por su parte, la editorial intenta atraer a sus lectores del siguiente modo:

Recuerdos de una travesía de un siglo, paseos por la antigüedad, reflexiones profundas y anécdotas sabrosas, a menudo conmovedoras, relatos de experiencias personales a veces  dolorosas marcan este hermoso libro que es como la culminación de una vida extraordinaria. Paul Veyne, el gran historiador de Roma que ha sacudido tantas ideas, se muestra alternativamente humorístico, serio, indiferente a las opiniones de los demás. Hambriento de  cultura y poesía, académico independiente, prefiere contemplar las nubes a la compañía de los hombres.

Como indican en Libération, “La autobiografía de Paul Veyne es feliz al principio, mucho menos al final. Un poco como la vida. Siendo un autor que también escribió Cómo se escribe la historia, éxito epistemológico de 1971, el lector que se remita a ese libro de título bastante feo (pero que explica en la página 108) se preguntará cómo se las ha arreglado para escribir la suya propia”.

¿Qué encontramos, pues? Un recorrido intelectual (con sus consabidos referentes, claro: Michel Foucault, René Char). Y por ejemplo, como se señala en Le Journal du Dimanche, sabemos que en 1944, al cumplir los catorce años, la lectura de La educación sentimental opera como un resorte que le hace descrubrir su vocación. “Estaba decidido a hacerme cargo de aquello que, creía, me resultaía interesante (…). No hay nada que explique qué es lo interesante, no es algo útil, ni egoísta, ni altruista, no es necesariamente raro, agradable, elevado, precioso o hermoso: el interés es desinteresado”. Y lo interesante para él está en la literatura, en las inscripciones latinas y en la extraña antigüedad. Así se  convierte en un historiador, en un investigador, “impulsado por el valor del objeto verdad, sin mezcla con la idea de un beneficio para cualquier persona o cosa.”

Para mayores pormenores, remitimos a la breve entrevista radiofónica de FranceInter, titulada “L’historien Paul Veyne : une vie de passions”.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.