Hayden White: el pasado práctico

En una reseña de 2012 a propósito del volumen de Herman Paul sobre Hayden White, aparecida en H-Soz-u-Kult, H-Net Reviews, Ptolemy Barnes  aventuraba que la carrera de White tenía aroma a final. Si sus títulos anteriores habían señalado una intención rompedora, el que ya entonces se anunciaba (El pasado práctico) parecía denotar que envainaba la espada tantas veces blandida.

practical-past

Puede que así sea, pero no necesariamente. Esa idea, que ahora acaba de ver la luz (The Practical Past) en una editorial menor (Northwestern University Press) no contraviene ninguno de sus asertos anteriores. Más bien, como ha reiterado el propio White y remarcó el citado Paul, constituye uno de los ejes de sus últimos (pero no solo) trabajos. Lo resumía muy bien Vladimir López Alcañiz en otra recensión del libro de Paul:

“El quinto elemento, llamado a coronar las propuestas teóricas de White, es el pasado práctico. En los últimos años, White recupera la distinción de Michael Oakeshott entre el ‘pasado práctico’ y el ‘pasado histórico’, pero, contrariamente al filósofo inglés, prefiere el primero al segundo. El pasado práctico —que debe entenderse en el sentido kantiano— es el que todavía concierne al presente y conforma lo que Koselleck llama el ‘espacio de experiencia’. El pasado histórico, en cambio, es el tiempo codificado por la historiografía académica, que hace de su conocimiento un fin en sí mismo. White apuesta, sin embargo, por una vinculación genealógica y no genética con el pasado, por la capacidad de cada presente de escoger su propia historia, y por la primacía de la pregunta “qué debemos hacer” sobre la de “qué es lo que realmente ocurrió”. Solo ese saber práctico puede excitar nuestra imaginación y devenir el suelo ético de nuestro tiempo”.

O podemos echar mano de una de las muchas declaraciones de White al respecto, como las contenidas en una entrevista concedida al periódico argentino La Nación:

-Usted ha señalado que la historia es, y debe ser, constantemente reescrita. Como consecuencia de esto, ¿qué tipo de relación se establece entre historia y política?

-Esto está relacionado con la disyunción de si uno investiga el pasado por razones científicas o por razones prácticas. Si uno está tratando de determinar los hechos de una materia dada, la investigación es en principio científica. Si uno está tratando de derivar lecciones del pasado para aplicarlas a la escena política presente, la investigación es práctica. Sin embargo, desde el momento en que la investigación histórica no es en realidad una ciencia, a menudo es dificil decir si una determinada investigación está políticamente motivada o no. Pero el ‘pasado’ práctico es el pasado al que nos aproximamos para aprehender un problema del día de hoy. Y es esta estrategia la que creo resulta relevante, no la de pretensiones científicas que busca disolver la relación inevitable entre literatura e historia. Por lo general pensamos este pasado como ‘histórico’ pero el pasado histórico existe sólo en los libros de historia” [las negritas son mías].

Pues bien -y dejamos de lado ahora las recurrentes polémicas otra vez aquí apuntadas sobre la relación entre literatura e historia y, más en general,  sobre el estatuto de esta última-, de eso trata el que quizá sea  (a juzgar por lo que se comenta en la red) el último trabajo del célebre y polémico Hayden White. Un trabajo cuyo núcleo es bien conocido, puesto que este pensador norteamericano lleva muchos años impartiendo conferencias de todo tipo en torno al asunto, con título idéntico o semejante. Además de ello, en 2010 publicó un texto rotulado de ese modo en la revista griega Historein, que quizá sea el mismo que consta en la recopilación Hayden White, la escritura del pasado y el futuro de la historiografía (Ediciones de la Universidad de Tres de Febrero, 2012), que a su vez es resultado del Encuentro Internacional Hayden White: “La escritura del pasado y el futuro de la historiografía”.

En efecto, aunque no es idéntico, ese texto constituye el primero de los capítulos del nuevo libro, al que además da nombre.  Se le unen otros rotulados “Truth and Circumstance: What (if Anything) Can Properly Be Said about the Holocaust?”, “The Historical Event”, “Contextualism and Historical Understanding”, “Historical Discourse and Literary Theory” [todos ellos ya publicados por separado], acompañados del “Preface”  y el “Afterword”.

Así pues, veramos unos párrafos del nuevo prefacio:

“(…)

En sus descripciones del pasado, los historiadores profesionales han reclamado habitualmente su autoridad para identificar y neutralizar aquellas distorsiones ideológicas del pasado ligadas a las creencias en un determinado programa político o social en el presente, y todo ello en virtud de la clase de objetividad y desinterés que una adecuada historiografía profesional  manifestará.  Así que cualquier otra cosa que la investigación histórica científica moderna pueda pretende ser, puede estar al servicio de la vida práctica del presente solo en la medida en que pueda corregir o neutralizar o disolver las distorsiones, mitos e ilusiones sobre el pasado generadas por los intereses de algo predominantemente práctico. Esta es la razón por la que hay un conflicto fundamental entre el pasado histórico y el pasado práctico en las modernas sociedades  ilustradas (laicas o a- religiosas). Pero esto se debe también a que este tipo de sociedades requieren una manera de explicar el pasado práctico que,  mientras  se ocupan de lo que comúnmente se llama  “historia”,  utilizan técnicas de descripción, análisis y presentación que se asemejan a las cultivadas por los historiadores profesionales más en la forma (el relato) que en el contenido (información factual).

En las sociedades occidentales modernas, el género principal de discurso desarrollado para este fin (entre otros) ha sido la novela realista moderna,  el atributo distintivo de la cual (como Erich Auerbach argumentó) era que tomaba la “historia” como su referente principal y último. Pero en la novela realista moderna, la “historia” a la que alude Auerbach es ese “pasado práctico” que los historiadores profesionales han descartado como posible objeto de investigación, ya que no puede ser objeto de un tratamiento propiamente  científico u objetivo.

El pasado práctico, sin embargo, es susceptible de tener un tratamiento literario  -es decir, un tratamiento artístico o poético-, que es cualquier cosa menos “ficticio” en el sentido de ser puramente imaginario o fantástico. Un tratamiento literario del pasado -como se muestra en varias instancias de la novela moderna (ista) (pero también en el discurso poético y dramático)- toma al pasado real como su referente último (lo que, en la teoría del discurso, se conoce como “la sustancia de su contenido “), pero se centra en aquellos aspectos del pasado real con los que el pasado histórico no puede tratar.

(…)”

metahistoria 40 años

En fin, quienes quieran profundizar en este autor y en su obra principal, Metahistoria, recomiendo el reciente volumen que ha editado Aitos Bolaños de Miguel con el título de Metahistoria: 40 años después. Ensayos en homenaje a Hayden White (Siníndice).

 



Citar este post
Anaclet Pons (2014, 15 diciembre). Hayden White: el pasado práctico. C L I O N A U T A : Blog de Historia. Recuperado 14 de abril de 2024, de https://doi.org/10.58079/myj2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.