Leningrado: sitio y sinfonía

No es un historiador y quizá la obra no consiga gran repercusión, pero las lecturas iniciales confirman que el veterano escritor y periodista Brian Moynahan ha hecho un buen trabajo. La obra se titula Leningrad: Siege and Symphony (Atlantic Monthly Press) y su originalidad, como es obvio, no está en lo primero (el famoso sitio), sino en tomar lo segundo (la 7 ª sinfonía de Shostakovich) como hilo conductor.

Leningrad moynahan

Cualquier interesado encontrará abundantes reseñas sobre el volumen, como la del nytimes, e incluso algún adelanto del volumen, pero con ánimo de abreviar, remitimos a la presentación y al extracto de una amplia entrevista concedida a la NPR. Veamos:

A principios de 1941, Dmitri Shostakovich estaba nervioso. Era uno de los compositores más brillantes de la Rusia Soviética, pero  había caído en desgracia ante el despiadado dictador Joseph Stalin.

Se había visto obligado a denunciar varias de sus propias piezas  musicales, y algunos de sus amigos y familiares habían sido encarcelados o asesinados. Sabía que eso mismo podría pasarle a él.

«Estaba en una posición respecto a Stalin y la NKVD, la policía secreta, muy parecida a la del gato y al ratón», le dice  el escritor Brian Moynahan a Arun Rath, de la NPR . «Pudo haber sido detenido en cualquier momento. Se retiró y, si no temeroso, sin duda estaba justificadamente nervioso».

El compositor, que entonces vivía en Leningrado, estaba tratando de escribir su séptima sinfonía. Comenzó a jugar con temas sobre una presencia amenazadora y oscura.

Luego vino otro gran monstruo del siglo XX: Adolf Hitler. Durante un tiempo, la relación entre Rusia y Alemania fue bastante tranquila; habían firmado un pacto de no agresión.

«De repente, un día -un momento-, a las 3:50 de la mañana del 22 de junio de1941, todo cambia. Los nazis invaden», dice Moynahan. «Los alemanes … pronto sitiarían Leningrado. Y es cuando Shostakovich comienza a escribir esta gran sinfonía».

Esa sinfonía, el asedio y el eventual e improbable estreno de la obra en Leningrado son los temas del más reciente libro de Moynahan, Leningrad: Siege and Symphony.

Le cuenta a Rath que después de escribir los primeros movimientos, Shostakovich y su familia fueron evacuados. Lo mismo le ocurrió a la Filarmónica de Leningrado. Atrás quedaron millones de civiles, a expensas del hambre y la congelación, en condiciones catastróficas.

Cuando Shostakovich terminó su Sinfonía nº 7, se estrenó con gran éxito internacional en Kuibyshev, y después en Moscú, Londres y Nueva York. Pero el pueblo de Leningrado -a quien había dedicado la sinfonía- todavía no la había oído.

Aunque la mayor parte de los músicos que se habían quedado en la ciudad habían huido o muerto desde el inicio del asedio, se improvisó una orquesta. Las notas sobrevolaron las líneas alemanas. Los ensayos fueron difíciles; con frecuencia los músicos  se desmayaban de hambre o de frío. Tres murieron.

La demacrada orquesta estrenó la sinfonía el 9 de agosto -la misma fecha en que los nazis, al parecer, había planeado celebrar un banquete por la victoria en Leningrado. Este desafiante acto de la ciudad sigue siendo una de las más famosas actuaciones en la historia de la música clásica.

«No hay nada [como eso]. Nada, nada», dice Moynahan.

Extractos de la entrevista

Es el mayor desastre jamás ocurrido en cualquier gran ciudad, incluidas Hiroshima y Nagasaki y todos los contendientes. En el invierno de 1941-1942, cuando Shostakovich está escribiendo esta sinfonía -a pesar de que ha sido evacuado-, del orden de 1,2 millones de personas murieron, y la gran mayoría de ellos se congelaron o murieron de hambre. …

Muy pronto empezaron a comerse los gatos, ratas [y] perros de la ciudad. Se comían cualquier tipo de cuero viejo que encontraran, los bolsos viejos se vendían . Así que lo que tenemos, en el extremo, es una catástrofe.

La música era muy importante. Y pronto se dieron cuenta de que la música alimentaba el alma de una manera que era muy buena para la moral destrozada, por lo que hicieron un verdadero esfuerzo por rescatar la música en esta ciudad moribunda. Pero poco a poco todo se desinfló, a medida  que quedaban menos músicos con vida para interpretarla -literalmente.

Y entonces llega la idea, cuando Shostakovich finalmente termina su séptima sinfonía en febrero de 1942, la idea de que esta gran sinfonía debe ser tocada en Leningrado, porque está dedicada a la gente de Leningrado.

La orquesta principal, la Filarmónica de Leningrado, había sido evacuada antes del asedio, cuando los alemanes estaban avanzando, y lo único que quedaba era la [menos prestigiosa] Orquesta Radiokom . Y, para empezar, no quedaban suficiente músicos para tocarla Sólo tenían 20 [músicos], porque habían perdido algo así como 70 durante el invierno.

Así pues, para lograrlo, recurrieron a soldados que estaban en las bandas militares y demás, traídos de las líneas del frente, y … Karl Eliasberg, que era el director, logró obligarlos con los ensayos. Pero nunca se compenetraron lo suficiente como para actiuar en  conjunto hasta el estreno real.

Hay algo significativo en el hecho de  que Hitler hubiera afirmado que Leningrado caería en agosto de 1942, y de hecho la gente decía que acudiría para una cena de celebración de la victoria en el Hotel Astoria, el mismo lugar donde este director Eliasberg y los miembros de la orquesta apenas se sostenían con vida. Así que el hecho de que todavía quedara esa resistencia, ese orgullo de que Leningrado como ciudad no se había quebrado, en el mismo momento en que Hitler dijo que finalmente lo barerería todo a su paso, es algo totalmente conmovedor.

© 2014 NPR

 


Un comentario sobre “Leningrado: sitio y sinfonía”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.