La caída del Muro: el colapso de la Europa comunista

Continuamos con libros aparecidos en el otoño de 2014, volúmenes que merecen no pasar desapercibidos. Y lo hacemos con The Collapse. The Accidental Opening of the Berlin Wall (Basic Books), de Mary Elise Sarotte, continuación de su muy apreciada 1989: The Struggle to Create Post-Cold War Europe (PUP). Una obra, aquella más reciente, de la que el profesor Daniel W. Drezner dijo en el Washington Post que “perseguirá a Vladimir Putin mientras se mantenga en el poder”.

The Collapse

Vayamos con el paratexto editorial:

“En la noche del 9 de noviembre de 1989,  una multitud se lanzó hacia el Muro de Berlín, atraída por un anuncio que cogió por sorpresa al mundo: Los alemanes del este podían desplazarse libremente a Occidente. El muro -símbolo infame de la dividida Europa de la Guerra Fría  – parecía estar cayendo. Pero la apertura de las puertas esa noche no fue planeada por el régimen gobernante en la Alemania del Este -ni fue el resultado de una negociación entre Ronald Reagan o George HW Bush y el líder soviético Mijail Gorbachov.

Fue un accidente.

En The Collapse, la premiada historiadora Mary Elise Sarotte revela cómo una tormenta perfecta de decisiones tomadas por atrevidos revolucionarios subterráneos, descontentos oficiales de la Stasi y  dictatoriales jefes del partido desencadenaron una serie de inesperados acontecimientos que culminaron con la caótica caída del Muro. Con ojo de novelista para personajes y detalles, revive una historia que se extiende a través de Budapest, Praga, Dresde y Leipzig y llega a los puestos de control de Berlín.

Nos encontramos a los revolucionarios Roland Jahn, Aram Radomski y Siggi Schefke, arriesgándolo todo para contrabandera con la verdad a través del telón de acero; al desventurado miembro  del Politburó Günter Schabowski, sugiriendo erróneamente que el muro se abría para una conferencia de prensa llena de periodistas extranjeros, incluido Tom Brokaw, de la NBC; y al oficial de la Stasi Harald Jäger, al mando del crucial paso fronterizo cruzado esa noche. Pronto, Brokaw comienza a transmitir en directo desde la Puerta de Brandenburgo de Berlín, donde la multitud está exultante por la euforia de la libertad recién descubierta -y los dictadores están conspirando para restablecer el control.

Sobre la base de las nuevas fuentes archivísticas y decenas de entrevistas, The Collapse ofrece el relato definitivo de la noche que provocó la caída del muro de Berlín”.

A partir de esa breve descripción, pueden seguir las múltiples reseñas que la red nos ofrece, pero les recomiendo en particular la brivísima entrevista aparecida en USNEWS o el breve texto que la propia autora publicó en el New York Times. Como complenento, un par de párrafos de la introducción:

“Esta evidencia no sólo deja clara la naturaleza accidental y contingente de la apertura del Muro, sino que también revela que las personas que provocaron la caída del Muro el 9 de noviembre fueron, en general, políticos no conocidos internacionalmente. Más bien, eran figuras provinciales, diputados más que jefes, e incluso completamente desconocidos. Aproximadamente una docena de ellos ocupan un lugar preponderante en las páginas que siguen: eran personas como Katrin Hattenhauer, un rebelde adolescente en confinamiento solitario por sus opiniones políticas; Uwe Schwabe, un exsoldado convertido en enemigo público número uno; Christoph Wonneberger y Hans-Jürgen Sievers, dos ministros en iglesias protestantes en la región sajona de la RDA, convencidos de que el cambio tenía que llegar y que podrían ayudar a guiarlo; Roland Jahn, un empleado muy bien relacionado en una estación de televisión de Berlín Occidental; Aram Radomski, un vagabundo de Alemania Oriental brutalmente separado de su novia y en busca de venganza; su amigo Siggi Schefke, soñando con viajes prohibidos a Occidente; Marianne Birthler, una joven consejera en el este de Berlín; y miembros del régimen de nivel medio, como Helmut Hackenberg, uno de los muchos secretarios segundos del partido; Gerhard Lauter, un ambicioso joven, jefe de departamento en el Ministerio del Interior de Alemania Oriental; Igor Maximychev, asesor del embajador soviético en Berlín Oriental; y, por último, Harald Jäger, un controlador de pasaportes de segundo nivel que ocupaba el turno de noche en un puesto de control fronterizo de Berlín Oriental. La mayoría de estas personas eran poco conocidas fuera de sus comunidades cercanas, si es que lo eran, pero contribuirían significativamente-y a veces sin quererlo- a la caída del Muro de Berlín. Se convertirían en los catalizadores del colapso.

(…)

La introducción concluye de este modo:

“En resumen, vale la pena dedicar tiempo a rebuscando en los detalles de cómo y por qué el muro de Berlín se abrió el 9 de noviembre de 1989, ya que suman algo más  a las grandes lecciones que importan. Esa noche representó el momento en que un movimiento pacífico de resistencia civil se sobrepuso a un régimen dictatorial. Es muy raro que un éxito tan pacífico ocurra, y mucho menos que deje una magnífica colección de pruebas y testigos ampliamente diseminados  tras de sí para que todos los vean. Al observar estas pruebas, escuchar estos testigos y aprender de esta peripecia -tal como en realidad se desplegó, no como asumimos que lo hizo-, otorgamos  nuevo respeto y comprensión a las personas que intentan  promover el cambio pacífico ante las barbas de la represión dictatorial, a las probabilidades a las que se enfrentan y a las formas en que los outsiders pueden realmente ayudar a promover su triunfo en lugar de simplemente suponer que lo han hecho. (…)”.

Perseus Books Group  © 1999-2014

 



Citar este post
Anaclet Pons (2015, 21 enero). La caída del Muro: el colapso de la Europa comunista. C L I O N A U T A : Blog de Historia. Recuperado 29 de mayo de 2024, de https://doi.org/10.58079/myjd

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.