La belleza: la fortuna de una antigua idea griega

En enero de este año se presentó Beauty. The Fortunes of an Ancient Greek Idea (OUP), del helenista David Konstan.

Beauty

El editor lo anuncia así:

«¿Qué significa decir que algo es bello? Por un lado, la belleza está asociada con la atracción erótica; por otro, es la categoría principal en la estética, y se supone ampliamente que la respuesta apropiada a una obra de arte es una contemplación objetiva. En su esencia, entonces, la belleza es un concepto controvertido, y ambas partes se sienten cómodas apelando a la autoridad de Platón  y, a través de él, a los antiguos griegos en general. Entonces, ¿quién está en lo cierto?

Beauty ofrece una investigación elegante sobre las antiguas nociones griegas de belleza y, en el transcurso, arroja luz sobre cómo debemos apreciar los logros artísticos del mundo clásico. El libro se abre reexaminando la asunción común de que los antiguos griegos no poseían ningún término que pueda ser definido de manera inequívoca como «bello» o «belleza».  David Konstan discute diversas aproximaciones griegas antes de colocarnos ante el hasta este momento inexplorado término kállos como la clave para cerrar la brecha entre la belleza y el deseo, y rastreando su evolución tal como se aplica a la belleza física, el arte, la literatura y otros. El libro examina los términos correspondientes en el hebreo bíblico y la antigua literatura latina para resaltar la supervivencia de las ideas griegas en el Occidente latino. El último capítulo compara la antigua concepción griega de la belleza con las nociones modernas de la belleza y la estética. En particular, se centra en la recepción del arte griego clásico en el Renacimiento y en cómo Vasari y sus contemporáneos tomaron de Platón el sentido de que la belleza en el arte era trascendental, pero dejaron de lado la dimensión erótica de la visualización. Incluso si Grecia fue la inspiración para los ideales estéticos modernos, este estudio ilustra cómo la visión griega de la relación entre la belleza y el deseo era sorprendentemente consistente y diferente de la nuestra. Esta fascinante y magistral exploración permite identificar lo que los griegos pensaban de la belleza, que era lo que les atraía y lo que sus percepciones todavía  nos pueden decir sobre el arte, el amor, el deseo y la belleza».

En efecto, se trata de un volumen francamente interesante que, por lo que parece, sería complementario del analisis (más parcial por un lado, más completo por otro) que hace años realizara George L. Mosse (La imagen del hombre. La creación de la moderna masculinidad).

En fin,  a mayor abundamiento, podemos recurrir al extracto que publicó Salon, del cual ofrecemos los párrafos primeros y último :

«En inglés, la palabra belleza es semánticamente rica; es decir,  tiene una amplia gama de significados y connotaciones. En el lenguaje cotidiano, esto no es un problema: podemos aplicar el sustantivo o el correspondiente adjetivo bello a una gran variedad de objetos que no parecen tener mucho, o incluso nada, en común, y sin embargo, sabemos perfectamente lo que significa. Por ejemplo, podemos hablar de una mujer bella, un niño bello, una pintura bella, una demostración matemática bella y una bella jugada en el béisbol. La expresión «es una belleza» se puede aplicar a casi cualquier cosa. En algunos de los ejemplos anteriores, podríamos decir «atractivo» o incluso «sexy», como cuando  el término se utiliza para describir a una modelo o actriz; en otros, podemos querer decir algo así como «bien ejecutado», como en el caso de un buen juego en las competiciones atléticas. Cuando es atribuido a una obra de arte, el término puede significar equilibrio o proporción, o alguna otra cualidad que consideramos estética; en el caso de las matemáticas, que tal vez signifique que una prueba es elegante, ya que es nítida y compacta, o innovadora en el método. De manera muy general, bello es un término de aprobación, y su sentido preciso depende del contexto. Sin embargo, parece retener en la mayoría de sus usos alguna conexión con el atractivo, y sus connotaciones no se superponen total o precisamente con otras expresiones de aprobación como buena o excelente. Pensándolo bien, uno es llevado a preguntarse naturalmente si todas las diferentes aplicaciones de la belleza o la hermosura realmente tienen una calidad básica en común, a pesar de algunos usos periféricas o marginales, o si el término más bien abarca un conjunto de homónimos, en el que la conexión entre el varios sentidos es bien fina o inexistente, como ocurre con «pool» cuando remite a un depósito lleno de agua y  cuando se refiere a un juego similar al billar.

La naturaleza de la belleza se convirtió en una cuestión intelectual central con el surgimiento de la disciplina conocida como estética a mitad del siglo XVIII, cuando la palabra fue acuñada por primera vez. La estética estableció la belleza como su provincia especial, sobre todo en el dominio del arte. Por qué ese interés surgió en aquel momento, y en Alemania (o lo que hoy es Alemania) en particular, es un tema fascinante en la historia de la filosofía, a la que volveremos. A partir de ello, en todo caso, una reflexión seria sobre la belleza debería tener en cuenta las posiciones teóricas bien desarrolladas y afrontar las paradojas o las dificultades que surgieron como resultado del carácter «paraguas» del concepto, que cubría tan gran variedad de nociones .

La presente investigación es histórica y se propone entender cómo surgieron nuestras nociones modernas de belleza en relación con las  ideas y los juicios sobre la belleza vigentes en la antigüedad clásica, comenzando por los griegos. Desde esta perspectiva, tal vez el dilema que se presenta de manera más inmediata, en cuanto a la naturaleza de la belleza, es la aparente variedad de formas que adquiere  en diferentes tiempos y lugares. Esto es evidente en relación con la forma humana, ideales que pueden variar incluso en un período de tiempo relativamente corto: durante varias décadas recientes, el glamour se asoció con modelos tan delgadas que parecían anoréxicas. Ellas habrían despertado una cierta repulsión en períodos acostumbrados a figuras más rellenas. La práctica actual del piercing y los tatuajes del cuerpo son otra variación en los criterios de belleza, como lo es el pelo largo o las cabezas rapadas totalmente para los hombres, en comparación con los cortes de pelo de hace cincuenta o sesenta años (no estoy seguro de que las personas más jóvenes sepan siquiera lo que es hacerse la «raya» en relación con un peinado). Los antiguos griegos también tenían sus preferencias, que sin duda variaron con el tiempo y en diferentes lugares. Lo mismo podría decirse de los romanos y el vasto imperio que finalmente gobernaron. Aunque menciono, cuando es pertinente, los rasgos (por ejemplo, la altura) que contaban como algo que contribuía a la belleza en la antigüedad, ya sea en el hombre o la mujer, no son el tema principal del presente libro.

(…)

Nos ocuparemos en su momento la cuestión de si había una palabra para «belleza» o «bello» en griego clásico y latín. Por ahora, permítanme dejar al lector a sus anchas y revelar que, a pesar de las reservas albergadas por serios estudiosos sobre este asunto, voy a argumentar que efectivamente había un término para «belleza» en griego y, lo que es más, que una apreciación correcta de su significado y su uso tiene algo que decirnos acerca de nuestras propias ideas de lo bello. El asunto requiere ser desarrollado, porque si fuera evidente por sí mismo no habría sido de hecho  tan controvertido. Pero antes de abordar este debate directamente, a través inevitablemente de un examen del vocabulario griego antiguo, vale la pena mirar algunos de los problemas que aquejan a la idea de la belleza en sus aplicaciones modernas. Ello porque la idea de belleza, tal como la empleamos, no es una noción tan simple o inocente como pudiera parecer. Si la belleza resulta ser un concepto problemático para nosotros, puede ser menos sorprendente descubrir que algunas culturas pueden arreglárselas perfectamente sin ella o -si tenían una idea de este tipo (como creo que ocurría con los antiguos griegos)-  pueden definirla y entenderla de maneras bien diferentes de las nuestras, lo cual arroja algo de luz sobre nuestras propias dificultades y posiblemente sobre la forma de resolverlas o sortearlas. En cuanto a los griegos, en particular, es posible que podamos ver cómo surgió inicialmente la concepción moderna de la belleza, con todo el bagaje de contradicciones y tensiones que acarrea, ya que las obras griegas de arte y las ideas griegas sobre el arte tuvieron una influencia enorme en la tradición occidental, aunque a veces se entendieran mal (esto no es necesariamente algo terrible: la incomprensión es una de las grandes fuentes de creatividad)».

 Copyright © 2014 by David Konstan / Oxford University Press, a division of Oxford University. All rights reserved.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.