Eric Foner: la esclavitud y el ferrocarril subterráneo

Sin duda alguna, el historiador norteamericano más popular, en lo tocante a su guerra civil, la esclavitud y otros asuntos asociados, es Eric Foner. Ello se debe a su brillante magisterio, a sus diversos galardones, a sus muy leídos manuales y, desde hace algún tiempo, a los cursos gratuitos en los que se ha empeñado y que cualquiera puede ver y escuchar (MOOC) .

Además, a sus setenta y dos años, todavía está en plena forma y continúa con nuevas investigaciones, la última de las cuales lleva por título Gateway to Freedom The Hidden History of the Underground Railroad (W.W. Norton). A propósito de este libro y de la peripecia que relata, HNN nos ofreció una entrevista hace algunas semanas, firmada por Robin Lindley. Veamos parte de la presentación del editor y un fragmento de la charla:

Gateway to Freedom

“En la preguerra civil americana, los esclavos afroamericanos huían de esclavitud hacia la libertad con gran riesgo personal, a menudo con la ayuda de ciudadanos blancos y negros simpatizantes . Este esfuerzo interracial para ayudar a los esclavos fugitivos fue conocido como el ferrocarril subterráneo (Underground Railroad), algo que enfureció a los esclavistas del sur que lo veían como una privación ilegal de sus derechos de propiedad.

Durante décadas, los historiadores han ofrecido opiniones divergentes sobre el legendario ferrocarril subterráneo, desde  exageradas descripciones de una extensa y bien organizada red que apoyaba a los esclavos fugitivos hasta una visión según la cual  jamás existió tal empeño.

El renombrado historiador estadounidense Eric Foner desmitifica y aclara la historia del ferrocarril subterráneo en su nuevo libro Gateway to Freedom. Su nuevo estudio se basa en una extensa investigación de archivo, incluyendo su descubrimiento de un registro detallado de las experiencias de los esclavos fugitivos que llevaba el periodista abolicionista de Nueva York  Sydney Howard Gay. Los registros de Gay revelaron el costo humano de la esclavitud: fugitivos que huían del rur informaban de abusos físicos brutales, de la siempre presente posibilidad de ser vendidos y d el miedo a perder todos los lazos familiares”.

Ahora, ese fragmento de la citada conversación:

“Robin Lindley: ¿Cómo llegó a escribir su nuevo libro sobre el ferrocarril subterráneo? Tengo la sensación de que hay algo detrás.

Profesor Eric Foner: Lo hay. Me refiero a ello en los agradecimientos. Generalmente, cuando trabajo en un libro de  historia, al igual que que la mayoría de historiadores, pienso en una pregunta histórica, y luego en las fuentes que puedo consultar para tal fin.

Este libro funcionó de manera opuesta. Al margen de la casualidad, una de mis estudiantes, una estudiante de historia en Columbia  que también trabajaba como paseadora de nuestros perros, me dijo un día que estaba trabajando en una tesis de grado sobre este periodista abolicionista, Sydney Howard Gay. Estaba interesada en su carrera periodística. Hay un archivo muy grande [sobre Gay en la Biblioteca de Columbia], y me dijo: “En la caja 72  hay un Registro de fugitivos. No estoy segura de lo que es. No es relevante para mí, pero puede que le resulte interesante para su trabajo sobre la esclavitud”.

Lo archivé en mi cabeza. Estaba trabajando entonces en mi libro sobre Lincoln (The Fiery Trial: Abraham Lincoln and American Slavery). Con el tiempo, pasé por allí y dije: “Déjeme ver la caja 72”.  Trajeron dos pequeños cuadernos, unos volúmenes pequeños , en los que Sydney Howard Gay durante dos años, 1855 y 1856, registró las experiencias de más de 200 esclavos fugitivos que pasaron por la ciudad de Nueva York. Él fue muy activo en el ferrocarril subterráneo y fue también periodista, así que estaba interesado en sus vivencias.

Esto fue notable.

Robin Lindley: Debe haber sido emocionante ser el primero en ver el material de Gay.

Profesor Eric Foner: Lo Fue . Me sorprendió cuando empecé a leerlo. Como sabe, uno repasa colecciones de manuscritos y otras fuentes, y eso puede ser tedioso, pasando páginas sin encontrar gran cosa. Pero aquí te encuentras algo que,  desde que me lo tropecé  y tan pronto como empecé a leerlo, hizo que mis ojos se abrieran y me dijera que aquello era realmente notable.

Yo nunca había visto ningún documento como éste y, por otra parte, nunca había visto este documento citado o en ningún lugar. No estaba catalogado en la Biblioteca de Columbia, así que no había manera de saber que estaba allí, a menos que te lo toparas.

Me interesó porque hay muy poca información sobre el ferrocarril subterráneo en la ciudad de Nueva York. Era una ciudad bastante prosureña y estrechamente conectada con el comercio del algodón y con la economía del Sur en general. Los banqueros y los comerciantes estaban conectados en el Sur. No era un centro abolicionista, y había muy pocos abolicionistas en Nueva York.

Me interesé por cómo funcionaba este sujeto y por las personas mencionadas [en los cuadernos de Gay], así que me puse a buscar en otros lugares.

Realmente no sabía a dónde iba, pero cuanto más investigaba más me metía en el asunto. Me pareció que era una historia muy interesante, con todos estos elementos humanos de las experiencias de más o menos 200 esclavos fugitivos.

Comenzó accidentalmente, pero creció hasta dar forma a este nuevo libro.

Robin Lindley: Parece que ha descubierto una gran cantidad de detalles inéditos sobre el ferrocarril subterráneo. También corrige algunos conceptos erróneos populares sobre el ferrocarril subterráneo. ¿Cuáles son algunas de las cosas que ha aprendido y que le gustaría que la gente supiera sobre el ferrocarril subterráneo?

Profesor Eric Foner: Todo el mundo ha oído hablar del ferrocarril subterráneo. Hay una serie de ideas falsas. La gente, por lo general, tiene una visión exagerada: que era un sistema totalmente organizado con rutas regulares y agentes y estaciones. Casi se toman literalmente la metáfora ferrocarril. No fue así en absoluto.

Por otro lado, hay un punto de vista opuesto, que ha sido prominente, según el cual eso no existió. En parte, esto es resultado del énfasis de algunos historiadores en la “agencia” de los afroamericanos, como ellos lo llaman, lo cual es muy importante. [Dicen] que es bien sabido que los esclavos escaparon por su cuenta, sin ayuda,  y que todo aquello era un mito. Eso no es cierto.

Hay dos cosas que me gustaría que la gente extrajera del ferrocarril subterráneo a partir del libro. Una de ellas es que no fue un sistema altamente organizado. Yo lo llamo un conjunto de redes locales interconectadas. Pequeños grupos de personas en diferentes comunidades ayudaban a los esclavos fugitivos y se comunicaban entre sí. Su suerte era desigual. El Comité Filadelfia dejó de existir durante unos siete u ocho años, y luego volvió y fue muy activo. Se trataba de un pequeño número de personas. En Nueva York no hubo  más de una docena de personas que participaran activamente en un momento dado durante los treinta años más o menos previos a la Guerra Civil.

Por otra parte, es importante reconocer lo mucho que lograron. Nadie sabe cuántos [esclavos escaparon de la esclavitud]. Ni siquiera me atrevo a aventurar un número, pero muchos miles de esclavos fueron capaces de escapar de la esclavitud con la ayuda de lo que llamamos el ferrocarril subterráneo.

El ferrocarril subterráneo es una metáfora. No debe ser visto como una organización férrea. Es una metáfora para describir a estos grupos locales, vagamente conectados, que operaban de una manera eficaz, sobre todo en la década de 1850, cuando vivieron su momento más activo.

Robin Lindley: También hace hincapié en la cooperación entre los negros libres y antiguos esclavos y los abolicionistas blancos. Puede sacarse la  impresión de que los abolicionistas blancos encabezaron este esfuerzo con la ayuda de unos pocos negros como Harriet Tubman y Frederick Douglass. Usted enfatiza el papel fundamental de los afroamericanos.

Profesor Eric Foner: Es cierto. Hay una percepción popular del movimiento abolicionista según la cual es algo de estadounidenses blancos ayudando a esclavos oprimidos. Eso es cierto , pero no nos lleva muy lejos.

Lo que me sorprendió es que el ferrocarril subterráneo era un buen ejemplo de cooperación interracial. Había prominentes personas de raza blanca que intervinieron por doquier, pero la mayor parte de la actividad del día a día era cosa de los negros, muchos de los cuales son anónimos y no conocidos para la historia.

Traté de dar vida a unos pocos individuos, como Louis Napoleon, un hombre interesante que fue muy activo en Nueva York. Trabajó en las oficinas de la National Anti-Slavery Standard. Recorrió los muelles y buscó a los fugitivos que se habían escondido en los buques o llegaban por ferrocarril a la estación. A pesar de que era analfabeto y que firmaba con una “x”, se las arregló para ir a los tribunales y obtener recursos de habeas corpus para los esclavos fugitivos. Estuvo involucrado en casos legales. Fue una figura notable, y yo nunca había oído hablar de él, y creo que la mayoría de los estudiosos tampoco habían oído hablar de Louis Napoleon. Traté de rescatar a algunas personas como esta, personas poco conocidas pero muy activas en esta historia.

(…)

Robin Lindley: Usted concluye que la cuestión del esclavo fugitivo fue una de las principales causas de la Guerra Civil.

Profesor Eric Foner: Como ya he dicho, este libro se expandió hacia fuera. Empecé con un documento local, pero luego la cosa me llevó hacia el sur y hacia otras ciudades del norte y eventualmente hacia el gobierno federal y el impacto de la cuestión del esclavo fugitivo en la política previa a la Guerra Civil.

Este problema por sí mismo no causó la Guerra Civil, obviamente, pero fue uno de los catalizadores. Las quejas sureñas sobre la dificultad de conseguir que los esclavos fugitivos retornaran desde el Norte se hicieron más fuertes y estridentes a medida que el ferrocarril subterráneo se hizo más eficaz en la década de 1850. Como señalo, en la “Declaration of the Causes of Secession” de Carolina del Sur de 1860, el párrafo más largo es sobre los esclavos fugitivos; no es sobre la expansión de la esclavitud hacia el oeste  o sobre los derechos de los Estados o la tarifa. Trata de esclavos fugitivos, aunque pocos esclavos fugitivos escaparon al norte desde Carolina del Sur. Estaba demasiado lejos como para llegar al norte desde Carolina del Sur”.

Fuente: Robin Lindley, “The Hidden History of the Underground Railroad: An Interview with Eric Foner”
URL: http://historynewsnetwork.org/article/158362

 HNN. Copyright 2015. All rights reserved.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.