La vida del dinero (en tiempos de la revolución Francesa)

En respuesta a la crisis financiera mundial de 2008, el Heyman Center de humanidades (Columbia University) estableció una serie de reuniones con los principales economistas, antropólogos e historiadores para fomentar el debate y la discusión sobre cómo pueden contribuir  las humanidades a una mayor comprensión de las causas de la crisis y de sus consecuencias. Son las Money Series. Pues bien, en el próximo mes de mayo, y si nada lo impide, se celebrará un seminario dedicado a “The Social, Legal, and Political Life of Money“.

Soial_life_of_money_art_480_300_s_c1

Hemos empezado de este modo porque en la citada sesión del próximo mayo se discutirá con tres autores bien distintos: Christine Desan (jurista, Harvard Law School), Rebecca Spang (historiadora, Indiana University) y Nigel Dodd (sociólogo, London School of Economics). Ninguna de estas personas está elegida al azar. La primera acaba de publicar Making Money Coin, Currency, and the Coming of Capitalism (OUP); el tercero es autor de The Social Life of Money (Princeton UP); y la segunda ha empezado el año con la edición de su Stuff and Money in the Time of the French Revolution (Harvard UP).

Por razones obvias, y sin desmerecer los otros volúmenes, nos quedamos con este último, cuya presentación editorial es como sigue:

Stuff and Money

“Rebecca L. Spang, que revolucionó nuestra comprensión del restaurante , ha escrito una nueva historia del dinero. Utiliza uno de los ejemplos más infames de la innovación monetaria, los assignats  –una moneda inicialmente definida por los revolucionarios franceses como “tierras circulantes”-,  para demostrar que el dinero es tanto un mediador social y político como un instrumento económico. Siguiendo los assignats desde su creación hasta su abandono, Spang demuestra que estuvieron sujetos a las mismas desviaciones entre políticas y práctica, intenciones y  resultados, como otras invenciones humanas.

Pero el libro de Spang es también una nueva historia de la Revolución Francesa, una en la que la radicalización aparece impulsada por una brecha cada vez mayor entre los ideales políticos y las realidades de la vida cotidiana. El dinero juega un papel fundamental en la creación de esta brecha. Combinada con la idea de que la libertad requiere  desregulación económica, así como libertad política, los legisladores revolucionarios extendieron la noción de libre comercio para incluir a “la libertad de dinero.” Las consecuencias fueron desastrosas. Sin  respaldo del peso de la tradición, ni del Estado que los emitía, los assignats no podían ser una moneda que funcionara. Reacios a interferir en el funcionamiento del mercado, los legisladores pensaron que los cambios en la forma material de los assignats bastarían para mejorar su credibilidad. Sus esperanzas quedaron frustradas, y la Revolución escaló fuera de control.

Stuff and Money in the Time of the French Revolution recobra para la economía, en el sentido más amplio, su legítimo lugar en el corazón de la Revolución y, de ahí, en el de la política moderna”.

Para mayor aclaración podemos acudir, además, al brevísimo resumen de una de las conferencias dadas por esta historiadora el pasado año (Ball State History Dept), en la 24th Annual Burkhardt Lecture. Veamos:

Assignat_400_lievres_1792-09-21

“La Dra Spang comenzó haciendo una distinción entre el origen del sistema monetario al inicio de la Revolución Francesa y la relación entre el dinero y el transcurso la revolución. Antes de la revolución, el papel moneda se utilizaba más como un reconocimiento de deuda que como lo que consideramos hoy como tal. Era un acuerdo entre un individuo y un hombre de negocios para el futuro pago de un monto acordado. Una de las influencias de la Revolución Francesa fue que todas las monedas se cambiaron a un sistema único de papel. Esto era diferente del acuerdo entre un individuo y un hombre de negocios e hizo que el uso del papel moneda fuera obligatorio. El assignat se convirtió en la primera forma de papel moneda utilizado durante la revolución. El valor del assignat se basaba en el valor de los bienes de la Iglesia en todo el país, bienes nacionalizados para este propósito. Existía también la idea de que el papel moneda con el tiempo retornaría al Estado y no se consideraba una solución permanente.

Billet de confiance de 3 livres de la Municipalité d'Angers

Uno de los problemas del assignat era que sólo estaba disponible en grandes valores. Las localidades se hacían responsables de la creación de su propia moneda, llamada billets de confiance, si querían utilizar valores más pequeños. Cuando Napoleón llegó al poder y comenzó a reunir soldados, esos billets emitidos localmente no fueron aceptados por toda Francia. Loa billets de confiance a menudo llevaban sellos, timbres oficiales u otros tipos de validación que sólo eran reconocidos a nivel local. Así, si bien fue introducido un papel moneda universal y obligatorio en Francia durante la Revolución Francesa, había cuestiones que debían abordarse antes de que pudiera llegar a ser una forma efectiva de moneda”.

En fin, para mayores aclaraciones, lean a la propia autora en HNN y a sus “3 Lessons from the French Revolution European Policymakers Should Keep in Mind” o, si lo prefieren, vean la reseña de Duncan Kelly en el FT.

 



Citar este post
Anaclet Pons (2015, 11 marzo). La vida del dinero (en tiempos de la revolución Francesa). C L I O N A U T A : Blog de Historia. Recuperado 21 de febrero de 2024, de https://doi.org/10.58079/myjr

Un comentario sobre “La vida del dinero (en tiempos de la revolución Francesa)”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.