La caída del Imperio Otomano

Tras su celebrado Los árabes. Del Imperio otomano a la actualidad, el profesor Eugene Rogan nos acaba de entregar su The Fall of the Ottomans: The Great War in the Middle East, 1914-1920  (Allen Lane).

Resumen:

Fall of the Ottomans

«Durante unos cuatro siglos del Imperio otomano había sido uno de los Estados más poderosos de Europa, así como gobernante del Medio Oriente. Hacia 1914 se había debilitado y estaba rodeado por numerosos depredadores que esperan acabar con él de manera drástica. En punto muerto en el frente occidental y los otomanos uniéndose a las potencias centrales, los británicos, los franceses y los rusos idearon un audaz plan para destruir a su oponente más débil y labrarse nuevos y enormes imperios para sí mismos: una invasión ambiciosa y sin precedentes de Gallipoli …

El notable nuevo libro de Eugene Rogan recrea uno de los frentes más importantes y menos entendidos de la Primera Guerra Mundial. Con la habilidad, el equilibrio y la simpatía con las que triunfó en su The Arabs, Rogan recrea un escenario de guerra que a su manera resultó tan implacable como cualquier otro. The Fall of the Ottomans contiene información detallada y fascinante de las principales batallas, combatidas en las condiciones climáticas más brutales -desde los áridos desiertos al hielo y la nieve del Cáucaso. Las grandes ciudades también fueron disputadas, con urbes tan variadas como Estambul, Damasco, Bagdad y Jerusalén. Si los combates en el oeste se libraron principalmente entre ejércitos profesionales, la lucha en el Próximo Oriente destruyó pueblos enteros, con las más terribles consecuencias para las antiguas comunidades, de armenios a griegos.

A pesar de defenderse con gran habilidad y determinación contra el ataque de los aliados, y humillando a los británicos tanto en Gallipoli como en Mesopotamia (la actual Iraq), los otomanos fueron finalmente derrotados, despejando el camino para la realización de un nuevo Próximo Oriente que ha permanecido hasta el presente -con consecuencias que aún dominan nuestras vidas».

Y, como complemento, un muy breve extracto del primer capítulo («A Revolution and Three Wars, 1908–1913»):

«Entre 1908 y 1913, el Imperio Otomano se enfrentó a graves amenazas internas y externas. A partir de la Revolución de los Jóvenes Turcos de 1908, las instituciones políticas del centenario imperio vivieron bajo una tensión sin precedentes. Reformadores internos demandaban llevar el imperio al siglo XX. Las potencias imperiales europeas y los nuevos y emergentes Estados de los Balcanes fueron a la guerra con los turcos en busca de territorio otomano. Activistas armenios y árabes buscaron un mayor autonomía del débil Estado turco. Estas cuestiones, que dominaban la agenda del gobierno otomano en los años previos a 1914, sentaron las bases de la Gran Guerra Otomana.

***

El envejecido sultán Abdül Hamid II convocó a su gabinete de crisis el 23 de julio de 1908. El autocrático monarca se enfrentaba a la mayor amenaza interna a su gobierno en más de tres décadas en el trono. El ejército otomano en Macedonia –esa volátil región de los Balcanes  a caballo entre los Estados modernos de Grecia, Bulgaria y Macedonia- se había rebelado, exigiendo la restauración de la constitución de 1876 y el retorno a un gobierno parlamentario. El sultán conocía el contenido de la constitución mejor que sus oponentes. Uno de sus primeras medidas al ascender al trono otomano en 1876 había sido promulgar la Constitución como  culminación de cuatro décadas de reformas  dirigidas por el gobierno, conocidas como Tanzimat. En aquel momento fue visto como un reformador ilustrado. Pero la experiencia de gobernar el Imperio Otomano había endurecido a Abdülhamid, pasando de reformador a absolutista.

Las raíces del absolutismo de Abdül Hamid se pueden remontar a una serie de crisis a las que se enfrentó el joven sultán muy al principio de su reinado. El imperio que heredó de sus predecesores estaba en desorden. El tesoro otomano se declaró en quiebra en 1875 y sus acreedores europeos se apresuraron a imponer sanciones económicas al gobierno del sultán. Los otomanos se enfrentaron a la creciente hostilidad de la opinión pública en Europa, en 1876, por la represión violenta de los separatistas búlgaros, que la prensa occidental catalogó de «horrores búlgaros». El líder liberal William Gladstone condujo la condena británica de Turquía, y la guerra con Rusia se estaba gestando. La presión se cobró su tributo en los gobernantes del imperio. Un poderoso grupo de oficiales reformistas depuso al sultán Abdülaziz I  (1861-1876), quien, menos de una semana después, fue encontrado muerto en sus aposentos, con las venas de sus muñecas cortadas, en aparente suicidio. Su sucesor, Murad V, se derrumbó en una crisis nerviosa tras solo tres meses en el trono. En este contexto desfavorable, a los treinta y tres años de edad, Abdül Hamid II ascendió al poder el 31 de agosto 1876.
Poderosos ministros del gabinete presionaron al sultán para que introdujera una nueva constitución liberal y un parlamento elegido con musulmanes, cristianos y miembros judíos como medio para prevenir una futura intervención europea en los asuntos internos otomanos. Abdülhamid cedió a las demandas de los reformistas de  su gobierno, más por un sentido de pragmatismo que por convicción. El 23 de diciembre 1876 promulgó la constitución otomana, y es 19 de marzo 1877 se abrió la primera sesión del elegido parlamento otomano. Sin embargo, apenas iniciada su tarea,  el Imperio se vio envuelto en una devastadora guerra con Rusia.
El Imperio ruso se veía como el sucesor de Bizancio y el jefe espiritual de la Iglesia Ortodoxa Oriental. Rusia también tenía objetivos expansionistas. Codiciaba la capital otomana, Estambul, que hasta 1453 había sido el centro de la cristiandad ortodoxa y la capital bizantina, Constantinopla. Era algo más que ambiciones meramente  culturales. Una vez en posesión de Estambul, los rusos controlarían los estrechos geoestratégicos del Bósforo y los Dardanelos, uniendo los puertos rusos del Mar Negro con el  Mediterráneo. A lo largo del siglo XIX, sin embargo, a los vecinos europeos de Rusia les había convenido confinar la flota del zar al Mar Negro, para preservar así la integridad territorial del Imperio Otomano. Frustrados en sus aspiraciones de ocupar Estambul y los estrechos, los rusos explotaron el nacionalismo de los Balcanes…
(…)».
 © 1995 – 2015 Penguin Books Ltd. 

Como complemento, alguna de las múltiples reseñas sobre el particular. Por ejemplo, la de Mark Mazower en el FT,  la de Anthony Sattin en theguardian o la de  Max Hastings en thesundaytimes.

 


3 comentarios sobre “La caída del Imperio Otomano”

  1. Está prevista la venta de la traducción al español en Crítica a partir del próximo 14 de abril.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.