Inglés global: el lenguaje de la ciencia

Michael D. Gordin, destacado historiador de la ciencia que ejerce su magisterio en Princeton, acaba de publicar un nuevo e interesante libro: Scientific Babel. How Science Was Done Before and After Global English (Chicago UP).  El volumen pretende explicar cómo hemos llegado a la siguiente situación: “el inglés es el idioma de la ciencia en la actualidad. No importa los idiomas que uno sepa, si se quiere que el propio trabajo sea visto, estudiado y citado, hemos de publicar en inglés. Pero eso no siempre ha sido así. Aunque hubo un tiempo en que dominó el latín, durante siglos la ciencia ha sido una empresa políglota, desarrollada en diversas lenguas cuya importancia ha variado con el tiempo -hasta la aparición del inglés en el siglo XX”.

Scientific Babel

Dado que el editor facilita ese breve resumen y poco más, por tanto no un extracto de libre acceso que, a su vez, uno se arriegue a reproducir parcialmente, les diré que la introducción se inicia con un fragmento original del discurso preliminar a la Encyclopédie, firmado por Jean Le Rond d’Alembert, que dice aquello de “Les savants des autres nations, à qui nous avons donné l’exemple…”.

Acto seguido, Gordin escribe: “Usted es capaz de leer este párrafo. Es obvio, pero también es todo un logro. Usted lee inglés; pero puede que lo hable o no. En algún momento, usted aprendió el idioma, ya sea siendo un niño y de manera relativamente indolora  o con significativo esfuerzo más tarde (lo significativo depende mucho de quién seas, de cómo te enseñaron y de cuántos otros idiomas hayas llegado a saber). Este libro es para los dos tipos de usuarios del inglés, pero no es, fundamentalmente, un libro sobre el inglés. Es una historia de los lenguajes científicos, del conjunto de lenguas por medio de las cuales se ha producido y comunciado el saber científico. (…) El recorrido termina con la comunidad internacional más resueltamente monolingüe que el mundo haya visto -les llamamos científicos-, donde el idioma exclusivo que utilizan actualmente para comunicarse con sus pares internacionales es el inglés. Plegarse al monolingüismo es, históricamente hablando, un resultado muy extraño, ya que, durante la mayor parte de su existencia, la mayoría de la humanidad ha sido en mayor o menor grado multilingüe.  Los objetivos de este libro no son solo mostrar cómo hemos llegado a este punto, sino también ilustrar cuán profundamente anómalo habría parecido en el pasado nuestro actual estado de cosas”.

En fin, queda perfectamente aclarado el contenido de la obra, que el propio autor adelantó hace algunos meses en una entrevista con la Public Radio International,  que resumió hace poco en la revista Aegon y que ha merecido una reseña en Nature, entre otras cosas.

De todo ello, recomiendo ese breve texto publicado en Aegon, en el que  Gordin concluye que, si bien tal monolinguismo tiene sus obvias ventajas, no carece de inconvenientes; uno de ellos, y no pequeño,  es el silencio que suele o puede acompañar a brillantes textos por el hecho de no publicarse en esa lengua global.  Por lo demás, nos dice que es difícil especular sobre que nos deparará el futuro en ese asunto, viviendo como vivimos  un presente que, lingüística y académicamente, carece de precedentes. Ahora bien, habría dos cosas que podrían afirmarse con seguridad:

“En primer lugar, se necesita una gran cantidad de energía para mantener un sistema monolingüe a tal escala, con enormes recursos vertidos en la enseñanza de idiomas y en la traducción en los países no anglófonos. Y, en segundo lugar, si las naciones de habla inglesa desaparecieran de la noche a la mañana, el inglés seguiría siendo un lenguaje significativo de la ciencia, simplemente debido a la gran inercia de lo que ya existe. Ese efecto de anclaje por el cual los científicos se basan en el conocimiento pasado sustenta tanto el régimen políglota del ayer como el monolingüe del hoy”.

© Michael D. Gordin / University of Chicago Press / Aeon Media Ltd. 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.